Da­río Fer­nán­dez. Na­die es pro­fe­ta en su tie­rra

Na­die es pro­fe­ta en su tie­rra

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Ja­vier Ma­cías.

Una con­ver­sa­ción con uno de los me­jo­res es­cul­to­res del pa­no­ra­ma na­cio­nal, con obras in­clu­so en el ex­tran­je­ro, pe­ro que no tie­ne pre­di­ca­men­to en Se­vi­lla ca­pi­tal. Él le res­ta im­por­tan­cia: “Yo no es­toy aquí pa­ra te­ner imá­ge­nes en lo al­to de un pa­so. Soy ima­gi­ne­ro por­que amo mi pro­fe­sión”.

La ca­lle Vi­ria­to es la mi­lla de oro de la ima­gi­ne­ría. Fren­te a fren­te es­tán dos de los me­jo­res es­cul­to­res se­vi­lla­nos, Juan Ma­nuel Mi­ña­rro y Da­río Fer­nán­dez. Hue­le a se­rrín y se es­cu­chan golpes de gu­bia. Jun­to a una pla­ca que ho­me­na­jea a Pa­co Gan­día, Da­río nos re­ci­be con su ha­bi­tual mono de tra­ba­jo. “Soy muy ale­mán, muy dis­ci­pli­na­do”, afir­ma. Es ar­tis­ta, que no es si­nó­ni­mo de bohe­mio, y tie­ne mar­ca­do un rit­mo de tra­ba­jo dia­rio que le lle­va a pa­sar do­ce ho­ras se­gui­das so­ñan­do cris­tos y vír­ge­nes. “Que cuan­do lle­gue la ins­pi­ra­ción, me co­ja tra­ba­jan­do, co­mo de­cía Pi­cas­so”. Es­cu­cha Ra­dio Clá­si­ca, así le lle­gan las mu­sas.

A sus 45 años es uno de los ima­gi­ne­ros más pro­li­jos de An­da­lu­cía, pe­ro no es pro­fe­ta en su tie­rra. Ya lo di­jo Je­su­cris­to en la si­na­go­ga. Y Se­vi­lla, la Jerusalén de Oc­ci­den­te, tam­bién tie­ne sus fa­ri­seos. Da­río Fer­nán­dez ape­nas ha rea­li­za­do un par de obras pa­ra la ca­pi­tal: el Bea­to Ce­fe­rino de Los Gi­ta­nos, las imá­ge­nes de la pre­de­la del ca­ma­rín de la Vir­gen de las An­gus­tias y el Cris­to de la Cruz Al­za­da de la mis­ma her­man­dad. Sin em­bar­go, tie­ne más de cien imá­ge­nes re­par­ti­das por la pro­vin­cia, An­da­lu­cía, Es­pa­ña e in­clu­so el mun­do, co­mo el Cal­va­rio que hi­zo pa­ra Lon­dres. «Yo no voy bus­can­do a las her­man­da­des pa­ra que me con­tra­ten, res­pe­to lo que ha­ga ca­da uno. No es­toy aquí pa­ra te­ner imá­ge­nes en lo al­to de un pa­so, soy ima­gi­ne­ro por­que amo mi pro­fe­sión y le doy gra­cias a Dios por que vie­nen a bus­car­me a mí por lo que ha­go”, co­men­ta.

Su ta­ller es un mu­seo, lleno de bo­ce­tos de sus obras, bus­tos en barro y en ma­de­ra. Hay una pre­cio­sa do­lo­ro­sa, ter­mi­na­da ya de po­li­cro­mar y ves­ti­da, a la es­pe­ra de ser tras­la­da­da a su lu­gar de des­tino: una pa­rro­quia en la pla­ya de La Ja­ra, en San­lú­car de Ba­rra­me­da. Se­rá la Vir­gen de una

“No po­de­mos ha­cer abs­trac­ción, nues­tro pro­duc­to de­be ser­vir pa­ra la ora­ción y el cul­to y de­be ser creí­ble”.

proher­man­dad, que lle­va­rá por ad­vo­ca­ción “del Ro­cío”. Es cas­ti­za, bus­can­do lo po­pu­lar, y la agru­pa­ción ha guar­da­do en se­cre­to có­mo es la ima­gen has­ta que se ben­di­ga en las pró­xi­mas se­ma­nas.

