Vio­le­tas tria­ne­ras

Per­fu­mis­tas de Se­vi­lla y Pa­rís crean una esen­cia que ser­vi­rá ex­clu­si­va­men­te para per­fu­mar el ajuar de la Es­tre­lla

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por An­to­nio Cat­to­ni.

Es la pri­me­ra ima­gen de la Vir­gen con un per­fu­me pro­pio. Está pen­sa­do para que des­pren­da su olor es­pe­cial­men­te du­ran­te la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. Y tie­ne ba­se de vio­le­tas. Ese fue el aro­ma que le dio la que fue­ra su camarera en los años se­ten­ta, Do­ña Car­men Kirk­pa­trick. Ella acos­tum­bra­ba a ro­ciar la ro­pa de la Vir­gen con esa esen­cia. La her­man­dad re­cu­pe­ró lue­go la cos­tum­bre uti­li­zan­do un fra­gan­cia comercial, pe­ro aho­ra se ha de­ci­di­do a en­car­gar una mez­cla de esen­cias que só­lo se uti­li­za­rá para per­fu­mar la ro­pa de la Vir­gen de San Ja­cin­to. De ello se ha en­car­ga­do el per­fu­mis­ta se­vi­llano José An­to­nio Sáenz y la casa pa­ri­si­na Gi­vau­dan. El prios­te Ser­gio Cor­ne­jo ha si­do co­la­bo­ra­dor ne­ce­sa­rio para ha­cer reali­dad es­ta ini­cia­ti­va. Co­mo él nos ha con­ta­do, la her­man­dad te­nía co­no­ci­mien­to de la fra­gan­cia con la que Do­ña Car­men im­preg­na­ba las enaguas de la Vir­gen. De ahí que la se­cre­ta­ria, Ma­ri Car­men Mar­tín, se ocu­pa­ra de en­con­trar un per­fu­me comercial para con­ti­nuar la tra­di­ción. Es el que se ha usa­do des­de en­ton­ces, pe­ro el her­mano ma­yor, Ma­no­lo Gon­zá­lez, pen­só que el he­cho de tra­tar­se de una mar­ca comercial ha­cía que la tra­di­ción per­die­ra cier­to en­can­to. Y en­ton­ces Ser­gio se po­ne a tra­ba­jar. A tra­vés del her­ma­na­mien­to de la Es­tre­lla con la co­mu­ni­dad

car­me­li­ta de San­to Án­gel, co­no­ce a José An­to­nio Sáenz, per­fu­mis­ta que per­te­ne­ce al Car­me­lo se­glar.

Saénz ha si­do el crea­dor de fra­gan­cias co­mo ‘Agua de Se­vi­lla’, ‘Agua de na­ran­jo’, ‘Bu­le­ría’ o ‘Agua de In­dias’. Tie­ne a sus es­pal­das una lar­ga tra­yec­to­ria pe­ro ad­mi­te que es­to su­po­ne un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra. “Era un te­ma de una belleza su­bli­me. Na­die me ha­bia pe­di­do en la vi­da que pen­sa­ra un per­fu­me para una Vir­gen de Se­vi­lla”. Tie­ne que pen­sar en un sen­ti­mien­to pro­fun­da­men­te es­pi­ri­tual. “Las vír­ge­nes no te di­cen lo que les gus­ta ni es­tán su­je­tas a mo­das, tie­nen una ve­ne­ra­ción bru­tal y por tan­to no es fá­cil hu­ma­ni­zar con un per­fu­me a una ima­gen que re­pre­sen­ta a la Vir­gen Ma­ría. Es un sen­ti­mien­to que tie­ne que ver con có­mo la per­ci­bes tú. Pen­sé que de­bía oler a cie­lo, a al­go que no fue­ra en ab­so­lu­to hu­mano. He­mos in­ten­ta­do crear al­go ex­tra­or­di­na­ria­men­te fe­me­nino y com­ple­ta­men­te atem­po­ral”.

