Ha­bla­mos con Van­da­na Shi­va, la ac­ti­vis­ta in­dia que de­fien­de la eco­agri­cul­tu­ra pa­ra sal­var la sa­lud y el pla­ne­ta

En su úl­ti­mo libro, Shi­va tra­za la ru­ta pa­ra ob­te­ner un sis­te­ma agrí­co­la y ali­men­ta­rio sa­lu­da­ble y en paz con la Tie­rra

ABC - Salud - - Salud - ARA­CE­LI ACOS­TA

Da unos pa­seos al­re­de­dor de la sa­la del Círcu­lo de Be­llas Ar­tes (Ma­drid) don­de he­mos que­da­do con ella y des­pués be­be pau­sa­da­men­te su té pa­ra ha­cer fren­te a la ma­ña­na de en­tre­vis­tas y con­fe­ren­cias que le es­pe­ran en es­te via­je a Es­pa­ña. La ac­ti­vis­ta Van­da­na Shi­va (Deh­ra­dun, In­dia, 1952) ha de­di­ca­do bue­na par­te de su vi­da a des­mon­tar los su­pues­tos be­ne­fi­cios de la agri­cul­tu­ra in­dus­trial, a la que ella si­túa co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal en la re­ce­ta pa­ra aca­bar con nues­tra sa­lud y con la del pla­ne­ta. Con una son­ri­sa cau­ti­va­do­ra, se mues­tra fir­me a la ho­ra de de­fen­der el pa­pel de li­de­raz­go que las mu­je­res de­ben jugar en la lu­cha por la agroe­co­lo­gía. Aca­ba de pre­sen­tar «¿Quién ali­men­ta real­men­te al mun­do?», edi­ta­do por Capitán Swing. —La pri­me­ra pre­gun­ta la plan­tea us­ted en el tí­tu­lo de su libro, ¿quién ali­men­ta real­men­te al mun­do? — En las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos te­ni­do esa es­pe­cie de ilu­sión de que los quí­mi­cos y las cor­po­ra­cio­nes son las que ali­men­tan al mun­do, pe­ro lo que real­men­te ali­men­ta el mun­do es la tie­rra, el sol, el agua, la fo­to­sín­te­sis, los in­sec­tos que po­li­ni­zan los cul­ti­vos, los mi­cro­or­ga­nis­mos que pro­du­cen nu­trien­tes... En se­gun­do lu­gar, so­mos las mu­je­res las que nu­tri­mos ese mun­do, to­da­vía el 70% de la co­mi­da pro­ce­de de los pe­que­ños agri­cul­to­res. Eso es la co­mi­da real, por­que lo que lla­ma­mos co­mi­da y com­pra­mos en los su­per­mer­ca­dos es un pro­duc­to va­cío nu­tri­cio­nal­men­te. No es co­mi­da y no es­tá ali­men­tan­do al mun­do. —En­ton­ces, ¿la co­mi­da ha de­ja­do de ser una fuen­te de sa­lud y ali­men­to? —Así es, la co­mi­da ha de­ja­do de ser una fuen­te de nu­trien­tes y se ha con­ver­ti­do en un pro­duc­to, en al­go con lo que se es­pe­cu­la y se ob­tie­ne un beneficio eco­nó­mi­co. La co­mi­da es el ma­yor pro­ble­ma de sa­lud que hay en el mun­do: ca­si mil mi­llo­nes de per­so­nas son víc­ti­mas del ham­bre y la des­nu­tri­ción, dos mil mi­llo­nes pa­de­cen en­fer­me­da­des co­mo la obe­si­dad y la dia­be­tes y un sin­fín de ellas su­fren otras oca­sio­na­das por los agen­tes tó­xi­cos que hay en los ali­men­tos. Y la co­mi­da es tam­bién el ma­yor pro­ble­ma pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta. El 75% de las en­fer­me­da­des y pro­ble­mas del pla­ne­ta y de los pro­ble­mas de sa­lud de la hu­ma­ni­dad pro­ce­den de una agri­cul­tu­ra glo­ba­li­za­da e in­dus­trial. La gran ame­na­za pa­ra el bie­nes­tar del pla­ne­ta y el bie­nes­tar de sus ha­bi­tan­tes es la agri­cul­tu­ra glo­ba­li­za­da e in­dus­trial y la for­ma de pro­du­cir, pro­ce­sar y dis­tri­buir los ali­men­tos. —¿A qué ries­gos nos en­fren­ta­mos si no cam­bia­mos nues­tra for­ma de ali­men­tar­nos y de pro­du­cir lo que co­me­mos? —Te­nien­do en cuen­ta que el 75 por cien­to de la des­truc­ción del pla­ne­ta pro­ce­de de un sis­te­ma que nos apor­ta el 25 por cien­to de los ali­men­tos, y que es­tos ali­men­tos nos en­fer­man, so­lo ne­ce­si­ta­mos au­men­tar li­ge­ra­men­te