Re­cam­bio de ar­ti­cu­la­cio­nes SIN LÍ­MI­TE de edad

La ci­ru­gía e im­plan­ta­ción de pró­te­sis es la úl­ti­ma opción de un ar­se­nal te­ra­péu­ti­co de fár­ma­cos, in­fil­tra­cio­nes y tra­ta­mien­to de pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios. Pe­ro cuan­do es ne­ce­sa­ria es una al­ter­na­ti­va vá­li­da a cual­quier edad

ABC - Salud - - Salud - JOA­QUÍN SO­TO ME­DI­NA

Se pue­de prac­ti­car de­por­te y lle­var una vi­da nor­mal con una pró­te­sis de ro­di­lla. Cual­quier ar­ti­cu­la­ción en buen es­ta­do es can­di­da­ta a ser re­em­pla­za­da por una artificial sin im­por­tar la edad. Y ni si­quie­ra tie­ne por qué ser la pri­me­ra opción. La ci­ru­gía es el fi­nal del ca­mino tras ha­ber ago­ta­do el res­to de al­ter­na­ti­vas, co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos o la reha­bi­li­ta­ción. Un ca­mino que co­mien­za de­bi­do a la ar­tro­sis o la de­ge­ne­ra­ción del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar. El des­gas­te por el em­pleo de las ar­ti­cu­la­cio­nes por un lar­go nú­me­ro de años es uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de su apa­ri­ción. Por es­to, el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da ex­pli­ca por qué ha au­men­ta­do el nú­me­ro de con­sul­tas en Reu­ma­to­lo­gía, Reha­bi­li­ta­ción y Trau­ma­to­lo­gía.

La ge­né­ti­ca con la que na­ce­mos es otro fac­tor a te­ner en cuen­ta. El so­bre­pe­so o el ejer­ci­cio fi­si­co ex­ce­si­vo son otros fac­to­res que, a di­fe­ren­cia de los an­te­rio­res, sí de­pen­den de no­so­tros pa­ra co­rre­gir­los. A su vez, co­mo apun­ta el doc­tor y je­fe del ser­vi­cio de reha­bi­li­ta­ción de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz, Carmelo Fer­nán­dez, tam­bién im­por­tan las ex­pec­ta­ti­vas ac­tua­les de los pa­cien­tes. «Cada vez se tie­nen más so­lu­cio­nes-in­di­ca el doc­tor- pa­ra pro­ble­mas que qui­zá en un mo­men­to an­te­rior se en­ten­dían que eran pro­pios del en­ve­je­ci­mien­to. El pa­cien­te no so­lo tie­ne ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­rar. Quie­re ha­cer de­por­te y no que­dar­se, sim­ple­men­te, en ca­sa».

Pre­ser­var el car­tí­la­go

Pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas del pa­cien­te, exis­ten di­fe­ren­tes for­mas de com­ba­tir el do­lor, la ri­gi­dez y la in­fla­ma­ción que pro­vo­ca la ar­tro­sis. Sín­to­mas que se pro­du­cen a con­se­cuen­cia de la pér­di­da del car­tí­la­go. El car­tí­la­go per­mi­te que las dis­tin­tas su­per­fi­cies ar­ti­cu­la­res no se ro­cen en­tre sí. Si se de­ge­ne­ra, los huesos que­dan des­pro­te­gi­dos y su­fren mal­for­ma­cio­nes. Ade­más de rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co y per­der pe­so, exis­ten otras for­mas de tra­tar el do­lor y pre­ser­var el car­tí­la­go. Así lo in­di­ca la doctora y je­fa de ser­vi­cio de Reu­ma­to­gía del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio, Ru­ber Juan Bra­vo, Susana Ge­rech­ter. «Se ha vis­to que el mag­ne­sio dis­mi­nu­ye mu­cho el do­lor en la ar­tro­sis. A su vez, se es­tán po­nien­do fac­to­res de cre­ci­mien­to pla­que­ta­rio. Es­te tra­ta­mien­to con­sis­te en ex­traer la san­gre del pa­cien­te y cen­tri­fu­gar­la. De for­ma que las pro­pias pla­que­tas del pa­cien­te li­be­ran unos fac­to­res de cre­ci­mien­to pa­ra evi­tar el des­gas­te del car­tí­la­go».

