El re­na­cer de los lien­zos

Las her­man­da­des al­ber­gan im­por­tan­tes co­lec­cio­nes de pin­tu­ra des­co­no­ci­das por el gran pú­bli­co. Al­gu­nas de ellas, con pie­zas ne­ce­si­ta­das de ur­gen­tes res­tau­ra­cio­nes que no siem­pre son aten­di­das al no for­mar par­te del pa­tri­mo­nio pro­ce­sio­nal. La her­man­dad de S

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

Ha cos­ta­do dé­ca­das pa­ra que las her­man­da­des to­men con­cien­cia de la im­por­tan­cia que con­lle­va con­ser­var el pa­tri­mo­nio. Atrás pa­re­ce ir que­dan­do ese tiem­po en el que las imá­ge­nes se res­tau­ra­ban sin só­li­dos cri­te­rios de res­tau­ra­ción o las pie­zas bor­da­das se sus­ti­tuían por nue­vas obras por no exis­tir cos­tum­bre de res­tau­rar tex­ti­les. Aho­ra, el turno pa­re­ce ha­ber lle­ga­do al pa­tri­mo­nio pic­tó­ri­co que nu­me­ro­sas co­fra­días al­ber­gan en sus co­lec­cio­nes y que co­mien­zan a ser tra­ta­dos co­mo lo que son: obras de pri­mer ni­vel ne­ce­si­ta­das de igual tra­ta­mien­to y mi­mo que las imá­ge­nes o pie­zas pro­ce­sio­na­les.

Ci­te­mos co­mo ejem­plo a la her­man­dad de San Ber­nar­do y a la res­tau­ra­ción que re­cien­te­men­te hi­zo de una de las pie­zas de su co­lec­ción: el lien­zo de Je­sús Na­za­reno in­ter­ve­ni­do por el IAPH y fe­cha­do en­tre los años 1650 y 1655.

Se tra­ta de una obra pro­ce­den­te de la an­ti­gua her­man­dad sa­cra­men­tal de San Ber­nar­do con la que se fu­sio­na la co­fra­día de pe­ni­ten­cia en el año 1967. Gra­cias a esa fu­sión, la cor­po­ra­ción pe­ni­ten­cial se be­ne­fi­ció del pa­tri­mo­nio de és­ta en­tre cu­yas pie­zas es­ta­ba el lien­zo del Na­za­reno.

“Fue du­ran­te una vi­si­ta de téc­ni­cos del IAPH pa­ra ver el es­ta­do del Cris­to de la Sa­lud cuan­do les su­ge­ri­mos si con­ve­nía res­tau­rar el cua­dro del Na­za­reno, da­do el es­ta­do de de­te­rio­ro en el que se en­con­tra­ba”, co­men­ta Teo­do­ro Mau­ri­ño, her­mano ma­yor de la cor­po­ra­ción. Los téc­ni­cos des­pla­za­dos no po­dían cer­ti­fi­car su au-

to­ría pe­ro sí va­lo­ra­ron so­bre la mar­cha la ex­ce­len­te ca­li­dad de la pie­za.

Aun­que es con­si­de­ra­da anó­ni­ma, el pin­tor Vir­gi­lio Mat­to­ni la atri­bu­yó al círcu­lo de Val­dés Leal. Tam­po­co de­be ser ca­sual que en un in­ven­ta­rio de la an­ti­gua her­man­dad sa­cra­men­tal de San Ber­nar­do se ci­te a un cua­dro de Je­sús Na­za­reno del pin­tor Val­dés Leal co­mo uno de los bie­nes que po­seía la co­fra­día.

Du­ran­te la in­ter­ven­ción se ha sa­bi­do que de­ba­jo de la pin­tu­ra del Na­za­reno hay pin­ta­do un cru­ci­fi­ca­do, da­do que era co­mún en la épo­ca reapro­ve­char lien­zos usa­dos pa­ra crear nue­vas obras. Ade­más, es­te lien­zo tu­vo la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber si­do re­cre­ci­do por al­gún pin­tor en una po­co afor­tu­na­da in­ter­ven­ción. En el Ins­ti­tu­to An­da­luz de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co no so­lo se ha lim­pia­do la pie­za del os­cu­re­ci­mien­to que le ha­bían pro­du­ci­do es­tas ne­fas­tas in­ter­ven­cio­nes, tam­bién la obra ha vuel­to a co­brar las di­men­sio­nes ori­gi­na­les sin los aña­di­dos que cau- sa­ron su dis­tor­sión.

Tras pa­sar por el IAPH, el cua­dro se ex­po­ne en la nue­va ca­sa de her­man­dad de San Ber­nar­do, pre­si­dien­do una sa­la que lla­man “la del Na­za­reno”.

Sin du­da, es un ejem­plo de có­mo con­ser­var el pa­tri­mo­nio he­re­da­do “te­nien­do en cuen­ta que tu­vi­mos que ha­cer una im­por­tan­te in­ver­sión pa­ra ha­cer fen­te a es­tos tra­ba­jos”, ex­pli­ca el her­mano ma­yor.

De­ta­lles del ros­tro y las ma­nos del cua­dro de Je­sús Na­za­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.