Co­mo lo vie­ron los abue­los tria­ne­ros

Luis Mi­guel Gar­du­ño de­vuel­ve al Sim­pe­ca­do de Tria­na la her­mo­su­ra de su tra­za ori­gi­nal

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por Jo­sé Ma­nuel de la Lin­de.

Se­rá el mis­mo y dis­tin­to, co­mo el pro­pio Ro­cío. Tria­na ha re­cu­pe­ra­do la for­ma ori­gi­nal de una pie­za de bor­da­do ela­bo­ra­da en el ta­ller de Ca­ro en 1936. Se ha ocu­pa­do de ello el ta­ller de Luis Mi­guel Gar­du­ño y ha si­do po­si­ble gra­cias a un ar­duo tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción y a una mi­nu­cio­sa in­ter­ven­ción. Así lo pen­só Ig­na­cio Gó­mez Mi­llán: pro­por­cio­na­do, más al­to y ver­de co­mo los cam­pos en pri­ma­ve­ra.

Tras la res­tau­ra­ción de los años 1996-97, en el ta­ller de Fer­nán­dez y En­rí­quez, es­te Sim­pe­ca­do que­dó bas­tan­te al­te­ra­do. La jun­ta de go­bierno de aquel en­ton­ces no que­ría que tras la in­ter­ven­ción hu­bie­ra im­pac­to vi­sual y re­cu­rrió a un ti­sú si­mi­lar al del man­to de la Es­pe­ran­za Ma­ca­re­na. Con el pa­so de los años “se vie­ne aba­jo y pa­sa de un ver­de muy ale­gre a un tono mos­ta­za a cau­sa de los ri­go­res del ca­mino: la llu­via, el pol­vo, la hu­me­dad”, de­ta­lla Luis Mi­guel Gar­du­ño. Una cir­cuns­tan­cia que se tra­du­jo a lo lar­go de aque­llos años en de­ce­nas de le­tras de se­vi­lla­nas que ha­bla­ban del ‘co­lor miel’ del mi­la­gro­so sim­pe­ca­do.

En aque­lla in­ter­ven­ción de Bre­nes al­gu­nas pie­zas cam­bia­ron su po­si­ción ori­gi­nal o la per­die­ron. Ba­jo el ase­so­ra­mien­to de una co­mi­sión con­ser­va­do­ra for­ma­da por téc­ni­cos del IAPH y miem­bros de la cor­po­ra­ción, se de­ci­de vol­ver al di­se­ño ori­gi­nal al que re­za­ron los tria­ne­ros an­ti­guos. Han tra­ba­ja­do con la ba­se de una fo­to ori­gi­nal to­ma­da en el mo­men­to en que la obra sa­lió del ta­ller. La do- cu­men­ta­ción apor­ta­da por el prios­te Au­re­lio Ba­rrau ha si­do fun­da­men­tal. Esa ins­tan­tá­nea se re­pro­du­ce a ta­ma­ño ori­gi­nal y se co­lo­rea; de la in­fo­gra­fía se en­car­ga Ser­gio Cor­ne­jo, y a par­tir de ahí se ob­tie­ne un nue­vo (y a la vez an­ti­guo) pa­trón de tra­ba­jo.

Pe­ro en el de­ve­nir de las la­bo­res hay que te­ner en cuen­ta otra in­ter­ven­ción del año 1970 en la que el Sim­pe­ca­do su­fre una re­afir­ma­ción. “No se des­mon­ta del te­ji­do, pe­ro sí se le po­ne una for­ma­le­ta de cha­pa y la paloma tam­bién se cam­bia. Los hom­bros del Sim­pe­cao se caían ha­cia atrás y pa­ra evi­tar­lo se re­cor­ta la paloma y se si­túa más ba­ja”, de­ta­lla Gar­du­ño. Uno de los cam­bios prin­ci­pa­les que va a mos­trar la obra es que ga­na en al­tu­ra. Re­cu­pe­ra su es­bel­tez ga­nan­do cin­co cen­tí­me­tros y de es­te mo­do trian­gu­la más: “es­to

en el mun­do del di­se­ño ca­si siem­pre se tra­du­ce en un éxi­to”. Por tan­to la re­pre­sen­ta­ción del Es­pí­ri­tu San­to re­gre­sa a su pun­to ori­gi­nal.

