To­rre­blan­ca, un ba­rrio en­te­ro a la Ca­te­dral

El pa­ra pró­xi­mo pre­si­dir día el 19, Vía el Cau­ti­vo Cru­cis sal­drá de las de San­ta Co­fra­días, Ma­ri­na el acon­te­ci­mien­to más im­por­tan­te en la his­to­ria de es­ta her­man­dad que en so­lo 25 años se ha con­ver­ti­do en el ne­xo de unión del ba­rrio con más pa­ro de Se­vill

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ja­vier Ma­cías.

En la dé­ca­da de los cua­ren­ta co­men­zó a sur­gir un nú­cleo po­bla­cio­nal en las afue­ras de Se­vi­lla pa­ra la cons­truc­ción del Ba­jo Gua­dal­qui­vir. En lo que en­ton­ces se co­no­cía co­mo To­rre­blan­ca de los Ca­ños se asen­ta­ron cam­pe­si­nos de zo­nas ru­ra­les y nu­me­ro­sos pre­sos po­lí­ti­cos del fran­quis­mo. Des­de su ori­gen, es­te ba­rrio del ex­tra­rra­dio ha es­ta­do li­ga­do a la cons­truc­ción. De he­cho, hay quien lle­gó a co­no­cer­lo co­mo “el ba­rrio de los al­ba­ñi­les”, una zo­na que, a me­dia­dos de los 90, lle­gó a te­ner en fun­cio­na­mien­to una vein­te­na de pol­ve­ros. Sin em­bar­go, la cri­sis del la­dri­llo re­cien­te ter­mi­nó des­tru­yen­do el em­pleo y, al me­nos has­ta ha­ce dos años, só­lo que­da­ban dos pol­ve­ros en ac­ti­vo.

To­rre­blan­ca, tras la cri­sis, se con­vir­tió en el co­ra­zón del pa­ro en Se­vi­lla. Al­re­de­dor del 48% de su po­bla­ción es­tá des­em­plea­da, un 60% en lo res­pec­ti­vo al pa­ro ju­ve­nil. Una ci­fra es­can­da­lo­sa, a la que se le su­ma el ín­di­ce de aban­dono es­co­lar y la ca­da vez ma­yor po­bla­ción jo­ven, que aho­ra pa­ga las es­ca­sas op­cio­nes de re­con­ver­sión en un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo: aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha re­lan­za­do, el va­gón de co­la aún no ha sa­li­do de la es­ta­ción.

Es en es­te contexto en el que se mue­ve una her­man­dad co­mo la de los Do­lo­res. La de­ca­na de las vís­pe­ras va a cum­plir el año que vie­ne las bodas de pla­ta de su fun­da­ción. 25 años en los que su ob­je­ti­vo pri­mor­dial es la ver­te­bra­ción de To­rre­blan­ca, co­mo ne­xo de unión de un ba­rrio don­de ver­da­de­ra­men­te ha­ce fal­ta una her­man­dad. Dos dé­ca­das y me­dia sien­do ejem­plo de solidaridad ba­tien­do ré­cords en do­na­ción de san­gre y con una fun­ción so­cial im­por­tan­tí­si­ma.

Aho­ra, en 2018, a To­rre­blan­ca le ha lle­ga­do el jus­to pre­mio de pre­si­dir el Vía Cru­cis de las Co­fra­días or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo. Se­rá, sin lu­gar a du­das, el acon­te­ci­mien­to más im­por­tan­te pa­ra la cor­po­ra­ción en su his­to­ria. Su her­mano ma­yor, Jo­sé Ma­nuel Ro­ma­na, re­la­ta que “la her­man­dad de los Do­lo­res es por y pa­ra el ba­rrio, no se con­ci­be To­rre­blan­ca sin su co­fra­día ni és­ta sin To­rre­blan­ca”. Es por ello por lo que tie­nen cla­ro que don­de de­ben rea­li­zar la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia es ca­da Sá­ba­do de Pa­sión por las ca­lles del ba­rrio, y no a la Ca­te­dral, por mu­cho que pu­die­ran sa­lir de otra se­de.

Sin em­bar­go, lo que ocu­rri­rá el pró­xi­mo 19 de febrero con el Vía Cru­cis se­rá que ese ba­rrio que tan-

Cuan­do esas puer­tas se abrie­ron, yo no me es­pe­ra­ba tan­ta gen­te es­pe­ran­do a la her­man­dad.

to ne­ce­si­ta al Cau­ti­vo acom­pa­ñe des­de San­ta Ma­ri­na has­ta el tem­plo me­tro­po­li­tano a su Cris­to. “Te­ne­mos re­ser­vas de unos 300 her­ma­nos pa­ra sa­car su pa­pe­le­ta, cu­yo re­par­to co­mien­za el día 5 de es­te mes, pe­ro es­to se va a des­bor­dar aun­que sea un lu­nes laborable”, co­men­ta el her­mano ma­yor. Hay que te­ner en cuen­ta que “el 99%” de los 1.700 her­ma­nos que tie­ne la cor­po­ra­ción vi­ven en To­rre­blan­ca y otros vi­ven aho­ra fue­ra pe­ro vuel­ven ca­da Sá­ba­do de Pa­sión a ves­tir­se de na­za­reno, jun­to con sus hi­jos.

