Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, 45 años

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Ma­nuel Jesús Roldán.

Se cum­plen 450 años del na­ci­mien­to en Al­ca­lá la Real del es­cul­tor que lla­ma­ron dios de la ma­de­ra. En tiem­pos de sa­tu­ra­ción de efe­mé­ri­des va­cías y cer­ca­nas, la reivin­di­ca­ción de su obra es el me­jor homenaje.

Una so­cie­dad don­de el triun­fo y el fra­ca­so ape­nas es­ta­ban se­pa­ra­dos por un so­plo de ai­re so­bre los pla­ti­llos de una ba­lan­za.

Si la de­fi­ni­ción de hi­pér­bo­le es la exa­ge­ra­ción de un he­cho, de una cir­cuns­tan­cia o de un re­la­to, se pue­de afir­mar que el re­la­to vi­tal de Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés vi­ve cons­tan­te­men­te en ella. Na­ce en 1568 en Al­ca­lá la Real, en tiem­pos de Fe­li­pe II, el rey que no co­no­ció lí­mi­tes al sol en sus te­rri­to­rios. Trein­ta y un años an­tes que Ve­láz­quez. Cin­cuen­ta años an­tes que Mu­ri­llo. Na­cía un es­cul­tor al que só­lo trun­ca­ría la epi­de­mia de pes­te que arra­só Se­vi­lla en 1649. Del or­to al oca­so. Pa­ra en­ton­ces, el vie­jo, an­ciano pa­ra la épo­ca, Juan Mar­tí­nez ya lle­va­ba más de seis dé­ca­das de fe­bril crea­ción.

Si su crea­ción se resiste a re­ci­bir el ca­li­fi­ca­ti­vo de ba­rro­ca, pro­ba­ble­men­te sea el em­ba­ja­dor del Re­na­ci­mien­to que más se pro­lon­gó en el tiem­po, la su­ya es una vi­da ba­rro­ca de gran­des cifras. Dos bo­das. Más de diez hi­jos. Con su pri­me­ra mu­jer, Ana Vi­lle­gas, tu­vo cin­co hi­jos, Mariana, que se­ría mon­ja do­mi­ni­ca, Ber­nar­dino, que se­ría fran­cis­cano, Jo­sé, que se­ría sa­cer­do­te, Ro­dri­go y Ca­ta­li­na. Y de por me­dio, un muer­to, Luis Sánchez, que mu­rió en una dispu­ta ca­lle­je­ra a ma­nos del maes­tro. Dos años de cár­cel y el pa­go de cien du­ca­dos a su viu­da. Cua­tro más tar­de se­ría Mi­guel de Cer­van­tes el mo­ra­dor de la cár­cel se­vi­lla­na, al mis­mo tiem­po que Mon­ta­ñés gu­bia­ba la pri­me­ra obra do­cu­men­ta­da que se con­ser­va en la ciu­dad, el mo­nu­men­tal san Cris­tó­bal de la iglesia del Sal­va­dor.

Un año más tar­de, 1598, mo­ría Fe­li­pe II y Se­vi­lla le de­di­ca­da un gran tú­mu­lo fu­ne­ra­rio en el par­ti­ci­pó Mon­ta­ñés y al que Cer­van­tes

de­di­ca­ba un in­mor­tal so­ne­to en el que se es­pan­ta­ba de tal gran­de­za.

De las cár­ce­les, a las glo­rias. “Ex­tre­mo se­rá del mun­do, Se­vi­lla, pues en ti ve­mos jun­tar­se los dos ex­tre­mos” re­za­ba en un car­tel de su mu­ra­lla. Se po­dría apli­car al maes­tro. Lle­ga­rían las glo­rias del Cris­to de la Cle­men­cia, del re­ta­blo de San­to Do­min­go de Por­ta­ce­li, del Ni­ño Jesús del Sa­gra­rio, de los re­ta­blos pa­ra Li­ma, del re­ta­blo de san Isi­do­ro del Cam­po… y de Pa­sión.

Muer­ta su pri­me­ra es­po­sa en 1613, el maes­tro con­trae nue­vo ma­tri­mo­nio en 1614 con Ca­ta­li­na Sal­ce­do. Se­gun­da bo­da con cua­ren­ta y seis años. To­da­vía ten­dría sie­te hi­jos más. La hi­pér­bo­le se agran­da­ba en sí mis­ma. Y la fa­ma. Y las po­lé­mi­cas. En un mun­do gre­mial rí­gi­do, en una so­cie­dad don­de el triun­fo y el fra­ca­so ape­nas es­ta­ban se­pa­ra­dos por un so­plo de ai­re so­bre los pla­ti­llos de una ba­lan­za, Mon­ta­ñés co­no­ció en los años si­guien­tes las glo­rias de los re­ta­blos de San­ta Cla­ra y de las bea­ti­fi­ca­cio­nes de san­tos je­sui­tas a los que pu­so ros­tro. Tam­bién el en­fren­ta­mien­to con el gre­mio de los pin­to­res, con su colaborador Fran­cis­co Pa­che­co aho­ra en el otro ban­do. Otro signo del ge­nio. En el con­tra­to del con­ven­to de San­ta Cla­ra se atre­vía a ta­sar la po­li­cro­mía de una obra que las rí­gi­das nor­mas gre­mia­les le im­pe­dían rea­li­zar. Iba más allá. Era el an­ti­guo com­ba­te en­tre la pri­ma­cía de la pin­tu­ra o de la es­cul­tu­ra. Pu­ro Re­na­ci­mien­to. Óleo o ma­de­ra. Mon­ta­ñés dio más va­lor a la ta­lla. Los jue­ces im­pi­die­ron que lle­ga­ra más allá, triun­fa­ba la rí­gi­da ley fren­te a la li­ber­tad del ge­nio.

