TO­MAR UN BUEN DESA­YUNO

ABC - Salud - - Salud -

Si quie­re per­der pe­so y man­te­ner su co­ra­zón y ce­re­bro en for­ma, no vuel­va a sa­lir de ca­sa con un ca­fé be­bi­do. Un es­tu­dio es­pa­ñol con más de 4.000 per­so­nas, li­de­ra­do por Va­len­tín Fus­ter en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res (CNIC), ha de­mos­tra­do que ha­cer un desa­yuno ener­gé­ti­co pre­vie­ne la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. ¿Y qué en­ten­de­mos por desa­yuno ener­gé­ti­co?. Le po­ne­mos un ejem­plo, adap­ta­do a los há­bi­tos me­di­te­rrá­neos: Una ta­za de ca­fé con le­che o un yogur, una pie­za de fru­ta, y pan in­te­gral con acei­te de oli­va vir­gen ex­tra. «El que no desa­yu­na ter­mi­na co­mien­do más a lo lar­go del día y de una for­ma irre­gu­lar. Tie­ne más co­les­te­rol y más ten­sión ar­te­rial. Cree­mos que el desa­yuno po­ne en mar­cha un re­loj en el hi­po­tá­la­mo que re­gu­la el res­to de la in­ges­ta dia­ria. Por eso, el que desa­yu­na bien, se sa­cia y ya no ne­ce­si­ta comer m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.