Gran Po­der, mi­sio­ne­ro

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ju­lio Ma­yo.

Nues­tro Pa­dre Je­sús del Gran Po­der es am­plia­men­te ve­ne­ra­do to­dos los días del año, aun­que lo sea con es­pe­cial in­ci­den­cia ca­da viernes y la Madrugada del Viernes San­to. El prin­ci­pal icono de Cris­to en la Igle­sia de Se­vi­lla no po­día es­tar au­sen­te de la mi­sión de lle­var la fe a nues­tras al­mas. Se­vi­lla, ha­ce ya va­rios si­glos, lo ne­ce­si­tó pa­ra su Re­den­ción, de­bi­do a la cri­sis de va­lo­res cris­tia­nos que ex­pe­ri­men­tó la so­cie­dad ilus­tra­da del mo­men­to. Aho­ra, su her­man­dad quie­re fi­jar­se de nue­vo en el ca­ris­ma «mi­sio­ne­ro» de la ima­gen, por lo que ha re­co­bra­do vi­gen­cia una de las mi­sio­nes que aún man­tie­nen vi­va en su memoria mu­chos se­vi­lla­nos. Nos re­fe­ri­mos a la prac­ti­ca­da a ini­cios de 1965, cuan­do el Se­ñor fue tras­la­da­do en an­das ha­cia dis­tin­tos cen­tros mi­sio­na­les del ba­rrio de la Can­de­la­ria. Des­de el pro­pio seno de la cor­po­ra­ción de la Madrugada, se ha su­ge­ri­do es­ta fór­mu­la pas­to­ral pa­ra con­me­mo­rar el IV Cen­te­na­rio de su eje­cu­ción, a car­go del es­cul­tor Juan de Me­sa (1620-2020). De es­te mo­do, la vi­si­ta de «El Pes­ca­dor de hom­bres» al en­torno pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad, per­mi­ti­rá que el ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio de la sa­li­da con­gre­gue la pre­sen­cia de una gran mul­ti­tud de per­so­nas, que ha­bi­tual­men­te no acu­den a su en­cuen­tro, y el cum­pli­mien­to de un am­plio pro­gra­ma de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les.

Pe­ro es­ta his­tó­ri­ca vo­ca­ción mi­sio­ne­ra su­ya, la re­sal­tó ya ha­ce va­rios si­glos fray Die­go Jo­sé de Cá­diz. Una ver­da­de­ra es­tre­lla me­diá­ti­ca de la ora­to­ria, en el si­glo XVIII, cuan­do es­ta dis­ci­pli­na del sa­ber de­cir prác­ti­ca­men­te se ha­lla­ba en de­ca­den­cia. El emi­nen­te frai­le ca­pu­chino se pro­pu­so di­ri­gir, en pre­sen­cia del mi­la­gro­so Na­za­reno, unas im­por­tan­tes mi­sio­nes en la pa­rro­quial de San Lo­ren­zo. Sin mo­ver­lo de allí, la mi­sión ob­tu­vo un se­gui­mien­to ex­cep­cio­nal, y atra­jo el in­te­rés de mi­les de per­so­nas de to­das las con­di­cio­nes so­cia­les en uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de la his­to­ria de su her­man­dad, co­mo aho­ra ve­re­mos.

Fue el mis­mí­si­mo ar­zo­bis­po de Se­vi­lla, Fran­cis­co Ja­vier Del­ga­do y Ve­ne­gas, quien or­de­nó que se ce­le­bra­se es­ta san­ta mi­sión, de­bi­do a la de­ca­den­cia en la que la Igle­sia es­ta­ba su­mi­da. El idea­rio ilus­tra­do ha­bía fa­vo­re­ci­do que se sus­ci­ta­se una pos­tu­ra crí­ti­ca ha­cia los de­fec­tos y ex­ce­sos de la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca. Se es­ta­ba in­cu­ban­do el an­ti­cle­ri­ca­lis­mo, con ma­yús­cu­la, del si­glo XIX. La ma­yo­ría de los hom­bres ya no acu­dían a mi­sa, pues mu­chos se que­da­ban en la puer­ta, «to­man­do ta­ba­co». El car­de­nal Del­ga­do, que es el úni­co que ha na­ci­do en tie­rra se­vi­lla­na (lo hi­zo con­cre­ta­men­te en Vi­lla­nue­va del Aris­cal), era un gran ad­mi­ra­dor de fray Die­go Jo­sé de Cá­diz. En el año 1777, ha­bía con­se­gui­do traer­lo a pre­di­car en va­rias

