Jaime Pas­so­las

ABC - Pasión de Sevilla - - SUMARIO - Por Jaime Pas­so­las.

Jaén, tie­rra de acen­dra­da y pro­fun­da fe, se ha dis­tin­gui­do siem­pre por la de­vo­ción que ha mos­tra­do ha­cia las imá­ge­nes que ador­nan las ca­pi­llas de sus igle­sias y tem­plos y a las que ex­pre­san y ex­te­rio­ri­zan su in­ti­mi­dad más pro­fun­da. Pe­ro de to­das es­tas imá­ge­nes a las que el pue­blo de Jaén de­di­ca es­pe­cial ve­ne­ra­ción, exis­te una en la que el fervor po­pu­lar y el sen­ti­mien­to re­li­gio­so se unen pa­ra vol­car en ella to­da su de­vo­ción y amor. Esa ima­gen, a la que se le rin­de cul­to en su se­de ac­tual del Ca­ma­rín de Je­sús, es la de Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno, o, di­cho más ín­ti­ma­men­te “El Abue­lo”. Es­ta ima­gen es una her­mo­sa ta­lla que re­pre­sen­ta un Cristo con la cruz a cues­tas que de­no­ta, por la per­fec­ción de sus de­ta­lles, el do­lor de un hom­bre que ca­mi­na ha­cia el Cal­va­rio a mo­rir cru­ci­fi­ca­do. La dul­zu­ra de su mi­ra­da y la for­ma de su bo­ca ha­cen pen­sar que el au­tor qui­so do­tar a la ima­gen del Na­za­reno de unas ca­rac­te­rís­ti­cas tan es­pe­cia­les que per­mi­tie­sen com­pren­der a los que pu­sie­sen sus ojos en ella que Cristo no so­lo de­rra­ma­ba amor, sino tam­bién per­dón pa­ra sus enemi­gos.

Pe­se a las in­ves­ti­ga­cio­nes que du­ran­te mu­chos años se ha rea­li­za­do por per­so­nas pe­ri­tas en la ma­te­ria no se ha po­di­do co­no­cer quien fue el au­tor de la tan ve­ne­ra­da ima­gen ni tam­po­co en qué fe­cha exac­ta fue es­cul­pi­da. Por ello exis­ten unas opi­nio­nes que atri­bu­yen su au­to­ría al ta­ller del maes­tro al­ca­laíno Juan Mar­tí­nez Montañés, el dios de la ma­de­ra, o de al­guno de sus dis­cí­pu­los, y otras que afir­man que fue Se­bas­tián de Solís el que la reali­zó. Pe­ro de to­das for­mas, al pue­blo de Jaén lo que me­nos le preo­cu­pa es quién lo ta­lla­ra o de qué ta­ller sa­lie­ra, to­da vez que lo más im­por­tan­te que de ella se pue­de de­cir es que es­tá im­pre­sa en el co­ra­zón de to­dos sus ha­bi­tan­tes e in­clu­so en el de los más es­cép­ti­cos, ya que hay quien afir­ma ha­ber vis­to a al­guno que pre­su­mía de tal con­di­ción llo­rar la ma­dru­ga­da del Vier­nes Santo y mo­ver los la­bios mu­si­tan­do una ora­ción.

Y al igual que se ca­re­ce de da­tos se­gu­ros re­la­ti­vos a la iden­ti­dad de su au­tor, tam­bién se ig­no­ra el ori­gen de la ima­gen, aun­que so­bre es­te pun­to exis­te una her­mo­sa le­yen­da que to­do Jaén co­no­ce y que se va a re­la­tar a con­ti­nua­ción.

