Jo­sé Ma­nuel Tris­tán Be­ce­rra

Jo­sé Ma­nuel Tris­tán ate­so­ra re­cuer­dos, vi­ven­cias e ins­tan­tes úni­cos, que le han he­cho cre­cer co­mo per­so­na y co­mo mú­si­co. En­tre­ga­do a su for­ma­ción mu­si­cal y a su fa­mi­lia, po­ne en prác­ti­ca cons­tan­te­men­te los va­lo­res que sus pa­dres su­pie­ron in­cul­car­le des­de

ABC - Pasión de Sevilla - - REPORTAJES - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

– Pa­re­ce ser que es us­ted de los úl­ti­mos ni­ños na­ci­dos en el Hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas. – Así es. Na­cí en 1963, en las Cin­co Lla­gas. Vi­vía­mos muy cer­ca del Hos­pi­tal, en la Ba­rria­da del Carmen, un ba­rrio de gen­te muy bue­na, tra­ba­ja­do­ra y hu­mil­de. Allí vi­ví du­ran­te vein­tio­cho años, has­ta que me ca­sé. Ten­go re­cuer­dos muy bo­ni­tos de mi ba­rrio y de los ami­gos de la ni­ñez. ¡Crea­mos has­ta un equi­po de fút­bol en­tre los cha­va­les del ve­cin­da­rio y ju­gá­ba­mos con nues­tro pro­pio uni­for­me! (ri­sas), que por cier­to no era otra co­sa que una ca­mi­se­ta, com­pra­da en la mer­ce­ría del ba­rrio, con una “V” pin­ta­da por no­so­tros, de co­lor ro­jo. Nos lla­má­ba­mos “La V ro­ja”. – ¿A qué cen­tros do­cen­tes acu­dió? – Es­tu­dié en el Co­le­gio Huer­ta del Carmen, jun­to a la pa­rro­quia y en la Aca­de­mia Lu­men. Lue­go pa­sé al Ins­ti­tu­to Cer­van­tes (an­tes fue co­le­gio) y al Ins­ti­tu­to Pino Mon­tano.

– ¿Qué po­dría de­cir­nos de sus pa­dres? Mi ma­dre era una mu­jer muy pro­tec­to­ra y muy en­tre­ga­da a sus hi­jos, so­mos tres her­ma­nos. Hu­bo dos eta­pas muy di­fe­ren­tes en la vi­da de mi ma­dre, an­tes y des­pués de te­ner a mi her­ma­na Ro­cío, la pe­que­ña. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, le de­tec­ta­ron un tu­mor en la ca­be­za, aque­llo fue muy du­ro pa­ra mis pa­dres, pues­to que el mé­di­co lle­gó a de­cir­le a mi pa­dre, que ha­bía que ele­gir en­tre la vi­da de mi ma­dre y la de mi her­ma­na, al pa­re­cer no ha­bía mu­chas es­pe­ran­zas de que am­bas sa­lie­sen ade­lan­te. Real­men­te mi pa­dre se en­co­men­dó a Dios y di­jo que fue­se lo que Él qui­sie­ra, así que gra­cias al Al­tí­si­mo, am­bas sa­lie­ron ade­lan­te. Lue­go mi ma­dre tu­vo que ser in­ter­ve­ni­da y tras la ope­ra­ción nun­ca fue la mis­ma. Es­tu­vo so­me­ti­da a un fuer­te tra­ta­mien­to que le afec­tó mu­chí­si­mo, re­du­cien­do su ca­pa­ci­dad de ac­ti­vi­dad dia­ria y pa­de­cien­do con­ti­nuos do­lo­res de ca­be­za. Mi pa­dre siem­pre es­tu­vo jun­to a ella, apo­yán­do­la y ayu­dán­do­le en to­do. Eran una pa­re­ja ex­cep­cio­nal que se co­no­cie­ron des­de jó­ve­nes, en el ba­rrio de la Fe­ria y que com­par­tie­ron mu­chas co­sas, has­ta el fer­vor por la Rei­na de To­dos los San­tos, que es por cier­to, la de­vo­ción de to­da nues­tra fa­mi­lia. En la ca­sa de la fa­mi­lia de mi ma­dre, se guar­da­ba el pa­so de la Rei­na de To­dos los San­tos, con lo que la fa­mi­lia­ri­dad era co­ti­dia­na con to­do lo re­la­cio­na­do con la Her­man­dad. – ¿Cuá­les son los pri­me­ros re­cuer­dos que tie­ne de la Ban­da? – Los pri­me­ros re­cuer­dos los ten­go en bra­zos de mi ma­dre, du­ran­te la pro­ce­sión de la Vir­gen del Carmen de mi ba­rrio, a la que acom­pa­ña­ba la Ban­da de Te­je­ra. ¡Yo to­ca­ba las cam­pa­ni­llas du­ran­te la mar­cha de Cam­pa­ni­lle­ros! Re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño, cuan­do te­nía unos sie­te añi­tos, to­can­do en la ban­da con mi uni­for­me y mi tam­bor.

