Vo­ca­ción ame­ri­ca­nis­ta

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por Ju­lio Ma­yo.

La Ar­chi­co­fra­día de Pa­sión ad­qui­rió en sus ini­cios cier­to ca­rác­ter ame­ri­ca­nis­ta, de ín­do­le mi­li­tar, cuan­do to­da­vía no ha­bía arri­ba­do a la pa­rro­quia del Di­vino Sal­va­dor. No ol­vi­de­mos que, a me­dia­dos del si­glo XVI, se ha­lla­ba fun­da­da ya en el con­ven­to «Casa Gran­de» de la Mer­ced de Se­vi­lla (hoy se­de del Mu­seo de Be­llas Ar­tes), ba­jo el nom­bre de los «Mar­ti­rios y San­gre de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to». Pre­ci­sa­men­te, en 1531, se ha­bía fun­da­do en la igle­sia de San­tia­go de Va­lla­do­lid la co­fra­día de la Pa­sión y San­gre de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to, que lue­go to­ma­ría co­mo mo­de­lo es­ta se­vi­lla­na.

Tie­ne pro­ba­da la de aquí su exis­ten­cia, al me­nos des­de 1549, con­sa­gra­da a una se­ve­ra dis­ci­pli­na pe­ni­ten­cial, des­de el prin­ci­pio de sus días, co­mo así lo enun­cia la ad­vo­ca­ción ini­ciá­ti­ca. Sus co­fra­des lu­cían tú­ni­cas blan­cas, lle­va­ban cu­bier­tos los ros­tros, y por­ta­ban el es­ca­pu­la­rio de la Mer­ced, con el es­cu­do en el pe­cho. En 1557 plei­teó con un buen nú­me­ro de co­fra­días se­vi­lla­nas con el fin de ser la úni­ca que rea­li­za­se es­ta­ción pe­ni­ten­cial, con dis­ci­pli­nan­tes, la no­che del Jue­ves San­to.

Aquel mis­mo año de 1557 cam­bió de tí­tu­lo. Pa­só en­ton­ces a de­no­mi­nar­se «Sa­gra­da Pa­sión de Nues­tro Re­den­tor Je­su­cris­to». Va­rios ofi­cia­les de la her­man­dad die­ron po­de­res al no­ta­rio se­vi­llano, don Juan de Bus­ta­man­te, para que sa­ca­se co­pia de las Re­glas de la her­man­dad de Pa­sión de la ci­ta­da ciu­dad cas­te­lla­na. Si bien, es­ta de Se­vi­lla, man­ten­dría la par­ti­cu­la­ri­dad de con­tar en­tre sus co­fra­des con ca­pi­ta­nes de bar­co, ma­ri­nos

y gen­tes del mar. El Gua­dal­qui­vir y el mo­no­po­lio comercial de Se­vi­lla in­ci­die­ron muy no­to­ria­men­te en la fi­so­no­mía hu­ma­na de es­ta cor­po­ra­ción pe­ni­ten­cial. Mu­chos de sus miem­bros es­ta­ban vin­cu­la­dos a la Ca­rre­ra de In­dias, y, muy es­pe­cial­men­te, al ejér­ci­to de la Ma­ri­na es­pa­ño­la. Un acuer­do adop­ta­do en el ac­ta del ca­bil­do ce­le­bra­do el 10 de di­ciem­bre de 1573, re­co­ge la ad­ju­di­ca­ción de un po­der a «Pe­dro Mar­tí­nez de Oña­te, Mateo de Pi­ne­lo, José de Ve­ga y al ca­pi­tán Ál­va­ro de Valdés (deu­do de don Pe­dro Valdés, ca­ba­lle­ro de San­tia­go y al­mi­ran­te de la Ar­ma­da des­ti­na­da a la guar­da de la Ca­rre­ra y Cos­tas de las In­dias oc­ci­den­ta­les), nues­tros her­ma­nos, para que ad­mi­tan y re­ci­ban por co­fra­des a las per­so­nas que qui­sie­ren, tan­to ofi­cia­les co­mo sol­da­dos, per­te­ne­cien­tes a los ga­leo­nes de la Ar­ma­da que es­tu­vie­ren en cual­quier par­te de las In­dias».

