La Cen­tu­ria, co­mo nun­ca y co­mo siem­pre

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por Ja­vier Ma­cías.

La ban­da de la Ma­ca­re­na, ya sin Hi­dal­go en la di­rec­ción, evo­lu­cio­na au­men­tan­do el nú­me­ro de com­po­nen­tes, ele­van­do el ni­vel mu­si­cal e in­clu­so cam­bian­do de ima­gen, pe­ro sin per­der su se­llo, que la con­vier­te en pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la her­man­dad.

Hu­bo una épo­ca, a me­dia­dos de los no­ven­ta, en la que la Cen­tu­ria to­ca­ba to­dos los días en la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla. En­ton­ces, la ban­da de la Ma­ca­re­na te­nía la mar­ca per­fec­ta. Sin em­bar­go, con las mo­das, la ten­den­cia a in­cor­po­rar nue­vos ins­tru­men- tos y mú­si­cos y los nue­vos es­ti­los, se que­dó atrás. Co­men­zó un go­teo in­ce­san­te de pér­di­da de con­tra­tos: San Be­ni­to, la Can­de­la­ria, las Aguas… y, más re­cien­te­men­te, San Ro­que. Si an­tes en Se­vi­lla co­mían de la tar­ta unas seis ban­das de cor­ne­tas y tam­bo­res, to­das en torno a los 70 mú­si­cos, to­do cam­bió. Ban­das co­mo las Tres Caí­das o las Ci­ga­rre­ras, en la ca­pi­tal, y otras de fue­ra co­mo la Pre­sen­ta­ción al Pue­blo de Dos Her­ma­nas, subie­ron de for­ma es­pec­ta­cu­lar la ca­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va, su­peran­do los 150 mú­si­cos y rein­ven­tan­do un es­ti­lo que só­lo pre­ser­va­ba la Cen­tu­ria, con los par­ti­da­rios más pu­ris­tas.

La nue­va jun­ta de go­bierno de la Ma­ca­re­na com­pren­dió que una for­ma­ción mu­si­cal his­tó­ri­ca co­mo la Cen­tu­ria, con su po­ten­cial, no po­día per­mi­tir­se es­to. “Los mú­si­cos lo que quieren es to­car en la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla”, afir­ma En­ri­que Es­pi­no­sa, ma­yor­do­mo del Ro­sa­rio, en­la­ce de la ban­da con la jun­ta de go­bierno y res­pon­sa­ble de las re­la­cio­nes pú­bli­cas de la for­ma­ción. Cuan­do to­mó po­se­sión de la nue­va jun­ta de go­bierno se en­con­tra­ron con unos mú­si­cos “de ca­pa caí­da, por­que ha­bían per­di­do mu­chas co­fra­días y mu­chos in­te­gran­tes se ha­bían ido a otras ban­das”. Por ello, se plan­tea­ron que ha­bía que dar­le un im­pul­so.

Cuen­ta Es­pi­no­sa que lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue cam­biar la or­ga­ni­za­ción: “Una ban­da de es­te ca­li­bre no pue­de lle­var­la una so­la per­so­na, por muy ca­pa­ci­ta­da que es­té. Ha­bía que ac­tua­li­zar­la, mo­ver­la en re­des so­cia­les, apli­car téc­ni­cas de mar­ke­ting, pro­to­co­lo, re­cu­pe­rar re­la­cio­nes con el Ayun­ta­mien­to, el Con­se­jo y otras her­man­da­des, para que vuel­van a con­fiar en no­so­tros”. Así, la jun­ta de go­bierno com­pren­dió que la ca­be­za vi­si­ble de­bía se­guir sien­do Pe­pe Hi­dal­go, his­to­ria viva de la mú­si­ca pro­ce­sio­nal, al que ha­bía que man­te­ner co­mo di­rec­tor otor­gán­do­le un pues­to ho­no­rí­fi­co. Sin em­bar­go, Hi­dal­go el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre de­ci­dió re­ti­rar­se co­mo di­rec­tor y de­di­car­se a la ban­da ju­ve­nil. En la Cen­tu­ria que­da co­mo di­rec­tor mu­si­cal Pa­co Mo­ra­za, que co­no­ce bien el ra­mo.

