El pre­gón, oi­ga

Cha­ro Pa­di­lla anun­cia­rá la Se­ma­na San­ta tras más de tres dé­ca­das con­tán­do­la en la ra­dio

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por José Ma­nuel de la Lin­de. Fo­tos Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Se­rá la pri­me­ra y úni­ca vez que Cha­ro Pa­di­lla se si­tua­rá an­te el atril en el Maes­tran­za, pe­ro no la pri­me­ra vez que pi­sa sus ta­blas. Lle­va trein­ta años ha­cién­do­lo con un mi­cro na­ran­ja en la mano y en­tre bas­ti­do­res. A la pre­go­ne­ra le gus­ta­ría que cuan­do sue­ne su voz, se pre­sa­gie un Do­min­go de Ra­mos. Su anun­cio lo vie-

La ilu­sión de ver el pri­mer na­za­reno en la ca­lle se hi­zo equi­pa­ra­ble a es­cu­char su voz lim­pia e ilu­sio­na­da des­de El Por­ve­nir. ¿Que ha­bía que lo­grar una de­cla­ra­ción del Car­de­nal? Pues allá que se plan­ta­ba en la puer­ta del Sa­gra­rio “Cha­ro, lo sien­to pe­ro no ten­go tiem­po ...” a lo que la pre­go­ne­ra le de­cía “no im­por­ta Mon­se­ñor” y se en­he­bra­ba del bra­zo del pre­la­do por to­da la Ave­ni­da.

ne, más que es­cri­bien­do, di­cien­do des­de ha­ce tres dé­ca­das. Co­lán­do­se en nues­tras ca­sas sin pe­dir per­mi­so. Una más de la fa­mi­lia. La ilu­sión de ver el pri­mer na­za­reno en la ca­lle se hi­zo equi­pa­ra­ble a es­cu­char su voz lim­pia e ilu­sio­na­da des­de El Por­ve­nir. Su par­ti­cu­lar tim­bre abría una nue­va Se­ma­na San­ta.

An­tes nos ha­bía acom­pa­ña­do ca­da no­che de Cua­res­ma. Cuan­do el pro­gra­ma era a las on­ce de la no­che y ha­bía que pa­sar su­do­res para que te abrie­ran la casa her­man­dad o para re­te­ner allí a los co­fra­des a tan al­tas ho­ras. A par­tir de ahí su voz, los me­jo­res so­ni­dos y el sen­ti­mien­to: la ca­rru­cha que chi­rría para des­cen­der el pa­so; el tra­po que abri­llan­ta la pla­ta; el al­fi­ler que cla­va so­bre el to­ca­do de la Vir­gen y la ce­ra ar­dien­do que cae den­tro del cu­bi­llo an­tes de fun­dir la can­de­le­ría. No so­lo una mó­vil por no­che, sino has­ta dos. Co­rrien­do de una pun­ta de Se­vi­lla a otra y Estrada que has­ta vo­la­ba para ha­cer­lo po­si­ble.

Al prin­ci­pio y al fi­nal, las ca­ras no fue­ron siem­pre de bien­ve­ni­da. Una mu­jer, y qué mu­jer, en es­te mun­do de hom­bres. La Pa­di­lla, si no ha cu­bier­to to­dos los ca­bil­dos para la in­cor­po­ra­cion de her­ma­nas na­za­re­nas, los ha cu­bier­to ca­si to­dos. Allí te­nía que en­fren­tar­se a mu­cha­chi­tos que eran los más re­cal­ci­tran­tes a la ho­ra de mo­di­fi­car la nor­ma.

Una pa­la­bra que aho­ra está mal vis­ta, con­se­gui­do­ra. Pe­ro es que ella lo ha lo­gra­do to­do. Es la me­jor en es­to. Que un her­mano ma­yor no que­ría ha­blar... allí que se plan­ta­ba. Qué di­fí­cil fue el Re­su­ci­ta­do y su po­si­ble in­cor­po­ra­ción al Sá­ba­do San­to; o aque­lla vez que tu­vo que pa­rar los pies a los cos­ta­le­ros que in­ten­ta­ron in­ti­mi­dar­la co­mo mu­jer. No sa­bían con quién ha­bían da­do. Tan­tas y tan­tas ba­rre­ras que la pre­go­ne­ra ha de­rri­ba­do que ha­blar hoy de te­cho de cris­tal po­dría ser in­clu­so irri­so­rio.

Cha­ro lo tie­ne ro­to des­de ha­ce si­glos. Es una mu­jer he­cha a sí mis­ma. Lu­cha­do­ra co­mo nin­gu­na. Su ma­dre se mar­chó muy pron­to. Su pri­mer tra­ba­jo fue en An­te­na Mé­di­ca y a cam­bio só­lo de un pe­que­ño apar­ta­men­to en el Co­le­gio: allí vi­vía y tra­ba­ja­ba las vein­ti­cua­tro ho­ras del día. Es­te pe­rio­dis­ta que es­cri­be ha te­ni­do la suer­te de tra­ba­jar con ella co­do con co­do y de ver­la en ac­ción. Aquel chi­qui­llo que cre­ció con su voz era aho­ra su com­pa­ñe­ro. En los pri­me­ros años con la ba­rri­ga de So­fía. De to­do es­to he apren­di­do. Ejemplos: lla­ma­da a un her­mano ma­yor “... a us­ted cuán­to le que­da en el car­go. Por­que va­ya si nos lo está po­nien­do di­fí­cil” y a par­tir de ahí se ha­cían los me­jo­res ami­gos. El jo­ven pe­rio­dis­ta la tu­vo co­mo su me­jor maes­tra. Na­da de lla­mar con la voz en­tre­cor­ta­da. “...a ti que te oi­gan de­cir que eres del Lla­ma­dor y te res­pon­dan”. A cam­bio siem­pre le echa­ba una mano con las nue­vas tec­no­lo­gías de la ra­dio.