¿Y con qué com­po­nen­tes se ha­ce un per­fu­me para una Vir­gen se­vi­lla­na? El pun­to de par­ti­da que ellos te­nían era la vio­le­ta, pe­ro no es la úni­ca re­fe­ren­cia. Es­tán pre­sen­tes to­das las flo­res de pri­ma­ve­ra de Se­vi­lla. Hay has­ta 72 com­po­nen­te di­fe­ren­tes, to­dos na­tu­ra­les y de una ca­li­dad ex­tre­ma y sin nin­gún fi­ja­dor quí­mi­co. Es un can­to de la na­tu­ra­le­za a la Vir­gen. Di­cho de otro mo­do, la na­tu­ra­le­za le pres­ta su olor a la Es­tre­lla.

Para sa­car ade­lan­te la idea hay que co­no­cer có­mo fun­cio­na y evo­lu­cio- na un per­fu­me. To­do de­pen­de de la tem­pe­ra­tu­ra que es la que ha­ce que los acei­tes esen­cia­les se va­yan eva­po­ran­do. Y en ba­se a ello to­do per­fu­me tie­ne tres mo­men­tos. El de la sa­li­da es vi­bran­te, don­de los olo­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos fi­gu­ran en pri­me­ra lí­nea. Lue­go apa­re­ce el cuer­po: los com­po­nen­tes que tie­nen ma­yor du­ra­ción. Hay al­gu­nos acei­tes que se eva­po­ran a los 36 gra­dos y son los pri­me­ros que sa­len; otros que se di­se­ñan para una ma­yor re­sis­ten­cia, de has­ta 38 gra­dos. Evi­de­men­te la ima­gen de la Vir­gen no des­pren­de ca­lor por sí mis­ma, pe­ro de­be­mos te­ner en cuen­ta que en el pa­so de pa­lio el am­bien­te que ro­dea a la Vir­gen al­can­za los 40 gra­dos a cau­sa de la can­de­le­ría. Por eso es­te aro­ma está di­se­ña­do es­pe­cí­fi­ca­men­te para que se di­fun­da a esa tem­pe­ra­tu­ra. El ter­cer mo­men­to es el de la ba­se: las ma­de­ras. En es­te ca­so, José An­to­nio ha op­ta­do por una ma­de­ra ja­po­ne­sa muy ele­gan­te, el Ka­yac. Pe­ro has­ta para eso hay una re­fe­ren­cia se­vi­lla­na. “El Ka­yak se co­no­ce en Se­vi­lla des­de el si­glo XVII, por­que sa­be­mos que la em­ba­ja­da Kei­cho que lle­gó a Se­vi­lla con Ha­se­ku­ra Tsu­ne­na­ga traía es­ta ma­de­ra”.

En Pa­rís

Una vez con­se­gui­da la idea, Sáenz la tras­la­da a la casa Gi­vau­dan, una fir­ma Sui­za con se­de en Pa­rís. De sus la­bo­ra­to­rios han sa­li­do al­gu­nos de los per­fu­mes más pres­ti­gio­sos de los úl­ti­mos se­ten­ta años. “Cuan­do les di­je lo que que­ría, no en­ten­dían

na­da. Les ex­pli­qué qué era la Se­ma­na San­ta, la Pa­sión, la re­pre­sen­ta­ción de la Ma­dre de Dios y que

“Pen­sé que de­bía oler a cie­lo, a al­go que no fue­ra en ab­so­lu­to hu­mano. He­mos in­ten­ta­do crear al­go ex­tra­or­di­na­ria­men­te fe­me­nino y com­ple­ta­men­te atem­po­ral”.

es una for­ma de de­vo­ción y amor y que el pue­blo par­ti­ci­pa y lo fue­ron en­ten­dien­do, pe­ro se les rom­pía la ca­be­za por­que na­die ja­más les ha pe­di­do el olor para una Vir­gen”. En la pro­pues­ta tra­ba­ja­ron tres es­pe­cia­lis­tas a los que Sáenz les co­mu­ni­ca de­ter­mi­na­das cons­truc­cio­nes men­ta­les que pue­den ser­vir­les de ayu­da. “Yo les di­je que te­nía que oler a pu­re­za, san­ti­dad y a belleza má­xi­ma. Lo cu­rio­so es que de los tres per­fu­mis­tas uno es ateo, otro es ju­dío y el ter­ce­ro es cris­tiano, pe­ro or­to­do­xo. Con to­do se emo­cio­na­ron con la idea, les pa­re­ció fas­ci­nan­te, un re­to in­creí­ble. Prue­ba de ello es que rea­li­za­ron cua­tro pro­pues­tas, cuan­do ellos ha­cen co­mo mu­cho dos... y ade­más lo hi­cie­ron muy rá­pi­da­men­te”. Al pro­yec­to ha­bía que po­ner­le un nom­bre... y Ser­gio y José An­to­nio lo en­con­tra­ron en el re­ta­blo de la Vir­gen. Du­ran­te su desa­rro­llo en Pa­rís ha si­do co­no­ci­do co­mo ‘pro­yec­to Es­tre­lla de la ma­ña­na’.

