Emi­lio Moreno Ba­rra­gán

Emi­lio Moreno tie­ne por­te de ca­pa­taz a la an­ti­gua usan­za, ele­gan­te en sus for­mas, conocedor del mun­do del mar­ti­llo y po­see­dor de la des­tre­za que le da la ex­pe­rien­cia, la mis­ma que ate­so­ra en las tra­ba­ja­de­ras de la en­tre­ga y el ca­ri­ño y que ha de­rra­ma­do de

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

– ¿Cuál es su ba­rrio de na­ci­mien­to, có­mo lo re­cuer­da? Mi ba­rrio de na­ci­mien­to es el de la Fe­ria. Vi­vía­mos en la ca­lle Arra­yán, en el nú­me­ro 18, fren­te al Ci­ne Arra­yán, con­cre­ta­men­te, a la zo­na de pre­fe­ren­cia, por en­ton­ces en el ci­ne exis­tía pre­fe­ren­cia y ge­ne­ral. Lue­go nos mu­da­mos a la ca­lle Socorro nú­me­ro 24, jus­to fren­te al con­ven­to de las Franciscanas Con­cep­cio­nis­tas.

– ¿Pue­de ha­blar­nos de los co­le­gios a los que acu­dió? De muy pe­que­ño fui a una “mi­ga” que ha­bía en la ca­lle Bor­da­dor Ro­drí­guez Oje­da. Lue­go pa­sé al co­le­gio de la Sa­lle la Purísima, en la ca­lle San Luis. Eran los tiem­pos del her­mano Ama­lio y el her­mano Se­cun­dino, pi­la­res fun­da­men­ta­les de ese co­le­gio. Re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño a D. Fer­nan­do, que no per­te­nen­cía a la con­gre­ga­ción, era se­glar y que tam­bién me dio cla­ses. En esos tiem­pos de ju­ven­tud, for­mé par­te con un gru­po de ami­gos del cen­tro Pa­rro­quial San Mar­cos. ¡Te­nía­mos has­ta nues­tro car­net de so­cio! ¡No veas las fies­tas tan es­tu­pen­das que or­ga­ni­zá­ba­mos!

– ¿Có­mo re­cuer­da a sus pa­dres? Mi ma­dre era un en­can­to de mujer. Muy edu­ca­da, cul­ta y maes­tra de pro­fe­sión, aun­que no ejer­ció nun­ca. Se crió en la ca­lle San Ba­si­lio. Siem-

pre cui­dan­do de la edu­ca­ción de sus hi­jos. Era gua­pí­si­ma. Mi pa­dre era un hom­bre muy tra­ba­ja­dor. Te­nía un pues­to de fru­tas en la Pla­za de la Fe­ria, fren­te al su­yo, es­ta­ba el pues­to del que fue Ca­pi­tán de los Ar­maos “el Me­lli”. Le gustaba mu­cho el fút­bol, era muy se­vi­llis­ta y so­lía ir al cam­po a ver­lo ju­gar. Mi ma­dre nos lle­va­ba a pa­sar la tar­de a los Jar­di­nes de Mu­ri­llo mien­tras mi pa­dre es­ta­ba en el cam­po, por­que si ga­na­ba el Sevilla, mi pa­dre nos lle­va­ba a la ca­lle Azo­fai­fo, a co­mer po­llo asa­do, pe­ro si per­día nos íba­mos to­dos a ca­sa del ti­rón (ri­sas).

– ¿Qué re­cuer­dos tie­ne de la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez y ju­ven­tud? Sa­lía­mos con mis pa­dres la tar­de del Jue­ves San­to, la Her­man­dad de mi ma­dre era Mon­te­sión y la ma­ña­na del Vier­nes San­to, por­que la de­vo­ción de mi pa­dre siem­pre fue la Ma­ca­re­na. Re­cuer­do que cuan­do pa­sa­ba la Ma­ca­re­na por la ca­lle Fe­ria, los ami­gos de mi pa­dre de la Pla­za, se reunían en el bar de Germán, que es­ta­ba en la es­qui­na. Allí es­pe­ra­ban a que pa­sa­ran los ami­gos que iban en la Cen­tu­ria para to­mar­se una co­pa jun­tos. ¡No ol­vi­da­ré nun­ca lo bien que lo pa­sá­ba­mos mi her­mano y yo pe­leán­do­nos con los es­cu­dos y las lan­zas de los “ar­maos”, mien­tras que ellos se to­man la co­pa! Mi abue­lo ma­terno es­ta­ba muy vin­cu-

