La ver­dad del ca­pi­ro­te

El pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de un sím­bo­lo co­fra­die­ro

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por An­to­nio Cat­to­ni.

El ca­pi­ro­te es un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble del há­bi­to na­za­reno. Lo iden­ti­fi­ca. Ha ad­qui­ri­do en el ám­bi­to de las co­fra­días un sen­ti­do que po­co re­cuer­da ya al su­yo ori­gi­nal. He­mos acu­di­do al ne­go­cio más an­ti­guo de cuan­tos lo rea­li­zan pa­ra ver có­mo se ha­ce un ca­pi­ro­te y pa­ra me­di­tar so­bre su po­der de evo­ca­ción… por­que los nu­tri­dos ra­mi­lle­tes de capirotes col­gan­tes de la An­ti­gua Ca­sa Ro­drí­guez for­man par­te del ima­gi­na­rio de la vís­pe­ra.

La pa­la­bra ca­pi­ro­te tie­ne un ori­gen más que evi­den­te. Nos re­mi­te al tér­mino la­tino me­die­val ca­pi­ro, -onis, que pro­vie­ne a su vez del la­tín tar­dío cap­pa, el cual po­dría tra­du­cir­se co­mo ‘ca­pu­cha’. Es evi­den­te que la raíz ‘cap’ vie­ne de ca­put, ca­be­za. Pa­ra eso se creó, pa­ra po­ner­lo so­bre la ca­be­za de los con­de­na­dos por la In­qui­si­ción y con­ver­tir­los en ob­je­to de bur­la y mo­fa. Era par­te de la pe­ni­ten­cia. Con ca­pi­ro­te (en­ton­ces lla­ma­do co­ro­za) y sam­be­ni­to des­fi­ló por las igle­sias de To­le­do el abue­lo de San­ta Teresa, re­con­ve­ni­do por el San­to Ofi­cio a aban­do­nar sus ju­dai­zan­tes cos­tum­bres. Así tam- bién, con ca­pi­ro­te blan­co y sa­yal de­co­ra­do con los fue­gos del in­fierno po­de­mos ver a Die­go Du­ro en el fa­mo­so fres­co que Lu­cas Val­dés reali­zó los do­mi­ni­cos de San Pa­blo en el ac­tual tem plo aprro­quial de la Magdalena. Con ese mis­mo ob­je­ti­vo del es­car­nio, el ca­pi­ro­te (con o sin ore­jas de bu­rro in­cor­po­ra­das) ha si­do uti­li­za­do has­ta ha­ce unas dé­ca­das en es­cue­las de to­da Eu­ro­pa. Se les co­lo­ca­ba a los alum­nos dís­co­los, tra­vie­sos o po­co apli­ca­dos pa­ra re­con­du­cir sus con­duc­tas (con una más que du­do­sa efec­ti­vi­dad).

És­te y no otro es el ori­gen de una ex­pre­sión que los ca­pi­lli­tas han he­cho su­ya pe­ro que tie­ne un cla­ro ori­gen afren­to­so: cuan­do nos lla­ma­mos a no­so­tros mis­mos ‘ton­tos de ca­pi­ro­te’ es­ta­mos dán­do­le la vuel­ta a una ex­pre­sión cla­ra­men­te des­pec­ti­va. Y has­ta al­gún es­cri­tor ran­cio ha sa­bi­do ha­cer de ello ban­de­ra. Efec­ti­va­men­te, los ton­tos de ca­pi­ro­te so­mos los que, al pa­sar por la Al­cai­ce­ría, des­via­mos bea­ta­men­te nues­tra mi­ra­da ha­cia el es­ca­pa­ra­te de la An­ti­gua Ca­sa Ro­drí­guez pa­ra com­pro­bar que esos co­nos de car­tón es­tán col­ga­dos don­de tie­nen que es­tar. Efec­ti­va­men­te ton­tos de ca­pi­ro­te so­mos us­ted y yo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te te­ne­mos que ser ca­pi­ro­te­ros. Eso es ha­ri­na de otro cos­tal. Lla­ma­mos ‘ca­pi­ro­te­ro’ al co­fra­de que cum­ple con su par­ti­ci­pa­ción en la fies­ta. Cum­ple y pun­to. Sa­le de na­za­reno en la her­man­dad fa­mi­liar o gre­mial pe­ro no guar­da más re­la­ción con ella has­ta el año pró­xi­mo.