Al­tos y ba­jos, lu­ces y som­bras. Mon­ta­ñés co­no­ció la enfermedad y la pos­tra­ción en la ca­ma a fi­na­les de la dé­ca­da y el triun­fo fi­nal, con nue­vo pleito de por me­dio por jus­ti­fi­ca­dos re­tra­sos, en la In­ma­cu­la­da de la

Ca­te­dral, la Cie­gue­ci­ta que crea­ría, una vez más, un ca­non que se re­pe­ti­ría por los si­glos…

Asom­bro de los si­glos ve­ni­de­ros. Con más de se­sen­ta años, Mon­ta­ñés si­guió apor­tan­do a la ciu­dad obras maes­tras co­mo el san Bruno de la Car­tu­ja o los re­ta­blos de los san­tos jua­nes que se re­par­tie­ron por los con­ven­tos: que­dan jo­yas ocul­tas en san­ta Pau­la, san Lean­dro o el con­ven­to de San­ta Ana, au­tén­ti­cos mo­nu­men­tos só­lo al al­can­ce de los gus­tos más ex­qui­si­tos de la ciu­dad. Y la glo­ria de ir a la cor­te a re­tra­tar al rey. Y des­cen­der a los in­fier­nos ta­llan­do los me­jo­res de­mo­nios pa­ra Je­rez. Con más de se­ten­ta años si­guió Mon­ta­ñés gu­bian­do imá­ge­nes pa­ra ma­yor glo­ria de Dios y pa­ra dis­fru­te de los hom­bres. Cuan­do mo­ría en la epi­de­mia de pes­te de 1649, al mis­mo tiem­po que los hi­jos pe­que­ños de un jo­ven Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo, tu­vo la des­gra­cia de que su cuer­po fue­ra a una pa­rro­quia que de­rri­ba­rían los fran­ce­ses. Otro pa­ra­le­lis­mo con el maes­tro pin­tor. La hi­pér­bo­le se ce­rra­ba o se abría en el tiem­po, que la me­mo­ria no tie­ne lí­mi­te.

Cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta años des­pués, la me­mo­ria de la ciu­dad so­bre uno de sus hi­jos adop­ti­vos más ilustres es ca­pri­cho­sa, su­per­fi­cial y frá­gil. Co­mo los tiem­pos que vi­vi­mos. Has­ta la fe­cha, el ani­ver­sa­rio só­lo ha si­do re­cor­da­do en Se­vi­lla por la her­man­dad de Pa­sión, con un ci­clo de con­fe­ren­cias y con una mi­sa en re­cuer­do de tan in­sig­ne maes­tro. Al­ca­lá la Real sí ce­le­bra­rá con una im­por­tan­te pro­gra­ma­ción di­se­ña­da por Juan Car­ta­ya Ba­ños, exposición in­clui­da, la im­por­tan­te efe­mé­ri­de. Mien­tras, la ciu­dad ol­vi­da a Mon­ta­ñés. Se­ría im­pen­sa­ble que Ams­ter­dam me­nos­pre­cia­ra a Van Gogh o que Bar­ce­lo­na ol­vi­da­ra a Gau­dí. En Se­vi­lla se hun­de ba­jo la rui­na la iglesia de san­ta Cla­ra y sus re­ta­blos es­tán ba­jo plás­ti­cos, hay imá­ge­nes em­ba­la­das en ca­jo­nes de ma­de­ra, re­ta­blos que pa­sa­ron al Es­ta­do pe­ro no a un me­jor es­ta­do, ta­llas atri­bui­das que es­pe­ran ser ex­pues­tas en un Mu­seo de Bellas Ar­tes que nun­ca se amplía y has­ta al­gún san­to Juan que es­pe­ra una res­tau­ra­ción que no lle­ga. Por una vez, só­lo una co­fra­día ha da­do la ca­ra por una de las glo­rias de la ciu­dad, la del es­cul­tor que acer­có Dios al hom­bre. La ciu­dad si­gue en deu­da con el maes­tro.

Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés pin­ta­do por Die­go Ve­láz­quez.

Fo­to: Fran Sil­va.

Re­ta­blo de San Juan Bau­tis­ta, con­ven­to de San­ta Pau­la.

Fo­to: Fran Sil­va.

De­ta­lle del Cris­to de la Cle­men­cia, hoy en la ca­te­dral de Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.