La Pa­sión de Mu­ri­llo

Na­ció en tiem­pos del pri­mer Juan de Me­sa y mu­rió en el es­plen­dor del ta­ller de Rol­dán. Co­no­ció el es­plen­dor y la cri­sis de la Se­ma­na San­ta. El pin­tor de la In­ma­cu­la­da tam­bién lo fue de la Pa­sión.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ma­nuel Je­sús Rol­dán.

1. Ec­ce Ho­mo.

Un óleo de 63 x 53,3 cm subas­ta­do por Sot­hebys y ca­ta­lo­ga­do co­mo una obra de ma­du­rez, un cua­dro que ya fue ca­ta­lo­ga­do por Die­go An­gu­lo Íñi­guez co­mo uno de los me­jo­res ejem­plos de in­tros­pec­ción psi­co­ló­gi­ca de la ico­no­gra­fía del Ec­ce Ho­mo, en una cla­ra re­in­ter­pre­ta­ción de la obra de Ti­ziano.

El Ec­ce Ho­mo es una ima­gen ri­ca en sig­ni­fi­ca­dos. To­ma­da del re­la­to de San Juan de La Pa­sión en su Evan­ge­lio, las pa­la­bras del tí­tu­lo ‘¡He

aquí el Hom­bre!’ Son las pa­la­bras de Pon­cio Pi­la­to, men­cio­na­das des­pués del azo­te y la bur­la a Cris­to. Je­sús por­ta los em­ble­mas del po­der por el que es des­pre­cia­do: la co­ro­na de es­pi­nas, un man­to ro­jo y el ce­tro de ca­ña. Ca­ta­lo­ga­do en torno a 1665, de­bió de ser con­ce­bi­do co­mo una pie­za que for­ma­ría pa­re­ja con un lien­zo de proporciones si­mi­la­res que re­pre­sen­ta­ría la ico­no­gra­fía de una

Ma­ter Do­lo­ro­sa. Una obra que pa­só por nu­me­ro­sas ma­nos par­ti­cu­la­res des­de su pri­me­ra po­se­sión co­no­ci­da, la del Du­que de Villahermosa.

2. Ec­ce Ho­mo.

Mu­seo del Pra­do. Da­ta­do en­tre 1668 y 1670, re­pre­sen­ta a Cris­to mar­ti­ri­za­do con la co­ro­na de es­pi­nas y la tú­ni­ca roja que lo di­fe­ren­cia de otras in­ter­pre­ta­cio­nes de Mu­ri­llo en las que apa­re­ce con el cuer­po des­nu­do. Es una ver­sión se­re­na y be­lla que re­cuer­da a al­gu­nos Cris­tos de Ti­ziano. Fue com­pra­do por Car­los IV jun­to con su pa­re­ja, La Do­lo­ro­sa, lle­gan­do al Pra­do des­de su úl­ti­mo em­pla­za­mien­to, el pa­la­cio de Aran­juez.

3. Do­lo­ro­sa.

Mu­seo del Pra­do. For­ma­ba pa­re­ja con el lien­zo del Ec­ce Ho­mo que ad­qui­rió Car­los IV, un cua­dro de ca­rác­ter in­ti­mis­ta que for­ma­ba par­te de la am­plia pro­duc­ción que en el si­glo XVII se des­ti­nó a ora­to­rios y ca­pi­llas par­ti­cu­la­res, es­ce­nas de pe­que­ño ta­ma­ño que se com­ple­men­ta­ban y cu­ya ico­no­gra­fía tam­bién se tras­la­dó a la es­cul­tu­ra, sien­do muy fre­cuen­tes sus re­pre­sen­ta­cio­nes en los ta­lle­res gra­na­di­nos de los Me­na, que sur­tie­ron a nu­me­ro­sos con­ven­tos y ca­pi­llas de An­da­lu­cía. Otra pie­za con ins­pi­ra­ción en Ti­ziano que per­mi­te ima­gi­nar la ves­ti­men­ta de las Do­lo­ro­sas de la Sevilla del si­glo XVII, hoy ape­nas man­te­ni­da en las imá­ge­nes se­cun­da­rias de las Ma­rías en la Se­ma­na San­ta.