parroquias, des­pués de que lo hu­bie­ra he­cho, por vez pri­me­ra, el año an­te­rior. Pe­ro aho­ra, le ha­bía en­co­men­da­do ha­cer­lo en San Lo­ren­zo. El ora­dor ca­pu­chino acep­tó di­ri­gir una am­plia cam­pa­ña mi­sio­nal. Es­tos ex­ten­sos ejer­ci­cios se ex­ten­de­rían por el es­pa­cio de ocho jornadas. Sin­to­má­ti­ca­men­te, el frai­le ha­bía te­ni­do unas con­tem­pla­cio­nes so­bre­na­tu­ra­les en las que apa­re­cía Je­sús Na­za­reno, car­gan­do con la cruz ca­mino del Cal­va­rio, ren­di­do y ago­ta­do, apo­yán­do­se en él mis­mo co­mo si fue­ra su ci­ri­neo. Es­tas re­ve­la­cio­nes las tu­vo en Je­rez de la Fron­te­ra y Jaén en 1779 y 1780, res­pec­ti­va­men­te.

La se­sión del ca­bil­do de ofi­cia­les del Gran Po­der, ce­le­bra­da el 18 de no­viem­bre de 1780, ex­pre­sa el en­tu­sias­mo por que vi­nie­se a pre­di­car el re­ve­ren­do fray Die­go Jo­sé, quien ex­pre­sa­men­te ha­bía pe­di­do a la co­fra­día que «se pu­sie­se la Sa­gra­da Ima­gen del Se­ñor en el al­tar de di­cha Igle­sia». Los ofi­cia­les de la jun­ta acor­da­ron que el tras­la­do se rea­li­za­se con gran cui­da­do, y la efi­gie se aco­mo­da­se «con la ma­yor de­cen­cia que po­si­ble fue­re», tal co­mo cons­ta ano­ta­do en el li­bro nú­me­ro 4 de las Ac­tas ca­pi­tu­la­res que se con­ser­van en el Ar­chi­vo de la pro­pia her­man­dad. Por tan­to, te­nía 37 años cuan­do se ocu­pó de es­ta cam­pa­ña.

Se acer­ca­ba a la gen­te el «Após­tol de An­da­lu­cía» va­lién­do­se de imá­ge­nes em­ble­má­ti­cas del de­vo­cio­na­rio po­pu­lar. Se sir­vió de la tras­cen­den­cia de­vo­cio­nal que el Gran Po­der ate­so­ra­ba ya, en aque­llos años fi­na­les del si­glo XVIII, pa­ra atraer a mul­ti­tud de per­so­nas que no eran fe­li­gre­ses asi­duos del cén­tri­co tem­plo. Y co­mo acos­tum­bra­ba a pre­di­car ba­sán­do­se en la me­tá­fo­ra de Cris­to, las vir­tu­des que sim­bo­li­za la so­bre­co­ge­do­ra ta­lla del Va­rón de Do­lo­res, fa­ci­li­ta­ron a los asis­ten­tes qué orien­ta­ción de­bían to­mar an­te la ame­na­za irre­sis­ti­ble del pe­ca­do. El mi­sio­ne­ro se des­vi­vía por evi­tar do­na­cio­nes del al­ma al Prín­ci­pe de las Ti­nie­blas.

