El nue­vo es­ti­rón

La pro­li­fe­ra­ción de nue­vos gru­pos de fie­les, el em­pu­je de las vís­pe­ras y la po­si­bi­li­dad de crear una nue­va jor­na­da pe­ni­ten­cial en el Sá­ba­do de Pa­sión es­tán di­bu­jan­do el mar­co de una nue­va Se­ma­na San­ta.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Fran­cis­co Jo­sé Ló­pez de Paz. Fo­tos J.J. Co­mas, M. R. Rechi y Pe­pe Or­te­ga.

La Cor­za es un ba­rrio obre­ro na­ci­do en los años 30 que a par­tir de los 50 fue to­man­do su ac­tual con­fi­gu­ra­ción con esas ca­si­tas cu­bis­tas. Pe­ri­fe­ria en es­ta­do pu­ro. La memoria de los ve­ci­nos re­cuer­da có­mo al fi­nal de la dic­ta­du­ra, en esa pa­rro­quia se en­ce­rra­ban los tra­ba­ja­do­res de las in­dus­trias cer­ca­nas. Era ca­si la úni­ca oca­sión pa­ra que el ba­rrio se lle­na­se de po­li­cías. El 23 de abril pa­sa­do se ben­di­jo en ese tem­plo si­tua­do al fi­nal de la Ca­rre­te­ra de Car­mo­na una ima­gen de Na­va­rro Ar­tea­ga que re­ci­bió la ad­vo­ca­ción de Nues­tra Se­ño­ra del Re­po­so. Al po­co de ser en­tro­ni­za­da, el pá­rro­co Al­fre­do Mo­ri­lla co­men­zó a ver có­mo los ve­ci­nos co­lo­ca­ban pa­pe­li­tos con sú­pli­cas y pe­ti­cio­nes ba­jo la sa­ya de la Vir­gen. La do­lo­ro­sa es­ta­ba co­men­zan­do a cum­plir su fun­ción. Por eso el 3 de di­ciem­bre la sa­ca­ron en ro­sa­rio. “La Cor­za es un ba­rrio que sien­te co­mo un pue­blo –di­ce el pá­rro­co Al­fre­do Mo­ri­lla– y en me­nos de un año la Vir­gen ya es el icono que lo re­pre­sen­ta y la pa­tro­na que lo pro­te­ge”.

Es­te fe­nó­meno que ocu­rre aho­ra en La Cor­za ha si­do en mu­chos ca­sos el ger­men de la crea­ción de gru­pos de fie­les al­re­de­dor de una Ima­gen que des­pués van cre­cien­do has­ta con­ver­tir­se fi­nal­men­te en co­fra­días. Lo que es­tá pa­san­do des­de ha­ce tiem­po en ba­rrios fí­si­ca­men­te aje­nos a la Se­ma­na San­ta tie­ne ya tan­to vo­lu­men que tan­to la Igle­sia pri­me­ro co­mo el Con­se­jo de Co­fra­días des­pués em­pie­zan a pen­sar en có­mo ar­ti­cu­lar to­do es­te mo­vi­mien­to. A la igle­sia le co­rres­pon­de re­gu­lar­lo. Al Con­se­jo aco­ger­lo en el mar­co de la Se­ma­na San­ta. Por eso tan­to la pri­me­ra co­mo los se­gun­dos han co­men­za­do a plan­tear la crea­ción del Sá­ba­do de Pa­sión co­mo nue­vo día de la Se­ma­na San­ta. Li­túr­gi­ca­men­te no hay nin­gún pro­ble­ma, ya lo ha di­cho el Ar­zo­bis­po y or­ga­ni­za­ti­va­men­te to­do es cues­tión de po­ner­se manos a la obra, aun­que es­te sea un pro­ce­so más com­pli­ca­do.

La Agru­pa­ción Pa­rro­quial, es el pa­so pre­vio a la crea­ción de una her­man­dad.

To­do el fe­nó­meno de la pe­ri­fe­ria que em­pu­ja y de las nue­vas de­vo­cio­nes es­tá muy bien ca­te­go­ri­za­do. El de­le­ga­do de Her­man­da­des, Mar­ce­lino Man­zano, mo­ni­to­ri­za des­de su des­pa­cho aque­llos gru­pos cons­ti­tui- dos que han ini­cia­do el ca­mino en sus parroquias. “Po­de­mos ha­blar de dos ca­te­go­rías –di­ce el sa­cer­do­te–. El pri­mer pa­so es el del gru­po de fie­les que se cons­ti­tu­ye en las parroquias. Des­pués, cuan­do pa­sa el tiem­po y ese co­lec­ti­vo se ve que mar­cha, ya lle­ga la Agru­pa­ción Pa­rro­quial, que es el pa­so pre­vio a la crea­ción de una her­man­dad”. El fe­nó­meno de las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les que ex­po­nen a una ima­gen ben­de­ci­da, lo que se ha ve­ni­do en lla­mar co­fra­días “pi­ra­tas”, no es­tá con­ta­bi­li­za­do, pe­ro cons­ta que la Igle­sia man­tie­ne re­la­cio­nes con al­gu­nas pa­ra ver la ma­ne­ra de en­cau­zar esos mo­vi­mien­tos por los cau­ces ade­cua­dos. De he­cho, va­rias de ellas ya se en­cuen­tran in­te­gra­das en co­mu­ni­da­des de la Igle­sia.