4. Cris­to des­pués de la fla­ge­la­ción.

El Kran­nert Art Mu­seum de Illi­nois con­ser­va es­ta ex­cep­cio­nal ver­sión de una ico­no­gra­fía que fue es­pe­cial­men­te ri­ca en la es­cul­tu­ra ba­rro­ca es­pa­ño­la, la del mo­men­to en el que Cris­to re­co­ge sus ves­ti­du­ras tras ser azo­ta­do. Un te­ma que pa­re­ce ins­pi­ra­do en Ignacio de Lo­yo­la, que lo em­pleó co­mo es­ce­na para la me­di­ta­ción an­te la Pa­sión y que fue re­pre­sen­ta­do a prin­ci­pios del si­glo XVII por Alonso de Me­na en Al­ca­lá la Real. El es­cul­tor Jo­sé de Mo­ra tam­bién re­pre­sen­tó el pa­sa­je para la Igle­sia del Sal­va­dor de Jaén, rea­li­zan­do su her­mano Die­go de Mo­ra la ima­gen con­ser­va­da en las car­me­li­tas cal­za­das de Gra­na­da. Ico­no­gra­fía que tam­bién re­pi­tió Luis Sal­va­dor Car­mo­na en el si­glo XVIII y que en Sevilla tu­vo su mues­tra en el lla­ma­do Cris­to de la Púr­pu­ra, ico­no­gra­fía re­cu­pe­ra­da re­cien­te­men­te por la her­man­dad de la Co­lum­na y Azo­tes con la obra de Navarro Ar­tea­ga.

5. Cris­to des­pués de la fla­ge­la­ción.

En el Mu­seum of Fi­ne Arts de Bos­ton, po­see­dor de una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, se con­ser­va des­de 1953 es­ta ver­sión de la es­ce­na de la Pa­sión, una obra que ha re­co­rri­do al­gu­nas ca­pi­ta­les eu­ro­peas des­de su com­pra en el si­glo XVIII, Lon­dres, Pa­rís, Mont­pe­llier… pa­san­do por Nue­va York an­tes de lle­gar a su des­tino ac­tual. Una in­ter­pre­ta­ción más ri­ca que la de Illi­nois, al com­ple­tar­se con la pre­sen­cia de dos án­ge­les que re­cuer­dan a la se­rie del con­ven­to Ca­sa Gran­de de San Fran­cis­co, con la co­lum­na baja que si­gue el mo­de­lo de San­ta Prá­xe­des de Ro­ma y con una cui­da­da re­pre­sen­ta­ción na­tu­ra­lis­ta de las mar­cas de los azo­tes en la piel de Cris­to.

6. Cru­ci­fi­xión.

Mu­seo del Pra­do. Un te­ma que Mu­ri­llo re­pre­sen­tó en va­rias oca­sio­nes, des­ta­can­do los ejemplares con­ser­va­dos en el Pra­do o en el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York. La pie­za del mu­seo ma­dri­le­ño pro­ce­de de la co­lec­ción de Isa­bel de Far­ne­sio y pa­só por los pa­la­cios de la Gran­ja de San Il­de­fon­so, el pa­la­cio de Aran­juez o el pa­la­cio Real de Ma­drid. Una obra de ora­to­rio po­si­ble­men­te ins­pi­ra­da en el Cru­ci­fi­jo de Van Dyck de la igle­sia de Den­der­mon­de, an­tes que en la abun­dan­te pro­duc­ción es­cul­tó­ri­ca que el maes­tro ya co­no­ció en su fe­cha de rea­li­za­ción, en­tre 1675 y 1680. Cris­to muer­to, con tres cla­vos, cruz ar­bó­rea y pai­sa­je con­vul­so que ayu­da a trans­mi­tir el mis­te­rio de las som­bras pos­te­rio­res a la muer­te de Je­sús.

