Ac­to­res de la Pa­sión (apó­cri­fa)

Diez per­so­na­jes que no po­dría­mos en­ten­der sin los tex­tos ex­tra­ca­nó­ni­cos

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por An­to­nio Cat­to­ni.

Je­sús de Na­za­ret fue uno de los po­cos lí­de­res re­li­gio­sos o fun­da­do­res de religiones que no de­jó nin­gún tex­to es­cri­to de su pu­ño y letra. Hu­bo que acu­dir a la tra­di­ción oral y de ahí a la es­cri­tu­ra de cien­tos de re­la­tos, pe­ro co­mo sa­be­mos, só­lo cua­tro de ellos son con­si­de­ra­dos ‘pa­la­bra re­ve­la­da’. Sin em­bar­go, a los evan­ge­lios apó­cri­fos les de­be­mos al­gu­nos de los as­pec­tos de la ico­no­gra­fía de la Pa­sión y por tan­to de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla. A pe­sar de su re­du­ci­do nú­me­ro (hay que des­ta­car que son mu­chí­si­mo más nu­me­ro­sos los apó­cri­fos de la in­fan­cia de Je­sús) han con­tri­bui­do a con­so­li­dar a al­gu­nas fi­gu­ras que ya re­sul­tan in­sus­ti­tui­bles. He­mos to­ma­do co­mo re­fe­ren­cia la edi­ción de los tex­tos apó­cri­fos de Au­re­lio de San­tos Ote­ro.

Pi­la­tos.

Pi­la­tos siem­pre le ca­yó bien a los se­vi­lla­nos. Esa sim­pa­tía ha­cia el go­ber­na­dor es­tá per­fec­ta­men­te re­fle­ja­da en los re­la­tos ex­tra­ca­nó­ni­cos. Por ejem­plo en el lla­ma­do ‘Evan­ge­lio de Pe­dro’, que es el prin­ci­pal apó­cri­fo de la Pa­sión de Je­sús. Fue es­cri­to mien­tras el cris­tia­nis­mo se in­tro­du­cía en otras pro­vin­cias ro­ma­nas y de ahí que prác­ti­ca­men­te se ex­cul­pe al pre­fec­to de la Ju­dea. De he­cho es He­ro­des y no Pi­la­tos el que con­de­na a muer­te a Je­sús. Pi­la­tos se con­vier­te en una fi­gu­ra prin­ci­pal en es­tos tex­tos apó­cri­fos y se le ha to­ma­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes co­mo pro­ta­go­nis­ta del re­la­to. De he­cho se con­ser­van las lla­ma­das ‘Ac­tas de Pi­la­tos’ o una su­pues­ta co­rres­pon­den­cia en­tre el go­ber­na­dor y el rey He­ro­des e in­clu­so un evan­ge­lio so­bre su muer­te.

Sa­be­mos de él por fuen­tes his­tó­ri­cas que fue go­ber­na­dor de la pro­vin­cia romana de Ju­dea en­tre los años 26 y 36 d. C. Otros lo men­cio­nan pro­cu­ra­dor o pre­fec­to, co­mo lo in­di­ca una ins­crip­ción ha­lla­da en Ce­sa­rea en 1961. Ade­más, Fla­vio Jo­se­fo o Fi­lón de Ale­jan­dría ha­bla­ron de él en sus es­cri­tos. La igle­sia Abi­si­nia lo con­si­de­ra san­to.

Clau­dia Pró­cu­la.

So­lo exis­te una men­ción en los evan­ge­lios a la es­po­sa de Pi­la­tos. El evan­ge­lis­ta Ma­teo cuen­ta que es­ta mu­jer pi­de al go­ber­na­dor ro­mano que res­pe­ta­ra a Je­sús, ya que ha­bía su­fri­do mu­cho en sue­ños por su cau­sa. Pro­ta­go­ni­za un epi­so­dio si­mi­lar en las “Ac­tas de Pi­la­tos”.

