“So­leá da­me la mano”: el can­to de los pre­sos

Se cum­plen cien años que Ma­nuel Font de An­ta com­pu­so es­ta mar­cha ins­pi­ra­da en las des­ga­rra­do­ras sae­tas que le can­ta­ban los pre­sos a la Es­pe­ran­za de Tria­na des­de el in­te­rior de la Cár­cel del Pó­pu­lo.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

“So­leá da­me la mano, por las re­jas de la cár­cel, que ten­go mu­chos her­ma­nos, huér­fa­nos de pa­dre y ma­dre. Eres la Es­pe­ran­za nues­tra, es­tre­lla de la ma­ña­na, luz del cie­lo y de la tie­rra, hon­ra gran­de de Tria­na”.

La Se­ma­na San­ta era ya otra co­sa. Al­go dis­tin­to a lo que ha­bía si­do en si­glos an­te­rio­res por­que el ro­man­ti­cis­mo de­ci­mo­nó­ni­co lo­gró do­tar­la, si ca­be, de ma­yor be­lle­za. Las imá­ge­nes se re­ves­tían de nue­vos bor­da­dos, de sun­tuo­sas pla­te­rías y los pa­sos de Cris­to se vol­vie­ron neo­ba­rro­cos. Gra­cias al fe­rro­ca­rril y a las cró­ni­cas de los via­je­ros, la ciu­dad co­men­za­ba a com­par­tir su Se­ma­na San­ta con los ex­tran­je­ros que, al igual que los se­vi­lla­nos, con­tem­pla­ban la gran fies­ta con ojos nue­vos.

El si­glo XX co­men­zó con Mar­ce­lo Spí­no­la pi­dien­do por las ca­lles y una promesa de pros­pe­ri­dad que lle­gó en 1929, aun­que fue efí­me­ra.

Des­de ha­cía unos años, en la igle­sia de San Ja­cin­to, la Es­pe­ran­za de Tria­na es­ta­ba flo­re­cien­do de su le­tar­go. La do­lo­ro­sa que Or­dó­ñez ha­bía con­ver­ti­do en mu­jer cas­ti­za, co­mo sa­li­da de un pa­tio de la ca­lle Al­fa­re­ría. En su pa­so de pa­lio el di­se­ña­dor ce­rá­mi­co Jo­sé Re­cio del Ri­ve­ro es­ta­ba vol­can­do to­da la per­so­na­li­dad de la pri­me­ra ar­te­sa­nía del ba­rrio. Y la Es­pe­ran­za re­ves­tía sus va­ra­les de for­ja al tiem­po que plas­ma­ban en sus bor­da­dos el es­pí­ri­tu re­gio­na­lis­ta de la ce­rá­mi­ca.

En aquel tiem­po ve­nía la Vir­gen, arre­ba­ta­do­ra, por la ca­lle Pas­tor y Lan­de­ro. En una sola fo­to­gra­fía po­día ca­ber el cor­te­jo al com­ple­to. La Cár­cel del Pó­pu­lo per­mi­tía a los pre­sos aso­mar su so­le­dad a las ven­ta­nas por las que pa­sa­ba la Es­pe­ran­za.

Sor­tean­do los ba­rro­tes con la mi­ra­da pa­ra ver la co­fra­día pa­sar,

Por su com­ple­ji­dad téc­ni­ca la mar­cha pre­ci­sa de mú­si­cos pro­fe­sio­na­les de los que, has­ta dé­ca­das re­cien­tes, ado­le­cían la in­men­sa ma­yo­ría de las ban­das.

cuan­do lle­ga­ba la Vir­gen, des­de el in­te­rior de la cár­cel se oía can­tar: “So­leá da­me la mano, por las re­jas de la cár­cel, que ten­go mu­chos her­ma­nos, huér­fa­nos de pa­dre y ma­dre. Eres la Es­pe­ran­za nues­tra, es­tre­lla de la ma­ña­na, luz del cie­lo y de la tie­rra, hon­ra gran­de de Tria­na”.

