Con­ser­var la me­le­na

Un no­ve­do­so sis­te­ma que en­fría el cue­ro ca­be­llu­do es ca­paz de pre­ve­nir la caí­da del ca­be­llo en al­gu­nos tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia

ABC - Salud - - SALUD - TE­RE­SA DE LA CIER­VA

Pre­ve­nir la caí­da del pe­lo con la qui­mio­te­ra­pia es po­si­ble. Así fun­cio­na el cas­co «milagro»

¿Doctor, se me va a caer el pe­lo?» Es una de las pre­gun­tas más fre­cuen­tes y te­mi­das en la con­sul­ta de los on­có­lo­gos des­pués de re­ci­bir el diag­nós­ti­co de cán­cer. La caí­da del ca­be­llo es uno de los efec­tos se­cun­da­rios más trau­má­ti­cos de la qui­mio­te­ra­pia. Se­gún Car­men Yé­la­mos, psi­coon­có­lo­ga de Ge­ne­sis Ca­rey, «hay un víncu­lo im­por­tan­te en­tre el ca­be­llo y los sen­ti­mien­tos de atrac­ti­vo, se­xua­li­dad y fe­mi­ni­dad o mas­cu­li­ni­dad en ca­da uno de no­so­tros. Por ello, es­ta pér­di­da­pro­vo­ca un im­pac­to psi­co­ló­gi­co tan de­mo­le­dor que afec­ta a la au­to­es­ti­ma y la vi­da per­so­nal, fa­mi­liar y la­bo­ral».

Se­gún es­ta doc­to­ra, al­gu­nos pa­cien­tes es­tán tan an­gus­tia­dos an­te la pers­pec­ti­va de per­der el pe­lo, que pue­den ele­gir te­ra­pias me­nos efec­ti­vas u op­tar por no ha­cer­se nin­gún tra­ta­mien­to. De he­cho, hay es­tu­dios que han ob­ser­va­do que en­tre el 8% y el 10% de los pa­cien­tes se plan­tean no re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia por el mie­do a per­der el ca­be­llo.

«No sa­bes lo im­por­tan­te que es tu ca­be­llo y lo que su pér­di­da afec­ta a la au­to­es­ti­ma has­ta que lo pier­des», cuen­ta Bea­tri­ce, una mu­jer de 50 años que ha pa­sa­do por va­rios ci­clos de qui­mio­te­ra­pia. Sa­be qué es que­dar­se sin su me­le­na más de una vez. «Si ten­go que vol­ver a que­dar­me cal­va, ti­ro la toa­lla», lle­gó a de­cir cuan­do le anun­cia­ron su úl­ti­mo pro­ce­so qui­mio­te­rá­pi­co. Pe­ro una ami­ga le ha­bló de un cas­co que pre­ve­nía la caí­da del pe­lo en­frian­do el cue­ro ca­be­llu­do pa­ra que no en­tra­ran los fár­ma­cos en el bul­bo pi­lo­so, y de­ci­dió in­ten­tar­lo. «Y me ha sal­va­do no so­lo el pe­lo, sino la se­gu­ri­dad en mí mis­ma», ase­gu­ra.

Bea­tri­ce ha­bla de On­co­bel, una he­rra­mien­ta que ha te­ni­do una gran acep­ta­ción a ni­vel mun­dial y es­tá im­plan­tán­do­se en mu­chas ciu­da­des de Es­pa­ña, tan­to en hos­pi­ta­les pri­va­dos co­mo en pú­bli­cos de la Se­gu­ri­dad So­cial (con pro­pia fi­nan­cia­ción o la co­la­bo­ra­ción de Fun­da­cio­nes y Aso­cia­cio­nes) y que evi­ta la caí­da del pe­lo en mu­je­res y hom­bres, en un ele­va­do por­cen­ta­je de

ca­sos (pue­de lle­gar has­ta el 87% en los ca­sos tra­ta­dos con los fár­ma­cos me­nos agre­si­vos).

El sis­te­ma cuen­ta con la apro­ba­ción de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea y la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se (FDA) des­de abril de 2017 ad­mi­tien­do su ple­na efi­ca­cia y se­gu­ri­dad en tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos. Se de­be te­ner cui­da­do por­que en al­gu­nos hos­pi­ta­les pri­va­dos tie­nen co­pias sin cer­ti­fi­ca­ción ni apro­ba­ción de la FDA. «Con esos equi­pos fal­sos no hay for­ma de lle­var un con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra y pue­den sur­gir com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras», aler­ta Nuria Se­bas­tián, di­rec­to­ra de On­co­bel.

Pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na, es im­por­tan­te sa­ber por qué se cae el pe­lo. Los me­di­ca­men­tos de qui­mio­te­ra­pia ata­can las cé­lu­las can­ce­ro­sas de cre­ci­mien­to rá­pi­do, y tam­bién ata­can otras cé­lu­las del cuer­po de cre­ci­mien­to rá­pi­do, co­mo las de las raí­ces del ca­be­llo (o fo­lícu­los ca­pi­la­res). Cuan­do se ad­mi­nis­tra el tra­ta­mien­to, se da­ñan es­tas cé­lu­las, y la ma­yo­ría aca­ban sien­do eli­mi­na­das, por lo que no se pro­du­ce pe­lo y apa­re­ce la alo­pe­cia. On­co­bel «pro­te­ge» esos fo­lícu­los pi­lo­sos de los quí­mi­cos en­frián­do­los.

Man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra

«Los pa­cien­tes se co­lo­can un go­rro de si­li­co­na con un cir­cui­to in­te­gra­do por el que cir­cu­la un lí­qui­do re­fri­ge­ran­te que se co­nec­ta a una má­qui­na y man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma. De es­ta ma­ne­ra, el cue­ro ca­be­llu­do al­can­za la tem­pe­ra­tu­ra de 19ºC a 21º al ni­vel de la piel, pro­vo­can­do que los qui­mio­te­rá­pi­cos no lle­guen, o que lo ha­gan en un ba­jo por­cen­ta­je, a las cé­lu­las del fo­lícu­lo pi­lo­so. Me­dian­te el en­fria­mien­to con­ti­nuo del cue­ro ca­be­llu­do, se cie­rran los va­sos san­guí­neos que rie­gan los fo­lícu­los pi­lo­sos, y de es­ta for­ma, se evi­ta que los fár­ma­cos en­tren y los des­tru­yan. Así, se pre­vie­ne la caí­da del ca­be­llo y tam­bién «de las ce­jas y las pes­ta­ñas», ex­pli­ca Se­bas­tián. «Es im­pres­cin­di­ble em­pe­zar des­de la pri­me­ra se­sión, ya que a par­tir de ese mo­men­to se em­pie­za a per­der pe­lo», aña­de.

El go­rro es sua­ve, fle­xi­ble y se ajus­ta a la ca­be­za (con 3 ta­ma­ños). Se co­lo­ca me­dia ho­ra an­tes de la in­fu­sión del me­di­ca­men­to y hay que lle­var­lo pues­to has­ta una ho­ra y me­dia des­pués de la qui­mio­te­ra­pia. «Lo úni­co mo­les­to es el frío en la ca­be­za», co­men­ta Bea­tri­ce. Es­ta usua­ria re­co­no­ce que las se­sio­nes de hos­pi­tal se alar­gan dos ho­ras, «pe­ro ha me­re­ci­do la pe­na por­que, aun­que se me ha de­bi­li­ta­do el pe­lo y se han “cla­rea­do” al­gu­nas zo­nas de la ca­be­za y un po­co las ce­jas, no te­ner que ver­me cal­va me ha­ce lle­var me­jor la en­fer­me­dad», ase­gu­ra. La doc­to­ra Yé­la­mos se­ña­la que «es una ma­ra­vi­lla ver co­mo, al des­apa­re­cer la preocupación por el pe­lo, el pa­cien­te se cen­tra en su­pe­rar su en­fer­me­dad».

Va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que su efec­ti­vi­dad va­ría del 43% al 87%, lle­gan­do has­ta el 93%. Pe­ro so­lo es vá­li­do en tu­mo­res só­li­dos. «Si des­pués de la ter­ce­ra se­sión el pe­lo no se ha caí­do sig­ni­fi­ca que el tra­ta­mien­to fun­cio­na; si an­tes de la ter­ce­ra, el pe­lo se cae, el pa­cien­te pue­de aban­do­nar y no le co­bra­mos las se­sio­nes», cuen­ta Nuria. El pre­cio por seis se­sio­nes es in­fe­rior a 1.400 eu­ros, lo que va­le una pe­lu­ca de ca­li­dad.

ABC

Una pa­cien­te usa On­co­bel, una he­rra­mien­ta que en­fría el cue­ro ca­be­llu­do y evi­ta la pér­di­da de pe­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.