¿Pa­gar por to­car?

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Es­te­ban Romera.

La his­to­ria de la mú­si­ca pro­ce­sio­nal de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla se pier­de en el tiem­po con los pro­pios orí­ge­nes de las co­fra­días y de su ce­le­bra­ción. Las re­la­cio­nes en­tre las her- man­da­des y las ban­das que las acom­pa­ña­ban en sus res­pec­ti­vas sa­li­das pro­ce­sio­na­les han va­ria­do de for­ma sus­tan­cial has­ta nues­tros días…

Los acom­pa­ña­mien­tos mu­si­ca­les han si­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción de las di­fe­ren­tes jun­tas de go­bierno, con pe­rio­dos de bo­nan­za eco­nó­mi­ca y de va­rie­dad de for­ma­cio­nes mu­si­ca- les don­de ele­gir a de­man­da, y otros, la ma­yo­ría en la di­la­ta­da his­to­ria de nues­tras her­man­da­des, don­de era com­pli­ca­da la con­tra­ta­ción de una ban­da por am­bos mo­ti­vos. Es de­cir, los dis­tin­tos ca­bil­dos de sa­li­da te­nían un sen­ti­do cla­ra­men­te eje­cu­ti­vo y no tes­ti­mo­nial co­mo ocu­rre aho­ra, don­de el ca­rác­ter in­for­ma­ti­vo pre­va­le­ce, e in­clu­so en mu­chas co­fra­días has­ta se han eli­mi­na­do de sus re­glas cor­po­ra­ti­vas. Los ma­yor­do­mos, en mu­chos ca­sos, se las veían y desea­ban pa­ra bus­car una ban­da acor­de con sus in­tere­ses en los cor­te­jos pro­ce­sio­na­les.

La ley de la ofer­ta y la de­man­da, co­mo es ló­gi­co, es­ta­ba ins­ta­la­da, co­mo ocu­rre en otros ám­bi­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, en es­ta te­má­ti­ca. La ca­ren­cia de for­ma­cio­nes mu­si­ca­les ha pro­du­ci­do ver­da­de­ros pro­ble­mas a las co­fra­días pa­ra la con­tra­ta­ción de al­gún co­lec­ti­vo mu­si­cal. Las her­man- da­des pug­na­ban y han te­ni­do in­clu­so al­gún plei­to por la con­tra­ta­ción de una de­ter­mi­na­da ban­da en con­cre­to y vi­ce­ver­sa por par­te de al­gu­nas for­ma­cio­nes mu­si­ca­les. En al­gu­nos pe­rio­dos pro­lon­ga­dos de la his­to­ria el he­cho de te­ner acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal en una co­fra­día era un signo de dis­tin­ción. En el si­glo XX es­ta evo­lu­ción fue cam­bian­do de for­ma sus­tan­cial, so­bre to­do en su úl­ti­mo ter­cio fun­da­men­tal­men­te por la pro­li­fe­ra­ción de for­ma­cio­nes mu­si­ca­les, aun­que ló­gi­ca­men­te exis­tían tam­bién otras ra­zo­nes. Pa­sión, por po­ner un ejem­plo, de­jó de sa­car ban­da tras su pa­lio, en­tre otros mo­ti­vos por pro­ble­mas de te­so­re­ría a prin­ci­pios del si­glo XX, una cir­cuns­tan­cia que se pro­lon­gó, ya no por una cues­tión eco­nó­mi­ca, has­ta cien años.

En la ac­tua­li­dad es­ta ofer­ta y de­man­da en los acom­pa­ña­mien­tos

La ca­ren­cia de for­ma­cio­nes mu­si­ca­les ha pro­du­ci­do pro­ble­mas a las co­fra­días pa­ra la con­tra­ta­ción.

mu­si­ca­les es­tá cla­ra­men­te a fa­vor de las her­man­da­des, ya que la gran va­rie­dad y ca­li­dad de las for­ma­cio­nes mu­si­ca­les en to­dos los es­ti­los, no so­lo en Se­vi­lla sino en mu­chos lu­ga­res del te­rri­to­rio es­pa­ñol, ha­cen en prin­ci­pio fá­cil el tra­ba­jo de las ma­yor­do­mías de las co­fra­días his­pa­len­ses, no so­lo por po­der ele­gir sino tam­bién por su cos­te eco­nó­mi­co y la im­por­tan­cia en sí de la Se­ma­na Ma­yor his­pa­len­se, cir­cuns­tan­cia que ocu­rre por cier­to en otros ám­bi­tos y sec­to­res pro­fe­sio­na­les de la pro­pia ce­le­bra­ción.