Ver­de cam­po

El co­lor del nue­vo ter­cio­pe­lo ha si­do muy com­pli­ca­do de con­se­guir. Se han efec­tua­do dis­tin­tas prue­bas pa­ra al­can­zar la to­na­li­dad desea­da. El ele­gi­do fi­nal­men­te es de fac­tu­ra ita­lia­na, con un 92 por cien­to de se­da. So­bre él se han ubi­ca­do las pie­zas una vez res­tau­ra­das, pe­ro no se van a ad­ver­tir cam­bios cro­má­ti­cos en la obra da­da la al­ta pro­fe­sio­na­li­dad del ta­ller. “Nues­tro ni­vel de res­tau­ra­ción es­tá en­torno al 95-99 por cien­to, ca­si nun­ca sus­ti­tu­ción. Si hay que ha­cer­lo, usa­mos hi­los de blon­das an­ti­guas con los que se re­po­ne”, de­ta­lla Re­me Bae­na, la maes­tra del ta­ller. Di­cen los en­car­ga­dos del tra­ba­jo que los miem­bros de la her­man­dad no han si­do ca­pa­ces de dis­tin­guir en­tre lo res­tau­ra­do y lo po­co sus­ti­tui­do.

Luis Mi­guel ma­ti­za que es muy im­por­tan­te que “to­do es­té en­ca­ja­do y ar­mo­ni­ce. No hay na­da que no se ha­ya to­ca­do. Fal­ta­ban un con­jun­to de ba­rri­tas eli­mi­na­das por el ta­ller de Bre­nes; pie­zas que es­ta­ban dis­tor­sio­na­das. Era un tra­ba­jo com­pli­ca­do por­que tam­bién con­ta­ba con mu­cha ho­ji­lla”, con­clu­ye Gar­du­ño. “So­bre to­do, ha ha­bi­do que reha­cer las len­te­jue­las”, ase­ve­ra la maes­tra del ta­ller.

El do­ble de ho­ras que uno nue­vo

El Sim­pe­ca­do ro­za las tres mil ho­ras de tra­ba­jo. Una pie­za nue­va se hu­bie­ra he­cho en la mi­tad de tiem­po. Se ha tra­ba­ja­do so­bre unas 250 pie­zas que com­po­nen el bor­da­do del Sim­pe­ca­do. “He­mos po­di­do re­cu­pe­rar la se­da in­ves­ti­gan­do con el mi­cros­co­pio. Se des­cu­bren hi­los de co­lor cal­de­ra, ro­sas, li­las...” Se ha­bían per­di­do ra­ci­mos de uvas que re­co­rrían las co­lum­nas sa­lo­mó­mi­cas (sím­bo­lo de la unión en­tre la tie­rra y el cie­lo) y que se ha­bían sus­ti­tui­do por ho­ji­llas. Aho­ra es­tas vi­des re­gre­san a su lu­gar. Te­nía pie­zas de co­bre que se han re­pues­to por otras de pla­ta fi­na cha­pa­das en oro. “Las co­lum­nas no te­nían re­lie­ve nin­guno. En ca­da una de ellas he­mos em­plea­do una o dos se­ma­nas. Se han des­mon­ta­do ho­ja por ho­ja y res­tau­ra­do to­das las pie­zas”, des­ta­ca Gar­du- ño. Re­me por su par­tre de­ta­lla que “al­go muy im­por­tan­te es que se res­pe­ta el al­ma in­te­rior de ca­da pie­za. Es­to nun­ca se sus­ti­tu­ye”.

Los mo­ti­vos or­na­men­ta­les vie­nen cons­ti­tui­dos por ho­jas, gre­cas, ro­leos y guir­nal­das de ro­sas, sím­bo­lo de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Ma­ría. El Sim­pe­ca­do es­tá com­ple­ta­do con jaz­mi­nes, que a su vez re­pre­sen­tan la gra­cia y ama­bi­li­dad de la Vir­gen, y ge­ra­nios, flo­res con las que se pre­ten­de en­car­nar la sen­ci­llez, re­sis­ten­cia y vir­tu­des del pue­blo fiel de Se­vi­lla.