El ob­je­ti­vo es re­tra­sar lo má­xi­mo po­si­ble la im­plan­ta­ción de una pró­te­sis. Un ejem­plo de es­to lo te­ne­mos an­te una ro­tu­ra de me­nis­co, pie­zas de car­tí­la­go de la ro­di­lla que ac­túan co­mo amor­ti­gua­do­res en­tre la ti­bia y el fé­mur. «Un me­nis­co ro­to -se­gún ex­pli­ca el je­fe de ser­vi­cio de ci­ru­gía or­to­pé­di­ca y trau­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud de Ma­drid, José Ta­buen­ca-no sig­ni­fi­ca ci­ru­gía. An­tes de la ope­ra­ción in­ter­vie­ne un pro­ce­so an­ti­in­fla­ma­to­rio, reha­bi­li­ta­dor y se apli­can to­das las in­fil­tra­cio­nes po­si­bles. In­clu­so si se lle­ga al qui­ró­fano, se in­ten­ta rea­li­zar una ci­ru­gía con­ser­va­do­ra, co­mo qui­tar o tra­tar el car­tí­la­go da­ña­do, en lu­gar de una pró­te­sis».

Sin em­bar­go, to­das es­tas me­di­das pue­den no ser su­fi­cien­tes pa­ra cum­plir con las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de los pa­cien­tes. «En los es­tu­dios que es­ta­mos ha­cien­do -in­di­ca el doc­tor José Ta­buen­ca- el 80% de los pa­cien­tes no aguan­tan más de dos años sin que les pon­gan una pró­te­sis».

So­me­ter­se a un im­plan­te de una pró­te­sis de ro­di­lla no es una cues­tión de edad. Lo que de ver­dad im­por­ta, co­mo apun­ta la ci­ru­ja­na del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal, In­ma­cu­la­da Gó­mez, es la ca­li­dad del hue­so. « Es­toy po­nien­do pró­te­sis de ro­di­lla a pa­cien­tes con 80 años » , in­di­ca. La doctora ase­ve­ra que mu­chos pa­cien­tes de­mues­tran pre­jui­cios e ideas equivocadas cuan­do se les ofrece la posibilidad de im­plan­tar­les un re­em­pla­zo ar­ti­cu­lar. « Tie­nen mie­do a po­ner­se una pró­te­sis por­que pien­san que a par­tir de en­ton­ces ya no po­drán rea­li­zar nin­gu­na ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. Cuan­do no es así. Va­mos a de­vol­ver­les su vi­da nor­mal, po­drán vol­ver a jugar al te­nis o al golf» .

Anu­lar el do­lor

Otro error co­mún es aso­ciar la ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca con el do­lor. «El ma­ne­jo post­ope­ra­to­rio -ase­ve­ra la ci­ru­ja­na In­ma­cu­la­da Gó­mez- no tie­ne na­da que ver con el de ha­ce unos años. Una vez aca­ba­da la ci­ru­gía, el anes­te­sis­ta blo­quea ner­vios pe­ri­fé­ri­cos de la pier­na que anu­la­rán el do­lor en las si­guien­tes ho­ras post­ope­ra­to­rias». El do­lor post­ope­ra­to­rio es más in­ten­so las pri­me­ras 24 ho­ras des­pués de la ci­ru­gía. «Si con­se­gui­mos -afir­ma la ci­ru­ja­na- que no ha­ya do­lor, ca­si no se ex­pe­ri­men­ta­rá en los si­guien­tes días. In­clu­so aho­ra em­pe­za­mos con anal­ge­sia la no­che an­tes de la ci­ru­gía». Gra­cias a es­to, el in­gre­so hos­pi­ta­la­rio se ha re­du­ci­do mu­cho. «Un pa­cien­te es­tá in­gre­sa­do a par­tir de que se ope­ra por do­lor, por na­da más». Con es­to se pres­cin­de ade­más del uso de opiá­ceos y se evi­tan sus efectos se­cun­da­rios, co­mo náu­seas o ma­les­tar ge­ne­ral.

