La co­ro­na azul

La pró­xi­ma co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca se va a ma­te­ria­li­zar con la que qui­zá sea la pre­sea más ori­gi­nal de cuan­tas co­no­ce­mos. La de la Vir­gen de los Án­ge­les, obra de Ma­nuel Ro­mán Se­co es una pie­za úni­ca e irre­pe­ti­ble.

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Por F. J. Ló­pez de Paz. Fotos J. Ja­vier Co­mas, Mi­guel Án­gel Gu­tié­rrez y José Co­rra­les.

Cuan­do se la ve re­fle­jar el sol de la tar­de del Jue­ves San­to o las lla­mas de los ci­rios de la can­de­le­ría, la co­ro­na que por­ta en la ca­be­za la Vir­gen de los Ne­gri­tos se con­vier­te en un res­plan­dor do­ra­do con destellos azu­les. La pro­fu­sión de tur­que­sas y pie­dras se­mi­pre­cio­sas de es­te co­lor le da ca­rác­ter a un tra­ba­jo de or­fe­bre­ría que no se pue­de en­ten­der sino en­mar­ca­do en el con­jun­to de pa­so de Vir­gen más mo­derno y rompe­dor de la Se­ma­na San­ta de An­da­lu­cía. Des­pués de crear un pa­lio, un man­to y una sa­ya que es­can­da­li­za­ron en los 60 al siem­pre con­ser­va­dor mun­do de las co­fra­días, Juan Mi­guel Sán­chez se dis­pu­so a com­ple­tar su obra di­se­ñan­do una co­ro­na de es­ti­lo mo­der­nis­ta o “art de­có” pa­ra la Vir­gen de los Án­ge­les. De to­do el con­jun­to, po­dría has­ta ser la pie­za más com­pli­ca­da por­que re­ma­ta­ría la vi­sión ico­no­grá­fi­ca y el as­pec­to de una do­lo­ro­sa del XVII que en esos mo­men­tos aún no ha­bía su­fri­do una trans­for­ma­ción ra­di­cal en su ros­tro.

Fi­na­les de los 60. En­ri­que Gar­cía Car­ne­re­ro, em­pre­sa­rio her­mano de los Ne­gri­tos es el gran be­ne­fac­tor de la co­fra­día que ha re­vo­lu­cio­na­do la es­té­ti­ca de la Se­ma­na San­ta. Es el pro­pie­ta­rio de una fá­bri­ca de hie­rros y de la fe­rre­te­ría Gar­cía y com­pa­ñía en la Pla­za del Pan. Gra­cias a él se ha po­di­do ha­cer el pa­lio, el man­to y la sa­ya. Hay más pro­yec­tos pe­ro aho­ra se plan­tea la co­ro­na. Juan Mi­guel Sán­chez se po­ne a dar­le vuel­tas a una idea que se ale­je de los cá­no­nes al uso. Des­de que en 1913 la Jo­ye­ría Re­yes hi­cie­ra la de la Ma­ca­re­na, prác­ti­ca­men­te to­das las de­más beben de esa fuen­te. Fer­nan­do Mar­mo­le­jo con las co­ro­nas de San Gon­za­lo y El Cris­to de Bur­gos es una ex­cep­ción pe­ro tam­po­co lle­ga a los te­rre­nos del mo­der­nis­mo. Se pue­de de­cir que el úni­co ele­men­to de es­ta co­rrien­te ar­tís­ti­ca eu­ro­pea son las ma­ri­qui­llas de la Ma­ca­re­na que compró Jo­se­li­to el Ga­llo en una jo­ye­ría pa­ri­si­na.

“El di­se­ño de la co­ro­na –in­di­ca el his­to­ria­dor Ga­briel Ferreras– re­fle­ja los mis­mos mo­ti­vos que las pie­zas bor­da­das en el man­to, el pa­lio y la sa­ya co­mo las pal­mas, las pal­me­ras, las es­tre­llas… Y tam­bién se ca­rac­te­ri­za por el enor­me sim­bo­lis­mo de los ele­men­tos, al­gu­nos de los cua­les no han apa­re­ci­do has­ta el mo­men­to en pie­zas co­mo esa”. En efec­to, el ca­nas­to de la nue­va co­ro­na de la Vir­gen de los Án­ge­les es­tá com­pues­to por es­pi­gas y por ra­ci­mos de uvas con sus pám­pa­nos. Es­tos ele­men­tos en­mar­ca­dos en mo­ti­vos geo­mé­tri­cos in­cor­po­ran pie­dras de co­lor tur­que­sa que apor­tan una po­li­cro­mía di­fe­ren­te. Los cua­tro im­pe­ria­les arran­can con una ca­be­za de que­ru­bín, se ador­nan con bo­las de tur­que­sa a se­me­jan­za de las cuen­tas de un ro­sa­rio y se re­ma­tan con una es­ti­li­za­da es­tre­lla de ocho pun­tas ador­na­da con pie­dras de cir­co­ni­ta.