En es­ta res­tau­ra­ción, no ha­brá más de diez pie­zas nue­vas. Pa­ra ello se ha re­cu­rri­do o con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de her­ma­nos que te­nían al­gu­nas en su po­der y que guar­da­ban co­mo oro en pa­ño. A la paloma se le han bor­da­do las alas nue­va­men­te. “Re­me bor­da la se­da co­mo los ángeles. Aho­ra sí pa­re­cen

de plu­ma y no se ase­me­ja a un águi­la o a un pi­chón”, acla­ra Gar­du­ño, quien re­co­no­ce que se le ha pues­to mu­cho ca­ri­ño al tra­ba­jo por­que es sa­be­dor de la de­vo­ción que en el ba­rrio y me­dia Es­pa­ña se le tie­ne al Sim­pe­ca­do. No en vano el bor­da­dor es ase­sor ar­tís­ti­co de la her­man­dad de Tria­na y fue prios­te du­ran­te años de es­ta cor­po­ra­ción.

Tal co­mo sa­lió del ta­ller

El Sim­pe­ca­do tie­ne jo­yas fi­jas y even­tua­les. Tras la res­tau­ra­ción, aquí tam­bién se van a ad­ver­tir cam­bios. La obra ga­na vién­do­la al des­nu­do. “Se ha lle­ga­do a un acuer­do y la jo­yas no se van a si­tuar has­ta fe­chas pró­xi­mas a la ro­me­ría. Pa­ra el tras­la­do a San­ta Ana y los cul­tos se ve­rá sin ellas”, anun­cia el bor­da­dor. Es­tos ador­nos obe­de­cen al con­ta­gio de una mo­da he­re­da­da de los años 50 cuan­do las do­lo­ro­sas iban ex­tre­ma­da­men­te ata­via­das con jo­yas.

Du­ran­te la res­tau­ra­ción, se han ha­lla­do tres do­cu­men­tos ma­nus­cri­tos ocul­tos ba­jo los bor­da­dos de los que ya se te­nía exis­ten­cia. Lo que se des­co­no­cía era su ver­da­de­ra ubi­ca­ción: “siem­pre se pen­só que es­ta­ban ba­jo el bu­che de la paloma y no; es­ta­ban ba­jo los es­cu­dos la­te­ra­les. Uno de ellos es muy in­ter­er­san­te. Ori­gi­nal del ta­ller de Ca­ro, de­ta­lla có­mo era y apor­ta de­ta­lles de las ope­ra­rias que in­ter­vi­nie­ron en la obra”, di­ce Gar­du­ño.

Im­por­tan­te es tam­bién la in­ter­ven­ción se­gui­da so­bre la pe­que­ña ta­lla de la Vir­gen: una obra de An­to­nio Castillo Las­truc­ci so­bre la que tra­ba­ja la re­co­no­ci­da res­tau­ra­do­ra Fuen­san­ta de la Paz. Re­cu­pe­ra la po­li­cro­mía ori­gi­nal que ha­bía di­si­mu­la­do Fran­cis­co Mai­re­les y la pea­na,

en ma­de­ra, de an­ge­li­tos. Tam­bién se ha res­tau­ra­do la ves­ti­men­ta ori­gi­nal. La pe­que­ña ima­gen de la Vir­gen del Ro­cío es una ta­lla de ves­tir que Gar­du­ño sue­le cam­biar de ro­pa una vez al año. Aho­ra tam­bién con­ta­rá con un sis­te­ma de su­je­ción más ágil. De lo más lla­ma­ti­vo es tam­bién el óva­lo que ro­dea a la Vir­gen. Se tra­ta de una pie­za que por su fac­tu­ra ase­me­ja a un da­mas­co bor­da­do o a un ar­te­so­na­do mu­dé­jar.

Fo­to co­lo­rea­da del año 1936 usa­da pa­ra la res­tau­ra­ción.

De­ta­lle del di­bu­jo ori­gi­nal.

Luis Mi­guel Gar­du­ño tra­ba­jan­do jun­to a Re­me, la maes­tra de ta­ller.

Gar­du­ño com­pro­ban­do los de­ta­lles del di­bu­jo.

Gar­du­ño, jun­to a la res­tau­ra­do­ra Fuen­san­ta de la Paz y el her­mano ma­yor, Jo­sé Ro­mán.

El Sim­pe­ca­do de Tria­na, bor­da­do en el Ta­ller de Ca­ro en 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.