Fé­lix Ma­chu­ca

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por J. Fé­lix Ma­chu­ca.

Cuan­do del cie­lo llue­van pi­ro­pos pa­ra que el na­ran­jo lo ce­le­bre con su blanca ri­sa y el es­tan­que re­ful­ja co­mo un cris­tal ja­po­nés ador­na­do con pe­ces ro­jos, la ciu­dad ya se ha­brá des­per­ta­do, co­mo una cri­sá­li­da ce­les­te, de una in­ver­na­da lar­ga y te­dio­sa, dis­pues­ta a ver flo­re­cer en los jar­di­nes de sus sue­ños los lau­re­les de Apo­lo. El ai­re no te pe­di­rá bu­fan­das. Ni las manos más guan­tes que los que aca­ri­cia el ai­re ti­bio de una pre­ma­tu­ra pri­ma­ve­ra. Y sin que nin­gu­na pi­za­rra ni maes­tro te lo ex­pli­quen com­pren­de­rás que el tiem­po es un bu­cle, un ti­ra­bu­zón. Que vie­ne y va. Que sube y ba­ja. Que co­mo la hie­dra so­bre el mu­ro vie­jo sir­ve pa­ra tre­par o pa­ra des­cen­der. Ti­ra­bu­zo­nes mo­re­nos de una ciu­dad que se des­bo­ca de pál­pi­tos es­cu­chan­do la sin­fo­nía de flo­res blan­cas de los me- lo­co­to­ne­ros del Al­cá­zar y las cam­pa­nas fe­bri­les de los ta­co­nes de las mu­cha­chi­tas, pisando con mu­cho gar­bo el vie­jo sue­lo de mo­sai­cos en ho­nor a Ve­nus que es­con­die­ron los si­glos más allá de los tú­ne­les del me­tro.

Cuan­do del cie­lo llue­van pi­ro­pos al­gu­nos los ro­ba­re­mos pa­ra con­ver­tir­los en fran­qui­cias de nues­tros sen­ti­mien­tos y can­tár­se­los co­mo bu­le­rías de ta­ber­nas a unas ca­lles efer­ves­cen­tes, a unos pa­tios que en sus som­bras de­tie­nen el tiem­po, a unas fuen­tes es­can­da­lo­sas que gri­tan la ale­gría de su li­qui­dez, a unas es­qui­nas que guar­dan se­cre­tos que ha­cen bro­tar nues­tras ri­sas, tam­bién a los años que pa­sa­ron y que pa­re­cen es­con­di­dos en las am­plios ven­ta­na­les de los es­ca­pa­ra­tes de Pey­ré.

Cuan­do del cie­lo llue­van pi­ro­pos, otro año más, el ti­ra­bu­zón del tiem­po nos lle­va­rá a los más al­to de nues­tro tiem­po ín­ti­mo, de ese que no se mi­de con re­lo­jes, ni de cuar­zo ni de are­na, sino con el mi­nu­te­ro in­go­ber­na­ble de los sen­ti­dos. Se­rá ese mo­men­to que es la su­ma de mu­chos mo­men­tos, pa­sa­dos y pre­sen­tes, tan des­bor­dan­tes co­mo unas de aque­llas can­cio­nes de Su­per­tramp, que te ha­cen sa­lir del es­con­di­te de tu con­cha, pa­ra en­tre­gar­te al am­pa­ro de lo que es­tás vien­do en la flor que le sa­lió a la ra­ma has­ta en­ton­ces dor­mi­da, en el vue­lo fes­ti­vo del ven­ce­jo y en las go­lon­dri­nas de­rra­ma­das por tus sue­ños más ju­ve­ni­les en la al­moha­da de una ya ple­na exis­ten­cia. No hay me­jor vi­ta­mi­na pa­ra el al­ma que ese tiem­po que nos es­pe­ra y que nos mo­ja de pi­ro­pos ce­les­tia­les, de san­tos en las ta­ber­nas, de mi­la­gros en los bal­co­nes, de teo­lo­gías pro­cla­ma­das por las trom­pe­tas, de be­sos co­mo pé­ta­los en la pe­num­bra del amor, de sus­pi­ros tan lar­gos y mu­si­ca­les co­mo el más­til de una gui­ta­rra, de re­cuer­dos que vie­nen a tu memoria de la mano de un ni­ño con su ma­dre, de un ros­tro ca­no­so y vie­jo im­plo­ran­te an­te la al­baha­ca en flor de la Es­pe­ran­za de la mu­ra­lla.

Siem­pre di­go que por es­te tiem­po, cuan­do hay días des­ca­ra­dos que le pue­den a la ver­di­na, que so­lean de vi­da la ce­ni­za del in­vierno, al­go em­pie­za a mo­ver­se en las ta­le­gas. En esas ta­le­gas don­de se guar­dan el ter­cio­pe­lo o la sar­ga del tra­je con el que ves­ti­mos el tiem­po nue­vo, ese al que sa­lu­da­mos con el ros­tro ocul­to pa­ra re­zar­le y son­reír­le, pa­ra ver­lo y que no nos vea, pa­ra ir del co­ra­zón a nues­tros asun­tos. En esas ta­le­gas ya se em­pie­za a mo­ver la cri­sá­li­da ce­les­te que aca­ba­rá con­ver­ti­da en un tiem­po nue­vo, en una dul­ce ma­ri­po­sa de la­pis­lá­zu­li que se con­fun­di­rá con el cie­lo pri­ma­ve­ral. Y ve­re­mos, otro año más, có­mo ese ti­ra­bu­zón del tiem­po se vis­te de en­ca­jes ne­gros pa­ra pro­cla­mar la sen­sua­li­dad geo­mé­tri­ca de las cur­vas de Se­vi­lla, pa­ra ce­los de Ve­nus. Y so­bre una cruz tria­ne­ra, a la vera del río, ex­cla­ma­re­mos con Mu­ru­be: “¡Se­ñor que el ba­rro en­no­ble­ces, / bro­ta en mi car­ne, Se­ñor”. Y to­do ocu­rri­rá cuan­do del cie­lo llue­van pi­ro­pos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.