Cál­za­te las ZA­PA­TI­LLAS

¡Pon­te las za­pa­ti­llas!

ABC - Salud - - SALUD - JOR­GE SANZ CA­SI­LLAS

El ejer­ci­cio fí­si­co no so­lo dis­pa­ra las en­dor­fi­nas tam­bién re­du­ce las re­caí­das

Por­que so­mos hu­ma­nos, el diag­nós­ti­co de cán­cer va aso­cia­do mu­chas ve­ces al mie­do y la in­cer­ti­dum­bre. Cam­bian nues­tros ho­ra­rios, vi­vi­mos al son de las ci­tas mé­di­cas y de­ja­mos de la­do al­gu­nas co­sas que nos ha­cían sen­tir bien. Sin em­bar­go, al con­se­jo re­cu­rren­te de «tran­qui­li­dad y bue­nos ali­men­tos» ca­da vez más pro­fe­sio­na­les in­clu­yen ha­cer de­por­te. ¿La ra­zón? Nos ha­ce fuer­tes fren­te a los tra­ta­mien­tos, me­jo­ra nues­tro es­ta­do de áni­mo y nos pro­te­ge de ca­ra al fu­tu­ro.

Es cier­to que el cán­cer de mama obli­ga a quien lo pa­de­ce a me­dir sus fuer­zas, pe­ro es­to no es in­com­pa­ti­ble con po­ner­se unas za­pa­ti­llas. «Las pa­cien­tes que tie­nen cán­cer, con re­la­ti­va fre­cuen­cia, tie­nen can­san­cio por los tra­ta­mien­tos. Sue­len pre­sen­tar fa­ti­ga o as­te­nia y al­te­ra­cio­nes del sue­ño», ex­pli­ca Mar­ta Blan­co, mé­di­co ex­per­ta en on­co­lo­gía de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC). «Pe­ro se ha vis­to que las pa­cien­tes que ha­cen lo que lla­ma­mos “ejer­ci­cio re­gu­lar cons­tan­te”, es de­cir, unos 30 mi­nu­tos dia­rios, pre­sen­tan me­nos can­san­cio y duer­men me­jor que las que no lo rea­li­zan».

El ejer­ci­cio más co­mún sue­le ser ca­mi­nar a pa­so vi­vo, pe­ro ca­da pa­cien­te de­be ser eva­lua­da de for­ma in­di­vi­dual. An­tes de na­da, con­vie­ne va­lo­rar el mo­men­to clí­ni­co, la edad o los an­te­ce­den­tes de­por­ti­vos para co­no­cer sus po­si­bi­li­da­des... pe­ro tam­bién sus lí­mi­tes. Al fi­nal, tal y co­mo apun­ta la mé­di­co, los be­ne­fi­cios del de­por­te en mu­je­res con cán­cer de mama no son muy di­fe­ren­tes a los del res­to de la po­bla­ción: «De pri­me­ras te da ma­yor ca­li­dad de vi­da. Y con es­to nos re­fe­ri­mos a una re­duc­ción del can­san­cio y a una me­jo­ra de la ca­li­dad del sue­ño». Ade­más, aña­de Blan­co, «sa­be­mos que el ejer­ci­cio pue­de re­du­cir los ries­gos de re­cu­rren­cia al cán­cer». Es de­cir, que ade­más de ayu­dar­nos con la en­fer­me­dad en el pre­sen­te, pue­de evi­tar que reapa­rez­ca en el fu­tu­ro.

Pe­ro si los be­ne­fi­cios fí­si­cos son de por sí no­ta­bles, las ven­ta­jas psi­co­ló­gi­cas de prac­ti­car de­por­te no se que­dan atrás. Al au­men­to de la au­to­es­ti­ma se le une un fac­tor mu­cho más im­por­tan­te: re­cu­pe­rar la sen­sa­ción de con­trol so­bre no­so­tros mis­mos y so­bre el de­ve­nir de nues­tro tra­ta­mien­to.

Re­cu­pe­rar el con­trol

«En cuan­to a ni­vel emo­cio­nal yo dis­tin­gui­ría dos ti­pos de mu­je­res: aque­llas que ya rea­li­za­ban ejer­ci­cio fí­si­co an­tes del diag­nós­ti­co y las mu­je­res que no rea­li­za­ban ejer­ci­cio an­tes de la en­fer­me­dad», ex­pli­ca Pa­tri­zia Bres­sa­ne­llo, psi­coon­có­lo­ga de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC). «Si la mu­jer se de­fi­ne co­mo mu­jer de­por­tis­ta, el diag­nós­ti­co del cán­cer va a te­ner unas con­se­cuen­cias a ni­vel emo­cio­nal más im­pac­tan­tes, por­que afec­ta a una par­te de su iden­ti­dad».

Se­gún Bres­sa­ne­llo, se­guir ha­cien­do de­por­te ha­rá que me­jo­re su es­ta­do de áni­mo y que re­cu­pe­re cier­to «con­trol» so­bre su vi­da. «Cuan­do te diag­nos­ti­can un cán­cer cam­bian tus ho­ra­rios, ha­ces lo que te in­di­can los mé­di­cos, to­mas lo que te di­cen los mé­di­cos... A ve­ces la fa­mi­lia to­ma una ac­ti­tud pro­tec­to­ra, y la mu­jer co­mo que pier­de el con­trol so­bre su día a día», apun­ta. «El he­cho de que pue­da ini­ciar una ac­ti­vi­dad que le ha­ga par­tí­ci­pe de su re­cu­pe­ra­ción le ayu­da. Le da ma­yor sen­sa­ción de con­trol, re­du­ce la an­sie­dad, aumenta la au­to­es­ti­ma y, si prac­ti­ca de­por­te en gru­po, ha­ce que so­cia­li­ce».

Es­to es al­go muy va­lio­so para cual­quier pa­cien­te pues, la ma­yo­ría, ade­más de obe­de- cer a los mé­di­cos ne­ce­si­ta sen­tir­se par­te de la so­lu­ción. «Es al­go muy de­man­da­do. Mu­chos pa­cien­tes nos lla­man pre­gun­tán­do­nos: “¿Qué pue­do ha­cer yo para par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en mi re­cu­pe­ra­ción?”».

Bres­san­ne­llo, que lle­va 22 años aten­dien­do a en­fer­mos de cán­cer, con­clu­ye que un pa­cien­te proac­ti­vo en su re­cu­pe­ra­ción es un pa­cien­te más fuer­te. «Ade­más –coin­ci­de la es­pe­cia­lis­ta Mar­ta Blan­co–, los que prac­ti­can de­por­te sue­len cui­dar bas­tan­te su die­ta, y la com­bi­na­ción de am­bas co­sas pro­vo­ca que res­pon­dan me­jor a to­do el tra­ta­mien­to».

KA­KO RANGEL

Los ex­per­tos re­co­mien­dan rea­li­zar«ejer­ci­cio re­gu­lar cons­tan­te»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.