Fé­lix Ma­chu­ca

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Pa­lio de la Vir­gen del Dul­ce Nom­bre.

Vi­vi­mos en el san­to reino de las du­pli­ci­da­des po­lí­ti­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y elec­to­ra­les pa­ra con­sa­grar­nos co­mo el mo­nu­men­to más lo­gra­do a los efec­tos si­co­tró­pi­cos. De­ri­va­do qui­zás de esa ten­den­cia na­cio­nal a du­pli­car e in­clu­so tri­pli­car fun­cio­nes idén­ti­cas pa­ra bus­car­les ni­chos la­bo­ra­les a los re­za­ga­dos fa­mi­lia­res, se nos pre­sen­ta en la ca­lle San Gre­go­rio una de es­tas se­cuen­cias alu­ci­nó­ge­nas. Qui­zás pa­ra no ser me­nos que na­die. Qui­zás pa­ra ser igua­les que to­dos. En el sen­ti­do me­nos no­ble de la pa­la­bra igual­dad. El ca­so es que, en San Gre­go­rio, don­de el con­se­jo de sa­bios de los pal­cos y las si­llas de la Se­ma­na San­ta, se con­vo­can elec­cio­nes pa­ra ele­gir al nue­vo pre­si­den­te del Con­se­jo de Her­man­da­des y Co­fra­días, tras un ac­to de es­tric­ta ele­gan­cia del señor Pi­ñe­ro. El señor Pi­ñe­ro for­ma­ba par­te del ga­bi­ne­te de go­bierno de la an­te­rior pre­si­den­cia, la del muy ca­fe­te­ro señor don Joa­quín Sainz, que se fue por mo­ti­vos per­so­na­les o por har­tu­ra de la bue­na. O qui­zás por am­bas ra­zo­nes. El Señor Pi­ñe­ro, co­mo vi­ce­pre­si­den­te de Sainz, era el lla­ma­do a ocu­par la va­can­te si­lla pre­si­den­cial. Pe­ro, co­mo ya di­go, una ele­gan­te de­ci­sión per­so­nal, pa­ra le­gi­ti­mar más aún su fu­tu­ro man­da­to, lo em­pu­jó a pre­sen­tar­se a unas elec­cio­nes que le so­bran por ra­zo­nes es­ta­tu­ta­rias. El vi­ce­pre­si­den­te su­ce­de al pre­si­den­te sí o sí. Co­mo respaldan las nor­mas. Pe­ro Pi­ñe­ro, pa­ra ser más trans­pa­ren­te que una lon­cha de ja­món de un bau­ti­zo cor­ti­to, quie­re le­gi­ti­mar­se por vía elec­to­ral. Es una de­ci­sión, co­mo di­go, muy ele­gan­te y ca­ba­lle­ro­sa. Pe­ro per­fec­ta­men­te pres­cin­di­ble.

El asun­to se com­pli­ca cuan­do hay otra can­di­da­tu­ra, aje­na a la vi­ce­pre­si­den­cia, que en­tra en jue­go, la del le­tra­do y ase­sor del ta­xi, Pa­co Vé­lez, tan buen pro­fe­sio­nal co­mo in­fa­ti­ga­ble in­qui­lino de San Gre­go­rio. Son dos bue­nas can­di­da­tu­ras, po­dría­mos con­cluir. Am­bos per­so­na­jes dan la ta­lla so­bra­da­men­te y tie­nen más ho­ras de re­co­rri­do en el mun­di­llo que un pal­qui­llo de ídem. Lo que no de­ja de ser cho­can­te es que sus pro­gra­mas elec­to­ra­les sean ca­si ge­me­los. No es­toy in­si­nuan­do que uno u otro ha­yan he­cho con sus plie­gos de pro­pues­tas lo que el se­ño Sán­chez, pre­si­den­te de go­bierno sin pa­sar por las ur­nas, hi­zo con la te­sis de su fa­ma: co­piar y pe­gar, cor­tar y aña­dir. En ab­so­lu­to. Lo que es­toy tra­tan­do de in­di­car es que si am­bos pro­gra­mas pa­re­cen her­ma­nos sia­me­ses ¿tie­ne sen­ti­do dos can­di­da­tu­ras? Es co­mo si el PP se pre­sen­ta­ra a las au­to­nó­mi­cas con un pro­gra­ma co­mo el del PSOE, aun­que la reali­dad nos de­mues­tre que, fi­nal­men­te, unos y otros po­nen oí­dos de te­nien­te a los que pro­me­ten por es­cri­to y de pa­la­bra. Y ha­cen lue­go lo que les da la ga­na. La po­lí­ti­ca obli­ga al com­pro­mi­so… con los fa­mi­lia­res. Los vo­tan­tes son un me­ro ins­tru­men­to pa­ra de­mos­trar que eso de que el pue­blo es sa­bio es una pa­me­ma. En el ca­so que nos ocu­pa la pre­gun­ta na­ce so­la, sin for­zar la ima­gi­na­ción: ¿dos pro­gra­mas tan si­mi­la­res qué bus­can? ¿El buen go­bierno o el ape­te­ci­do car­go?

Hoy me he co­lo­ca­do dos cru­ces de pe­ni­ten­cia so­bre el hom­bro de la dis­cre­pan­cia pa­ra le­van­tar los fal­do­nes de un mis­te­rio co­mo es­te. A ve­ces, a la li­te­ra­tu­ra del gé­ne­ro ca­pi­lli­ta, hay que bus­car­le un hue­co pa­ra acer­car­nos, con la len­te de la crí­ti­ca, a la reali­dad de los hom­bres que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, sue­le ser siem­pre coin­ci­den­te. Ten­ga­mos, pues, unas elec­cio­nes al car­go va­can­te de San Gre­go­rio con dos pro­gra­mas que di­fie­ran en al­go más que en la ma­ne­ra de en­ca­rar el mar­tes san­to, la ma­dru­gá, o la am­plia­ción o mo­di­fi­ca­ción de la ca­rre­ra ofi­cial. Ten­ga­mos unas elec­cio­nes don­de los pro­gra­mas sean me­nos cal­co­grá­fi­cos. Lo con­tra­rio es co­mo el que jue­ga una par­ti­da echan­do el as de oro y el otro pre­sen­ta la mis­ma car­ta. ¿A eso quién le can­ta una sae­ta…?

Por J. Fé­lix Ma­chu­ca. Fo­to Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.