Un tras­plan­te fe­cal pa­ra pa­liar una in­fec­ción le­tal

ABC - Salud - - SALUD -

Una in­fec­ción por la bac­te­ria de clos­tri­dium dif­fi­ci­le cau­sa dia­rrea, fie­bre, náu­seas y do­lo­res ab­do­mi­na­les. Su tra­ta­mien­to más co­mún, el uso de an­ti­bió­ti­cos, mu­chas ve­ces no es efec­ti­vo. Pe­ro se ha en­con­tra­do una so­lu­ción: el tras­plan­te fe­cal. Es­te tra­ta­mien­to con­sis­te en re­po­blar el in­tes­tino de una per­so­na en­fer­ma con bac­te­rias sa­nas, esas que de­be­ría te­ner y ha per­di­do de al­gu­na ma­ne­ra. Pa­ra ello, se in­tro­du­ce en el cuer­po del en­fer­mo una muestra, pro­ce­sa­da pre­via­men­te en el la­bo­ra­to­rio, de las he­ces de una per­so­na con bue­na sa­lud.

En España el hos­pi­tal ma­dri­le­ño Ra­món y Ca­jal es uno de los pio­ne­ros en la rea­li­za­ción de tras­plan­tes fe­ca­les pa­ra tra­tar clos­tri­dium dif­fi­ci­le, la úni­ca in­fec­ción que se tra­ta con es­ta me­to­do­lo­gía. Pa­ra el tra­ta­mien­to de la in­fec­ción exis­ten an­ti­bió­ti­cos, pe­ro en mu­chos pa­cien­tes la en­fer­me­dad re­cu­rre con fa­ci­li­dad. «Hay per­so­nas que en­gan­chan ci­clos de in­fec­ción ca­da mes y re­caen cons­tan­te­men­te», ex­pli­ca el doc­tor Ja­vier Co­bo, je­fe de sec­ción del ser­vi­cio de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal.

La so­lu­ción a es­tas re­caí­das fue el tras­plan­te. Des­de mar­zo de 2015 han rea­li­za­dos 27 y en el hos­pi­tal ase­gu­ran una ta­sa de efi­ca­cia del 90%. La ma­yo­ría de los problemas que han te­ni­do, se­gún apun­ta el Ja­vier Co­bo, se de­be a la ad­mi­nis­tra­ción pos­te­rior de an­ti­bió­ti­cos en las se­ma­nas pos­te­rio­res al trans­plan­te fe­cal.

«Los pa­cien­tes lo acep­tan rá­pi­da­men­te y lo en­tien­den bien, en los tres años que lle­va­mos so­lo una per­so­na se ha ne­ga­do», ex­pli­ca el doc­tor Co­bo.

En el pro­ce­di­mien­to que lle­van a ca­bo en el hos­pi­tal, la muestra que uti­li­zan pa­ra re­po­blar el es­tó­ma­go de los pa­cien­tes en­fer­mos sue­le pro­ve­nir de un fa­mi­liar. «Se­gui­mos los mis­mos pro­to­co­los de se­gu­ri­dad que si fué­ra­mos a tras­plan­tar un ri­ñón, un hí­ga­do o cual­quier ór­gano», co­men­ta Ja­vier Co­bo y aña­de: «Tam­bién te­ne­mos otro ni­vel de se­gu­ri­dad más, si por ejem­plo el do­nan­te es dia­bé­ti­co o tie­ne de­pre­sión, le des­car­ta­mos, aun­que sea so­lo por la du­da de si eso lue­go pue­de su­po­ner al­go pa­ra el re­cep­tor».

Los fa­mi­lia­res no son la úni­ca vía de la que pue­de pro­ve­nir una muestra, es­ta tam­bién pue­de ser de una per­so­na anó­ni­ma a tra­vés de un ban­co de he­ces, tal co­mo exis­ten ban­cos de do­nan­tes de san­gre.

Ope­nBio­me es el ma­yor ban­co de he­ces del mundo. Fun­da­do en 2012 en Es­ta­dos Uni­dos, has­ta la fe­cha han en­via­do a más de 1.000 hos­pi­ta­les de sie­te paí­ses del mundo al­re­de­dor de 35.000 mues­tras. «Un fa­mi­liar su­fría una in­fec­ción por clos­tri­dium dif­fi­ci­le y tras 18 me­ses en los que los an­ti­bió­ti­cos no le hi­cie­ron efec­to, re­ci­bió un tras­plan­te fe­cal y me­jo­ró en tan so­lo unos días. Por eso de­ci­di­mos abrir el ban­co», re­la­ta Ca­rolyn Edels­tein, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la em­pre­sa.

Do­nan­tes ex­clu­si­vos

So­lo un 3% de las per­so­nas que se pre­sen­tan co­mo can­di­da­tas pa­ra do­nar pasan los fil­tros de la em­pre­sa. El pro­ce­so es muy ex­haus­ti­vo. Tras pre­sen­tar la so­li­ci­tud, los po­si­bles do­nan­tes de­ben ir a las ofi­ci­nas de la em­pre­sa en Bos­ton, don­de les to­man mues­tras de san­gre y he­ces. Si fi­nal­men­te re­sul­tan ele­gi­dos, ca­da 60 días de­ben vol­ver a pa­sar nue­vas prue­bas.

«Al es­ta­ble­cer un ban­co, he­mos crea­do una ma­ne­ra ba­ra­ta, se­gu­ra y fá­cil de te­ner un ac­ce­so a ma­te­rial pa­ra rea­li­zar los tras­plan­tes fe­ca­les», ex­pli­ca Ca­rolyn Edels­tein y aña­de: «Fa­ci­li­ta­mos el pro­ce­so pa­ra que los mé­di­cos pue­dan iden­ti­fi­car rá­pi­da­men­te a los do­nan­tes, y las mues­tras se pue­dan en­viar sin ma­yo­res problemas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.