Bien­ve­ni­do Pue­lles Oli­ver

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

Bien­ve­ni­do Pue­lles es un hom­bre cien por cien de San Gon­za­lo. En su ba­rrio na­ció, cre­ció y con­ti­núa sien­do su ve­cino. Le ha en­tre­ga­do a su Co­fra­día la de­vo­ción a sus Ti­tu­la­res ba­jo las tra­ba­ja­de­ras, sus do­tes ar­tís­ti­cas co­mo mú­si­co, su sa­bi­du­ría y ex­pe­rien­cia co­mo Her­mano Ma­yor, en sín­te­sis, to­da su vi­da. – ¿Cuál es su ba­rrio de na­ci­mien­to, co­mo lo re­cuer­da? – Na­cí y me crié en el Ba­rrio León, en la ca­lle Cris­to del So­be­rano Po­der. Allí vi­ví has­ta que me ca­sé, que me tras­la­dé al Tar­dón. Cuan­do fa­lle­ce mi pa­dre, ad­qui­rí la ca­sa fa­mi­liar a mi ma­dre y a mis her­ma­nos y allí es don­de ac­tual­men­te vi­vo. Re­cuer­do de pe­que­ño, que lle­ga­ban al ba­rrio los ope­ra­rios de par­ques y jar­di­nes pa­ra po­dar los ár­bo­les. Las mu­je­res co­gían las ra­mas pa­ra ha­cer las tran­cas de los ten­de­de­ros que ha­bía en los pa­tios y las más pe­que­ñas pa­ra ha­cer cis­co pi­cón en el brasero. En mi ba­rrio se po­día ju­gar en la ca­lle per­fec­ta­men­te, ape­nas pa­sa­ban vehícu­los.

– ¿Pue­de ha­blar­nos de los co­le­gios a los que acu­dió y có­mo fue su vi­da en ellos? – El pri­mer colegio al que acu­dí fue el del Pro­tec­to­ra­do de la In­fan­cia, de allí pa­sé a los Sa­le­sia­nos, hi­ce COU en el Béc­quer y pos­te­rior­men­te in­gre­sé en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na, ca­rre­ra que no aca­bé y de la que me que­dan dos asig­na­tu­ras.

– ¿Qué re­cuer­dos tie­ne de la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez? – Mi pa­dre nos lle­va­ba a ver los pa­sos, aun­que él no era muy co­fra­de. Prin­ci­pal­men­te nos lle­va­ba a ver a la Her­man­dad de Mon­te­sión, a la que le te­nía es­pe­cial ca­ri­ño por lla­mar­se mi ma­dre Ro­sa­rio, al Ba­ra­ti­llo, que le gus­ta­ba mu­chí­si­mo y por su­pues­to San Gon­za­lo. Mi tío Ro­mual­do, her­mano de mi ma­dre, fue fun­da­dor de la Co­fra­día y ocu­pó en la Her­man­dad di­ver­sos car­gos en res­pec­ti­vas jun­tas de go­bierno, así co­mo mi tío Bien­ve­ni­do, el más pe­que­ño de esa ge­ne­ra­ción, que tam­bién es­tu­vo muy vin­cu­la­do a San Gon­za­lo. En tiem­pos de mi in­fan­cia, nues­tra Her­man­dad era muy hu­mil­de, te­nía­mos muy po­co, en ella sa­lía­mos to­dos los ni­ños de la fa­mi­lia Oli­ver-Pue­lles y Pue­lles-Oli­ver, re­cuer­do que mi tío Ro­mual­do era dipu­tado del tra­mo don­de íba­mos to­dos los críos. De pe­que­ño, sa­lía de mo­na­gui­llo de­lan­te de la Vir­gen. Re­cuer­do que mi ma­dre me lle­va­ba a la ca­sa de Do­ña Clotilde, que era quien te­nía los ro­pa­jes de mo­na­gui­llo, y era ella quien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.