LOS ROS­TROS DE LA LU­CHA CON­TRA EL CÁN­CER DE MA­MA

Una de ca­da ocho mu­je­res ten­drá un cán­cer de ma­ma a lo lar­go de su vi­da. La bue­na no­ti­cia es que es uno de los tu­mo­res con me­jor pro­nós­ti­co, y lo es gra­cias a los avan­ces en

ABC - Salud - - SALUD - EST­HER ARMORA

Los avan­ces en bio­lo­gía mo­le­cu­lar mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, el más fre­cuen­te en­tre las mu­je­res, al per­mi­tir di­se­ñar tra­ta­mien­tos dirigidos ca­pa­ces de com­ba­tir la en­fer­me­dad con me­jo­res re­sul­ta­dos, apun­tan­do a las pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da tu­mor.

Las te­ra­pias «a me­di­da», con me­nos efec­tos se­cun­da­rios, me­jo­ra­ron la su­per­vi­vien­cia y la ca­li­dad de vi­da de las afec­ta­das, lo que ha he­cho po­si­ble que en es­tas úl­ti­mas dé­ca­das la cien­cia to­me ven­ta­ja a es­te cán­cer. A co­mien­zos de los años 80, sie­te de ca­da diez mu­je­res con cán­cer de ma­ma es­ta­ban li­bres de re­caí­da a los cin­co años del diag­nós­ti­co. Aho­ra, son nue­ve de ca­da diez, se­gún da­tos fa­ci­li­ta­dos por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (SEOM).

Tras años de avan­ces en te­ra­pias y ci­ru­gía, con in­ter­ven­cio­nes me­nos in­va­si­vas y con me­jo­res re­sul­ta­dos, aho­ra el fo­co es­tá pues­to en la in­mu­no­te­ra­pia –em­po­de­rar nues­tro sis­te­ma in­mu­ne pa­ra que ata­que la en­fer­me­dad des­de den­tro–.

Com­ba­tir­lo des­de den­tro

La idea de do­ble­gar al cán­cer es­ti­mu­lan­do nues­tro sis­te­ma in­mu­ne pa­ra que ac­túe co­mo ar­ma de ba­ta­lla no es nue­va. En me­la­no­ma o cán­cer de pul­món ya es una reali­dad, aun­que en cán­cer de ma­ma to­da­vía es­tá en fa­se de in­ves­ti­ga­ción.

Pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas de ta­lla han de­mos­tra­do en ani­ma­les la va­li­dez de la in­mu­no­te­ra­pia co­mo op­ción te­ra­péu­ti­ca pa­ra los dos sub­ti­pos más agre­si­vos de es­te cán­cer: el tri­ple ne­ga­ti­vo y el HER2+. Sin em­bar­go, los on­có­lo­gos van más allá. «No bas­ta con es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ne pa­ra ata­car a las cé­lu­las tu­mo­ra­les; se tra­ta de usar­lo de for­ma di­ri­gi­da», apun­ta el doctor Joa­quin Arri­bas, pro­fe­sor ICREA y res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción Pre­clí­ni­ca del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción On­co­ló­gi­ca del Hos­pi­tal Vall d’He­bron de Bar­ce­lo­na (VHIO). Sa­be de lo que ha­bla, él lo ha lo­gra­do en el sub­ti­po HER2+. «He­mos de ma­ne­jar la in­mu­no­te­ra­pia con pre­ci­sión pa­ra que su ac­ción no afec­te al te­ji­do sano y no ha­ya efec­tos se­cun­da­rios ad­ver­sos», afir­ma Arri­bas en de­cla­ra­cio­nes a es­te dia­rio. Un tra­ba­jo li­de­ra­do por él, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en el «Scien­ce Trans­la­tio­nal Me­di­ci­ne», ha lo­gra­do de­mos­trar que un fár­ma­co, el p95HER2-TCB, es ca­paz de guiar co­mo un GPS a las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne, los lin­fo­ci­tos, has­ta las cé­lu­las tu­mo­ra­les pa­ra des­truir­las, y lo mas ím­por­tan­te, «lo­grar que ese ata­que sea se­lec­ti­vo» sin da­ñar a las cé­lu­las sa­nas.

¿Có­mo lo con­si­gue? Pues, se­gún ex­pli­ca el ex­per­to, «ex­ten­dien­do dos bra­zos, uno que atra­pa a las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne y otro a las tu­mo­ra­les, y acer­cán­do­los pa­ra que las pri­me­ras eli­mi­nen a las se­gun­das de for­ma di­ri­gi­da y sin da­ños co­la­te­ra­les». El me­di­ca­men­to –un an­ti­cuer­po bies­pe­cí­fi­co de cé­lu­las T (TCB)–se di­ri­ge ha­cia la pro­teí­na p95HER2, que ex­pre­san las cé­lu­las de es­te tu­mor y las erra­di­ca. Su fun­cio­na­mien­to es si­mi­lar al de un imán «Co­nec­ta los lin­fo­ci­tos con la ci­ta­da pro­teí­na que es­tá en las cé­lu­las tu­mo­ra­les pa­ra des­pués des­truir­las», acla­ra Joa­quin Arri­bas. El investigador ha­ce hin­ca­pié en la re­le­van­cia del ha­llaz­go.