“Cuan­do vio es­to Pi­la­to se lle­nó de mie­do y se dis­pu­so a de­jar el tri­bu­nal. Pe­ro mien­tras es­ta­ba pen­san­do aún en le­van­tar­se, su mu­jer le en­vió es­ta mi­si­va: “No te me­tas pa­ra na­da con es­te jus­to, pues du­ran­te la no­che he su­fri­do mu­cho por su cau­sa”. Pi­la­to lla­mó en­ton­ces a to­dos los ju­díos y les di­jo: “Sa­béis que mi mu­jer es pia­do­sa y que pro­pen­de más bien a se­cun­da­ros, en vues­tras cos­tum­bres ju­días”. Ellos di­je­ron: “sí lo sa­be­mos”. Dí­jo­les Pi­la­tos: “Pues bien, mi mu­jer aca­ba de en­viar­me es­te re­ca­do: “No te me­tas pa­ra na­da con es­te jus­to, pues du­ran­te la no­che he su­fri­do mu­cho por su cau­sa”. Pe­ro los ju­díos res­pon­die­ron a Pi­la­tos: “¿No te he­mos di­cho que es un ma­go? Sin du­da ha en­via­do un sue­ño qui­mé­ri­co a tu mu­jer”. Hay otras ver­sio­nes de es­te mis­mo tex­to en el que ella apa­re­ce co­mo ‘Pró­cu­la’ y a ello se su­man los tex­tos apó­cri­fos de las su­pues­tas cartas en­tre Pi­la­tos y He­ro­des en los que se uti­li­za la for­ma sim­pli­fi­ca­da de ‘Pro­cla’. La igle­sia or­to­do­xa grie­ga la ve­ne­ra co­mo san­ta.

Ni­co­de­mo.

Al­gu­nas fuen­tes apun­tan a que su nom­bre en grie­go sig­ni­fi­ca ‘inocen­te de san­gre’. Fue una au­to­ri­dad en la in­ter­pre­ta­ción de las es­cri­tu­ras y el evan­ge­lis­ta Juan lo men­cio­na de­fen­dien­do a Je­sús en el Sa­ne­drín, pe­ro es el lla­ma­do ‘Evan­ge­lio de Ni­co­de­mo’ el que apor­ta más de­ta­lles acer­ca de la de­fen­sa que el San­to Va­rón rea­li­za an­te las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas ju­días:

“En­ton­ces un ju­dío lla­ma­do Ni­co­de­mo se acer­có al go­ber­na­dor (Pi­la­to) y le di­jo: Te rue­go, bon­da­do­so co­mo eres, me per­mi­tas de­cir al­gu­nas pa­la­bras”. Ni­co­de­mo en­ton­ces rea­li­za an­te el go­ber­na­dor una fir­me de­fen­sa de Je­sús y afir­ma que si sus milagros pro­vie­nen del cie­lo per­ma­ne­ce­rían, pe­ro si tu­vie­ran ori­gen hu­mano se di­si­pa­rían, co­mo los de los ma­gos egip­cios Jam­nes y Jam­bres. Pi­la­tos tam­bién le pi­de con­se­jo so­bre lo que ha­cer con Je­sús y apa­re­ce mu­chas otras ve­ces, por lo que se con­vier­te en una de las fi­gu­ras más ac­ti­vas de es­te re­la­to apó­cri­fo de la Pa­sión.

Jo­sé de Ari­ma­tea.

Su nom­bre alu­de a su ciu­dad de pro­ce­den­cia, cu­ya ubi­ca­ción exac­ta aún se des­co­no­ce. Los evan­ge­lios lo men­cio­nan co­mo se­gui­dor de Je­sús. Ma­teo cuen­ta que re­cla­mó su cuer­po des­pués de la Cru­ci­fi­xión y lo co­lo­có en una tum­ba de su pro­pie­dad, lo que da pis­tas acer­ca de su po­si­ción so­cial y de su in­fluen­cia co­mo miem­bro del Sa­ne­drín. A él se le atri­bu­ye uno de los tex­tos apó­cri­fos más in­flu­yen­tes: ‘la De­cla­ra­ción de Jo­sé de Ari­ma­tea’, que es­tá es­cri­ta en pri­me­ra per­so­na. “Yo soy Jo­sé el de Ari­ma­tea, el que pi­dió a Pi­la­to el cuer­po del Se­ñor Je­sús pa­ra se­pul­tar­lo y que por es­te mo­ti­vo se en­cuen­tra aho­ra en­car­ce­la­do y opri­mi­do por los ju­díos...” Ni­co­de­mo tam­bién apor­ta más da­tos en su evan­ge­lio so­bre es­te en­car­ce­la­mien­to “Apo­de­rán­do­se de él, lo en­ce­rra­ron en una ca­sa don­de no ha­bía ven­ta­na al­gu­na; des­pués ce­rra­ron la puer­ta tras la que es­ta­ba en­ce­rra­do Jo­sé y que­da­ron jun­to a ella unos guar­dia­nes.”

Di­mas y Ges­tas.

