La sa­li­da San­ta Ge­no­ve­va

ABC - Pasión de Sevilla - - LA SEMANA SANTA DE BURGOS -

Tie­ne San­ta Ge­no­ve­va una ma­ne­ra de ser es­pon­tá­nea, de ba­rrio, he­cha a ima­gen y se­me­jan­za de sus ve­ci­nos. En cier­ta me­di­da, es hi­lo con­duc­tor de sus gen­tes, el ne­xo que lo ar­ti­cu­la to­do. Co­mo lo fue un día San Bernardo con su Pa­rro­quia. Co­mo lo es el Ce­rro con la su­ya. La sa­li­da de San­ta Ge­no­ve­va es el mi­la­gro de lo im­po­si­ble. No por las di­men­sio­nes de la puer­ta –que pa­ra eso ya es­tá San Es­te­ban– sino por­que na­die pen­só que las an­chas ave­ni­das de la ciu­dad se iban a que­dar pe­que­ñas pa­ra ver al Cau­ti­vo. La co­fra­día que cru­zó vías del tren pa­ra lle­gar a la Ca­te­dral lo es, tam­bién, el de esas Mujeres de Je­ru­saén que tan bien re­tra­tó Ál­va­ro Pas­tor To-

rres cuan­do di­jo: “Van por Tea­ti­nos, por Ge­ne­ral Merry, por Fe­li­pe II tras un Je­sús ata­do, ul­tra­ja­do, so­lo por el aban­dono de sus dis­cí­pu­los, un Je­sús tan hu­mano que cuan­do llue­ve le po­nen su im­permea­ble. Las co­no­ce bien, y sa­be que con ca­da una de ellas va un Pro­ble­ma de ver­dad, así, con ma­yús­cu­las: la dro­ga que ha ca­za­do a un hi­jo, o a dos; el ma­ri­do que es­tá ca­yen­do en pi­ca­do por el pa­ro y el al­cohol; las fa­ti­gas pa­ra lle­gar a fin de mes…”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.