Las cua­tro mues­tras fue­ron re­mi­ti­das a Tria­na para que la her­man­dad op­ta­ra por una de ellas. “Con­vo­ca­mos a to­das las ca­ma­re­ras y a al­gu­nas mu­je­res cer­ca­nas a la her­man­dad para que nos die­ran su opi­nión y al fi­nal ele­gi­mos uno. Cu­rio­sa­men­te es el mis­mo que el pro­pio José An­to­nio ha­bía ele­gi­do”, co­men­ta Ser­gio Cor- ne­jo. “En­ten­día­mos que era el per­fu­me que de­be­ría te­ner la Vir­gen, que des­pier­ta las sen­sa­cio­nes de ma­dre en­tra­ña­ble; sen­sa­cio­nes que trans­mi­ten la de­vo­ción a la Vir­gen en un olor”. En esa mis­ma idea abun­da Sáenz. “Un per­fu­me no es una mar­ca ni un fras­co. Es al­go que se po­ne en un cuer­po y va a for­mar par­te de la me­mo­ria de la gen­te que lo co­noz­ca. Es al­go muy de­li­ca­do y sen­sual, tan­to co­mo tu pro­pio olor. Sir­ve para enamo­rar, para com­par­tir­lo, para atraer y para ser re­co­no­ci­ble”.

El per­fu­me se es­tre­na­rá con to­da se­gu­ri­dad cuan­do la Vir­gen se cam­bie para el aniver­sa­rio de su co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca, a fi­na­les de oc­tu­bre. Se per­ci­bi­rá bien de cer­ca, pe­ro so­bre to­do en la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. “En la ca­lle se per­ci­bi­rá me­jor en mo­vi­mien­to. Se va a a po­der re­co­no­cer por su olor. Cuan­do te acer­ques al pa­so lo ole­rás, la ro­pa está a la al­tu­ra de tu ca­be­za, y la par­te ba­ja de la sa­ya. Se­rá re­co­no­ci­ble.” Olor a Es­tre­lla.

Bro­che que su­je­ta el to­ca­do de la Vir­gen de la Es­tre­lla.

El ar­tis­ta José An­to­nio García Ruiz in­cor­po­ró el re­cuer­do de las vio­le­tas de Do­ña Car­men Kirk­pa­trick en su car­tel del 450 aniver­sa­rio fun­da­cio­nal de la her­man­dad.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

La casa Aqua Is­pal en pleno ba­rrio de San­ta Cruz es el lu­gar don­de José An­to­nio Sáenz in­ten­ta des­cu­brir los aro­mas de Se­vi­lla.

La Vir­gen de la Es­tre­lla re­tra­ta­da por Pe­pe Gar­du­ño, quien fue­ra su ves­ti­dor. Da­ta de prin­ci­pios de los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo.

A par­tir de aho­ra el ajuar de la Vir­gen ten­drá el aro­ma que se ha con­fec­cio­na­do ex­clu­si­va­men­te para la do­lo­ro­sa.

La camarera mues­tra una de las man­ti­llas que sir­ven para rea­li­zar el to­ca­do de la ima­gen.

El per­fu­mis­ta José An­to­nio Sáenz ha ela­bo­ra­do con las flo­res de la pri­ma­ve­ra se­vi­lla­na una ofren­da para la Vir­gen de la Es­tre­lla.

Los pa­ñue­los de la Es­tre­lla tam­bién se­rán per­fu­ma­dos. La her­man­dad sue­le ce­der­los tem­po­ral­men­te a aque­llos her­ma­nos que los so­li­ci­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.