Vie­jas fies­tas de la Cruz

Or­ga­ni­za­das por her­man­da­des pe­ni­ten­cia­les

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por Ju­lio Ma­yo.

Con in­de­pen­den­cia de la de­vo­ción que nues­tras co­fra­días pe­ni­ten­cia­les de san­gre rin­die­ron, du­ran­te sus pri­me­ros si­glos de exis­ten­cia, a las es­ta­cio­nes del Vía Cru­cis, re­co­rrién­do­las has­ta lle­gar a la Cruz del Cam­po con­for­me prac­ti­ca­ban de­vo­tos ejer­ci­cios de pe­ni­ten­cia, mu­chas her­man­da­des se dis­tin­guie­ron por ve­ne­rar la cruz de Cris­to. De en­tre los di­ver­sos días del ca­len­da­rio li­túr­gi­co de­di­ca­dos a la re­me­mo­ra­ción del prin­ci­pal sím­bo­lo cris­tiano, que­re­mos des­ta­car el de la In­ven­ción de la San­ta Cruz, el 3 de ma­yo, y el de la Exal­ta­ción, el 14 de sep­tiem­bre. Se re­la­cio­na la pri­me­ra de las fies­tas con el día que se en­con­tró la cruz ver­da­de­ra don­de fue mar­ti­ri­za­do Je­sús de Na­za­ret. La ma­dre del em­pe­ra­dor Cons­tan­ti­to, San­ta Ele­na, fue en­via­da por es­te a Je­ru­sa­lén pa­ra que lo­ca­li­za­ra la em­ble­má­ti­ca re­li­quia. Re­fie­re la tra­di­ción cris­tia­na que aquel he­cho pro­di­gio­so se pro­du­jo exac­ta­men­te el 3 de ma­yo.

Mu­chas co­fra­días se dis­tin­guie­ron por ce­le­brar es­ta fes­ti­vi­dad du­ran­te los si­glos XVI, XVII y bue­na par­te del XVIII, por­que así lo or­de­na­ban sus pro­pias re­glas. Al­gu­nos ca­pí­tu­los se de­di­ca­ron ex­clu­si­va­men­te a le­gis­lar có­mo ha­bría de efec­tuar­se la con­me­mo­ra­ción de tan po­pu­lar acon­te­ci­mien­to. Unas an­ti­guas de la her­man­dad de la Quin­ta An­gus­tia, fe­cha­das en 1541, ins­tau­ra en su ca­pí­tu­lo cuar­to có­mo ha­bía de con­me­mo­rar­se la fies­ta de la cruz: «man­da­mos que sean to­dos los co­fra­des obli­ga­dos a ha­zer ce­le­brar la fies­ta de la San­cta Ve­ra Cruz el ter­ce­ro día de ma­yo a Vís­pe­ras y a mi­sa ma­yor con to­da la ce­ra y co­fra­des. Y el que no vi­nie­re pa­gue de pe­na me­dia libra de ce­ra. E que los ma­yor­do­mos y ofi­cia­les sean obli­ga­dos a ata­viar la igle­sia muy hon­ra­da­men­te, lo más que pu­die­ren, e apa­re­jar to­das las co­sas to­can­tes y per­te­ne­cien­tes a la di­cha fies­ta».

Otra que re­sal­ta el ho­me­na­je fue la de la San­ta Ve­ra Cruz, es­ta­ble­ci­da en el convento Ca­sa Gran­de de San Fran­cis­co, cu­ya cor­po­ra­ción ado­ra­ba tam­bién la fi­gu­ra de San­ta Ele­na. Se con­ser­van los tex­tos de va­rias re­glas de es­ta her­man­dad. En el apro­ba­do en 1634, cons­ta que su prin­ci­pal fin era la ado­ra­ción de la Cruz, ele­gi­da «pa­ra guar­da y pro­tec­ción par­ti­cu­lar de la San­cta Ve­ra Cruz, en la qual qui­zo por su ama­do Hi­jo se ofre­cie­se su vi­da por­que en el madero me­nos­ca­ba­se los da­ños que en el madero auían