Si an­tes en Se­vi­lla co­mían de la tar­ta unas seis ban­das de cor­ne­tas y tam­bo­res, to­das en torno a los 70 mú­si­cos, to­do cam­bió.

En bus­ca de un cam­bio de ima­gen

Para ha­cer vi­si­ble la re­no­va­ción de la Cen­tu­ria, ha­bía que cam­biar los uni­for­mes. Los pro­pios mú­si­cos se lo de­man­da­ron a la her­man­dad ya que lle­va­ban 16 años con el mis­mo. Así, el día de la pro­ce­sión de la Vir­gen del Ro­sa­rio, el 21 de oc­tu­bre, sal­drán por pri­me­ra vez con una nue­va es­té­ti­ca.

El si­guien­te pa­so era gra­bar un dis­co. El ál­bum in­clui­rá mar­chas que lle­van so­nan­do en la ca­lle al­gu­nos años, co­mo es el ca­so de “Ro­ma”, pe­ro que nun­ca se han in­clui­do en un CD. Las gra­ba­cio­nes han ter­mi­na­do ya y se pon­drá a la ven­ta en di­ciem­bre. Se tra­ta de com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les nue­vas pe­ro que be­ben del es­ti­lo clá­si­co de la Cen­tu­ria, de au­to­res co­mo Pe­dro Pa­che­co o Da­vid Hur­ta­do, en­tre otros.

El di­rec­tor mu­si­cal, Pa­co Mo­ra­za, ex­pli­ca que “el cam­bio de la ban­da con­sis­te en man­te­ner la so­no­ri­dad de siem­pre pe­ro me­jo­ran­do la afi­na­ción. Que la ban­da se adap­te a los tiem­pos ac­tua­les pe­ro man­te­nien­do su se­llo par­ti­cu­lar e in­con­fun­di­ble”. La Cen­tu­ria co­mo nun­ca, pe­ro co­mo siem­pre. Y es­to es man­te­nien­do el es­ti­lo de las cor­ne­tas y tam­bo­res a se­cas, y con ins­tru­men­tos ex- clu­si­vos: “En el res­to de ban­das, el 95% de las cor­ne­tas sue­nan en ‘re’ nor­mal, pe­ro no­so­tros lle­va­mos las ‘bri­llan­tes’, con un tono más agu­do, que sue­nan di­fe­ren­tes”. Sin em­bar­go, en bus­ca de una pu­re­za in­clu­so ma­yor, la her­man­dad está rea­li­zan­do prue­bas con dis­tin­tos fa­bri­can­tes para re­no­var la ins­tru­men­ta­ción.

“Más gen­te y que sue­ne me­jor”

El prin­ci­pal cam­bio se­rá el au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el nú­me­ro de mú­si­cos y, tam­bién, en el ni­vel mu­si­cal de es­tos, tras las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes. Has­ta aho­ra, la Cen­tu­ria con­ta- ba con 67 com­po­nen­tes. Aho­ra hay 90 y se es­pe­ra que se al­can­ce el cen­te­nar en los pró­xi­mos me­ses. “He­mos que­ri­do po­ner­nos al ni­vel de las de­más. El nom­bre ya lo te­nía­mos, pe­ro aho­ra ha­bía que de­mos­trar el ni­vel”, ex­pli­ca Mo­ra­za.

El di­rec­tor mu­si­cal, Pa­co Mo­ra­za, ex­pli­ca que “el cam­bio de la ban­da con­sis­te en man­te­ner la so­no­ri­dad de siem­pre pe­ro me­jo­ran­do la afi­na­ción. Que la ban­da se adap­te a los tiem­pos ac­tua­les pe­ro man­te­nien­do su se­llo par­ti­cu­lar e in­con­fun­di­ble”.