Sus co­fra­des que­da­ron fa­cul­ta­dos, de es­te mo­do, para ad­mi­tir co­mo her­ma­nos a to­das aque­llas per­so­nas que for­ma­sen par­te de la Ar­ma­da es­pa­ño­la, em­bar­ca­dos en las res­pec­ti­vas flo­tas que te­nían co­mo mi­sión es­col­tar las em­bar­ca­cio­nes mer­can­tes que iban y ve­nían ha­cia Amé­ri­ca y Flan­des. Aquel mis­mo año de 1573, la Jun­ta de Pa­sión con­fi­rió otro po­der pa­re­ci­do al ca­pi­tán Es­te­ban de la Sal, fac­tor y pro­vee­dor de la Ar­ma­da que guar­da­ban las em­bar­ca­cio­nes del Ade­lan­ta­do, don Pe­dro Meléndez de Avi­lés, ca­pi­tán ge­ne­ral de la ex­pe­di­ción mi­li­tar que con­quis­tó las pro­vin­cias de la Flo­ri­da (hoy Es­ta­dos Uni­dos); así co­mo a Pe­dro de Ha­ro, maes­tre del ga­león «San­tia­go el Me­nor». Pa­sión les re­qui­rió a to­dos ellos, que

ad­mi­tie­sen y re­ci­bie­sen a las per­so­nas que, re­si­den­tes en las In­dias, qui­sie­ren in­gre­sar co­mo co­fra­des, pre­via ob­ser­van­cia ca­bal de los man­da­tos de la Re­gla. Ade­más, el po­der aña­de que los her­ma­nos que­da­ban «obli­ga­dos de asen­tar en li­bros los nom­bres de los así re­ci­bi­dos, para que se se­pa en es­ta Her­man­dad quié­nes son, y los que son vi­vos y muer­tos, y se pue­da co­brar la li­mos­na que die­ren por sus en­tra­das, y las do­na­cio­nes y le­ga­dos de oro, pla­ta y otras co­sas que per­te­ne­cie­ren a la co­fra­día».

Las mu­chas gra­cias e in­dul­gen­cias que be­ne­fi­cia­ban a los co­fra­des de es­ta her­man­dad, atra­je­ron la aten­ción de un buen nú­me­ro de ca­pi­ta­nes y sol­da­dos de la Ar­ma­da asen­ta­dos en Se­vi­lla, cum­plien­do su ofi­cio, co­mo ca­be­ce­ra del comercio co­lo­nial con las In­dias que fue du­ran­te los si­glos XVI y XVII, e in­clu­so a otros tan­tos de fue­ra de aquí, que co­no­cie­ron los pri­vi­le­gios de la co­fra­día en el trans­cur­so de sus tra­ve­sías ha­cia el Nue­vo Mun­do, don­de lle­gó tam­bién gra­cias a la di­fu­sión ar­ti­cu­la­da por los mis­mos frai­les de la or­den re­li­gio­sa de la Mer­ced.

En efec­to, re­ci­bió do­na­ti­vos me­dian­te la Casa de la Con­tra­ta­ción de los de­vo­tos y co­fra­des re­si­den­tes en Nue­va Es­pa­ña, Agus­tín de Es­pi­no­sa, An­drés Can­del, An­to­nio de Mon­te­ma­yor, Cris­tó­bal de Vi­lle­gas, Die­go de Fi­gue­re­do, Fer­nan­do Del­bín, Juan de Chávez, Pe­dro Mén­dez San­ti­llán o el mis­mí­si­mo ge­ne­ral de la flo­ta, don Juan Es­ca­lan­te de Men­do­za, co­mo re­la­cio­na don José Ma­ría Vi­lla­jos Ruiz.

Ca­pi­lla pro­pia en el con­ven­to de la Mer­ced

El 30 de enero de 1579, la Co­mu­ni­dad de frai­les del con­ven­to mer­ce­da­rio de Se­vi­lla ad­ju­di­ca­ba a Pa­sión una ca­pi­lla pro­pia, don­de po­der ren­dir cul­to a sus sa­gra­das imá­ge­nes ti­tu­la­res. La her­man­dad la re­ci­bió con el com­pro­mi­so de te­ner que re­edi­fi­car­la a su cos­ta. Un do­cu­men­to re­la­ta que: «el di­cho mo­nas­te­rio sea obli­ga­do a dar y ad­ju­di­car la di­cha ca­pi­lla y en­tie­rro a la di­cha co­fra­día y her­ma­nos de «la Pa­sión de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to», que está re­si­den­te en el di­cho mo­nas­te­rio», y a cam­bio, la her­man­dad en­tre­gó a do­ña Fran­cis­ca de Pi­ne­da y sus hi­jos, 200 du­ca­dos. Se tra­ta­ba de una se­ño­ra viu­da que ha­bía re­ci­bi­do una ca­pi­lla del claus­tro –que ha­bía lle­ga­do a em­plear­se co­mo Sa­la ca­pi­tu­lar del pro­pio con­ven­to–, tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­ri­do, don Francisco Gu­tié­rrez de Je­rez. La con­cor­dia de do­na­ción de es­te es­pa­cio, que ter­mi­nó sien­do ca­pi­lla de Pa­sión, se ma­te­ria­li­zó en­tre do­ña Fran­cis­ca de Pi­ne­da y los re­li­gio­sos de la Mer­ced.