La do­lo­ro­sa tie­ne los gra­fis­mos ha­bi­tua­les de Da­río Fer­nán­dez, un na­tu­ra­lis­mo que se ale­ja del rea­lis­mo exa­cer­ba­do que se ha pues­to de mo­da en los úl­ti­mos años y que ha pues­to de ma­ni­fies­to en sus prin­ci­pa­les obras: el Cris­to de la Co­ro­na­ción de Es­pi­nas de El­che o uno que re­pre­sen­ta el mis­mo pa­sa­je evan­gé­li­co pa­ra Dai­miel, el Ec­ce Ho­mo de Adra, el Cris­to de San Mi­guel de Al­ca­lá de Gua­daí­ra, la Vir­gen de la Vic­to­ria de Co­ria del Río, la Es­pe­ran­za de Bar­bas­tro, la So­le­dad de Me­di­na Si­do­nia, el Ci­ri­neo de Huel­va, el Ni­ño Jesús de Pa­sión pa­ra Cá­diz o el Buen Pastor de Is­lan­ti­lla. És­tas son las imá­ge­nes de las que más or­gu­llo­so se sien­te el es­cul­tor.

Da­río Fer­nán­dez lle­gó a ser con­tra­ta­do por la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres pa­ra rea­li­zar una ima­gen di­dác­ti­ca pa­ra la exposición de ima­gi­ne­ría “The Sa­cred ma­de real”, a la que acu­die­ron obras co­mo el Cris­to de los Des­am­pa­ra­dos de Mar­tí­nez Mon­ta­ñés y otras de pin­to­res co­mo Pa­che­co.

¿Es­tá la es­cul­tu­ra bien va­lo­ra­da?

Pre­ci­sa­men­te, es­ta mues­tra ce­le­bra­da en 2009 que lle­gó tam­bién a Was­hing­ton, te­nía co­mo ob­je­ti­vo po­ner a la es­cul­tu­ra en ma­de­ra al ni­vel que me­re­ce co­mo mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co, ya que du­ran­te si­glos no ha si­do va­lo­ra­da en Eu­ro­pa. Si no go­zan de re­co­no­ci­mien­to obras de Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, Ruiz Gi­jón

Da­río Fer­nán­dez lle­gó a ser con­tra­ta­do por la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres pa­ra rea­li­zar una ima­gen di­dác­ti­ca pa­ra la exposición de ima­gi­ne­ría “The Sa­cred ma­de real”.

o Juan de Me­sa, que se es­tu­dian en los li­bros de ar­te, la ima­gi­ne­ría con­tem­po­rá­nea mu­cho me­nos. Da­río Fer­nán­dez com­pa­ra su ra­ma con la pin­tu­ra: “Un An­to­nio López sí es­tá bien va­lo­ra­do. Lo nues­tro sir­ve pa­ra vi­vir dig­na­men­te y esa es mi ma­yor ri­que­za. Pe­ro si qui­sie­ra fo­rrar­me con es­to, no ha­ría lo que ha­go”.

Tam­po­co en Se­vi­lla, ca­pi­tal de la es­cul­tu­ra re­li­gio­sa, se va­lo­ra lo su­fi­cien­te lo con­tem­po­rá­neo. “No es peor lo que se ha­ce aho­ra, pe­ro tam­po­co es di­fe­ren­te. Lo del Ba­rro­co no se re­pe­ti­rá nun­ca. En su mo­men­to, fue ar­te con­tem­po­rá­neo. Hoy, en un li­bro de ar­te no sal­dría­mos ni yo ni nin­guno de mis com­pa­ñe­ros, por­que fue­ra del mun­do de las co­fra­días no­so­tros no exis­ti­mos: so­mos ar­te­sa­nos”, ase­gu­ra.