En los úl­ti­mos me­ses se han he­cho au­di­cio­nes, en las que han par­ti­ci­pa­do mul­ti­tud de mú­si­cos pro­ce­den­tes de otras ban­das. “He­mos se­lec­cio­na­do a los que cree­mos que me­jor se adap­tan a nues­tra idio­sin­cra­sia, y to­dos los que he­mos ele­gi­do sa­ben leer par­ti­tu­ras”. En to­tal, se han in­cor­po­ra­do 38 nue­vos mú­si­cos. “Se ha ele­va­do el nú­me­ro, pe­ro tam­bién el ni­vel, ya que se han in­cor­po­ra­do cor­ne­tas bas­tan­te pun­te­ros de otras ban­das. Se va a no- tar mu­cho cuan­do la oi­gan”, ex­pli­ca el di­rec­tor mu­si­cal. La Cen­tu­ria quie­re de­mos­trar que, man­te­nien­do su es­ti­lo, es ca­paz ya de to­car no so­la­men­te mar­chas an­ti­guas, sino tam­bién otras de una com­ple­ji­dad al­tas.

Re­cu­pe­rar co­fra­días

El re­to que se mar­ca la re­no­va­da di­rec­ción de la ban­da es que las her­man­da­des vuel­van a con­fiar en la Cen­tu­ria y volver a to­car to­dos los días en la Se­ma­na San­ta. “Te­ne- mos mu­cha es­pe­ran­za en re­cu­pe­rar co­fra­días que no de­be­ría­mos ha­ber per­di­do nun­ca”, ase­gu­ra En­ri­que Es­pi­no­sa. El ma­yor­do­mo de la her­man­dad sa­be que “hay que po­ner­se en el mer­ca­do y en eso en los úl­ti­mos años nos he­mos des­pis­ta­do”.

Y, en pa­ra­le­lo a las nue­vas con­tra­ta­cio­nes, otro re­to que se mar­ca la her­man­dad es que, en unos años, to­dos los mú­si­cos de la ban­da pue­dan ves­tir­se de ar­mao de­trás del Se­ñor de la Sen­ten­cia. Ac­tual­men­te, en la Ma­dru­ga­da só­lo sa­len 67 mú­si­cos. “Te­ne­mos una ban­da que el día más im­por­tan­te es el que me­nos re­cur­sos tie­ne y el que más ho­ras echa en la ca­lle”, in­di­ca.

Por eso, para 2019 po­drán sa­lir seis más. “Es cos­to­so el uni­for­me: na­güe­tas, ma­che­te, cas­co, co­ra­za… to­do or­fe­bre­ría. Eso hay que cin­ce­lar­lo y pa­gar­lo, po­co a po­co. Nues­tra idea es que en los pró­xi­mos cua­tro años po­da­mos ves­tir a 90, pe­ro no po­de­mos pro­me­ter­lo”, afir­ma el ma­yor­do­mo.

Por úl­ti­mo, otro de los pro­yec­tos ilu­sio­nan­tes que se ha pues­to en mar­cha es la es­cue­la mu­si­cal. La her­man­dad quie­re que los ni­ños que quie­ran ser mú­si­cos no só­lo apren­dan a to­car una cor­ne­ta o un tam­bor, sino que cuen­ten con una for­ma­ción mu­si­cal. Por eso, ade­más de Hi­dal­go, es­ta es­cue­la con­ta­rá con dos pro­fe­so­res de sol­feo. La jun­ta de go­bierno quie­re que la ban­da infantil sea la can­te­ra de la Cen­tu­ria Ro­ma­na Ma­ca­re­na.

Fo­to: J. J. Úbe­da.

La Cen­tu­ria to­can­do en la sa­li­da de la Ma­ca­re­na.

Fo­to: J. Co­mas.

Pa­co Mo­ra­za y En­ri­que Es­pi­no­sa co­mu­ni­can a la ban­da la re­nun­cia de Hi­dal­go.

Fo­to: J. Co­mas.

Pa­co Mo­ra­za, el di­rec­tor mu­si­cal, du­ran­te un en­sa­yo.

Fo­to: J. Co­mas.

Pe­pe Hi­dal­go, el hombre que ru­fa en la Cen­tu­ria.

Fo­to: Juan Flo­res.

La Cen­tu­ria Ma­ca­re­na cuan­do to­ca­ba en San Ro­que.

Fo­to: Juan Flo­res.

La ban­da ju­ve­nil de la Cen­tu­ria Ma­ca­re­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.