Ba­jo las na­ves de aquel gran con­ven­to se­vi­llano, se ben­di­jo la por­ten­to­sa efi­gie de Je­sús Na­za­re-

no, an­tes de 1619, ta­lla­da por el ge­nial Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, se­gún la opi­nión de gran­des ex­per­tos, y en el mis­mo es­pa­cio re­li­gio­so que pu­die­ron ad­mi­rar­se tam­bién los tra­ba­jos pic­tó­ri­cos de don Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo.

Le pres­ta­ron gran ayu­da a Pa­sión, por los años de 1550, mí­ti­cos frai­les co­mo el maes­tro fray Pe­dro de Car­de­nal, el vi­ca­rio fray Juan de Cas­ta­ñe­da, el co­men­da­dor fray Juan Pérez de Va­len­zue­la, y fray Juan de So­mo­rros­tro, pro­vin­cial de la or­den de la Mer­ced en Cas­ti­lla, Por­tu­gal y pro­vin­cias de Tie­rra Fir­me de In­dias.

En­se­res ame­ri­ca­nis­tas

En el úl­ti­mo ter­cio del si­glo XVII, es pro­ba­ble que se la­bra­ran las an­das del Se­ñor, ri­ca­men­te re­pu­ja­das en pla­ta y ca­rey. Así mis­mo, se tie­ne cons­tan­cia de otro pa­so para la Do­lo­ro­sa, efec­tua­do en el mis­mo me­tal y ná­car. Por gran­des es­pe­cia­lis­tas en pla­te­ría, co­mo la pro­fe­so­ra Ma­ría Je­sús Sanz, sa­be­mos que eba­nis­tas y pla­te­ros se­vi­lla­nos rea­li­za­ron gran­des tra­ba­jos con pla­ta, con el ca­rey pro­ve­nien­te de Amé­ri­ca. Es po­si­ble que, de en­tre la va­ria­da com­po­nen­da hu­ma­na de tan dis­par pro­ce­den­cia, sur­gie­se la do­na­ción de ta­les pre­seas. Es­tas im­por­tan­tes pie­zas ar­tís­ti­cas las con­ser­vó la her­man­dad has­ta ini­cios del si­glo XIX. Des­apa­re­cie­ron cuan­do los in­va­so­res ex­tran­je­ros man­tu­vie­ron ocu­pa­da la ciu­dad, en el bie­nio de la in­va­sión fran­ce­sa (1810-1812). La sol­da­des­ca ga­la con­vir­tió el con­ven­to de la Mer­ced en un cuar­tel mi­li­tar, per­dién­do­se el rastro de es­tos pa­sos, así co­mo de otras al­ha­jas, en­se­res y do­cu­men­tos va­lio­sos. El ce­lo de al­gu­nos frai­les im­pi­dió que se des­tru­ye­ran las imá­ge­nes ti­tu­la­res. Un dis­tin­gui­do co­fra­de de aque­lla épo­ca fue el his­to­ria­dor se­vi­llano don Fé­lix Gon­zá­lez de León, quien hi­zo mu­cho tam­bién por el re­torno de la her­man­dad de la pa­rro­quia de San Ju­lián al mo­nas­te­rio de la Mer­ced, tras la re­ti­ra­da de las tro­pas fran­ce­sas.

Gra­ba­do del Se­ñor de Pa­sion de 1747.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Nues­tro Pa­dre Je­sús de la Pa­sión.

Es­cu­do de la Or­den de la Mer­ced. Si­glo XVIII.

Nues­tra Ma­dre y Se­ño­ra de la Mer­ced.

An­ti­guo pa­so de Nues­tro Pa­dre Je­sús de la Pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.