La mar­cha que cau­ti­vó a Stra­vinsky

ABC - Pasión de Sevilla - - PRIMER TRAMO -

Cuen­tan las cró­ni­cas que Igor Stra­vinsky es­tu­vo en Se­vi­lla en la pri­ma­ve­ra de 1921, “de­seo­so de ad­mi­rar la Se­ma­na San­ta, de la que só­lo co­no­cía los tes­ti­mo­nios es­cri­tos de los via­je­ros ro­mán­ti­cos”, afir­ma el cro­nis­ta Ni­co­lás Sa­las en una de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Ve­nía de Pa­rís, acom­pa­ña­do de su ami­go y co­la­bo­ra­dor Diag­hi­lev, el crea­dor de los ba­llets ru­sos con los que tan­to tra­ba­jó.

“Stra­vinsky y Diag­hi­lev se alo­ja­ron en el ho­tel Ma­drid y tu­vie­ron en Juan La­fi­ta un ci­ce­ro­ne ex­cep­cio­nal”, na­rra Sa­las. Su en­cuen­tro con aque­lla Se­ma­na San­ta de 1921 se hi­zo con­mo­ve­dor cuan­do al pa­so de la Vir­gen del Re­fu­gio de San Ber­nar­do por la Puer­ta de la Car­ne, la Ban­da Mu­ni­ci­pal de Se­vi­lla in­ter­pre­ta So­leá da­me la mano. En ese mo­men­to, cuen­tan que Stra­vins­ki le di­jo a su ami­go Diag­hi­lev: “Es­toy es­cu­chan­do lo que veo y es­toy vien­do lo que es­cu­cho”.

Y es que por su be­lle­za plás­ti­ca y vir­tuo­sis­mo téc­ni­co esa com­po­si­ción “le hu­bie­ra gus­ta­do fir­mar­la a cual­quie­ra de los ge­nios de la mú­si­ca”, con­clu­ye Gu­tié­rrez Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.