ve­ni­do». El ca­pí­tu­lo quin­to de­ta­lla la de­di­ca­ción a la fies­ta de la San­ta Cruz, con­de­nán­do­se a quie­nes no asis­tie­sen a la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa del acon­te­ci­mien­to que or­ga­ni­za­ba la co­fra­día. Los miem­bros de su jun­ta de ofi­cia­les de­bían de­co­rar la ca­pi­lla don­de se ve­ne­ra­ban los ti­tu­la­res, por lo que «los ma­yor­do­mos y ofi­cia­les sean obli­ga­dos a ade­re­sçar la ygle­sia e ca­pi­lla lo me­jor que se pu­die­re y apa­re­jar lo de­más to­can­te y per­te­ne­cien­te pa­ra la di­cha fies­ta y so­lem­ni­dad». Sus her­ma­nos de­bían par­ti­ci­par en una ilu­mi­na­ria, tal co­mo lo dis­po­nía el ca­pí­tu­lo XXI. En él, se ex­pre­sa que: «aue­mos por bien que des­de aho­ra pa­ra siem­pre ja­más pa­guen to­dos los her­ma­nos e co­fra­des lu­mi­na­ria ca­da un año por el día de San­cta Cruz, dan­do ca­da uno tres reales. E que el her- mano que no los die­re el di­cho día que no le sea da­da can­de­la». No ol­vi­de­mos la im­por­tan­te di­fu­sión que es­ta cor­po­ra­ción cru­ce­ra dis­pen­só al Lig­num Cru­cis, una re­li­quia que en­car­na­ba la ver­da­de­ra cruz, en la que ex­pi­ró Je­sús y en­con­tró San­ta Ele­na.

En 1566 en­con­tra­mos ra­di­ca­da ya en el hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas la de las «Cin­co Pla­gas y Cruz de Je­ru­sa­lén», una co­fra­día que sin­gu­lar­men­te adop­ta­rá co­mo em­ble­ma el pro­pio es­cu­do de la or­den mi­li­tar del San­to Se­pul­cro de Je­ru­sa­lén, que se ha­bía fun­da­do en la ciu­dad San­ta, bas­tan­tes si­glos an­tes, so­bre la tum­ba de Je­su­cris­to. La in­tro­duc­ción en Se­vi­lla de es­ta cor­po­ra­ción tan es­pe­cí­fi­ca se re­la­cio­na con el via­je que efec­tuó a Je­ru­sa­lén, en 1518, don Fa­dri­que En­rí­quez de Ri­be­ra, hi­jo del que fue­ra Ade­lan­ta­do Ma­yor de An­da­lu­cía, don Pe­dro En­rí­quez, y do­ña Ca­ta­li­na de Ri­be­ra. Es­ta se­ño­ra fun­dó ori­gi­na­ria­men­te es­te cen­tro asis­ten­cial en el in­te­rior de la ciu­dad, aun­que años más tar­de se tras­la­dó a unos te­rre­nos si­tua­dos por las in­me­dia­cio­nes de la puer­ta de La Ma­ca­re­na. En­tre las nu­me­ro­sí­si­mas En­tre el gran nú­me­ro de co­fra­días de san­gre que ce­le­bra­ban pro­ce­sio­nes de dis­ci­pli­na des­pun­ta­ron di­ver­sas mo­da­li­da­des pe­ni­ten­cia­les, ale­ja­das del su­fri­mien­to de exa­ge­ra­dos da­ños fí­si­cos y de­rra­ma­mien­to de las fla­ge­la­cio­nes. En­tre las más no­ve­do­sas, fi­gu­ró la pro­pues­ta de prác­ti­cas pia­do­sas ejer­ci­ta­das por la San­ta Cruz de Je­ru­sa­lén, una co­fra­día que ren­día cul­to a una ima­gen de Je­sús Na­za­reno, cu­yos co­fra­des, en ver­da­de­ra imi­ta­ción de Cris­to, por­ta­ban cru­ces du­ran­te su es­ta­ción, de emi­nen­te ca­rác­ter pe­ni­ten­cial.

En 1578, com­pu­so Ma­teo Ale­mán las re­glas del Si­len­cio. Cons­ta en el Archivo Ge­ne­ral del Ar­zo­bis­pa­do que el 3 de ju­lio de 1597 ob­tu­vo apro­ba­ción la «Re­gla de la abo­ga­cía de las cru­ces que es en el Hos­pi­tal de Je­ru­sa­lén de Se­vi­lla», ubi­ca­da ya por aque­llos años en San An­to­nio.

El ca­pí­tu­lo sép­ti­mo de los es­ta­tu­tos del Si­len­cio ver­sa so­bre la fies­ta del tres de ma­yo. Aquel día se ce­le­bra­ba un ca­bil­do ge­ne­ral de her­ma­nos y era una de las fies­tas más im­por­tan­tes que se con­tem­plan en re­gla. En pue­blos co­mo Mar­che­na, hay cons­tan­cia do­cu­men­tal de que sus co­fra­des, muy an­ti­gua­men­te, asis­tían a la fies­ta de la cruz ata­via­dos con el há­bi­to de na­za­reno. Es­ta cos­tum­bre se per­dió. Es­tas her­man­da­des de la Ve­ra Cruz y Je­sús Na­za­reno, fue­ron to­ma­das co­mo mo­de­lo y se pro­pa­ga­ron por mu­chos pue­blos del an­ti­guo reino de Se­vi­lla, co­mo ya su­ce­die­ra tam­bién con las de la So­le­dad, Dul­ce Nom­bre y Ro­sa­rio.