El ejem­plo del Gran Po­der ayu­dó a fray Die­go Jo­sé, de mo­do in­cal­cu­la­ble, a re­pa­rar cos­tum­bres im­pro­pias del ca­to­li­cis­mo, ac­tuar con­tra los vi­cios pro­pios de aquel Si­glo de las Lu­ces (a ojos, cla­ro es­tá, de aque­llos mi­sio­ne­ros mi­li­tan­tes), cu­yo in­fierno eran las pro­pias ca­lles de Se­vi-

Aho­ra, la her­man­dad quie­re fi­jar­se de nue­vo en el ca­ris­ma «mi­sio­ne­ro» de la ima­gen.

lla. Sus mé­to­dos de pu­ri­fi­ca­ción no so­lo los ar­ti­cu­ló me­dian­te ser­mo­nes edi­fi­can­tes. Tam­bién des­tru­yó mu­chos de­fec­tos des­de el con­fe­sio­na­rio, in­fluen­cian­do to­do lo que pu­do so­bre la con­cien­cia y men­ta­li­dad de los con­fe­sa­dos. Se pu­so en­fer­mo el quin­to día de la mi­sión. Hu­bo que lle­var­lo a la en­fer­me­ría del con­ven­to de los Ca­pu­chi­nos, don­de lle­gó a te­mer­se por su vi­da. Tras aque­llas pri­me­ras pre­di­ca­cio­nes, a los pies del Se­ñor, fray Die­go Jo­sé de Cá­diz en­tre­la­zó un im­por­tan­te víncu­lo con la her­man­dad del Gran Po­der.

Co­mo gran me­dia­dor de con­flic­tos, la cor­po­ra­ción na­za­re­na se vio en la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a fray Die­go Jo­sé de Cá­diz pa­ra sol­ven­tar im­por­tan­tes con­tra­tiem­pos. El más

di­fi­cul­to­so fue el de la sus­pen­sión de sus Re­glas por el Con­se­jo de Cas­ti­lla, en 1782. Du­ran­te va­rios años, man­tu­vo un des­en­cuen­tro con la her­man­dad del Si­len­cio, des­pués de co­men­zar la del Gran Po­der a sa­lir de madrugada en 1777, aun­que en reali­dad lo ha­cía al al­ba, en cum­pli­mien­to de dis­po­si­cio­nes ilus­tra­das. La ac­ti­vi­dad de la her­man­dad per­ma­ne­ció sus­pen­di­da, sin que sus co­fra­des pu­die­ran re­unir­se, ni ren­dir cul­to pú­bli­co, has­ta 1786, año en el que con la in­fluen­cia del frai­le ca­pu­chino au­to­ri­zó el Su­pre­mo Con­se­jo que pu­die­ran ce­le­brar­se ca­bil­dos, así co­mo fun­cio­nes y ejer­ci­cios re­li­gio­sos en ho­nor de los ti­tu­la­res. El 13 de abril de aquel mis­mo año, fue cuan­do el «pa­dre Cá­diz» se hi­zo her­mano del Gran Po­der, gra­cias a su buen ami­go, don Ma­nuel Ben­ju­mea. Pa­só a con­ver­tir­se en uno de los pro­tec­to­res más im­por­tan­tes de es­ta co­fra­día. El pres­bí­te­ro his­to­ria­dor, don Ma­nuel Se­rrano Or­te­ga, afir­ma en su No­ti­cia his­tó­ri­co

ar­tís­ti­ca so­bre la sa­gra­da ima­gen, que hoy no exis­ti­ría su her­man­dad sin la in­ter­me­dia­ción pro­vi­den­cial del mi­sio­ne­ro. Ade­más, es au­tor de la cé­le­bre No­ve­na de­di­ca­da a Je­sús del Gran Po­der, cu­ya pie­za li­túr­gi­ca se pu­bli­có por pri­me­ra vez en 1800, des­pués de ob­te­ner la apro­ba­ción ecle­siás­ti­ca un año an­tes. En el Ba­rro­co, la pre­di­ca­ción de ora­do­res co­mo el que nos ocu­pa, cons­ti­tu­yó una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra el apos­to­la­do. Pe­ro imá­ge­nes tan ma­si­va­men­te se­gui­das, co­mo la del Gran Po­der, con esa con­mo­ve­do­ra pa­sión que le­van­ta, son las que real­men­te hi­cie­ron po­si­ble, y to­da­vía hoy con­ti­núan ha­cién­do­lo, la ver­da­de­ra evan­ge­li­za­ción del pue­blo de Se­vi­lla.

Detalle de un an­ti­guo gra­ba­do del Gran Po­der.

Óleo de Fray Die­go Jo­sé de Cá­diz.

Vi­sión de Fray Die­go de Cá­diz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.