– ¿Cuán­tas ge­ne­ra­cio­nes de su fa­mi­lia hay vin­cu­la­das a la Ban­da de Te­je­ra? – Cin­co. El abue­lo de mi pa­dre, que le dio el nom­bre pri­mi­ti­vo a la ban­da lla­mán­do­se Ban­da del Se­rrano, pro­ba­ble­men­te se­ría no una ban­da es­ta­ble pro­pia­men­te di­cha. Te­je­ra, tío de mi pa­dre, que le dio ya ca­rác­ter de for­ma­ción mu­si­cal, mi pa­dre, que le im­pri­mió el se­llo que po­see y yo. Con mi hi­ja Ma­ría del Mar, so­mos cin­co ge­ne­ra­cio­nes en la Ban­da de Te­je­ra.

– ¿Có­mo re­cuer­da la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez?

– Di­fe­ren­te. Ni me­jor ni peor. Era más na­tu­ral, las co­sas fluían de ma­ne­ra nor­mal, más sen­ci­lla, no ha­bía ne­ce­si­dad de afo­ra­mien­tos ni de tan­ta vi­gi­lan­cia es­pe­cí­fi­ca.

– ¿Qué nom­bres re­cuer­da de aque­lla ban­da de su in­fan­cia?

– Pues sien­do muy pe­que­ño, re­cuer­do per­fec­ta­men­te a Ma­nuel Pé­rez Te­je­ra, tío de mi pa­dre, a mi abue­lo Jo­sé, que tam­bién to­ca­ba en la ban­da y a Fe­de­ri­co Pa­rro, mú­si­co pro­fe­sio­nal, que se ha­ce car­go de la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de la ban­da al fa­lle­cer Te­je­ra y al to­mar el re­le­vo mi pa­dre. A par­tir de esos mo­men­tos, co­mien­za a tra­zar­se la lí­nea que ac­tual­men­te tie­ne la Ban­da de Te­je­ra, di­rec­tri­ces y cor­te que le im­pri­me mi pa­dre, con el que ha co­se­cha­do gran­des éxi­tos has­ta al­can­zar el se­llo per­so­nal y mu­si­cal que po­see­mos. En nues­tra tra­yec­to­ria siem­pre he­mos es­ta­do apo­ya­dos por un mú­si­co pro­fe­sio­nal.

– ¿Po­dría men­cio­nar al­gu­nos ins­tan­tes es­pe­cia­les vi­vi­dos con la ban­da de mú­si­ca en Se­ma­na San­ta?

– Ten­go mu­chas vi­ven­cias, pe­ro si ten­go que des­ta­car al­gu­na, men­cio­na­ría dos. La úl­ti­ma vez que mi pa­dre acom­pa­ñó a la ban­da, ya es­ta­ba re­ti­ra­do por pro­ble­mas de sa­lud. Fue el Jue­ves San­to de 2007, con la Vir­gen del Va­lle. Me di­jo que desea­ba ir con su ban­da du­ran­te la Carrera Ofi­cial con la Vir­gen del Va­lle. Di­cho y he­cho. No ol­vi­da­ré nun­ca aquel mo­men­to, es­toy con­ven­ci­do que la Vir­gen del Va­lle qui­so que él la acom­pa­ña­ra en esos ins­tan­tes. El Se­ñor le lla­mó a su la­do ese mis­mo año. Otro mo­men­to im­bo­rra­ble, fue cuan­do con­tem­plé los úl­ti­mos ins­tan­tes del re­co­rri­do de la Vir­gen del Sub­te­rrá­neo, en la de­lan­te­ra de su pa­lio, jun­to a mi hi­ja Ma­ría del Mar, de­fe­ren­cia que tu­vo la Jun­ta de Go­bierno, ya que se­ría su úl­ti­mo año co­mo na­za­reno de la Co­fra­día, a par­tir de ese Do­min­go de Ra­mos, acom­pa­ña­ría a la Se­ño­ra del Sub­te­rrá­neo tras su pa­lio, to­can­do con la ban­da. Aquel fue un mo­men­to de pe­lliz­co.

