La ho­ra de la sies­ta

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Juan Mi­guel Ve­ga. Fo­tos César López Hal­dón.

Hay una se­cre­ta be­lle­za en la so­le­dad de las ca­lles de Se­vi­lla cuan­do en el re­loj de sol da la ho­ra de la sies­ta. En los pa­seos se amon­to­nan las pri­me­ras ho­jas se­cas, pre­go­ne­ras de un oto­ño aún le­jano pe­ro que pa­ra ellas lle­gó ya; de los ár­bo­les ba­ja el mo­nó­tono can­to de las chi­cha­rras, fu­ne­ral co­mo los sal­mos pe­ni­ten­cia­les que en­to­na­ban los mon­jes del mon­te de las Áni­mas; y en el cie­lo, tur­bio de fla­ma, los ven­ce­jos, ne­gras gu­mías, hie­ren por úl­ti­ma vez con su apre­su­ra­da es­gri­ma un azul que de­jó de ser rotundo y aho­ra se in­si­núa tras un vi­drio mate que só­lo de­ja pa­sar es­pe­jis­mos. Un ses­go de irrea­li­dad en­vuel­ve la desa­pa­ci­ble cal­ma que se apo­de­ró de las ca­lles des­pués de que la na­tu­ra­le­za de­cla­ra­se su to­que de que­da. Mas hay al­go her­mo­so en el va­cío cós­mi­co que an­te el so­li­ta­rio ca­mi­nan­te que osó trans­gre­dir­lo abren los ra­yos de un sol fu­ri­bun­do, co­mo em­pe­ña­do en cas­ti­gar su in­so­len­cia; por­que ese va­cío des­pren­de una sua­ve me­lan­co­lía que per­mi­te vol­ver a pa­la­dear vie­jos sa­bo­res, per­ci­bir de nue­vo aro­mas que creía­mos ya ol­vi­da­dos, re­vi­vir lo que un día vi­mos muer­to. To­do en es­ta ho­ra es al­go que su­ce­de en el pa­sa­do, por­que en el vie­jo re­loj de sol ha da­do la ho­ra de la evo­ca­ción. Tal es el se­cre­to de es­ta ini­ciá­ti­ca ho­ra de la sies­ta. Di­jo el poe­ta Ca­ro Ro­me­ro que la so­le­dad es la sa­la de au­dien­cias de Dios, pe­ro a ve­ces tam­bién nos en­con­tra­mos en ella con no­so­tros mis­mos. Sue­le acon­te­cer en es­ta so­le­dad del es­tío, cuan­do el ca­lor de­rri­te las ma­ne­ci­llas, ablan­da las es­fe­ras de los re­lo­jes y ha­ce que las ho­ras se con­fun­dan; que sean to­das al mis­mo tiem­po. En­ton­ces, to­do vuel­ve a ser lo que al­gu­na vez fue; pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro se tor­nan la mis­ma co­sa. Es el tiem­po sin tiem­po de los poe­tas y los ni­ños, al que re­gre­sa­mos por un má­gi­co ins­tan­te, sin do­lor, sin año­ran­za, sin tris­te­za. A nues­tro en­cuen­tro acu­den, tam­bién, los re­cuer-

dos de la Se­ma­na San­ta. La luz cla­ra de to­dos los Do­min­gos de Ra­mos que vi­vi­mos se des­li­za co­mo un es­pí­ri­tu alum­bran­do en nues­tra me­mo­ria es­tam­pas, pai­sa­jes, ros­tros que nos con­mue­ven el al­ma. En nues­tra en­so­ña­ción, ve­re­mos pa­sar cor­te­jos de na­za­re­nos que ya no sa­len por si­tios por don­de ya no pa­san; y lle­ga­re­mos a sen­tir que una mano amo­ro­sa to­ma la nues­tra y nos guía a tra­vés de las som­bras de una no­che que su­ce­dió ha­ce ya mu­cho tiem­po.

Com­pren­de­re­mos al ca­bo que na­da ha muer­to si to­da­vía per­ma­ne­ce su re­cuer­do. Que el tiem­po en reali­dad no pa­sa, lo ha­ce­mos no­so­tros; to­do lo de­más, que­da. Ins­pi­ra­da por es­ta ex­pe­rien­cia que to­dos he­mos te­ni­do al­gu­na vez, me pre­gun­to cuán­ta li­te­ra­tu­ra –bue­na o ma­la, es lo de me­nos– no se ha­brá es­cri­to. Los pre­go­nes de Se­ma­na San­ta, se­gu­ra­men­te to­dos. Por­que los pre­go­nes que se pro­nun­cian ca­da Do­min­go de Pa­sión en Se­vi­lla acos­tum­bran a ser más que el anun­cio de la Se­ma­na San­ta que lle­ga, la evo­ca­ción de una Se­ma­na San­ta que se fue; pie­zas cu­ya idea aca­so fue alum­bra­da en es­ta pro­di­gio­sa ho­ra de la sies­ta, cuan­do no es da­do re­gre­sar a lo que al­gu­na vez fui­mos y nun­ca de­ja­mos de ser, cuan­do po­de­mos in­vo­car a nues­tro pro­pio fan­tas­ma y és­te acu­de a abra­zar­nos. Lue­go, unos días o qui­zá unas ho­ras más tar­de, el des­tino, la cos­tum­bre o qué sé yo, aca­so nos si­túe fren­te al mar, esa me­tá­fo­ra de la eter­ni­dad, y en­ton­ces la ilu­sión que nos hi­zo vol­ver en el tiem­po se di­sol­ve­rá en otra ilu­sión, la que en no­so­tros des­per­ta­rá el fu­tu­ro. La ho­ra de la evo­ca­ción ha­brá pa­sa­do y, co­mo di­jo el jo­ven Cha­ves Nogales, ‘se­rá in­va­di­da por una emo­ción nue­va’. Sí, tam­bién lo di­jo Cha­ves Nogales, Se­vi­lla es be­lla por­que siem­pre es nue­va, pe­ro so­bre to­do lo es por­que, a pe­sar de to­do, lo­gra se­guir vi­va. Al me­nos, en nues­tra me­mo­ria.

El mis­te­rio de San Roque a su sa­li­da.

El Cau­ti­vo de San­ta Ge­no­ve­va a su pa­so por el par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.