So­le­dad

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Fran­cis­co Ro­bles

Su nom­bre lo di­ce to­do por­que se ajus­ta al mol­de im­po­si­ble de la na­da. La so­le­dad es la re­duc­ción del va­cío a su mí­ni­ma ex­pre­sión. La so­le­dad es al­go fí­si­co y me­ta­fí­si­co, es­pi­ri­tual y ra­cio­nal, per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble. No hay na­da peor en es­te mun­do que es­tar so­lo, sen­tir­se so­lo. Tan es así, que el idio­ma nos pre­vie­ne en el uso del ver­bo co­pu­la­ti­vo. No exis­te la ex­pre­sión “ser so­lo”. Eso se­ría el in­fierno en la vi­da y en la muer­te. Es­tar so­lo im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de sa­lir de ahí, de ese agu­je­ro sin ai­re, de ese po­zo sin bro­cal, de esa na­da sin es­pu­ma.

La ex­po­si­ción que se ha ce­le­bra­do en el Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla du­ran­te el pa­sa­do mes de oc­tu­bre nos ha traí­do, de gol­pe, ese sen­ti­mien­to que en­car­na la So­le­dad. Por de­ba­jo de los ro­pa­jes de la his­to­ria, de los do­cu­men­tos y la pla­ta, de las imá­ge­nes y los en­se­res, la So­le­dad. Con su mi­ra­da ba­ja, con su llanto de are­na que cae co­mo las lá­gri­mas del tiem­po, con las ma­nos he­ri­das por las es­pi­nas y do­lo­ri­das por el va­cío que en­mar­ca esa co­ro­na del Hi­jo. Esa ex­po­si­ción nos ha re­con­ci­lia­do con el mun­do del ar­te que nu­tre la Se­ma­na San­ta. Con­te­ni­dos mag­ní­fi­ca­men­te ele­gi­dos, con un cla­ro hi­lo ar­gu­men­tal y con una pre­sen­ta­ción dig­na de un mu­seo gran­de.

Úl­ti­ma­men­te la Se­ma­na San­ta ha caí­do en un mal gus­to que lin­da, en al­gu­nos ca­sos, con la or­di­na­riez. To­do va­le. Una ta­lla del si­glo XVII que le­va en las huellas de la gu­bia los gol­pes del Ba­rro­co es igual que un ma­ni­quí re­ves­ti­do. O eso di­cen y pre­ten­den. Sin em­bar­go, es­ta ex­po­si­ción nos ha lle­va­do has­ta el nú­cleo de lo tan­gi­ble, de los ele­men­tos que con­for­man la par­te ma­te­rial de una fies­ta que hun­de sus raí­ces, co­mo la her­man­dad de la So­le­dad, en Tren­to y el Re­na­ci­mien­to, en la cos­mo­vi­sión ba­rro­ca, en las cri­sis que ha te­ni­do que atra­ve­sar has­ta lle­gar a hoy, co­mo lo de­mues­tra el plano del tiem­po don­de se re­co­gen to­dos los lu­ga­res don­de se asen­tó la co­fra­día.

Vi­si­tar esa ex­po­si­ción con un se­vi­llano tan hon­do co­mo Ál­va­ro Pas­tor To­rres ha si­do un au­tén­ti­co pri­vi­le­gio. Re­co­rrer la his­to­ria de la So­le­dad con los do­cu­men­tos ex­pues­tos, con par­ti­das de bau­tis­mo y el bácu­lo de Spí­no­la, con ese man­to so­ber­bio que abro­cha el Sá­ba­do en que to­do ter­mi­na, con ese pa­so que tie­ne ma­ni­gue­ta pro­pia en la me­mo­ria in­de­le­ble de San­tia­go Mar­tí­nez… Esa es la Se­ma­na San­ta que so­ña­re­mos así que pa­sen los Re­yes Ma­gos y la Cua­res­ma nos lle­ve al reverso de la So­le­dad. Las tar­des se alar­ga­rán, las no­ches frías se re­fu­gia­rán en el ca­lor cre­cien­te de los tem­plos, el in­cien­so se que­ma­rá co­mo len­ta ce­ra ar­di­da… En­ton­ces re­cor­da­re­mos las pa­la­bras de Pey­ré que de­fi­nen a la per­fec­ción la Se­ma­na San­ta del in­te­rior. To­da la So­le­dad que de­ja la Vir­gen a su pa­so des­apa­re­ce­rá en cuan­to es­ta­lle el Do­min­go de Ra­mos. Y re­gre­sa­rá a nues­tro co­ra­zón en cuan­to Ella apa­rez­ca con la co­ro­na de es­pi­nas en sus ma­nos. Esa la ver­dad, esa es la vi­da, esa es la So­le­dad.

Ma­ría San­tí­si­ma de la So­le­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.