– ¿Dón­de le gus­ta­ba ver las co­fra­días de pe­que­ño?

– Real­men­te po­día ver bien po­co por­que es­ta­ba to­can­do en la ban­da. El Do­min­go de Ra­mos cuan­do ter­mi­na­ba en la Ce­na, me iba a ver a la Amar­gu­ra, me ha en­can­ta­do des­de siem­pre. He sa­li­do de pe­que­ño de na­za­reno en la Estrella, en el Buen Fin y en la Ce­na. Sien­to una enor­me de­vo­ción por el Cris­to de la Hu­mil­dad y Pa­cien­cia, en Él me re­fu­gio y a Él con­fío mis preo­cu­pa­cio­nes y mis des­ve­los.

– ¿Có­mo de­fi­ni­ría us­ted a su pa­dre Pe­pín Tris­tán, co­mo mú­si­co?

– En una pa­la­bra: un gi­gan­te. Siem­pre a nues­tros pa­dres, des­de pe­que­ños, los mag­ni­fi­ca­mos, pe­ro en el ca­so de mi pa­dre, se unen ese sen­ti­mien­to de ca­ri­ño co­mo hi­jo y la ad­mi­ra­ción que sien­to por él co­mo mú­si­co y co­mo per­so­na. Mi pa­dre ha si­do un hom­bre rec­to y se­rio y gra­cias a él te­ne­mos el se­llo del que go­za la Ban­da de Te­je­ra. Ha si­do un hom­bre gran­de, en mu­chos as­pec­tos.

– ¿Có­mo se sa­be el mo­men­to opor­tuno en el que tie­ne que so­nar la ban­da, du­ran­te una fae­na en la Maes­tran­za?

– Es de­li­ca­do, y cuen­ta con el agra­van­te de te­ner que to­mar la de­ci­sión en cues­tión de ins­tan­tes. Ca­da tar­de tie­ne seis de­ci­sio­nes que has de to­mar, en las cua­les hay mo­men­tos muy cla­ros y mo­men­tos más du­do-

sos. La in­me­dia­tez del he­cho es lo más di­fí­cil pa­ra acer­tar. Unas ve­ces acier­to y otras no tan­to. Pe­ro por en­ci­ma de to­do in­ten­to ser lo más jus­to po­si­ble.

– ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted ser di­rec­tor de la Ban­da de Te­je­ra?

– Res­pon­sa­bi­li­dad por en­ci­ma de to­do y un or­gu­llo in­men­so. Y la pre­mi­sa siem­pre de que hay que dar allá don­de va­ya­mos lo me­jor de no­so­tros, man­te­nien­do el ni­vel y la ca­li­dad, allí don­de to­que la ban­da.

– ¿En el ros­tro de qué ima­gen de la Vir­gen, ve­ría us­ted re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre?

– La ca­ra ri­sue­ña de mi ma­dre, la veo en la Rei­na de To­dos los San­tos, sin du­da. El sem­blan­te tris­te y com­pun­gi­do de mi ma­dre, se re­fle­ja en el ros­tro de su otra de­vo­ción ín­ti­ma, en la So­le­dad de San Lo­ren­zo.

Apun­tan­do ma­ne­ras de ar­te, Jo­sé Ma­nuel Tris­tán, des­de pe­que­ño.

Jo­sé Ma­nuel Tris­tán y su her­ma­na, es­tre­nan­do Do­min­go de Ra­mos.

Se­ma Tris­tán, ha te­ni­do una in­fan­cia muy fe­liz.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta y su pa­dre, Pe­pín Tris­tán, con El Lla­ma­dor de Ca­nal Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.