la­do a Mon­te­sión. To­dos los Jue­ves San­tos íba­mos a ver la Co­fra­día, que por aque­llos años la sa­ca­ba Ra­fael Fran­co. Re­cuer­do que sa­lía de pa­te­ro Mon­sal­ve­te, era un pe­da­zo de peón, que le lla­ma­ban “el Pao­lo”. Tra­ba­ja­ba en la Pla­za de la Fe­ria de me­teor, aca­rrean­do los bul­tos. ¡Mi ma­dre, que te­nía tan buen co­ra­zón, to­dos los Jue­ves San­tos le lle­va­ba un bo­ca­di­llo! Me con­tó mi ma­dre, que mi abue­lo es­tu­vo muy en­fer­mo y fue­ron a su ca­sa, unos se­ño­res de la Her­man­dad de Mon­te­sión, de los tiem­pos de Arru­za, en co­che, a traer­le la co­ro­na de la Vir­gen del Ro­sa­rio para que la vie­ra. Mi ma­dre pre­pa­ró una me­si­ta ves­ti­da con un pa­ño para co­lo­car la co­ro­na. Aque­llos hom­bres de la Her­man­dad le die­ron un fuer­te abra­zo a mi abue­lo, quien di­jo en esos mo­men­tos: “mi Cha­ri ya tie­ne co­ro­na”. Cuan­do ya era al­go más ma­yor, sa­lía en Se­ma­na San­ta con mi her­mano. Lo más le­jos que nos de­ja­ban era has­ta la Pla­za del Du­que. Mi pa­dre me da­ba ocho o diez pe­se­tas, para to­mar­nos un bo­ca­di­llo y un re­fres­co. En­ton­ces yo co­gía, me qui­ta­ba la cha­que­ta y le da­ba a mi her­mano mi par­te del di­ne­ro, para que no le di­je­ra a mi pa­dre que me ha­bía me­ti­do de­ba­jo de los pa­sos, con Jo­sé Ma­ría “El Vi­na­gre”, que iba en la úl­ti­ma de los ra­to­nes. ¡Me po­nía el sa­co del cos­ta­le­ro que se ha­bía sa­li­do y me lleva-

ba tres, cua­tro o cin­co ho­ras de­ba­jo del pa­so y mi her­mano an­dan­do tras la Co­fra­día, con mi cha­que­ta en la mano! Los cos­ta­le­ros le de­cían a “el Vi­na­gre” que yo era un ni­ño, pe­ro él les de­cía que no se preo­cu­pa­ran que yo iba bien a su vera… era un chi­qui­llo, no te­nía más de 12 o 14 años.

– Há­ble­nos de sus tiem­pos de cos­ta­le­ro

Mu­chos re­cuer­dos bue­nos y mu­chas amis­ta­des lea­les, guar­do de esos tiem­pos irre­pe­ti­bles. He tra­ba­ja­do a las ór­de­nes de gran­des del mar­ti­llo, to­dos han de­ja­do hue­lla en mí. Sa­ca­ba Pa­sión, con mi buen ami­go y com­pa­dre Má­xi­mo Cas­ta­ño. So­lía ir siem­pre en la úl­ti­ma de pa­lio, en el zan­co iz­quier­do. Por cier­to que el hi­jo de Má­xi­mo, An­to­nio, to­ca en la Ban­da de las Tres Caí­das y le ha com­pues­to, jun­to con Ju­lio Vera, una mar­cha en re­cuer­do de su pa­dre, con el tí­tu­lo de “Mi Ca­pa­taz”. Sa­ca­mos Pa­sión dos años y al ter­ce­ro, ya sa­lie­ron los her­ma­nos. Aun así, la Her­man­dad nos con­tra­tó para es­tar pen­dien­tes y por si ha­cía fal­ta que nos me­tié­se­mos, de ma­ne­ra que es­tá­ba­mos la cua­dri­lla en pun­tos di­ver­sos del re­co­rri­do y así su­per­vi­sá­ba­mos co­mo iban los cha­va­les. Fue­ron muy bien, los her­ma­nos cos­ta­le­ros la lle­va­ron de ma­ra­vi­lla. Unos mo­men­tos im­bo­rra­bles ba­jo el pa­so los vi­ví, sa­can­do a la Vir­gen del Ro­sa­rio Pa­tro­na de Ca­pa­ta­ces y Cos­ta­le­ros. Ve­rás, aquel año a Juan Luis Re­chi le ha­bían ope­ra­do de un tu­mor en la gar­gan­ta y no po­día ha­blar. En­ton­ces an­tes de la sa­li­da, su her­mano Ma­no­lo, ca­pa­taz tam­bién, nos di­jo a los cos­ta­le­ros: “cuan­do mi her­mano to­que el mar­ti­llo es pa­rar­se, cuan­do de dos to­ques del mar­ti­llo es un po­qui­to a tie­rra, cuan­do to­que otra vez el mar­ti­llo, es ven­ga de fren­te y cuan­do to­que otra vez es sus­pen­der los cuer­pos”. Tal co­mo nos in­di­có Ma­no­lo Re­chi, así lo hi­ci­mos y la Vir­gen sa­lió per­fec­ta­men­te con las ór­de­nes de man­do de Juan Luis (q.e.p.d) ¡Y eso que esa sa­li­da es di­fi­ci­lí­si­ma y hay que echar los cuer­pos a tie­rra mu­chí­si­mo, pues aun así y sin voz, bor­dó la sa­li­da! Ten­go que de­cir que los pa­sos no an­da­ban co­mo aho­ra, por una ra­zón fun­da­men­tal, que los mis­mos cos­ta­le­ros que con­for­ma­ban una cua­dri­lla sa­lían sie­te días y ocho jor­na­das y sin re­le­vos. Se igua­la­ba a seis por pa­lo, lo que que­ría de­cir, que si al­guno de los hom­bres se las­ti­ma­ba, ese pa­lo se que­da­ba con cin­co para el res­to de los días. La ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio y en­tre­ga de esos tiem­pos, era gran­de, pe­ro te ase­gu­ro, que hoy en día tam­bién hay gen­te en­tre­ga­da y de ley ba­jo los pa­sos, yo per­so­nal­men­te co­noz­co a mu­chos y muy va­lio­sos.