Da­ba igual la no­che o el frío. ¿Que ha­bía que lo­grar una de­cla­ra­ción del Car­de­nal? Pues allá que se plan­ta­ba en la puer­ta del Sa­gra­rio. “Cha­ro, lo sien­to pe­ro no ten­go tiem­po...” a lo que la pre­go­ne­ra le de­cía “...no im­por­ta, Mon­se­ñor”, y lo per­se­guía por to­da la Ave­ni­da. Y de esa ma­ne­ra con­se­guía las an­he­la­das de­cla­ra­cio­nes ...y así con el al­cal­de, y con Román. Tie­ne el ho­nor de ha­ber he­cho para El Lla­ma­dor, la úl­ti­ma en­tre­vis­ta a la du­que­sa de Al­ba. Pe­ro tam­bién a su que­ri­dí­si­ma An­gus­tias la del Ce­rro. Ella le en­se­ñó a co­no­cer la Se­ma­na San­ta del ba­rrio. Y a co­ci­nar... Ten­gan por se­gu­ro que es­ta mu­jer hoy re­cor­da­da por to­dos los ra­dio­oyen­tes sí va a fi­gu­ra­rá en el pre­gón.

Aho­ra te to­ca a ti

Man­tie­ne que an­tes se hu­bie­ra vis­to via­jan­do a la lu­na que des­em­pa­ñan­do la la­bor que aho­ra le ha en­co­men­da­do el Con­se­jo. Para de­cir sí don­de ha­ce dos años di­jo no, han in­flui­do dos fac­to­res ca­pi­ta­les: el es­cri­bir una co­lum­na se­ma­nal so­bre co­fra­días en Cua­res­ma y las pa­la­bras que en la en­tre­ga del Ho­mo Co­fra­de le di­ri­gió su an­te­ce­sor, José Ig­na­cio del Rey. Lo pri­me­ro le ha­ce caer en la cuen­ta de que tie­ne mu­chas emo­cio­nes en su ha­ber que de­be trans­mi­tir y de­jar co­mo un le­ga­do a Se­vi­lla; del Rey le hi­zo ver que hay res­pon­sa­bi­li­da­des so­bre­ve­ni­das que hay que asu­mir. Por­que to­ca. Y co­mo le di­jo Carolina, aho­ra te to­ca a ti.

Re­co­no­ce que mu­chos co­fra­des o per­so­nas anó­ni­mas “han da­do un pi­co­ta­ci­llo para que per­die­ra el mie­do a de­cir que sí”, sub­ra­ya Pa­di­lla.

No las va a nom­brar a to­das “a un buen pu­ña­do sí”. Cha­ro tam­po­co es de ver­sos, pe­ro su voz y pro­sa son tan emo­cio­nan­tes co­mo una ri­ma de Bu­zón.

Cuan­do se si­túe en el atril, la Pa­di­lla va a ha­cer co­mo ha­ce ca­da Se­ma­na San­ta. Le ha­bla­rá a una per­so­na con­cre­ta que ne­ce­si­te de su na­rra­ción, “des­de la emo­ción in­ten­to que el que está al otro la­do sien­ta que está don­de yo me en­cuen­tro. Mi co­ra­zón, con pa­la­bras sen­ci­llas, se mues­tra de tal ma­ne­ra que lo­gro emo­cio­nar al que está al otro la­do”.

El arzobispo le ha di­cho que está muy ilu­sio­na­do y con­ten­to con su de­sig­na­ción. “Eso sí que es te­ner fe” afir­ma Pa­di­lla mien­tras son­ríe. La pre­go­ne­ra no te­me las crí­ti­cas por­que es cons­cien­te de que no pue­de gus­tar a to­dos. “Sí ten­go mie­do a que la gen­te no me re­co­noz­ca. Pre­ten­do que el Do­min­go de Pa­sión di­gan: es­ta es la Pa­di­lla de siem­pre. La que ca­da ma­ña­na ha­bla por la ra­dio. La del Canal Sur”. Cuan­do se le pre­gun­ta por la ma­ña­na del pre­gón y de quién se va acor­dar en ese mo­men­to, su voz tiem­bla y a su mi­ra­da sin­ce­ra y di­rec­ta aso­ma la emo­ción: “Me voy a acor­dar de mis pa­dres, que mu­rie­ron ha­ce mu­cho tiem­po. Y que no se iban a ima­gi­nar nun­ca que yo es­tu­vie­ra allí. Me voy a acor­dar de to­da la gen­te que ha con­fia­do en mí. Han con­fia­do to­dos me­nos yo”. Ha di­cho.

Cha­ro Pa­di­lla an­te los mi­cró­fo­nos de Canal Sur Ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.