An­to­nio Bur­gos

ABC - Pasión de Sevilla - - News - AN­TO­NIO BUR­GOS

EEs co­mo el mi­la­gro de la san­gre de San Ge­na­ro, pe­ro a la se­vi­lla­na. Ocu­rre el mls­mo dia en que en su ca­te­dral de Na­ples se Ha­ta la san• gre del san­to obis­po mar­ti­ri­za­do por Dio­cle­ciano. Es el mis­mo 19 de sep­tiem­bre. Aqui no se Ra­ta san­gre al­gu­na de mar­tir, sino que la luz co­ro­na a la Vir­gen. Ocu­rre en la igle­sia de San Juan de la Pal­ma. Ocu­rre ca­da 19 de sep­tiem­bre. Ocu­rre exac­ta­men­te alas echo me­nus cuar­to de la tar­de, cuan­do el sol se va po­nien­do por el Pa­tro­ci­nio. A esa horn de ese dia de San Ge­na­ro, a las ocho me­nos cuar­to. ni mas ni me­nos, los es­tre­lle­ros su­bli-mes de Se­vi­lla, los as­tro­no­mos de nues­tros in­ti­mos se­cre­tos, que ba-rrun­tan la pri­me­ra lung de la pri ma. ve­ra por los noc­tur­nos tam­bo­res que ya sue­nan, tie­nen es­ta­ble­ci­das las co-or­de­na­das del mi­la­gro de la luz. A esa ho­ra, por una ventanita que da a la pla­za de San Juan de la Pal­ma, en• traun ra­yo del sol po­nien­te den­tro de la igle­sia. Ni en­tro el dia an­te­rior ni ha­bra de pe­ne­trar el si­guien­te. Ni cuan­do el sol es­ta-ba sa­lien­do por el olor de pan nuc­vodc Al­ca­la ni cuan-do es­ta­ba al­to y de­ja­ba sin som­bra a ]a Gi­ral­da. En­tra pre­ci­sa­men­te aho­ra, a las ocho me­nos cuar­to de la tar­de. Hoy. Pe­ne­tra por esa ven­ta­na con ma­yor ve­lo-ci­dad que la quo los lis­tens a tri­bu­yen a la pro­pa­ga-tion de­la luz. Im­pa­clen­te. El ra­yo de sol an­tra por esa ven­ta­na y no por otra, ese dia­jus­to, a esa ho­ra exac­ta, por­que sa­be que en­ton­ces y so­lo en­ton­ces va a il­tu­ni-nar du­ran­te un ins­tan­te, fo­go­na­zo de hermosura so. bre la be­lle­za, el ros­tro de la Vir­gen de la Amar­gu­ra. No lo anun­cian las con­vo­ca­to­rias de cul­tos que 11-jan en las co­lum­nas de las Gra­das yen las Di ivas god-cas de los tem­ples fer­nan­di­nos del (amino real ca­sa-men­te­ro del Em­pe­ra­dor Car­los. Muy pa­ces se­vi­lla-nos lo sa­ben. Lo sa­ben los que lo tie­nen que sa­ber y alit van, a aguar­dar el ra­yo de sol por el cris­tal so­bre el ros­tro de la Amar­gu­ra, apa­ga­da to­da la igle­sia. Luz de azu­ce­nas que sue­na a can­to de las her­ma­nas de la Cruz at Den­tin go de Ra­mos. A °sea­lant de la mar­cha de Font de An­ta en La Cam­pa­na. A blan­co si­len­cio en los Her­cu­les de la Ala­me­da. En San Juan de la Pal­ma. un ra­yo de sol atra­vie­sa el cris­tal de una ven­ta­na sin rom­per ni man­char Los se­cre­tos de Se­vi­lla y le ma el ma­jor ave­ma­ria a la Amar­gu­ra. El ave­ma­ria de la luz del Crea­dor. Co­mo si la Eleglda, co­ro­na­da de sol, sa­lle­ra del uni­ver­se de ti­nie­blas de la ciu­dad de Pe­dro Botero. Mas Pu­ra y Lim­pia que nun­ca, pi­sa­da la ca­be­za de la bi­cha de la os­cu­ri­dad por sus pies de sa­ya y man­to. Pa­ne­gi­ri­co on for­ma de ra­yo de sol, fund& prin­ci­pal de la do­ra-da y se­cre­ta hermosura de la lle­ga­da del ato­ne en la ciu­dad. Yo se muy bier, her­ma­nos de la Amar­gu­ra, se muy bien, Ju­lio Do­min­guez Ar­jo­na, quo lle­ga en ese ra­yo do sot que bo­sa la ca­ra de la Vir­gen. Es la protcs­ta-alit de fe, en for­ma de ra­yo de sol, de to­dos los hen­na-nos que se fue­ron con su ti­mi­ca blan­ca, ca­mino de la es­ta­cion del Do­min­go que nun­ca aca­ba. Es un be­sa-ma­nes qua la Vir­gen con­vo­ca so­lo pm-a egos her­nia-nos. Yo no es­ta­ba el dia de San Ge­na­ro a la cai­da del sol en San Juan de la Pal­ma, pe­ro don Gui­ller­mo Loh-mann me di­jo quo con el ve­nia el Ne­ne Se­rrano, a ha­cer­le­la­fo­to deflni­tI­va a su Vir­gen. Y queen el mis-mo ra­yo de sol, al be­sa­ma­nos de su Vir­gen, ve­nia Luis Or­tiz Mu­noz, tras com­pro­bar en su ul­ti­mo es­tu-dio que Tie­rra San­ta co­mo la de Se­vi­lla, nin­gu­na. ve­nia Ma­nuel Bor­mu­do Ba­rre­ra, quo es el quo ver­da-de­ra­men­te or­ga­ni­za ca­da alio es­ta nue­va coronaciOn de luz de la Amar­gu­ra. Y ven­lan Jo­se y Ma­nuel Or­tiz, los que en dias de odio y de san­gre sal­va­ron a la Vir-gen de las lla­mas, cuan­do la es­con­die­ron, tan gua­pa, tan he­brea de blan­co, en la fa­bri­ca de azu­le­jos de Car-los Gon­za­lez en Mar­ques de Pa­ra­das. Y ve­nia nn lar-go cuer­po de na­za­re­nos blan­cos de si­len­cio. Hen­na-nos de luz que des­de la luz dell­ni­ti­va re­tor­nan a corn-prohar lo dul­ce que es el do­lor de la Amar­gu­ra. Y la co­ro­nan de sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.