Se­gún unos, en la ca­se­ría del Je­sús o de Je­sús y se­gún otros en un cor­ti­jo que ha­bía cer­ca de lo que hoy es el ba­rrio de la Mer­ced, vi­vía un ma­tri­mo­nio ri­co en vir­tud y en años, y so­la­men­te aco­mo­da­do en bie­nes. A la puer­ta de su ca­sa ha­bía un gro­sí­si­mo tron­co de en­ci­na o pino que los due­ños de la ca­sa lo te­nían des­ti­na­do pa­ra ha­cer le­ña en los fríos in­vier­nos del Jaén de en­ton­ces. Cuen­tan que cier­ta tar­de pre­sen­tó­se en la ca­sa un hom­bre de edad ma­du­ra pi­dien­do al­ber­gue que le fue con­ce­di­do in­vi­tán­do­lo, ade­más, el ma­tri­mo­nio a ce­nar en su com­pa­ñía. A la ma­ña­na si­guien­te el ca­mi­nan­te di­jo al ver el grue­so tron­co que de él po­día ha­cer­se la ima­gen de un Na­za­reno si le ayu­da­ban a en­trar el ma­de­ro en la ha­bi­ta­ción don­de dor­mi­ría, po­nien­do co­mo con­di­ción que de­bía es­tar ais­la­do por com­ple­to du­ran­te su tra­ba­jo. Al día si­guien­te al no oír rui­do al­guno en la ha­bi­ta­ción don­de se hos­pe­dó el des­co­no­ci­do ca­mi­nan­te, el ma­tri­mo­nio en­tró en la ha­bi­ta­ción don­de pu­die­ron ver con gran­dí­si­mo asom­bro la ima­gen pro­me­ti­da: un her­mo­sí­si­mo Je­sús, sin po­der dar­le las gra­cias al des­co­no­ci­do pues ha­bía des­apa­re­ci­do. El ma­tri­mo­nio dio par­te a la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca y le pi­die­ron que la de­ja­ran a la mis­ma en el cor­ti­jo has­ta que am­bos mu­rie­ran, y en­ton­ces pa­ra cum­plir su úl­ti­ma vo­lun­tad de­ja­ron es­cri­to que la ima­gen fue­ra tras­la­da­da al con­ven­to de las Car­me­li­tas Des­cal­zas don­de tan­to tiem­po es­tu­vo.

En es­te con­ven­to las Car­me­li­tas ya da­ban cul­to a la ima­gen de un Na­za­reno de la lla­ma­da co­fra­día Nues­tro Pa­dre Je­sús (cu­yas in­sig­nias y de­más de di­cha co­fra­día es­tán de­po­si­ta­das en di­cho con­ven­to). Las her­ma­nas Car­me­li­tas se com­pro­me­tían a que la ima­gen se pu­die­ra sa­car del al­tar siem­pre que se con­ta­ra con la apro­ba­ción y el per­mi­so de la co­fra­día, a que se le en­tre­ga­sen los ves­tua­rios, al­ha­jas y la lám­pa­ra, así co­mo a de­sig­nar un lu­gar pa­ra con­ser­var las an­das de la ima­gen. Igualmente, se com­pro­me­tían a sa­car la ima­gen del na­za­reno so­lo en las pro­ce­sio­nes ge­ne­ra­les y ne­ce­si­da­des pú­bli­cas co­mo la pes­te, fal­ta de agua y otras des­gra­cias en ge­ne­ral, así co­mo a de­vol­ver la ima­gen al con­ven­to.

Pos­te­rior­men­te, en torno a la ima­gen de Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno se fun­dó, en 1594, una co­fra­día que se de­no­mi­nó La An­ti­gua, In­sig­ne y Real Co­fra­día de Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno y Ma­ría San­tí­si­ma de los Do­lo­res.

Cu­rio­sa­men­te, la co­fra­día que­dó es­ta­ble­ci­da en el con­ven­to de la Puer­ta de Granada y en el que per­ma­ne­ció has­ta 1836, que, por su­pre­sión del mis­mo, pa­só a la igle­sia de El Sa­gra­rio de la Ca­te­dral y en 1843 a la de la Mer­ced. Des­pués de es­tar mu­chos años en es­ta igle­sia, la ima­gen de Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno fue tras­la­da­da al Sa­gra­rio de la Ca­te­dral y de allí a la ca­pi­lla de San Fer­nan­do de la San­ta Igle­sia Ca­te­dral de don­de pa­só a su ac­tual se­de del Ca­ma­rín de Je­sús.

En el año 1589, sin po­der pre­ci­sar­se la fe­cha exac­ta hi­zo su pri­mer re­co­rri­do pro­ce­sio­nal Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno has­ta que en 1617 la mis­ma fue acom­pa­ña­da en su es­ta­ción pe­ni­ten­cial por las imá­ge­nes de San Juan Evan­ge­lis­ta y la Virgen. La Virgen iba co­lo­ca­da, se­gún se pue­de leer en do­cu­men­tos an­ti­guos, en “an­das ne­gras y do­ra­das con sus pi­rá­mi­des lle­va­das por her­ma­nos con sus res­pec­ti­vos quis­qués y de­trás un pa­lio sím­bo­lo de reale­za y pre­vi­sión a po­si­bles agua­ce­ros”.

Fi­nal­men­te, se aña­di­ría a la co­fra­día la ima­gen de San­ta Mar­ce­la de­no­mi­na­da la Ve­ró­ni­ca, que es co­mo ac­tual­men­te ha­ce el re­co­rri­do pe­ni­ten­cial por las ca­lles de Jaén la Ma­dru­ga­da del Vier­nes Santo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.