Los im­plan­tes tie­nen una vi­da útil cada vez ma­yor. «Apro­xi­ma­da­men­te -apun­ta la

El ob­je­ti­vo es re­tra­sar al má­xi­mo la im­plan­ta­ción de una pró­te­sis. In­clu­so con ci­ru­gías con­ser­va­do­ras de la ar­ti­cu­la­ción «Al­gu­nos pa­cien­tes creen que des­pués no vol­ve­rán a ha­cer de­por­te. No es cier­to, pue­den re­cu­pe­rar su vi­da nor­mal y se­guir ju­gan­do al te­nis, al golf...» El 85 % de los im­plan­tes de ro­di­lla si­guen es­tan­do bien a los 15 o 20 años de su co­lo­ca­ción

doctora In­ma­cu­la­da Gó­mez- el 85% de las pró­te­sis de ro­di­lla si­guen es­tan­do bien a los 15 o 20 años des­pués de su co­lo­ca­ción». A su vez, es­ta ope­ra­ción se ha be­ne­fi­cia­do de un sis­te­ma de na­ve­ga­ción qui­rúr­gi­co que ha me­jo­ra­do la exac­ti­tud y pre­ci­sión con la que se co­lo­can los im­plan­tes.

In­ma­cu­la­da Gó­mez es una de las ci­ru­ja­nas más ex­per­tas en pró­te­sis de ro­di­lla en Es­pa­ña y pio­ne­ra en es­ta téc­ni­ca. « Es­te sis­te­ma rea­li­za una eva­lua­ción di­ná­mi­ca (en ex­ten­sión y fle­xión) de la de­for­mi­dad de la pier­na y su ci­ne­má­ti­ca. No so­lo se tra­ta de de­jar de­re­cha una ro­di­lla que es­tá tor­ci­da. Se ha­ce un ba­lan­ce de to­dos los li­ga­men­tos y las par­tes blan­das de al­re­de­dor de la ro­di­lla, no so­lo el hue­so, pa­ra que fun­cio­ne bien y sea es­ta­ble » . Es­te sis­te­ma fa­ci­li­ta ade­más que se es­co­ja la ta­lla y ta­ma­ño de la pró­te­sis que se ajus­te me­jor a las me­di­das de cada pa­cien­te.

Una de las con­se­cuen­cias de los nue­vos im­plan­tes es que la reha­bi­li­ta­ción es cada vez más fácil. Co­mo apun­ta el doc­tor Carmelo Fer­nán­dez, «los pa­cien­tes ca­si se ma­ne­jan so­los. Es una reha­bi­li­ta­ción sen­ci­lla: en quin­ce se­sio­nes se pue­den sol­ven­tar los pro­ble­mas. Vuel­ven a su ca­sa al ter­cer o cuar­to día des­pués de la ope­ra­ción».

Da­do que la sus­ti­tu­ción de una ar­ti­cu­la­ción por una pró­te­sis es el fi­nal de un pro­ce­so en el que par­ti­ci­pan trau­ma­tó­lo­gos, reha­bi­li­ta­do­res y reuma­tó­lo­gos, el tra­ta­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­nar es cla­ve pa­ra co­rre­gir la ar­tro­sis.

El ob­je­ti­vo es que los re­em­pla­zos ar­ti­cu­la­res sean cada vez me­nos ne­ce­sa­rios. Con me­di­das co­mo los im­plan­tes de car­tí­la­go. «Los re­sul­ta­dos-se­gún apun­ta la doctora Susana Ge­rech­ter- son bas­tan­te acep­ta­bles, pe­ro no se pue­de uti­li­zar en to­do el mun­do. La idea se­ría in­ten­tar re­cons­truir to­do el car­tí­la­go a fu­tu­ro». Por otro la­do, co­mo in­di­ca el doc­tor José Ta­buen­ca, se es­pe­ra que me­dian­te la te­ra­pia gé­ni­ca sea­mos ca­pa­ces de pre­ve­nir y de­tec­tar to­dos los ge­nes aso­cia­dos a la ar­tro­sis.

ER­NES­TO AGUDC

Un mo­men­to del en­cuen­tro en ABC de los ex­per­tos en apa­ra­to lo­co­mo­tor

Por el qui­ró­fano es­tán pa­san­do pa­cien­tes que ya han cum­pli­do los 80 años. Im­por­ta la edad bio­ló­gi­ca, más que la del DNI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.