Ja­vier Ru­bio

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo -

Es­ta es la cruz ver­da­de­ra, que eso pre­ci­sa­men­te sig­ni­fi­ca Ve­ra-Cruz. Es ex­tra­ño que los cris­tia­nos ha­ya­mos adop­ta­do co­mo sím­bo­lo de nues­tra fe el ins­tru­men­to de tor­tu­ra en el que mu­rió el Hi­jo de Dios. El Cris­to de la Ve­ra-Cruz nos evo­ca ese mis­te­rio prin­ci­pal que es la cruz en la vi­da del cris­tiano. Por­que se aso­cia con el su­fri­mien­to, con los pa­de­ci­mien­tos que co­ti­dia­na­men­te hay que afron­tar. Esas son las ver­da­de­ras cru­ces. Ca­da uno, la su­ya: la en­fer­me­dad, el pa­ro, la adicción, la so­le­dad, el des­pre­cio, el des­car­te, la bur­la, el mis­mo sin­sen­ti­do de una exis­ten­cia sin horizontes ni es­pe­ran­zas. La cruz es sím­bo­lo de de­rro­ta, de cla­mo­ro­so fra­ca­so en nues­tras as­pi­ra­cio­nes me­siá­ni­cas: ahí aca­ba Je­su­cris­to, col­ga­do in­de­cen­te­men­te des­nu­do en­tre dos mal­he­cho­res, sin el más mí­ni­mo ras­go de pie­dad en­tre quie­nes lo con­tem­plan que no sea dar­le a be­ber en una es­pon­ja ba­ña­da en vi­na­gre. Fin. Si to­do hu­bie­ra que­da­do en ese ma­de­ro, en ese le­ño re­to­ña­do del que na­ció un vás­ta­go de la es­tir­pe de Da­vid, se tra­ta­ría de un mo­nu­men­tal des­ca­la­bro. Por mu­cho que los cris­tia­nos hu­bié­ra­mos que­ri­do adop­tar la cruz co­mo se­ñal dis­tin­ti­va, se tra­ta­ría del sím­bo­lo de una de­cep­ción; la mis­ma que mas­cu­lla­ban los dis­cí­pu­los ca­mino de Emaús, frus­tra­dos por­que las be­llas en­se­ñan­zas del Na­za­reno se hu­bie­ran que­da­do cla­va­das en la cruz. Por eso la Ve­ra-Cruz no está com­ple­ta si no se tie­ne en cuen­ta la glo­rio­sa Re­su­rrec­ción que le si­gue y que es el triun­fo de­fi­ni­ti­vo so­bre la muer­te que pro­cla­ma el pa­so ale­gó­ri­co de la Ca­ni­na. Sin ese tran­ce, co­mo ase­gu­ra San Pa­blo, na­da ten­dría sen­ti­do. Por eso la Ve­ra-Cruz, la ver­da­de­ra cruz en la que Cris­to mu­rió, está anun­cian­do tam­bién su Vic­to­ria, por­que no es de­rro­ta ni hu­mi­lla­ción lo que ve­mos en ese Cris­to ago­ni­zan­te, re­cién ben­de­ci­do por el arzobispo para la pa­rro­quia de Mon­te­quin­to co­mo do­na­ción del con­gre­so de la Con­fra­ter­ni­dad de Her­man­da­des de la Ve­ra-Cruz. La ver­da­de­ra cruz es gloria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.