Lo que en prin­ci­pio es una vir­tud pa­ra las her­man­da­des se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma por va­rios mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar por las dis­tin­tas ten­den­cias en el seno de las pro­pias jun­tas de go­bierno, que lle­ga has­ta la cris­pa­ción en mu­chos ca­sos con di­mi­sio­nes de ofi­cia­les. Tam­bién tie­nen pe­so las pre­sio­nes de her- man­da­des que cuen­tan con ban­das pro­pias a otras co­fra­días pa­ra sus con­tra­ta­cio­nes. Por úl­ti­mo, por el pro­ta­go­nis­mo que ejer­cen es­tas ban­das, in­clu­so so­bre la je­rar­quía de las di­fe­ren­tes her­man­da­des en los ca­bil­dos de elec­cio­nes. Pe­ro lo que ha lla­ma­do la aten­ción en los úl­ti­mos lus­tros es el he­cho de que al­gu­nas for­ma­cio­nes mu­si­ca­les por acom­pa­ñar a una co­fra­día no co­bren por su con­tra­ta­ción o que sus re­tri­bu­cio­nes pac­ta­das re­per­cu­tan una vez co­bra­das a las dis­tin­tas ar­cas de es­tas co­fra­días, por ejem­plo vía bol­sa de ca­ri­dad o con el do­na­ti­vo pa­ra una in­sig­nia, can­de­le­ros o par­te de una ta­lla… El he­cho de par­ti­ci­par en la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla pa­ra una for­ma­ción mu­si­cal se ha con­ver­ti­do en to­do un lu­jo y un an­he­lo o mo­ti­vo año­ra­do pa­ra mu­chas de ellas, que ven en es­ta par­ti­ci­pa­ción un mag­ní­fi­co es­ca­pa­ra­te pa­ra cre­cer o se­guir cre­cien­do.

Es ra­ro ac­tual­men­te que una ban­da que acom­pa­ñe a una cruz de guía co­bre por ello o que sea su re-

Las her­man­da­des han te­ni­do in­clu­so al­gún plei­to por la con­tra­ta­ción de una de­ter­mi­na­da ban­da.

tri­bu­ción muy li­mi­ta­da pa­ra el ca­ché ha­bi­tual de la mis­ma. Tras los pa­sos de Cris­to, las “agru­pa­cio­nes mu­si­ca­les” o ban­das de “cor­ne­tas y tam­bo­res”, han ba­ja­do sus re­tri­bu­cio­nes en la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla, pre­cios que suben sus­tan­cial­men­te en otras Se­ma­nas Ma­yo­res. So­lo los co­lec­ti­vos mu­si­ca­les

de re­fe­ren­cia y que más se pro­di­gan en la Se­ma­na San­ta his­pa­len­se, co­mo ocu­rre por ejem­plo con Las Tres Caí­das de Tria­na o Ci­ga­rre­ras, man­tie­nen un cier­to es­ta­tus, aun­que no les sir­ven pa­ra el man­te­ni­mien­to de sus res­pec­ti­vas plan­ti­llas que in­gre­san una par­te sus­tan­cial de sus pre­su­pues­tos con con­cier­tos, ac­tos de dis­tin­ta ín­do­le o con­tra­ta­cio­nes fue­ra de Se­vi­lla du­ran­te to­do el año y no en Se­ma­na San­ta. Los pre­cios en es­tos ca­sos, se si­túan en­tre los 3.000 y 6.000 eu­ros por su con­tra­ta­ción de­pen­dien­do de las ho­ras y día de di­cho acom­pa­ña­mien­to, pe­ro es­tas re­tri­bu­cio­nes so­lo su­po­nen el 30% o 40% de to­tal de sus res­pec­ti­vos pre­su­pues­tos.

