La sin­fo­nía del adiós

La no­che se aso­ma tem­pla­da. En el com­pás de la Tri­ni­dad una lu­na re­don­da aguar­da el re­gre­so de la co­fra­día. Ni la no­che ni la lu­na ima­gi­na­ban el pro­di­gio de per­fec­ción que ocu­rri­ría al lle­gar el pa­lio de la Es­pe­ran­za.

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por Fran­cis­co J. Ló­pez de Paz. Fo­tos Ja­vier Co­mas.

La en­tra­da de la Tri­ni­dad es una de las des­pe­di­das de la Se­ma­na San­ta. En el Sá­ba­do San­to se pue­de ele­gir en­tre el si­len­cio y las sae­tas de la Pla­za de San Lo­ren­zo y el adiós di­bu­ja­do por las caí­das del pa­lio de la Es­pe­ran­za que pa­re­cen un pa­ñue­lo agi­tán­do­se en la es­ta­ción del tren. Des­de ha­ce unos años es­ta en­tra­da es di­fe­ren­te. No ha­ce de­ma­sia­do, la co­fra­día ve­nía de­rra­ma­da por el es­fuer­zo de la ca­mi­na­ta de un día en el que los cuer­pos es­tán a pun­to de clau­di­car. Al lle­gar al com­pás de los Sa­le­sia­nos, a los pa­sos les cos­ta­ba tra­ba­jo cul­mi­nar el re­co­rri­do. A ve­ces el pa­lio se re­co­gía a las tres y me­dia de la ma­ña­na. Ya no. Des­de que en­tró la ac­tual jun­ta de go­bierno, el cor­te­jo en­tra a un rit­mo ade­cua­do con los pa­sos avan­zan­do sin pri­sas pe­ro sin pau­sas acom­pa­ña­dos de tres ban­das de lu­jo co­mo son Las Ci­ga­rre­ras, Las Tres Caí­das y la Oli­va de Sal­te­ras.

En la Na­vi­dad pa­sa­da se vie­ron en Utre­ra el her­mano ma­yor Juan Ma­nuel Pí­ñar y el ca­pa­taz del pa­lio Julián Ji­mé­nez. En esa char­la se co­men­za­ron a di­se­ñar al­gu­nos as­pec­tos de la sa­li­da pro­ce­sio­nal. En­tre esos pla­nes es­ta­ban los úl­ti­mos mi­nu­tos de la Es­pe­ran­za en la ca­lle. Am­bos pre­ten­dían que ese adiós res­pon­die­ra al mo­men­to me­lan­có­li­co en el que las co­sas se ter­mi­nan. “El tras­fon­do –di­ce Pí­ñar, que ade­más iba de fis­cal del pa­lio– es el que crea el am­bien­te”. La in­ten­ción se une al mag­ní­fi­co mo­men­to de la cua­dri­lla. “Se no­ta la con­vi­ven­cia”, in­di­ca el ca­pa­taz que co­men­zó in­te­grán­do­se en la cua­dri­lla ca­si des­de su fun­da­ción, ha­ce unos 40 años. “Nos reuni­mos una vez al mes en lo que he­mos da­do en lla­mar los Jue­ves de Es­pe­ran­za, pa­ra char­lar, es­cu­char un con­cier­to o lle­var a ca­bo una ac­ción so­li­da­ria. Esa unión se no­ta des­pués en la res­pues­ta de la gen­te de aba­jo. Ahí es­tán los re­sul­ta­dos de es­ta cua­dri­lla que tra­ba­ja ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra la Es­pe­ran­za. Co­noz­co a la cua­dri­lla al 100% –apos­ti­lla el her­mano ma­yor– y ellos a mí. Eso se trans­mi­te. Ves que los cos­ta­le­ros res­pal­dan a la her­man­dad, a la jun­ta y al her­mano ma­yor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.