Fer­nán­dez re­cuer­da una conferencia que el his­to­ria­dor Ma­nuel Jesús Roldán ofre­ció so­bre la con­tem­po­ra­nei­dad de las co­fra­días. “Di­jo que han ido a la mo­da, po­nien­do co­mo ejem­plo el Cris­to de la Ex­pi­ra­ción del Mu­seo, una obra ma­nie­ris­ta que en su mo­men­to rom­pió los cá­no­nes y que se ba­só en un di­bu­jo que Mi­guel Án­gel le re­ga­ló a Vit­to­ria Co­lon­na po­cos años an­tes. No­so­tros nos he­mos que­da­do ha­cien­do mí­me­sis de Juan de Me­sa por­que no po­de­mos ha­cer otra co­sa. Los es­cul­to­res del pa­sa­do to­ca­ron te­cho. No po­de­mos ha­cer abs­trac­ción, nues­tro pro­duc­to de­be ser­vir pa­ra la ora­ción y el cul­to y de­be ser creí­ble”. Los es­cul­to­res de hoy “po­de­mos apor­tar pe­que­ños gra­fis­mos pe­ro no re­vo­lu­cio­nar. Yo no pue­do ha­cer un cris­to de alam­bre re­tor­ci­do”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, en es­te mun­do cla­sis­ta, “no po­de­mos ni de­be­mos avan­zar, y yo es­toy or­gu­llo­so y con­ven­ci­do de lo que ha­go”.

Obs­tácu­los en el ca­mino

Da­río Fer­nán­dez no echa en fal­ta en­car­gos, aun­que ha­ya es­ca­sez de

A sus 45 años es uno de los ima­gi­ne­ros más pro­li­jos de An­da­lu­cía, pe­ro no es pro­fe­ta en su tie­rra.

con­tra­tos en Se­vi­lla, una ciu­dad don­de hay ti­tu­la­res de her­man­da­des que no tie­nen ca­li­dad ar­tís­ti­ca al­gu­na y que se en­car­ga­ron a es­cul­to­res sin pre­pa­ra­ción. Son las mo­das... Lo que sí cri­ti­ca es la can­ti­dad de ta­lle­res ile­ga­les que exis­ten en la ciu­dad, que has­ta lle­gan a re­ga­lar las obras. “Una fi­gu­ra se­cun­da­ria de un mis­te­rio la pue­do co­brar a 20.000 eu­ros, cuan­do pe­di­ría el do­ble, por­que yo ahí echo mi vi­da. Pe­ro es que a lo me­jor hay quien lo ha­ce por 10.000 o in­clu­so re­ga­la­do”. La ar­te­sa­nía es un sec­tor fri­to a im­pues­tos, que con­lle­va ade­más el man­te­ni­mien­to y se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes y la ma­te­ria pri­ma. Es­cul­to­res de la ta­lla de Da­río Fer­nán­dez, Jo­sé An­to­nio Na­va­rro Ar­tea­ga, Lour­des Her­nán­dez o Fer­nan­do Agua­do com­pi­ten con otros ima­gi­ne­ros “sin pre­pa­ra­ción, fal­tos de cri­te­rio ar­tís­ti­co ni for­ma­ción re­li­gio­sa su­fi­cien­te, co­mo ocu­rre tam­bién en las her­man­da­des”.

El Ec­ce Ho­mo de Adra.

El mis­te­rio de la Co­ro­na­ción de Es­pi­nas de Dai­miel.

El Cal­va­rio que hi­zo pa­ra Lon­dres.

El Cris­to Co­ro­na­do de Es­pi­nas de Mar­tos.

La Vir­gen de la Es­pe­ran­za de Bar­bas­tro.

La Vir­gen de la So­le­dad de Me­di­na Si­do­nia.

La Vir­gen de la Vic­to­ria de Co­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.