En las ban­das de mú­si­ca de plan­ti­lla com­ple­ta, que ha­bi­tual­men­te acom­pa­ñan a las do­lo­ro­sas, el pa­no­ra­ma tie­ne me­nor in­ci­den­cia, aun­que la evo­lu­ción de los pre­cios de sus res­pec­ti­vas con­tra­ta­cio­nes se man­tie­ne de for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Cla­ra­men­te el ni­vel de es­tos co­lec­ti­vos mu­si­ca­les tam­bién ha subido y sus con­tra­ta­cio­nes tie­nen so­bre el con­tra­to más eu­ros, en ge­ne­ral, en las ci­fras pac­ta­das que en las for­ma­cio­nes de “pa­so de Cris­to”. Las que más se pro­di­gan co­mo son los ca­sos de Te­je­ra, Car­men y Oli­va de Sal­te­ras, Ci­ga­rre­ras o San­ta Ana de Dos Her­ma­nas, que co­bran por un acom­pa­ña­mien­to en­tre 5.000 y 12.000 eu­ros, aun­que mu­chos con­tra­tos se in­flan con más ci­tas: pre­go­nes, con­cier­tos, cor­pus, glo­rias, ca­pi­llas mu­si­ca­les u otra se­rie de ac­tos or­ga­ni­za­dos por es­tas cor­po­ra­cio­nes.

Re­cien­te­men­te una for­ma­ción mu­si­cal gra­na­di­na se ha ofre­ci­do a la Her­man­dad de Las Aguas, y a al­gu­na otra de la ca­pi­tal de An­da­lu- cía, pa­ra pa­gar por to­car tras el pa­so que pre­si­de su Cru­ci­fi­ca­do. In­clu­so si el con­tra­to fue­ra por va­rios años el pre­cio a pa­gar se­ría ma­yor. Ha­bla­mos de de­ce­nas de mi­les de eu­ros. Ver pa­ra creer. El “es­ca­pa­ra­te” que le su­po­ne a es­ta ban­da un Lu­nes San­to en Se­vi­lla tras un pa­so de mis­te­rio ha­ce que in­clu­so pue­da pa­gar por ello. Es­ta cir­cuns­tan­cia, que al­gu­na vez se ha po­di­do dar de for­ma en­cu­bier­ta y con mu­cha me­nos cuan­tía, aho­ra se ofre­ce abier­ta­men­te. Ade­más, es­te he­cho ha su­pues­to en el seno de su jun­ta de go­bierno va­rias di­mi­sio­nes, la con­vo­ca­to­ria de un ca­bil­do ge­ne­ral de her­ma­nos con ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio, un cru­ce de co­mu­ni­ca­dos con­tra­dic­to­rios en­tre la co­fra­día del Are­nal y el co­lec­ti­vo mu­si­cal e in­clu­so se po­dría lle­gar a un plei­to, se­gún ex­pre­sa una de las par­tes…

En her­man­da­des con pre­su­pues­tos am­plio, es­tos ofre­ci­mien­tos po­drían te­ner me­nos in­ci­den­cia, pe­ro en los que son muy ajus­ta­dos se po­dría fi­nan­ciar en un fu­tu­ro mu­chas

Es ra­ro ac­tual­men­te que una ban­da que acom­pa­ñe a una cruz de guía co­bre por ello.

ac­ti­vi­da­des y cu­brir pre­su­pues­tos vía es­tos ofre­ci­mien­tos. ¿Es ló­gi­co y bueno pa­ra las co­fra­días “ven­der­se” por dinero? Es­ta pre­gun­ta, en prin­ci­pio, so­lo de­be­ría te­ner una respuesta, pe­ro a la vis­ta de los he­chos la du­da es­tá en el ai­re. La reali­dad has­ta la fe­cha es que es al­go inusual y el le­ga­do de nues­tros ma­yo­res en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos es sa­bio. Se ha abier­to la ve­da, se pue­de pa­gar por to­car. So­lo hay que ves­tir el con­tra­to con fun­da­cio­nes, co­la­bo­ra­cio­nes, do­na­cio­nes, com­pra de en­se­res… pa­ra jus­ti­fi­car tan­to dinero “ex­tra”. Pro­ble­ma a la vis­ta en las ma­yor­do­mías y en el pro­pio seno de las her­man­da­des…

Mú­si­cos de la Agru­pa­ción de la En­car­na­ción de la her­man­dad de San Be­ni­to.

Ban­da de la Guar­dia Ci­vil de­lan­te de la Cruz de Guía de la Her­man­dad del Ca­cho­rro.

Ban­da de Nues­tra Se­ño­ra de la Vic­to­ria, Las Ci­ga­rre­ras.

Ros ba­sa­do en el uni­for­me de ga­la del Re­gi­mien­to de Ar­ti­lle­ría del S. XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.