Félix Ma­chu­ca

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Félix Ma­chu­ca.

Hay un Mu­ri­llo des­co­no­ci­do. O aga­za­pa­do tras la ima­gen ofi­cial de uso tó­pi­co. Hay un Mu­ri­llo que no es el que se des­pren­de de ha­ber vi­si­ta­do el cie­lo, ins­truir­se con los án­ge­les y ha­blar con la In­ma­cu­la­da de la Ca­te­dral para pin­tar­la de tal for­ma co­mo si la co­no­cie­ra de to­da la vi­da. Co­mo si fue­ra la ve­ci­na de su ca­sa se­vi­lla­na que le sir­vió de mo­de­lo. Co­mo si fue­ra una de las da­mas que so­bre­vi­vie­ron a la du­rí­si­ma pes­te que aso­ló la ciu­dad en 1649. Ese Mu­ri­llo que se des­li­za, ele­gan­te, pia­do­sa y se­rá­fi­ca­men­te, des­de su ico­no­gra­fía re­li­gio­sa, di­bu­ján­do­se pío y de­vo­cio­nal, dul­ce y bon­da­do­so, es la fo­to del pin­tor ofi­cial, la ima­gen de un ar­tis­ta cum­bre y fa­mo­so en su épo­ca que co­no­cía per­fec­ta­men­te cuál era su mer­ca­do. Sus bio­gra­fías más di­vul­ga­ti­vas lo se­ña­lan ca­si co­mo un per­so­na­je que ha es­ca­pa­do de uno de sus cua­dros, su­mi­do en tu­les ca­si de san­ti­dad. Uno de es­tos bió­gra­fos, Luís Al­fon­so, en el si­glo XIX, lle­gó a des­cri­bir­lo co­mo “de dul­ce y be­né­vo­la con­di­ción, de acen­dra­da fe y de cris­tia­nas y or­de­na­das cos­tum­bres”. En­ri­que Val­di­vie­so, ya en pleno si­glo XX, tam­po­co se se­pa­ra mu­cho de es­te da­gue­rro­ti­po y ase­gu­ra en su li­bro “Mu­ri­llo. Som­bras de la tie­rra, lu­ces del cie­lo” que su “tem­pe­ra­men­to de­bió es­tar pre­si­di­do por la cal­ma y la se­re­ni­dad, sien­do per­so­na de ta­lan­te apa­ci­ble y con­si­de­ra­do por los que lo co­no­cie­ron co­mo hom­bre mo­des­to y na­da pre­ten­cio­so”.

Sin des­car­tar nin­gu­na de es­tas pin­ce­la­das da­das por los que más bu­cea­ron en su vi­da, tam­bién ca­be de­cir que Mu­ri­llo era hu­mano. Muy hu­mano. Un ti­po que co­lec­cio­na­ba mo­ne­das de pla­ta y oro de la Ro­ma clá­si­ca, que in­ver­tía sus ga­nan­cias en el co­mer­cio in­diano, que se arrui­na­ba si una mala mano de la vi­da en­tra­ba en el en­vi­te y que pe­na­ba sus deu­das por im­pa­gos en la Cár­cel Real de Sevilla. Fiel al di­cho lo­cal que en to­da ca­sa hay un cua­dro tor­ci­do, en la de Mu­ri­llo, tan en­gor­da­da por la des­cen­den­cia y los gas­tos do­més­ti­cos, el cua­dro más tor­ci­do pa­re­ce que fue el de los ava­ta­res te­rres­tres del pro­pio pin­tor. So­lo así po­de­mos en­ten­der que, tal vez en una de esas ma­las ra­chas, al­qui­la­ra tú­ni­cas de san­gre y luz para los na­za­re­nos de Mon­te­sión, her­man­dad a la que pertenecía. Es­te dato no es un in­ven­to. Ni una fan­ta­sía pe­rio­dís­ti­ca. Es un he­cho, eso sí, que la his­to­rio­gra­fía al uso pa­re­ce ha­ber pa­sa­do por al­to. Co­sa que no ha he­cho el aca­dé­mi­co e in­ves­ti­ga­dor del Ar­te, Be­ni­to Na­va­rre­te, que nos lo ex­pli­ca me­ri­dia­na­men­te cla­ro en la pá­gi­na 31 de ese im­pa­ga­ble li­bro su­yo ti­tu­la­do “Mu­ri­llo y las me­tá­fo­ras de la ima­gen”. Muy re­co­men­da­ble para que se lo pi­dan a los Re­yes.

Na­va­rre­te di­ce que el Ra­fael es­pa­ñol, co­mo de­fi­nió La­fuen­te Fe­rra­ri al maes­tro se­vi­llano, en 1657 al­qui­ló “tú­ni­cas de san­gre y de luz para la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia de la her­man­dad de Mon­te­sión el Jue­ves San­to de 1657 por va­lor de 572 reales de vellón” ¿Nos da ese dato su­fi­cien­te fuer­za ar­gu­men­tal co­mo para pla­tear­nos su per­te­nen­cia a la her­man­dad del Ro­sa­rio (de cu­ya ad­vo­ca­ción sal­drían una can­ti­dad na­da des­pre­cia­ble de cua­dros re­pre­sen­tán­do­la) y de la Ca­ri­dad co­mo un ca­pi­lli­ta al uso? Con la fi­na y fir­me mano del pin­tor él mis­mo di­bu­ja un au­to­rre­tra­to muy po­co co­no­ci­do que en na­da des­me­re­ce al ca­pi­llis­mo ac­tual. ¿Era un po­li­na­za­reno co­mo esos ca­pi­lli­tas que hoy per­te­ne­cen a va­rias her­man­da­des? Da la im­pre­sión de que es­tas co­sas las lle­va­ra Sevilla en su ADN, en su có­di­go ge­né­ti­co. Y se he­re­da­ran, por trans­mi­sión, per se­cu­la secu­lorum. Las her­man­da­des co­mo sím­bo­lo de po­der so­cial, co­mo fo­ro de re­la­cio­nes mer­can­ti­les y co­mo red de con­ni­ven­cias clien­te­la­res muy te­rre­na­les. Para ser y es­tar lo me­jor es una her­man­dad, po­dría de­cir­se. A Dios lo que es de Dios y al Cé­sar lo que le to­ca. Ese Mu­ri­llo ca­pi­lli­ta es­tá vi­vo hoy en mu­chas de nues­tras her­man­da­des. Don­de los usos y cos­tum­bres que man­dan en los tué­ta­nos de su có­di­go de re­la­cio­nes so­cia­les y mer­can­ti­les se pa­re­cen a las que prac­ti­có el ge­nial pin­tor. Eso sí, hay una gran di­fe­ren­cia. Mu­ri­llo nos pin­tó el cie­lo para des­ve­lar­nos la hu­ma­ni­dad de sus mis­te­rios. Cier­to ca­pi­llis­mo nos pin­ta el in­fierno de un mun­do tan te­rre­nal que el ba­rro se nos pe­ga a los za­pa­tos…

Ma­ría San­tí­si­ma del Ro­sa­rio, Her­man­dad de Mon­te­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.