An­to­nio Bur­gos

LA HER­MAN­DAD DE LAS «CI­GA­RRE­RAS» SALID POR ULTIM VEZ DE LA CA­PI­LLA DE LA ANTI6U FA­BRI­CA DE TA­BA­COS-

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo -

PO­COS MI­NU­TOS DESPUES de :as cin­co el ca­pa­taz Francisco Que­sa­da to-rna­ba el lla­ma­dor del pa­so de la Sa­gra­da Co­lum­na y Azo­tes de Nues­tro Se­ñor Je-su­cris­to para or­de­nar una pri­me­ra "le­van-ta", que tam­bién iba a ser úl­ti­ma. Era la pri­me­ra "le­van­tá" de ti­rat sa­li­da pro­ce-sio­nal, pe­ro la úl­ti­ma de un tro­zo de his-to­ria co­fra­die­ra. La. po­pu­lar co­fra­día de Las Ci­ga­rre­ras se iba de la ca­pi­lla de la an­ti­gua Fá­bri­ca de Ta­ba­cos y —ya a la no­che, al ca­bo de un re­gre­so por el puen-te de San Tel­mo y por la nue­va ar­qui-tec­tu­ra del ba­rrio de los Re­me­dios— en-tra­ría en el pe­que­ño• tem­plo de la nue­va fac­to­ría al otro la­do del río. Una co­fra-día cam­bia­ba de ori­lla. Cris­to Ata­do a la Co­lum­na sa­lía de la diec­to­ches­ca ca­pi­lla de la Fa­bri­ca de Ta­ba­cos para no re­gre-sar más a ella. ,En la por­za­da del edi­fi­cio, el con­jun­to es vuel­to ha­cia la puer­ta por don­de aca­ba de sa­lir. Cru­za la ver­ja, Y, con­for­me va ba­jan­do por la ca­lle San Fer­nan­do, se va es­cri­bien­do un tro­zo de la ín­ti­ma his­to­ria co­fra­dra, La Vir­gen de la Vic­to­ria apa­re­cía en la puer­tas las cin­co y vein­ti­cin­co. Otro mo-men­to his­tó­ri­co. Ins­tan­tes para el re­cuer-do. Para la nos­tal­gia, para el pe­que­ño or-gU­llo ca­pi­lli­ta de "ha­ber es­ta­do alli cuan­do Las Ci­ga­rre­ras sa­lie­ron por úl­ti­ma vez de lo Que hoy es Uni­ver­si­dad". El Pa­so tie­ne el inefa­ble as­pec­to de lo con­se­gui­do ha­ce mu­chos años. Cal­das de pa­lio rec­tas, te-ci­to con un es­cu­do real de la pri­me­ra épo-ca de Juan Ma­nuel, sin ma­ni­gue­tas­las es­qui­nas de los res­pi­ra­de­ros, gra­cio­sa­men-te cu­bier­tas por unos cla­ve­les blan­cos que caen ha­cia los fal­do­nes, al igual que otros cla­ve­les que al­zan en­tre los va­ra­les ha­cia el ros­tro do­lo­ro­so de una Vir­gen que ex-pre­sa la Vic­to­ria so­bre el llan­to. El pa­so está en la. ca­lle. Tras él. dos ci­ga­rre­ras en. lu­ta­das y des­cal­zas, a ha­cer el ca­mino de­trás de la Vir­gen. Ellas recuerdan tiem-pos gran­des de su .co­fra­día, cuan­do ve­nía Don Al­fon­so XIII y en el cor­te­jo for­ma­ba "to­da la tro­pa de Se­vi­lla". Al de­jar la ca­pi­lla, que­da den­tro el pa­sa­do de una. Real He­ra­nar­giad. El pb­so de Vir­gen ea tam­bién vuel­to an­te la por­ta­da. de la fá-bri­ca. En un úl­ti­mo arre­ba­to, los cos­ta­le-ros dan dos, tres, cua­tro pa­sos ha­cia la ca­pi­lla que aca­ban de de­jar. Sue­nan en el ai­re si­len­te de la ca­lle San Fer­nan­do —por en­tre os pal­me­ra­les y las ver­jas de hie­rro an­ti­guo— las no­tas le­ves de la mar-cha "Cor­pus Oh­ris­ti". Las ci­ga­rre­ras que van tras el pa­so de la Vir­gen tie­nen ya el pa­llue­lo en la mano, de­ba­jo de los ve­los ne­gros. Me­cen el pa­so, y las es­tre­llas que aueo­lan la co­ro­na de la Vir­gen se *mue-ven cen­te­llean­te­men­te. El pa­so ya está fue­ra de las ver­jas. Den-til­de 1 la­pi­lla que­da­rá une, ifu­li­de, re­ces-«an­do a ata en que el Rey ju­ró las Re­glas de la Her­man­dad. Mas no es un día le­ja-no. Las ci­ga­rre­ras sa­brán que aque­llo fue por loe años en que hu­bo una bo­da real en Ma­drid, Sin ]a lá­pi­da ha que­da­do el pa-sa­do, y en os Re­me­dios es­pe­ra un fu­tu­ro bri­llan­te a la Her­man­dad. Tam­bién aho-ra ha­brá re­no­va­ción e im­pul­so jo­ven, co-mo lo ha­blan en aque­llos pri­me­ros años de la cent­mia. Cuan­do con las ci­ga­rre­ras -que ya no vol­ve­rán a traer a su Vir­gen a la fá­bri­ca, y por eso llo­ran— iba Don Al­fon­so, escoltado "por to­da la. tro­pa de Se­vi­lla".

Fo­to Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

La Se­ma­na San­ta de Bur­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.