«Ya te­ne­mos la di­rec­ción»

«He­mos con­se­gui­do lo que has­ta aho­ra no se ha­bía po­di­do con­se­guir: lle­var un tra­ta­mien­to de in­mu­no­te­ra­pia «a do­mi­ci­lio» – es de­cir has­ta las cé­lu­las del tu­mor– en es­te ti­po de cán­cer. Al sis­te­ma in­mu­ne le fal­ta­ba la di­rec­ción exac­ta del tu­mor, y aho­ra sa­be que de­be lle­var el lin­fo­ci­to has­ta las cé­lu­las que ex­pre­san la pro­teí­na p95HER2 pa­ra po­der aca­bar con ellas», di­ce Arri­bas, que jun­to a su equi­po lle­va una dé­ca­da tra­ba­jan­do en es­ta in­ves­ti­ga­ción.

El nue­vo me­di­ca­men­to, que se ha ex­pe­ri­men­ta­do con éxi­to en ra­to­nes hu­ma­ni­za­dos a los que se ha tras­plan­ta­do el tu­mor y

Tras años de avan­ces en tra­ta­mien­to y ci­ru­gía, el fo­co es­tá aho­ra pues­to en la in­mu­no­te­ra­pia

«No bas­ta con es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ne pa­ra que ata­que a las cé­lu­las tu­mo­ra­les; se tra­ta de usar­lo de for­ma di­ri­gi­da pa­ra que no da­ñe te­ji­do sano»

tam­bién san­gre de la pa­cien­te, va di­ri­gi­do a aque­llas mu­je­res que pa­de­cen es­te ti­po de cán­cer (HER2+) y que no han reac­cio­na­do a otros tra­ta­mien­tos, un 40 por cien­to del to­tal de afec­ta­das, que su­po­nen, a su vez, el 10 por cien­to del to­tal de mu­je­res que pa­de­cen cán­cer de ma­ma.

Otro de los fi­lo­nes a ex­plo­rar y, jun­to a la in­mu­no­te­ra­pia, pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal en la in­ves­ti­ga­ción on­co­ló­gi­ca ac­tual, es la biop­sia lí­qui­da, una téc­ni­ca no in­va­si­va que per­mi­te de­tec­tar las mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que cau­san la en­fer­me­dad con una sim­ple ana­lí­ti­ca de san­gre. En el cam­po del cán­cer de ma­ma, co­mo en otros tu­mo­res, es­ta nue­va ar­ma de diag­nós­ti­co su­po­ne una avan­ce im­por­tan­te no so­lo pa­ra po­der afi­nar más en los tra­ta­mien­tos y de­ter­mi­nar qué pa­cien­tes son o no can­di­da­tas a ellos, «sino tam­bién pa­ra, en un fu­tu­ro, po­der avan­zar­se a la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad», se­ña­la a ABC la doc­to­ra Cris­ti­na Sau­ra, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Cán­cer de Ma­ma del VHIO.

«Aún es­ta­mos le­jos de es­te es­ce­na­rio, pe­ro qui­zás den­tro de unos años la biop­sia lí­qui­da nos pue­de ayu­dar a pre­de­cir con una sim­ple ana­lí­ti­ca de san­gre si una­per­so­na va a pa­de­cer la en­fer­me­dad o va a desa­rro­llar me­tás­ta­sis. Eso se­ría un gran pa­so ha­cia de­lan­te en la lu­cha con­tra es­te cán­cer ya que po­dría pres­cin­dir­se de las ma­mo­gra­fías, aun­que, in­sis­to, es­to lo plan­tea­mos co­mo un es­ce­na­rio a muy lar­go pla­zo», avan­za la especialista del Vall d’He­bron.

He­te­ro­ge­nei­dad del tu­mor

A di­fe­ren­cia de la biop­sia con­ven­cio­nal, que nos brin­da una fo­to­gra­fía del mo­men­to en el que se en­cuen­tra la en­fer­me­dad, la biop­sia lí­qui­da nos per­mi­te ver có­mo evo­lu­cio­na el tu­mor en tiem­po real. «Nos per­mi­te ver las mu­ta­cio­nes en di­fe­ren­tes mo­men­tos de la en­fer­me­dad ana­li­zan­do el ADN cir­cu­lan­te», in­di­ca la ex­per­ta.

«Lo que ha­cía­mos has­ta aho­ra era bus­car mu­ta­cio­nes con­cre­tas en el tu­mor. Aho­ra las nue­vas téc­ni­cas nos per­mi­ten ver mu­ta­cio­nes que no es­ta­ban en el tu­mor pri­ma­rio y eso es fun­da­men­tal so­bre to­do en ca­sos de cán­cer de ma­ma me­tas­tá­si­co», in­di­ca la doc­to­ra Cris­ti­na Sau­ra.

«Ob­ser­van­do el DNA cir­cu­lan­te en san­gre po­de­mos pre­ver tam­bién si un pa­cien­te va o no a res­pon­der al tra­ta­mien­to y si una pa­cien­te es can­di­da­ta o no a qui­mio­te­ra­pia, y eso es muy im­por­tan­te ya que si­gue ha­bien­do afec­ta­das que la re­ci­ben sin ne­ce­si­tar­la», sub­ra­ya la ex­per­ta en ma­ma del VHIO.

La biop­sioa lí­qui­da, una nue­va téc­ni­ca me­nos in­va­si­va y más pre­ci­sa pa­ra ana­li­zar las mu­ta­cio­nes tu­mo­ra­les, per­mi­te, con un sim­ple aná­li­sis de san­gre, per­mi­te sa­ber qué pa­cien­tes res­pon­de­rán o no

a ellos

A co­mien­zos de los años 80, sie­te de ca­da diez mu­je­res afec­ta­das de cán­cer de ma­ma es­ta­ban li­bres de re­caí­da a los cin­co años del diag­nós­ti­co. Aho­ra, son nue­ve

de ca­da diez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.