Los evan­ge­lis­tas no dan sus nom­bres. El nom­bre de Di­mas pa­ra el buen la­drón y Ges­tas pa­ra el ma­lo, es­tá to­ma­da de tex­tos apó­cri­fos. De he­cho apa­re­cen en la lla­ma­da ‘De­cla­ra­ción de Jo­sé de Ari­ma­tea’ que lle­gó a di­fun­dir­se mu­cho du­ran­te la épo­ca me­die­val. En él abun­da en las fe­cho­rías de Ges­tas, quien “so­lía dar muer­te de es­pa­da a al­gu­nos vian­dan­tes, mien­tras que a otros los de­ja­ba des­nu­dos y col­ga­ba a las mu­je­res de los to­bi­llos ca­be­za aba­jo pa­ra cor­tar­les des­pués los pe­chos” y que “te­nía pre­di­lec­ción por be­ber la san­gre de miem­bros in­fan­ti­les”. El sa­dis­mo de Ges­tas con­tras­ta con los de­li­tos más sua­ves de Di­mas, quien “era ga­li­leo y te­nía una po­sa­da, atra­ca­ba a los ri­cos pe­ro fa­vo­re­cía a los po­bres. Aun sien­do la­drón se pa­re­cía a To­bías pues so­lía dar se­pul­tu­ra a los muer­tos”. A lo que se aña­den al­gu­nos otros de­li­tos ‘me­no­res’, co­mo de­jar des­nu­da a Sa­ra, hi­ja de Cai­fás y sa­cer­do­ti­sa del tem­plo.

El Evan­ge­lio de Ni­co­de­mo tam­bién re­co­ge los nom­bres de los la­dro­nes e in­di­ca la po­si­ción en que fue­ron cru­ci­fi­ca­dos jun­to a Je­sús: “Y cru­ci­fi­ca­ron igual­men­te a los dos la­dro­nes a sus la­dos, Di­mas a su de­re­cha y Ges­tas a su iz­quier­da”.

Ve­ró­ni­ca.

Nin­gún evan­ge­lis­ta la men­cio­na. Pa­re­ce que su nom­bre no tie­ne na­da que ver con aque­llo de ‘Ve­ra Ico­na’ o ver­da­de­ra ima­gen, una fal­sa eti­mo­lo­gía de mu­cho éxi­to. En los tex­tos apó­cri­fos se la men­cio­na con un nom­bre grie­go de ori­gen ma­ce­do­nio: Be­re­ni­ke o Be­re­ni­ce, ‘la que por­ta la Vic­to­ria’. Es el nom­bre de nu­me­ro­sas rei­nas de la di­nas­tía Pto­le­mai­ca. No ol­vi­de­mos que Pa­les­ti­na fue con­quis­ta­da por Ale­jan­dro Magno y per­ma­ne­ció du­ran­te si­glos ba­jo la in­fluen­cia cul­tu­ral grie­ga (por eso el ti­tu­lus de la cruz es­ta­ba tam­bién es­cri­to en grie­go).

En el tex­to apó­cri­fo de Ni­co­de­mo se de­ta­lla la com­pa­re­cen­cia de Je­sús an­te Pi­la­to. Uno de los tes­ti­mo­nios a fa­vor de Je­sús es el de una mu­jer lla­ma­da Ve­ró­ni­ca (en el tex­to Ber­ni­ce) quien di­jo: “do­ce años ve­nía afli­gién­do­me un flu­jo de san­gre y, con so­lo to­car la fim­bria de su ves­ti­do, se de­tu­vo en el mis­mo mo­men­to. Y los ju­díos ex­cla­ma­ron: se­gún nues­tra ley, no se pue­de pre­sen­tar co­mo tes­ti­go a una mu­jer”. Es por ello que se le re­la­cio­na con la he­mo­rroi­sa del evan­ge­lio de Ma­teo. Por otra par­te en la De­cla­ra­ción de Ari­ma­tea se lee “En­ton­ces hi­cie­ron una in­ves­ti­ga­ción acer­ca de la faz del Se­ñor so­bre có­mo po­drían en­con­trar­la. Y ha­lla­ron que es­ta­ba en po­der de una mu­jer lla­ma­da Ve­ró­ni­ca”.

Ju­das Is­ca­rio­te.