Es­ta tra­di­ción se ve­nía re­pi­tien­do des­de que la Es­pe­ran­za de Tria­na re­or­ga­ni­za sus des­fi­les pro­ce­sio­na­les a par­tir de 1889 y se pro­lon­gó has­ta la des­apa­ri­ción de la cár­cel en 1932. La her­man­dad vol­vía el pa­so de pa­lio a los pre­sos y lo acer­ca­ba a un pos­ti­go de la cár­cel que hoy coin­ci­di­ría con la es­qui­na de la ca­lle Al­ma­sa, jus­to en el lu­gar don­de en 1955 se co­lo­có un es­plén­di­do azu­le­jo de la Vir­gen pin­ta­do por An­to­nio Kier­nam.

Aquel mo­men­to, lleno de tan­ta poe­sía co­mo do­lor, era un can­to des­ga­rra­dor que de­bió de con­mo­ver a Ma­nuel Font de An­ta. Tan­to que a su mar­cha más pro­di­gio­sa la llamó So

leá da­me la mano. Así lo con­si­de­ran los ex­per­tos que coin­ci­den en atri­buir a es­te ar­tis­ta la ge­nial com­po­si­ción, aun­que, co­mo su­ce­dió con otras obras de la “Fac­to­ría Font”, fue­ra re­gis­tra­da por su her­mano Jo­sé va­rios años des­pués de su es­treno.

“La mar­cha se re­gis­tra el 14 de ju­lio 1922, a las 12:40 ho­ras, y cul­mi­na su trá­mi­te en febrero de 1923 jun­to a Amar­gu­ras, A la memoria de mi pa­dre… Sin em­bar­go, te­ne­mos no­ti­cias de su es­treno en 1918 en una in­for­ma­ción de El No­ti­cie­ro Se­vi­llano que na­rra el es­treno”, co­men­ta Fran­cis­co Ja­vier Gu­tié­rrez, director de la Ban­da Sin­fó­ni­ca Mu­ni­ci­pal de Se­vi­lla.

Des­de el pun­to de vis­ta plás­ti­co, el re­sul­ta­do fue una com­po­si­ción de ai­res na­cio­na­lis­tas que en­tron­ca con las me­lo­días pro­pias del fol­clo­re an­da­luz y la mú­si­ca po­pu­lar, cu­ya prin­ci­pal fi­gu­ra en aque­llos años era Ma­nuel de Fa­lla.

El re­sul­ta­do fue una com­po­si­ción de ai­res na­cio­na­lis­tas que en­tron­ca el fol­clo­re an­da­luz y la mú­si­ca po­pu­lar.

Dos años des­pués de com­po­ner el ga­di­tano El Amor Bru­jo, Font de An­ta es­tre­na So­leá da­me la mano, ejem­plo de la in­ten­si­dad y la ca­li­dad con la que se crea en aque­llos años. Hay quien per­ci­be, in­clu­so, la in­fluen­cia del im­pre­sio­nis­mo fran­cés, es­pe­cial­men­te en la in­tro­duc­ción de la mar­cha.

Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co, la pie­za apor­ta un for­ma­to no­ve­do­so fren­te a las es­truc­tu­ras lla­ma­das “bi­na­rias” de las com­po­si­cio­nes mi­li­ta­res. En el ca­so de So­leá da­me la

mano hay una ex­po­si­ción, una zo­na in­ter­me­dia –o trío– y una re­po­si­ción.

Qui­zás por su com­ple­ji­dad téc­ni­ca la mar­cha no fue in­ter­pre­ta­da en de­ma­sía sal­vo por la ex­pe­ri­men­ta- da Ban­da Mu­ni­ci­pal. Prin­ci­pal­men­te, de­bi­do a que una co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción de So­leá da­me la mano pre­ci­sa de mú­si­cos pro­fe­sio­na­les de los que, has­ta dé­ca­das re­cien­tes, ado­le­cían la in­men­sa ma­yo­ría de las ban­das se­vi­lla­nas.

De­di­ca­to­ria a la Her­man­dad de la Amar­gu­ra de la mar­cha Amar­gu­ras.

La Es­pe­ran­za de Traia­na an­te la re­ja de la cár­cel del Pó­pu­lo, en un di­bu­jo de Án­gel Díaz Huer­tas.

Ma­nuel Font de An­ta.

Ma­ña­na de Viernes San­to, La Es­pe­ran­za de Tria­na an­te la an­ti­gua cár­cel del Pó­pu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.