Se ha­cen capirotes

He­mos ido a ver có­mo se ha­cen los au­tén­ti­cos, los de to­da la vi­da: los de car­tón du­ro. Un ca­pi­ro­te de es­tos pe­sa al­go más de 300 gra­mos. Por eso ga­ran­ti­za una mor­ti­fi­ca­ción más que ra­zo­na­ble que de­ja­rá en las sie­nes y la fren­te del na­za­reno mar­ca­das du­ran­te más de me­dia ho­ra des­pués de des­to­car­se. Se­gu­ra­men­te por ello ca­da vez son me­nos los her­ma­nos que lle­van es­te ti­po de ca­pi­ro­te pe­ro ha­ber­los, hay­los. Eso lo sa­be Ma­ría del Río Ma­rín. He­re­dó el ne­go­cio de un tío po­lí­ti­co que a su vez lo re­ci­bió de su bi­sa­bue­lo, quien lo ha­bía crea­do en 1816. Hoy es ella la que

¿La me­di­da de la cir­cun­fe­ren­cia? An­to­nio sa­be que en es­ta cues­tión un mi­lí­me­tro de me­nos pue­de su­po­ner un mar­ti­rio im­pla­ca­ble y uno de más un en­go­rro ca­si igual de in­có­mo­do.

Un ca­pi­ro­te de es­tos pe­sa al­go más de 300 gra­mos. Por eso ga­ran­ti­za una mor­ti­fi­ca­ción más que ra­zo­na­ble.

co­se per­so­nal­men­te ca­da ca­pi­ro­te con de­dal, agu­ja grue­sa e hi­lo blan­co fuer­te, tal y co­mo le en­se­ñó su tía Con­cep­ción. En la em­pre­sa fa­mi­liar An­to­nio es el que se ocu­pa de pe­dir el ma­te­rial y tra­ba­jar­lo en su re­du­ci­do taller de la pri­me­ra plan­ta. “Hay que es­pe­ci­fi­car a la em­pre­sa que el car­tón de­be ser ade­cua­do pa­ra ha­cer capirotes”. Efec­ti­va­men­te es lo su­fi­cien­te­men­te dúc­til y ma­lea­ble pa­ra po­der do­blar­se sin cuar­tear­se. ¿La me­di­da de la cir­cun­fe­ren­cia? An­to­nio sa­be que en es­ta cues­tión un mi­lí­me­tro de me­nos pue­de su­po­ner un mar­ti­rio im­pla­ca­ble y uno de más un en­go­rro ca­si igual de in­có­mo­do. Se ha con­ver­ti­do en un ex­per­to en la fi­so­no­mía de la tes­ta se­vi­lla­na. “En fun­ción de la for­ma de la ca­be­za sa­bría de­cir qué ti­po de ca­pi­ro­te es el más ade­cua­do pa­ra ca­da per­so­na. Con el tiem­po apren­des a ver que a una fren­te más o me­nos es­cu­rri­da uno ajus­ta­ble le va a dar me­nos gue­rra que uno de car­tón”.

Es­tos ajus­ta­bles de los que ha­bla An­to­nio son de una re­ji­lla de plás­ti­co blan­co, muy le­ves y huel­ga de­cir que han des­ban­ca­do a los tra­di­cio­na­les co­nos de car­tón du­ro. Y lue­go es­tán los de car­tón li­ge­ro, pro­te­gi­dos por una pe­lí­cu­la que per­mi­te que el agua y el su­dor les afec­te me­nos. To­dos en cual­quier ca­so son sen­si­bles a la hu­me­dad, al pa­so del tiem­po, a la vo­ra­ci­dad del pe­rro y al ol­vi­do del co­fra­de. Esas son las cau­sas más ha­bi­tua­les del ‘ca­pi­ro­te de úl­ti­ma ho­ra’.

El ca­pi­ro­te no en­ga­ña. Sim­bo­li­za es­ta eta­pa de tra­sie­gos y an­he­los co­fra­die­ros: hay que sa­car­lo del al­ti­llo, com­pro­bar que es­tá en bue­nas con­di­cio­nes y que aguan­ta­rá otra pró­xi­ma es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. Otro año más pro­cu­ra­rá al na­za­reno el ano­ni­ma­to di­si­mu­lan­do su es­ta­tu­ra y co­mo las an­te­nas de la ra­dio, sin­to­ni­za­rá su al­ma con la de aque­llos que le pre­ce­die­ron y con Aquel que to­do lo pue­de.

El pro­ce­di­mien­to pa­ra man­te­ner la for­ma es dis­po­ner a lo lar­go del ca­pi­ro­te una se­rie de aros de cuer­da.

La rea­li­za­ción de un ca­pi­ro­te co­mien­za por la to­ma de me­di­das.

Al­ma­cén de la pri­me­ra plan­ta de la An­ti­gua Ca­sa Ro­drí­guez don­de se acu­mu­lan capirotes con­fec­cio­na­dos y por en­tre­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.