Mez­clar las ac­tua­les vís­pe­ras con gru­pos de fie­les pue­de lla­mar a la con­fu­sión. No es lo mis­mo una her­man­dad que es­tos em­brio­nes de co­fra­días re­cién ate­rri­za­dos en la Igle­sia, al­guno de los cua­les ni si­quie­ra se lle­ga a desa­rro­llar. Mez­clar el gru­po de de­vo­tos del Cris­to de los De­sam­pa­ra­dos del San­to Án­gel con los ora­to­rios par­ti­cu­la­res que hay en mu­chos ba­rrios tam­po­co se­ría co­rrec­to. Pe­ro to­dos es­tos fe­nó­me­nos lo que in­di­can es que hay gen­te, fun­da­men­tal­men­te en los ba­rrios, que pide y que pe­di­rá par­ti­ci­par de

“Es una bue­na no­ti­cia —co­men­ta Mar­ce­lino Man­zano— que ten­ga­mos ini­cia­ti­vas de fun­dar her­man­da­des en ba­rrios ale­ja­dos del cen­tro de Se­vi­lla”.

ma­ne­ra in­te­gral en la ce­le­bra­ción. Lo com­ple­jo se­rá des­pués ca­na­li­zar las co­sas, pe­ro la Igle­sia de mo­men­to ya es­tá en ello por­que no es­tán los tiem­pos co­mo pa­ra des­apro­ve­char ove­jas del re­ba­ño.

“Es una bue­na no­ti­cia –co­men­ta Mar­ce­lino Man­zano– que ten­ga­mos ini­cia­ti­vas de fun­dar her­man­da­des en ba­rrios ale­ja­dos del cen­tro de Se­vi­lla, siem­pre y cuan­do se ha­ga den­tro de una co­mu­ni­dad pa­rro­quial, a la que pue­den ayu­dar mu­cho a cum­plir su fin prin­ci­pal, anun­ciar a Cris­to y evan­ge­li­zar. Es­tas ini­cia­ti­vas, en reali­dad, ya han ido con­fi­gu­ran­do una nue­va Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla: To­rre­blan­ca, Pino Mon­tano, Pal­me­te, et­cé­te­ra. Y creo que es­te pro­ce­so con­ti­nua­rá, es de­cir, que se­gui­rá con­fi­gu­rán­do­se una nue­va Se­ma­na San­ta. Con la orien­ta­ción ofre­ci­da por la Ar­chi­dió­ce­sis a tra­vés de la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Her­man­da­des, es­tas nue­vas reali­da­des po­drán mos­trar una Igle­sia vi­va y com­pro­me­ti­da. Nues­tro re­to es con­ser­var to­do lo bueno de lo tra­di­cio­nal, sin obs­ta­cu­li­zar lo nue­vo que si­gue sur­gien­do”.

La Ca­ri­dad de San­ta Au­re­lia, que se en­cuen­tra ya en la Pa­rro­quia de San Lu­cas, sa­lió el año pa­sa­do con Te­je­ra. San Je­ró­ni­mo es­tre­nó fi­gu­ras del mis­te­rio. Las 3000 vi­vien­das se con­so­li­da en el Viernes de Do­lo­res. En To­rre­blan­ca, la Vir­gen del Si­len­cio pa­re­ce ser el ger­men de una nue­va her­man­dad. ¿Ha­brá en el fu­tu­ro una Se­ma­na San­ta pa­ra­le­la? ¿Se ten­drá ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar va­rios ti­pos de for­ma­tos? Es un re­to pe­li­gro­so, pe­ro tam­bién apa­sio­nan­te, por­que lo im­por­tan­te es que la ce­le­bra­ción si­gue vi­va. Y co­mo los se­res vi­vos, cre­ce y se mul­ti­pli­ca.

La Mi­sión es­tá la pri­me­ra en la lis­ta pa­ra in­gre­sar en la nó­mi­na de la Se­ma­na San­ta.

Pre­si­den­cia del pa­so de Nues­tro Pa­dre Je­sús de Na­za­ret, her­man­dad de Pino Mon­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.