7. Do­lo­ro­sa.

Mu­seo Bellas Ar­tes Sevilla. Es la úni­ca obra de Mu­ri­llo que se con­ser­va en el mu­seo se­vi­llano gra­cias a una do­na­ción, ya que el res­to pro­vie­ne de la des­amor­ti­za­ción o de ad­qui­si­cio­nes. Una re­pre­sen­ta­ción de un dra­ma­tis­mo po­co ha­bi­tual en el pin­tor, que mues­tra a Ma­ría sen­ta­da en un ban­co co­rri­do, com­po­si­ción ha­bi­tual ha­cia la dé­ca­da de 1650. Po­si­ble­men­te se com­ple­ta­ba con otro lien­zo, qui­zás de un Ec­ce

Ho­mo, aun­que la mi­ra­da per­di­da de la Vir­gen tam­bién po­dría es­tar orien­ta­da ha­cia una in­ter­pre­ta­ción pro­fun­da del do­lor de una ma­dre por la pér­di­da de un hi­jo. Ima­gen re­pre­sen­ta­ti­va del con­cep­to de pie­dad de la Con­tra­rre­for­ma, mues­tra un ex­ce­len­te em­pleo de la pa­le­ta de co­lo­res en un lien­zo de pro­fun­do do­lor pe­ro sin es­tri­den­cia al­gu­na.

8. Cru­ci­fi­xión.

Her­mi­ta­ge. Una va­rian­te más com­ple­ja de es­ta ico­no­gra­fía se con­ser­va en el mu­seo ru­so del Her­mi­ta­ge, una com­po­si­ción en la que Ma­ría Mag­da­le­na apa­re­ce arro­di­lla­da a los pies de la cruz be­san­do los pies de Cris­to, es­ce­na ape­nas con­ser­va­da en la ico­no­gra­fía ac­tual de la Se­ma­na San­ta. Así la pin­tó tam­bién en un di­bu­jo que fue subas­ta­do por la sa­la Ch­ris­ties. Com­ple­tan la com­po­si­ción la Vir­gen y San Juan, con un mar­ca­do con­tras­te de los co­lo­res ro­jo y ver­de en las ves­ti­men­tas del dis­cí­pu­lo ama­do. De gran in­te­rés es el es­tu­dio anató­mi­co del cuer­po de Cris­to, ape­nas cu­bier­to por un su­cin­to su­da­rio, y el pai­sa­je del fon­do de la com­po­si­ción.

9. Pie­dad.

Mu­seo de Bellas Ar­tes de Sevilla. For­mó par­te del am­plio pro­gra­ma ico­no­grá­fi­co del con­ven­to de Ca­pu­chi­nos de Sevilla, que so­bre­vi­vió a la in­va­sión fran­ce­sa y a la des­amor­ti­za­ción del ce­no­bio. Una obra de mar­ca­das y equi­li­bra­das lí­neas dia­go­na­les, en la que Cris­to apa­re­ce muer­to en el re­ga­zo de la Vir­gen, que mi­ra im­plo­ran­te al cie­lo. Dos án­ge­les, po­si­ble­men­te ins­pi­ra­dos en las ha­bi­tua­les es­tam­pas de la épo­ca, sos­tie­nen la mano de Cris­to y llo­ran su muer­te, Eros y Tha­na­tos a los pies del cuer­po muer­to de Je­sús.

10. Re­su­rre­ción.

Se­ña­lan al­gu­nos crí­ti­cos que pue­de ser el cuer­po des­nu­do más be­llo de la pin­tu­ra ba­rro­ca es­pa­ño­la. La es­ce­na se en­vuel­ve en una luz do­ra­da des­ta­ca­da so­bre un fon­do más os­cu­ro, con los sol­da­dos dor­mi­dos en pri­mer tér­mino en un am­bien­te ca­si te­ne­bris­ta. Mu­ri­llo si­guió aquí la re­co­men­da­ción de Fran­cis­co Pa­che­co de ate­ner­se a las di­rec­tri­ces de la Igle­sia, co­rri­gien­do la cos­tum­bre de re­pre­sen­tar­los des­pier­tos. Una obra que fue ex­po­lia­da por los in­va­so­res fran­ce­ses de su lu­gar ori­gi­nal, la ca­pi­lla del Mu­seo, y que, in­com­pren­si­ble­men­te, no vol­vió a su lu­gar de ori­gen, for­man­do par­te en la ac­tua­li­dad de los fon­dos de la Real Aca­de­mia de Bellas Ar­tes de San Fer­nan­do de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.