El arrai­go de la her­man­dad en es­te tiem­po ha si­do “bru­tal”, se­gún in­di­ca Jo­sé Ma­nuel Ro­ma­na, que

aña­de que ade­más de su fun­ción so­cial su co­fra­día ha ser­vi­do pa­ra la evan­ge­li­za­ción. Sin em­bar­go, el her­mano ma­yor con­si­de­ra que “se ha es­tig­ma­ti­za­do el ba­rrio con el te­ma de la mar­gi­na­li­dad y la her­man­dad ha ayu­da­do a que se co­noz­ca la reali­dad so­cial. To­rre­blan­ca se blo­quea el Sá­ba­do de Pa­sión, si tie­ne un cen­so de 35.000 ha­bi­tan­tes, creo que to­dos sa­len a ver o par­ti­ci­par en su co­fra­día, más los que vie­nen de fue­ra. Me lla­ma la aten­ción que los ni­ños que se hi­cie­ron con 6 o 7 añi­tos hoy tie­nen trein­ta y tan­tos y apun­tan a sus hi­jos”.

La acción so­cial

Cuan­do a Ro­ma­na se le pre­gun­ta por ac­cio­nes con­cre­tas en ma­te­ria de asis­ten­cia so­cial pre­fie­re de­cir que “ayu­da­mos lo que po­de­mos, pe­ro de una ma­ne­ra muy ca­lla­di­ta y hu­mil­de”. Di­ce que “la ban­de­ra de To­rre­blan­ca es la do­na­ción de san­gre” y que el dipu­tado de Ca­ri­dad y el de Ju­ven­tud tie­nen un tra­ba­jo muy im­por­tan­te. La her­man­dad tie­ne un gru­po jo­ven “fuer­te, con mu­chos ni­ños com­pro­me­ti­dos y que par­ti­ci­pan en to­do lo que ha­ce­mos: el car­te­ro real, la re- co­gi­da de ali­men­tos…” Tra­ba­jan­do siem­pre pe­ro “sin ai­rear­lo mu­cho”.

El her­mano ma­yor afir­ma que a ve­ces se reúne con her­ma­nos que tie­nen “pro­ble­mi­llas” y se les so­lu­cio­na. Allí lle­ga par­te de la de­man­da del ba­rrio, pe­ro “al ha­ber dos parroquias don­de fun­cio­nan muy bien las cá­ri­tas, no­so­tros co­la­bo­ra­mos en lo que ha­ce fal­ta, al igual que con el co­me­dor de los ni­ños”.

El Vía Cru­cis

Aho­ra lle­ga el mo­men­to de lle­var con or­gu­llo al Cau­ti­vo a la Ca­te­dral, sien­do no só­lo el es­tan­dar­te del ba­rrio, sino tam­bién del res­to de las her­man­da­des de vís­pe­ras, de las que es de­ca­na, y cu­yas co­fra­días se in­te­gra­rán en el cor­te­jo no só­lo co­mo por­ta­do­res de las an­das.

25 años sien­do ejem­plo de solidaridad ba­tien­do ré­cords en do­na­ción de san­gre y con una fun­ción so­cial im­por­tan­tí­si­ma.

Ro­ma­na re­cuer­da có­mo fue la aper­tu­ra de las puer­tas en 1995, cuan­do sa­lió por pri­me­ra vez la co­fra­día con na­za­re­nos: “Era la ilu­sión de unos jó­ve­nes que sa­ca­ban una cruz de ma­yo y vie­ron cum­pli­do un sue­ño. Cuan­do esas puer­tas se abrie­ron, yo no me es­pe­ra­ba tan­ta gen­te es­pe­ran­do a la her­man­dad. Ima­gí­na­te, na­za­re­nos por To­rre­blan­ca…” Aho­ra, esos va­lien­tes fun­da­do­res son pa­dres y abue­los de una nue­va ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que ven en la her­man­dad su gran ba­luar­te y el ejem­plo del te­són pa­ra con­se­guir los re­tos.

Quién sa­be si lo que se ce­le­bra­rá el pró­xi­mo día 19 no se­rá una ma­ni­fes­ta­ción pia­do­sa y ele­gan­te pa­ra de­mos­trar la idio­sin­cra­sia de un ba­rrio cu­ya hu­mil­dad se ve re­fle­ja­da en la ca­ra del Cau­ti­vo. És­ta es la ver­da­de­ra Se­ma­na San­ta del si­glo XXI.

Fo­to: Juan Flo­res.

El ba­rrio de To­rre­blan­ca es­pe­ra la sa­li­da del Cau­ti­vo el Sá­ba­do de Pa­sión.

Fo­to: Pe­pe Or­te­ga.

El pa­lio de Ma­ría San­tí­si­ma de los Do­lo­res a su pa­so por las ca­lles del ba­rrio.

Fo­to: Juan Flo­res.

Mu­je­res de man­ti­lla tras el Se­ñor Cau­ti­vo co­mo ca­da Sá­ba­do de Pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.