Her­man­da­des ra­di­ca­das en con­ven­tos fran­cis­ca­nos co­mo las del Gran Po­der y el Va­lle, se con­ta­gia­ron tam­bién de la fer­vo­ro­sa ado­ra­ción fran­cis­ca­na ha­cia la Cruz, por lo que am­bas or­ga­ni­za­ban fun­cio­nes en su ho­nor. Unas re­glas del Va­lle, da­ta­das en 1565, re­fie­re que se hi­cie­se el día de la Cruz «la fies­ta en Nues­tra Se­ño­ra del Va­lle con to­da la so­lem­ni­dad que se pu­die­re ha­cer, as­sí a las Vís­pe­ras co­mo a la mis­sa, y que la mis­sa se di­ga can­ta­da con diá­cono y sub­diá­cono, y se si­ga su ser­món y con ór­ga­nos (…/..) y en es­ta fies­ta te­ne­mos pro­ces­sión por la ygle­sia y claus­tro del di­cho mo­nes­te­rio».

Por en­tre lu­ga­res re­cón­di­tos de la ciu­dad exis­tie­ron eri­gi­das cru­ces. Al mar­gen del uso dis­tin­to que ca­da una de ellas desem­pe­ñó, bien co­mo hu­mi­lla­de­ro, lí­mi­te te­rri­to­rial o cual­quier otra cues­tión del ám­bi­to de la sa­cra­li­dad, en más de una de aque­llas cru­ces ter­mi­nó ger­mi­nan­do una her­man­dad que, en ori­gen, ve­ne­ró tam­bién el San­to Madero. Es el ca­so de la her­man­dad que na­ció en tor-

no a la San­ta Cruz de la re­so­la­na y Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio, co­no­cía hoy co­mo la de las Aguas de la ca­lle 2 de Ma­yo (al ab­sor­ber una cor­po­ra­ción tria­ne­ra que ve­ne­ró a un cru­ci­fi­ca­do ba­jo es­ta ad­vo­ca­ción).

Des­pués de la se­ve­ri­dad y el ri­gor pe­ni­ten­cial de las es­ta­cio­nes pe­ni­ten­cia­les de Se­ma­na San­ta se su­ce­dían en el ca­len­da­rio co­fra­de es­ta gran fies­ta le­tí­fi­ca. Fue tra­di­cio­nal ce­le­brar­la con gran ale­gría. En aque­llas fun­cio­nes que las her­man­da­des pe­ni­ten­cia­les ce­le­bra­ban en el Si­glo de Oro, el día 3 de ma­yo, por or­de­na­ción de sus pro­pias re­glas, e in­clu­so en las pro­mo­vi­das por los frai­les y otros mi­nis­tros ecle­siás­ti­cos del mo­men­to, te­ne­mos que bus­car el ori­gen de las po­pu­la­res Cru­ces de ma­yo que lue­go, con el pa­so de los si­glos, ter­mi­nó ce­le­brán­do­se en pla­zue­las, es­qui­nas ca­lle­je­ras y co­rra­les de ve­ci­nos. Ca­re­ce de fun­da­men­to el ca­rác­ter pa­gano que hoy pre­ten­de aso­ciar­se a es­ta ce­le­bra­ción con­cre­ta, de emi­nen­te y pro­fun­do sen­ti­do cris­tiano.

La au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca pro­cu­ró apla­car la al­ga­ra­bía con la que en­ton­ces se con­me­mo­ra­da es­ta fes­ti­vi­dad li­túr­gi­ca fue­ra de los tem­plos. Un man­da­to or­de­na­do por el se­ñor vi­si­ta­dor del ar­zo­bis­pa­do, en 1688, nos per­mi­te co­no­cer que el en­ton­ces ar­zo­bis­po, don Jai­me de Pa­la­fox, edi­tó unas nor­mas ecle­siás­ti­cas que im­pe­dían el mon­ta­je e ins­ta­la­ción de cru­ces en ca­sas par­ti­cu­la­res, ni que se rea­li­za­sen fies­tas por la no­che de­di­ca­das a la cruz.

Fa­cha­da prin­ci­pal de la Ca­sa de Pi­la­tos, con la Cruz de már­mol.

San­ta Cruz de Je­ru­sa­lén, Her­man­dad de El Si­len­cio.

Vis­ta de Se­vi­lla des­de la Cruz del cam­po. Joa­quín Do­mín­guez Béc­quer.

Bai­le en el ex­te­rior de una ven­ta. Joa­quín Do­mín­guez Béc­quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.