nues­tra die­ta glo­ba­li­za­da e in­dus­trial pa­ra ma­tar al pla­ne­ta. Ya ca­si te­ne­mos un pla­ne­ta muer­to, te­ne­mos un mon­tón de gen­te en­fer­ma y el ham­bre se vol­ve­rá aún peor. La in­dus­tria agrí­co­la es­tá ani­qui­lan­do a los po­li­ni­za­do­res y a los in­sec­tos be­ne­fi­cio­sos. Du­ran­te los úl­ti­mos 30 años he­mos aca­ba­do con el 75% de las co­lo­nias de abe­jas en al­gu­nas re­gio­nes por cul­pa de los pes­ti­ci­das tó­xi­cos. Si se­gui­mos así, den­tro de un si­glo la par­ti­da se ha­brá aca­ba­do pa­ra nues­tra es­pe­cie, por­que las con­di­cio­nes que nos per­mi­ten vi­vir ha­brán des­apa­re­ci­do. — ¿Y ese cam­bio ha­cia una agri­cul­tu­ra más sos­te­ni­ble es una bue­na ma­ne­ra de lu­char con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal? —Es la úni­ca so­lu­ción. La agri­cul­tu­ra in­dus­tria­li­za­da es una ac­ti­vi­dad que ne­ce­si­ta com­bus­ti­bles fó­si­les pa­ra su fun­cio­na­mien­to, y eso tie­ne unos cos­tes fi­nan­cie­ros y eco­ló­gi­cos as­tro­nó­mi­cos. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, cada tra­ba­ja­dor agrí­co­la tie­ne más de 250 es­cla­vos ener­gé­ti­cos ocul­tos. Lo cier­to es que un 40% de las emi­sio­nes res­pon­sa­bles del cam­bio cli­má­ti­co pro­ce­den de es­te sis­te­ma agrí­co­la glo­bal que se ba­sa en los com­bus­ti­bles fó­si­les, ya sea pa­ra fa­bri­car fer­ti­li­zan­tes, mo­ver la ma­qui­na­ria agrí­co­la o tras­la­dar, sin la me­nor sen­sa­tez, los ali­men­tos de un lu­gar a otro re­co­rrien­do mi­les de ki­ló­me­tros. He­mos emi­ti­do tan­tos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que te­ne­mos que em­pe­zar a re­du­cir­los ya. —Su tra­ba­jo se ha cen­tra­do en de­mos­trar que los pes­ti­ci­das y or­ga­nis­mos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te son el ver­da­de­ro enemi­go. ¿Qué tie­ne que de­cir a los que la acu­san de es­tar con­tra el pro­gre­so? —Yo no creo que el pro­gre­so ten­ga al­go que ver, por ejem­plo, con el desas­tre de Bho­pal, con la fu­ga de gas ve­ne­no­so de una fá­bri­ca de pro­duc­tos quí­mi­cos. To­das las sus­tan­cias quí­mi­cas uti­li­za­das en la in­dus­tria de la agri­cul­tu­ra pro­vie­nen de la in­dus­tria de la gue­rra. Así que yo no es­toy con­tra el pro­gre­so, sino con­tra los «cár­te­les del ve­neno», que son las gran­des cor­po­ra­cio­nes que nos ro­ban las se­mi­llas. —Cuen­ta en su libro que la lla­ma­da Re­vo­lu­ción Ver­de tu­vo efectos per­ni­cio­sos en la In­dia, y que una re­vo­lu­ción si­mi­lar se es­tá ex­por­tan­do a Áfri­ca. ¿Qué es­tá pa­san­do? —Los lí­de­res del G8 y fi­lán­tro­pos co­mo Bill Ga­tes es­tán apo­yan­do la im­plan­ta­ción en Áfri­ca de quí­mi­cos y se­mi­llas co­mer­cia­les a tra­vés de la alian­za pa­ra una Re­vo­lu­ción Ver­de en Áfri­ca. Es­ta es la re­ce­ta pa­ra la des­truc­ción del con­ti­nen­te afri­cano y la ham­bru­na, que ya tie­ne ra­mi­fi­ca­cio­nes en to­do el mun­do. En la In­dia, an­tes de la Re­vo­lu­ción Ver­de en 1965 no ha­bía ham­bru­na. En Pun­yab, que era la zo­na más prós­pe­ra de la In­dia, el suelo y los acuí­fe­ros se ago­ta­ron y la bio­di­ver­si­dad des­apa­re­ció por el em­pleo de esos pro­duc­tos quí­mi­cos.

«LA CO­MI­DA HA DE­JA­DO DE SER UNA FUEN­TE DE NU­TRIEN­TES Y SE HA CON­VER­TI­DO EN UN PRO­DUC­TO DEL QUE SE OB­TIE­NE UN BENEFICIO ECO­NÓ­MI­CO» «YO NO ES­TOY EN CON­TRA DEL PRO­GRE­SO, SINO CON­TRA LAS GRAN­DES COR­PO­RA­CIO­NES, LOS CÁR­TE­LES √ DEL VE­NENO»

JAI­ME GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.