En la ‘De­cla­ra­ción de Jo­sé de Ari­ma­tea’, Ju­das Is­ca­rio­te es un in­fil­tra­do de los ju­díos o de la ‘la tur­ba’ en el gru­po de los do­ce pa­ra se­guir­le los pa­sos de Je­sús. “Es de sa­ber que és­te era so­brino de Cai­fás. No era dis­cí­pu­lo sin­ce­ro de Je­sús, sino que ha­bía si­do do­lo­sa­men­te ins­ti­ga­do por to­da la tur­ba de los ju­díos pa­ra que le si­guie­ra; y es­to, no con el fin de que se de­ja­ra con­ven­cer por los por­ten­tos que Él obra­ba, ni pa­ra que le re­co­no­cie­se, sino pa­ra que se lo en­tre­ga­se, con la idea de co­ger­le al­gu­na men­ti­ra. Por su la­bor de in­for­ma­ción re­ci­bía di­ne­ro a dia­rio: “Y por es­ta glo­rio­sa em­pre­sa le da­ban re­ga­los y un di­drac­ma de oro ca­da día”.

Ma­ría Mag­da­le­na.

Se sa­be que pro­ce­día de aque­lla ciu­dad a ori­llas del la­go de Ga­li­lea. Por los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos sa­be­mos de ella que fue una de las mu­je­res que si­guió a Je­sús y que fue tes­ti­go cla­ve de su muer­te, en­tie­rro y de su re­su­rrec­ción. De he­cho el evan­ge­lis­ta Juan di­ce que fue la pri­me­ra que se en­con­tró con el Re­su­ci­ta­do. Su iden­ti­fi­ca­ción con una pros­ti­tu­ta o con una pe­ca­do­ra no se pue­de sos­te­ner a la luz de los tex­tos sa­gra­dos.

Pe­ro tam­bién apa­re­ce en los tex­tos apó­cri­fos. En el evan­ge­lio de Pe­dro cuan­do acu­de a la se­pul­tu­ra de Cris­to con sus ami­gas pa­ra pre­pa­rar el cuer­po del Se­ñor y es tes­ti­go de la re­su­rrec­ción. Los lla­ma­dos Evan­ge­lios de To­más y Felipe son tex­tos es­cri­tos en grie­go y ha­lla­dos en las are­nas del de­sier­to egip­cio a me­dia­dos del si­glo XX. En es­tos pa­pi­ros co­no­ci­dos tam­bién co­mo los evan­ge­lios de Nag Ham­ma­di se men­cio­na a Ma­ría Mag­da­le­na co­mo una dis­cí­pu­la más y al mis­mo ni­vel que los hom­bres. En el de To­más, Je­sús la de­fien­de da­do que Pe­dro no quie­re que una mu­jer per­te­nez­ca al gru­po. El lla­ma­do evan­ge­lio de Felipe la men­cio­na jun­to a la ma­dre de Je­sús y a la her­ma­na de és­ta y uti­li­za pa­ra ella un tér­mino grie­go que se po­dría tra­du­cir co­mo ‘com­pa­ñe­ra’.

Lon­gi­nos.

El nom­bre del cen­tu­rión que atra­ve­só el cos­ta­do de Cris­to pa­ra com­pro­bar que ha­bía muer­to no apa­re­ce en las es­cri­tu­ras. Mar­cos sí men­cio­na que un sol­da­do ro­mano iden­ti­fi­có a Je­sús co­mo el Hi­jo de Dios tras con­tem­plar los pro­di­gios que se su­ce­die­ron cuan­do Je­sús ex­pi­ró. Su nom­bre pro­vie­ne del evan­ge­lio apó­cri­fo de Ni­co­de­mo, cu­ya an­ti­güe­dad es aún ob­je­to de dis­cu­sio­nes en­tre los ex­per­tos. Tam­bién apa­re­ce en las cartas de Pi­la­tos a He­ro­des, co­mo el fiel cen­tu­rión de Pi­la­tos que mon­tó guar­dia a la puer­ta del se­pul­cro.

Pe­se a que el per­so­na­je se apo­ya úni­ca­men­te en la tra­di­ción, la Igle­sia Ca­tó­li­ca le ve­ne­ra co­mo san­to y los or­to­do­xos lo con­si­de­ran tam­bién már­tir. Una de las me­jo­res re­pre­sen­ta­cio­nes de es­ta fi­gu­ra de ori­gen apó­cri­fo es la es­ta­tua co­lo­sal de Ber­ni­ni ubi­ca­da en uno de los pi­la­res de la cú­pu­la de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro. En la crip­ta va­ti­ca­na se ve­ne­ra co­mo re­li­quia un tro­zo de me­tal que se con­si­de­ra par­te de la lan­za de San Lon­gi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.