Los sen­ti­dos de la Se­ma­na San­ta

ABC - Pasión de Sevilla - - SUMARIO - Por Es­te­ban Ro­me­ra. Fotos Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Los cin­co sen­ti­dos con los que per­ci­bi­mos se ci­tan de una for­ma muy es­pe­cial en Se­ma­na San­ta. Ca­da uno de los que vi­vi­mos es­ta tra­di­ción va­rias ve­ces cen­te­na­ria ve, de­gus­ta, oye, hue­le o sien­te me­dian­te el tac­to de­ter­mi­na­das as­pec­tos muy sin­gu­la­res, que me atre­ve­ría a de­cir que lle­gan en mu­chas oca­sio­nes no so­lo al co­ra­zón, sino al al­ma, que es don­de se alo­jan las co­sas que se van con no­so­tros por siem­pre. Son le­ga­dos en mu­chos ca­sos de dé­ca­das o de to­da la vi­da. De es­ta for­ma, cuan­do ole­mos al­go muy es­pe­cial nos trans­por­ta­mos a un mo- men­to y un lu­gar de­ter­mi­na­do aun­que es­te­mos a cien­tos de ki­ló­me­tros del mis­mo… Es­te ejem­plo po­dría ser­vir­nos, aun­que de la su­ma de mu­chos de és­tos es real­men­te de lo que ha­bla­mos. La Se­ma­na San­ta, pa­ra mu­chos, qui­zás es el con­jun­to de in­nu­me­ra­bles per­cep­cio­nes de los sen­ti­dos.

Du­ran­te la Se­ma­na Ma­yor se pue­de es­cu­char la lle­ga­da de una pro­ce­sión por el bu­lli­cio o el si­len­cio pre­vio, se­gún la per­so­na­li­dad de la co­fra­día de turno, sin atis­bar to­da­vía por dón­de vie­ne su cor­te­jo. El so­ni­do de una mar­cha pro­ce­sio­nal in­ter- pre­ta­da por una ban­da, de cual­quier ti­po­lo­gía, pre­ce­dien­do a una cruz de guía o tras cual­quier pa­so son acor­des muy es­pe­cia­les pa­ra ca­da uno de no­so­tros, pe­ro tam­bién la mú­si­ca de ca­pi­lla, la mú­si­ca vo­cal, el pro­pio “si­len­cio” que tam­bién es mú­si­ca o el so­ni­do in­con­fun­di­ble de los ca­ba­llos, en la ban­da de es­te es­ti­lo que sa­lió has­ta el año pa­sa­do en la Her­man­dad de La Paz, re­me­mo­ran­do a aquel fa­mo­so “Bri­ga­da Ra­fael”. Es­tos so­ni­dos son me­lo­días que per­so­na­li­zan cla­ra­men­te el mo­men­to vi­vi­do. Los acor­des de al­gu­na com­po­si­ción com­ple­men­tan

Los cin­co sen­ti­dos con los que per­ci­bi­mos se ci­tan de una for­ma muy es­pe­cial en Se­ma­na San­ta.

su­bli­me co­mo com­pli­ca­do de ex­pre­sar­lo. Se es­cu­cha y se sien­te a la vez. Aun­que exis­te un so­ni­do que inun­da la ciu­dad des­de el cie­lo y que al per­ci­bir­lo tam­bién nos pue­de lle­var irre­me­dia­ble­men­te a al­gu­na co­fra­día co­mo es el que emi­ten los ven­ce­jos, ellos se­gu­ro que tam­bién quie­ren vi­vir de cer­ca es­ta ce­le­bra­ción.

Son pe­cu­lia­res tam­bién los ven­de­do­res de turno por las ca­lles con si­lli­tas, glo­bos, be­bi­das, he­la­dos, aba­ni­cos es­te as­pec­to. Ca­da uno tie­ne su es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra al­gu­nas cor­cheas, pe­ro in­clu­so el ale­jar­se un pa­so de pa­lio vis­to des­de atrás y a va­rias de­ce­nas de me­tros tie­ne un so­ni­do es­pe­cial. La sae­ta es par­te de sen­ti­do del oí­do de la Se­ma­na San­ta y qui­zás la com­po­si­ción más pe­cu­liar. Es in­du­da­ble­men­te en sus dis­tin­tas va­rie­da­des el “que­jío” de to­do un pue­blo por el que mu­rió en la Cruz por la hu­ma­ni­dad y su ben­di­ta Ma­dre… es el re­zo can­ta­do por las ca­lles de la ciu­dad.

To­do el so­ni­do que se ge­ne­ra al­re­de­dor de una pro­ce­sión es in­con­fun­di­ble, des­de la aper­tu­ra de la puer­ta de sa­li­da con el ca­rac­te­rís­ti­co “ce­rro­ja­zo”, el ca­mi­nar so­bre las dis­tin­tas ram­pas ins­ta­la­das pa­ra sal­var al­gún des­ni­vel o la sim­ple pe­ti­ción de un ca­ra­me­lo, es­tam­pi­ta, ce­ra o me­da­lla, que tam­bién las hay, pe­ro qui­zás de lo más lla­ma­ti­vo en es­ta te­má­ti­ca se si­túa jun­to a los di­fe­ren­tes pa­sos: el ra­chear de los cos­ta­le­ros, las lla­ma­das más o me­nos ati­na­das de ca­pa­ta­ces y con­tra­guía y sus co­rres­pon­dien­tes con­tes­ta­cio­nes ba­jo el pa­so, las “le­van­tás” o “arriás”, el so­ni­do del per­ti­gue­ro, la bu­lla de­lan­te de los pa­sos… ¿Có­mo se des­cri­bi­ría el so­ni­do de un pa­so de pa­lio en mo­vi­mien­to? Es tan y to­do ti­po de mo­das de turno, que se in­ser­tan en el am­bien­te que ro­dea a las pro­ce­sio­nes, aun­que no fue­ron lla­ma­dos pre­via­men­te pa­ra la mis­ma.

Si Sevilla tie­ne un co­lor es­pe­cial, co­mo di­ce es­ta po­pu­lar can­ción, su Se­ma­na San­ta tam­bién y en tono su­per­la­ti­vo por la con­no­ta­ción de lo que se ce­le­bra. Esos ma­ti­ces son el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra que se pue­da desa­rro­llar la Pa­sión, Muer­te y

Re­su­rrec­ción en la Je­ru­sa­lén de Oc­ci­den­te. Po­de­mos no so­lo ver, sino tam­bién sen­tir el cie­lo, sien­do un cri­sol de to­na­li­da­des: el azul in­fi­ni­to del Do­min­go de Ra­mos so­ña­do, en con­tra­po­si­ción con la lu­na lle­na de pa­ras­ce­ve o esos atar­de­ce­res in­ter­mi­na­bles… La ciu­dad es el blan­co y ver­de de los na­ran­jos de Aní­bal Gon­zá­lez o el al­be­ro que en po­cos días se­rá maes­tran­te. Per­ci­bi­mos por la vis­ta los di­fe­ren­tes co­lo­res de las tú­ni­cas na­za­re­nas, ves­ti­men­tas de ban­das, acó­li­tos, ser­vi­do­res… el bri­llo de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, de la pla­ta de pa­sos, in­sig­nias de va­ras de tra­mo, do­ra­dos re­lu­cien­tes en­tro­ni­zan­do a Cristo.

Los sen­ti­dos son per­cep­to­res de lo que vi­vi­mos y en Se­ma­na San­ta és­tos se sien­ten más re­cep­ti­vos a lo que su­ce­de. Na­za­reno del Cristo de la Bue­na Muer­te vis­to des­de un bal­cón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.