Pe­ro el ele­men­to más ca­rac­te­rís­ti­co de la co­ro­na es la rá­fa­ga re­pu­ja­da a do­ble ca­ra. Es­ta tie­ne su ba­se en una cin­ta o fi­lac­te­ria cua­ja­da de es­que­má­ti­cas flo­res en la que se lee la le­ta­nía “Re­gi­na An­ge­lo­rum”. Las le­tras es­tán es­mal­ta­das, tan­to las de la ca­ra an­te­rior co­mo la de la pos­te­rior don­de apa­re­ce la ex­pre­sión “Ora pro

“El di­se­ño de la co­ro­na re­fle­ja los mis­mos mo­ti­vos que las pie­zas bor­da­das en el man­to, el pa­lio y la sa­ya co­mo las pal­mas, las pal­me­ras, las es­tre­llas…”

La co­ro­na ten­drá más bri­llo pe­ro no per­de­rá la in­ten­si­dad de su azul tur­que­sa que le ha da­do ca­rác­ter des­de 1970

El ele­men­to más ca­rac­te­rís­ti­co de la co­ro­na es la rá­fa­ga re­pu­ja­da a do­ble ca­ra.

no­bis”. De esa cin­ta na­ce un co­ro de cin­co que­ru­bi­nes y des­pués de ma­ne­ra al­ter­na unas pal­me­ras que ter­mi­nan con los tres cla­vos de Cris­to y una es­tre­lla pla­tea­da de 8 pun­tas y unos ra­yos bi­se­la­dos que re­ma­tan con la mis­ma es­tre­lla pe­ro en es­te ca­so do­ra­da. En el cen­tro de las 22 es­tre­llas que mar­can el pe­rí­me­tro de la co­ro­na apa­re­ce una cruz con ra­yos ador­na­da con cris­ta­les ro­jos que aho­ra se­rán sus­ti­tui­dos por gra­na­tes. En el puen­te o fle­je (ele­men­to que sir­ve pa­ra ajus­tar la co­ro­na a la Vir­gen) se pue­de leer la ins­crip­ción: “Co­ro­na de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les de la Her­man­dad de Los Ne­gri­tos cos­tea­da por sus her­ma­nos y de­vo­tos. Pro­yec­to de Don Juan Mi­guel Sán­chez Fer­nán­dez rea­li­za­da por Ro­mán Se­co. Mar­zo de 1970”.

La pie­za de pla­ta so­bre­do­ra­da y al­gu­nos ele­men­tos en su co­lor, sa­li­dos del ta­ller de Ma­nuel Ro­mán Se­co y su her­mano Fran­cis­co, con­ser­van la per­fec­ción de es­ta fir­ma de or­fe­bre­ría de la que han sa­li­do obras tan im­por­tan­tes en el si­glo XX. Ya en 1964 crea­ron los va­ra­les de pal­me­ras del pa­lio. De­bió de ser in­ten­sa la co­la­bo­ra­ción en­tre el di­se­ña­dor y es­te ta­ller ubi­ca­do en la ca­lle Lo­pe de Ve­ga, en los pi­sos de Pi­ni­llo ya que en 2016 el hi­jo de Ro­mán Se­co, Ma­nuel Ro­mán, donó al Archivo His­tó­ri­co Pro­vin­cial una se­rie de do­cu­men­ta­ción de su pa­dre en­tre la que se en­con­tra­ba un bo­ce­to de la co­ro­na de la Vir­gen que reali­zó Juan Mi­guel Sán­chez. La her­man­dad tam­bién pu­do re­cu­pe­rar en 2010 una ta­bla de Juan Mi­guel en la que apa­re­cía la Vir­gen de los Án­ge­les por­tan­do la nue­va pre­sea.

La co­ro­na se en­cuen­tra aho­ra ya des­mon­ta­da en la jo­ye­ría cor­do­be­sa de Mi­guel Án­gel Ce­re­zo que la va a lim­piar y a in­cor­po­rar en torno a 1200 pie­dras pre­cio­sas y se­mi­pre­cio­sas que ven­drán a com­ple­men­tar o a sus­ti­tuir a las ac­tua­les. La co­ro­na ten­drá más bri­llo pe­ro no per­de­rá la in­ten­si­dad de su azul tur­que­sa que le ha da­do ca­rác­ter des­de que en 1970 la crea­ra uno de los gran­des ta­lle­res de Se­vi­lla co­mo fue el que con­for­ma­ron los her­ma­nos Ma­nuel y Fran­cis­co Ro­mán Se­co.

Las le­tras de las le­ta­nías que apa­re­ce en la ba­se de la rá­fa­ga son esmaltes al fue­go.

Pal­me­ras, cla­vos de Cris­to y es­tre­llas do­ra­das y pla­tea­das con­for­man la ori­gi­nal rá­fa­ga.

El ca­nas­to es­tá for­ma­do por ele­men­tos eu­ca­rís­ti­cos co­mo la es­pi­ga de tri­go y los ra­ci­mos de uvas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.