Re­li­gio­si­dad po­pu­lar en las mi­sio­nes

ABC - Pasión de Sevilla - - PRIMER TRAMO -

En nin­gu­na de las mi­sio­nes fal­ta­ba una pro­ce­sión ge­ne­ral que re­co­rría las prin­ci­pa­les ca­lles de la fe­li­gre­sía, con el cla­ro fin de acer­car las imá­ge­nes, y san­ta mi­sión ló­gi­ca­men­te, a quie­nes se mos­tra­ban rea­cios a acu­dir al tem­plo. Era el ac­to que ma­yor im­pre­sión cau­sa­ba, pues to­dos los par­ti­ci­pan­tes pro­rrum­pían en llan­to. Cuan­do vino a Se­vi­lla el pa­dre Ca­la­ta­yud, a me­dia­dos del si­glo XVIII, iban sa­cer­do­tes en me­dio de la pro­ce­sión mi­sio­nal en­to­nan­do sen­ten­cias, sae­tas y de­sen­ga­ños que des­per­ta­ban la atrac­ción del pú­bli­co. Aque­llas pro­ce­sio­nes cum­plían el re­co­rri­do en me­dio de un si­len­cio ri­gu­ro­so. No fal­ta­ban las ve­las, pe­ro tam­po­co las pe­ni­ten­cias ni las dis­ci­pli­nas. Hu­bo oca­sio­nes en las que in­te­gran­tes del cor­te­jo pro­ce­sio­nal lu­cían há­bi­to de na­za­reno. Era tan ver­da­de­ro el arre­pen­ti­mien­to de los pe­ca­dos, que los ser­mo­nes pro­nun­cia­dos por los mi­sio­ne­ros mo­vían a los con­gre­ga­dos a ejer­ci­tar ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas de pe­ni­ten­cia. Al prohi­bir­las el go­bierno ilus­tra­do de Car­los III, se su­po­ne que fray Die­go Jo­sé de Cá­diz no re­cu­rri­ría a ellas en la pro­ce­sión ge­ne­ral de la mi­sión en San Lo­ren­zo. Se prohi­bie­ron los fla­ge­los y mar­ti­rios, pe­ro no las cru­ces que po­dían ser lle­va­das a imi­ta­ción de Je­sús Na­za­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.