– Dí­ga­nos con qué ca­pa­ta­ces ha ido us­ted de cos­ta­le­ro.

He tra­ba­ja­do con “el Qui­qui”, que prác­ti­ca­men­te ha si­do mi maes­tro, con Má­xi­mo Cas­ta­ño y Pe­pe Lu­que. Ten­go que de­cir que a la Pa­tro­na de Ca­pa­ta­ces y Cos­ta­le­ros la he sa­ca­do con di­ver­sos ca­pa­ta­ces co­mo Adame, Bejarano, Ra­fael Ariza, los Re­chi, Sal­va­dor Pe­ra­les, Ale­jan­dro Olle­ro, “el Pé­rez” y con “el Ló­pez”. He dis­fru­ta­do mu­cho de­ba­jo de los pa­sos.

– ¿Có­mo es su Jue­ves San­to?

Me le­van­to muy tem­prano y a eso de las do­ce me to­mo un cal­di­to con

yer­bue­na y una ta­pi­ta de ba­ca­lao con to­ma­te, no me ape­te­ce ape­nas co­mer. Aun­que lle­ve mu­chos años en es­to, siem­pre el pe­lliz­co lo ten­go en el es­tó­ma­go, es lo mis­mo que le su­ce­de a los to­re­ros an­tes de salir a la pla­za o a los can­tan­tes an­tes de salir al es­ce­na­rio. Es el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. Cuan­to ter­mino de igua­lar y me van sa­lu­dan­do los cos­ta­le­ros, so­mos una fa­mi­lia, me voy tran­qui­li­zan­do un po­co, has­ta que sa­co el pa­lio de la igle­sia, en­ton­ces, cuan­do veo a la Vir­gen de las Lá­gri­mas ya en la ca­lle es cuan­do co­mien­zo a dis­fru­tar de esos mo­men­tos, pe­ro siem­pre con la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va ser ca­pa­taz. Cuan­do arria­mos el pa­lio en el in­te­rior del tem­plo y to­co el mar­ti­llo di­cién­do­le a mi gen­te “sa­lir­se hi­jos”, es cuan­do ya me re­la­jo.

– ¿En el ros­tro de qué ima­gen de la Vir­gen, ve­ría us­ted re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre?

En el ros­tro de la Es­pe­ran­za Ma­ca­re­na, sin du­da. Mi ma­dre veía a la Es­pe­ran­za, aun­que fue­se en un al­ma­na­que, y siem­pre se emo­cio­na­ba.

Emi­lio Moreno, con en cos­tal azul, de pie en el cen­tro, con par­te de sus com­pa­ñe­ros de cua­dri­lla.

Emi­lio Moreno po­sa en la fo­to jun­to a sus pa­dres y her­ma­nos.

Ins­tan­tes pre­vios a la sa­li­da pro­ce­sio­nal, Emi­lio Moreno, co­mo ca­pa­taz de la Vir­gen de las Lá­gri­mas, en San­ta Catalina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.