El nom­bre del Pa­dre

No to­dos los años se es­tre­na una ima­gen. El pró­xi­mo Mar­tes San­to los her­ma­nos del Ce­rro ha­rán es­ta­ción de pe­ni­ten­cia con un Na­za­reno jo­ven y di­fe­ren­te. El Cris­to irá pro­cla­man­do a los cua­tro vien­tos su au­to­ría por­que en la bo­ca está gra­ba­do su nom­bre:

ABC - Pasión de Sevilla - - Sevilla y amén - Por F. J. Ló­pez de Paz. Fo­tos J. J. Co­mas, y ar­chi­vo del au­tor.

Un pa­dre que se lla­ma Juan Ma­nuel y se ape­lli­da Mi­ña­rro. El ima­gi­ne­ro y pro­fe­sor es un hombre co­mo sa­ca­do del Re­na­ci­mien­to y “te­le­trans­por­ta­do” en el tiem­po a la ca­lle Vi­ria­to. Mi­ña­rro es el hu­ma­nis­ta que le ha da­do for­ma a otra ma­ne­ra de re­pre­sen­tar el ca­mino del Cal­va­rio. Pe­ro va­ya­mos a su na­ci­mien­to. En 2004 y des­pués de mu­chos años de ima­gi­nar­lo, la pa­rro­quia de Los Do­lo­res re­ci­be un na­za­reno di­fe­ren­te que to­ma el tí­tu­lo de la Hu­mil­dad. Los ras­gos se­mí­ti­cos, la cruz cua­dra­da o las se­ña­les de la Sá­ba­na San­ta le do­tan de una per­so­na­li­dad ex­tra­or­di­na­ria. Te­nien­do en cuen­ta que el úl­ti­mo na­za­reno es­tre­na­do en la Se­ma­na San­ta fue el de las Pe­nas de San Ro­que que sa­lió por pri­me­ra vez en la Se­ma­na San­ta de 1940, la evo­lu­ción es ab­so­lu­ta.

“Aun­que el Na­za­reno del Ce­rro co­mo idea na­ció bas­tan­tes años an­tes –con­fie­sa Mi­ña­rro– un mes de di­ciem­bre del año 2002 en una vi­si­ta al Mu­seo del Pra­do me en­fren­té con un cua­dro de Se­bas­tiano del Piom­bo fe­cha­do en el año 1516, y an­te di­cho cua­dro, a pe­sar de que ya lo co­no­cía de otras vi­si­tas, vi por pri­me­ra vez el mo­de­lo de ins­pi­ra­ción de mi Na­za­reno, que por su­pues­to tam­bién se ali­men­ta­ria, de for­ma inevi­ta­ble, de la mís­ti­ca fuerza del Se­ñor de Se­vi­lla y de mis es­tu­dios so­bre la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín que en aque­llos mo­men­tos ya ha­bía ini­cia­do” .

El au­tor ase­gu­ra que su in­ten­ción no fue co­me­ter la osa­día de crear un mo­de­lo de re­fe­ren­cia. Pe­ro le ha sa­li­do. “Lo que sí in­ten­to siem­pre en mis obras es es­for­zar­me en te­ner un com­por­ta­mien­to ori­gi­nal y ha­cer imá­ge­nes para el si­glo XXI, com­pro­me­ti­das con su tiem­po, hu­yen­do de es­te­reo­ti­pos y de es­té­ri­les es­tam­pas pia­do­sas que co­mien­zan a es­tar muy des­fa­sa­das. He in­ten­ta­do ha­cer una ima­gen en la cual su per­so­na­li­dad y su in­di­vi­dua­li­dad que­da­sen cla­ras e in­con­fun­di­bles in­clu­so si pu­dié­se­mos ver pro­yec­ta­da so­lo su si­lue­ta. Al­go que es muy di­fí­cil de con­se­guir en Se­vi­lla, sin caer en exa­ge­ra­cio­nes ba­na­les y má­xi­me te­nien­do en cuen­ta la nó­mi­na de na­za­re­nos tan in­creí­bles que po­see­mos. He bus­ca-

do una ima­gen de Po­der y a la vez, una re­pre­sen­ta­ción elo­cuen­te de la Hu­mil­dad”. Y al igual que le ocu­rre al Na­za­reno de Ben­lliu­re de Má­la­ga, “el Na­za­reno del Ce­rro –dice Mi­ña­rro– ad­quie­re una com­pro­mi­so con su tiem­po y con mi his­to­ria per­so­nal, y por ello no pa­sa­rá des­aper­ci­bi­da, ni que­da­rá ado­ce­na­da”.

El Gran Po­der es una re­fe­ren­cia inevi­ta­ble. El Se­ñor es­tu­vo muy cer­ca de su au­tor du­ran­te la in­fan­cia y tam­bién con el pa­so del tiem­po Mi­ña­rro re­pa­ró en que se tra­ta de “un fe­nó­meno ma­te­rial y es­té­ti­co abru­ma­dor, úni­co e irre­pe­ti­ble con al­ma pro­pia, más allá de lo sim­ple­men­te for­mal”. La ti­po­lo­gía de cruz se­rá una se­ña de iden­ti­dad. Se quie­re que sea al mis­mo tiem­po cruz ar­bó­rea y cruz pla­na, ya que el ima­gi­ne­ro no quie­re de­jar de re­pre­sen­tar la esen­cia mis­ma del ár­bol de la Re­den­ción, por ello lle­va­rá al­go de cor­te­za en la par­te su­pe­rior y pos­te­rior del es­ti­pes y pa­tí­bu­lo. La cruz la está ta­llan­do en ma­de­ra de ce­dro del Ca­na­dá, con car­pin­te­ría de En­ri­que Gon­zá­lez Gon­zál­vez, En­ri­que Lo­bo Lo­zano, au­tor tam­bién de la de ca­ma­rín y de la de sa­li­da del Gran Po­der. Otro ras­go di­fe­ren­cial co­mo gui­ño a los es­tu­dios so­bre la Sá­ba­na San­ta es la me­le­na re­co­gi­da o arre­mo­li­na­da en una co­le­ta que cae so­bre la es­pal­da y que se ve­rá muy bien cuan­do pro­ce­sio­ne. Francisco Ca­rre­ra está es­tu­dian­do qué te­ji­do eli­ge para su tú­ni­ca de sa­li­da. Y un se­cre­to, “de­ba­jo de la len­gua –con­fie­sa el au­tor– lle­va fe­cha y fir­ma. Y aun­que es­te detalle qui­zás sí sea más co­no­ci­do, le di­ré que en su co­ro­na de es­pi­nas hay un caracol y uno de los ter­mi­na­les es la ca­be­za de una ser­pien­te. El caracol re­pre­sen­ta su vic­to­ria so­bre la muer­te y la ser­pien­te su vic­to­ria so­bre el pe­ca­do”. Si es­te Cris­to pu­die­ra ha­blar, su pri­me­ra pa­la­bra se­ría Mi­ña­rro, co­mo tie­ne gra­ba­do en lo más ín­ti­mo de su bo­ca. El nom­bre del pa­dre.

El au­tor con el bo­ce­to de ba­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.