«La ma­ma tie­ne su pro­pio DNI y hay que co­no­cer­lo»

La de­tec­ción pre­coz es hoy mu­cho más que la ma­mo­gra­fía. Eco­gra­fías ma­ma­rias, to­mo­sín­te­sis, re­so­nan­cia .... El per­fil de ca­da mu­jer y su ries­go per­so­nal de­ter­mi­na cuál es la más in­di­ca­da

ABC - Salud - - SALUD - N. RA­MÍ­REZ DE CAS­TRO SIL­VIA PÉ­REZ DIAG­NÓS­TI­CO PRE­COZ

«Con las ma­mo­gra­fías se ha ge­ne­ra­do un mo­vi­mien­to en con­tra si­mi­lar al

de los an­ti­va­cu­nas, pe­ro sal­van vi­das»

«He­mos ob­ser­va­do una in­ci­den­cia del cán­cer en mu­je­res jó­ve­nes de en­tre 40 y 50 años que an­tes ca­si no exis­tía»

Las le­sio­nes más pe­que­ñas, cuan­do los tu­mo­res es­tán en la fa­se ini­cial, es­ca­pan a la pal­pa­ción

Si el cán­cer de ma­ma es hoy uno de los tu­mo­res con me­jor pro­nós­ti­co lo es tam­bién gra­cias a las ma­mo­gra­fías y a las cam­pa­ñas de de­tec­ción pre­coz. «Las ma­mo­gra­fías sal­van vi­das; eso de­be que­dar cla­ro. Los me­di­ca­men­tos per­so­na­li­za­dos y la ci­ru­gía han me­jo­ra­do la su­per­vi­ven­cia, pe­ro la ma­mo­gra­fía ha per­mi­ti­do iden­ti­fi­car los tu­mo­res en es­ta­dios tem­pra­nos». Lo di­ce Sil­via

Pé­rez, res­pon­sa­ble de Ra­dio­lo­gía Ma­ma­ria del cen­tro on­co­ló­gi­co MD An­der­son de Ma­drid, quien de­fien­de a ul­tran­za las cam­pa­ñas de cri­ba­do que se ha­cen en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, pe­se a las crí­ti­cas que han sur­gi­do en los úl­ti­mos años.

«Con las ma­mo­gra­fías se ha ge­ne­ra­do un mo­vi­mien­to en con­tra si­mi­lar al de los an­ti­va­cu­nas. La de­tec­ción pre­coz me­jo­ra la su­per­vi­ven­cia y la ca­li­dad de vi­da por­que per­mi­te que los tra­ta­mien­tos sean me­nos agre­si­vos, tan­to qui­rúr­gi­cos co­mo con me­di­ca­men­tos», ad­vier­te.

Des­de las pri­me­ras ma­mo­gra­fías, las prue­bas de de­tec­ción pre­coz han evo­lu­cio­na­do. Aho­ra son más sen­si­bles y liberan me­nos ra­dia­ción. Y, so­bre to­do, cuen­ta con otras prue­bas com­ple­men­ta­rias que per­mi­ten afi­nar el diag­nós­ti­co. Es­to es lo que hay que sa­ber so­bre ellas y có­mo me­jo­rar la de­tec­ción pre­coz:

CUA­TRO TI­POS DE MA­MAS. Exis­ten cua­tro ti­pos di­fe­ren­tes, se­gún su den­si­dad. «Es nues­tro DNI ma­ma­rio y la ma­yo­ría de las mu­je­res des­co­no­cen es­te da­to a pe­sar de que pue­de de­ter­mi­nar su ries­go . La den­si­dad tie­ne que ver con la pro­por­ción de gra­sa y te­ji­do ma­ma­rio. Cuan­do una pa­cien­te es jo­ven o tie­ne una ma­ma muy den­sa hay más po­si­bi­li­da­des de que los nó­du­los no se vean en la ima­gen de la ma­mo­gra­fía». RE­SO­NAN­CIA, ECO­GRA­FÍA, MA­MO­GRA­FÍA... ¿CUÁL ES LA PRUEBA MÁS FIA­BLE?. De­pen­de del ti­po de ma­ma. Cuan­do son den­sas, la ma­mo­gra­fía se com­ple­men­ta con una eco­gra­fía que no ra­dia, no due­le y es muy ac­ce­si­ble «pe­ro no pue­de sus­ti­tuir a la ma­mo­gra­fía por­que no po­dría­mos ver las mi­cro­cal­ci­fi­ca­cio­nes que se ven en la ma­mo­gra­fía». La re­so­nan­cia ma­ma­ria es la téc­ni­ca más sen­si­ble y no ra­dia al pa­cien­te, pe­ro es cos­to­sa, por eso se re­ser­va pa­ra pa­cien­tes de ele­va­do ries­go. «En mu­je­res con cán­cer y en tra­ta­mien­to es la prueba tam­bién de elec­ción pa­ra va­lo­rar la res­pues­ta a qui­mio­te­ra­pia an­tes de la ci­ru­gía».

¿Y LA TO­MO­SÍN­TE­SIS?. Es­ta prueba se co­no­ce tam­bién co­mo «ma­mo­gra­fía en 3D». Me­jo­ra la ca­pa­ci­dad diag­nós­ti­ca de la ma­mo­gra­fía con­ven­cio­nal. «Aun­que tam­po­co ha de­mos­tra­do te­ner im­pac­to en la su­per­vi­ven­cia, la to­mo­sín­te­sis sí re­du­ce los fal­sos ne­ga­ti­vos -le­sio­nes que pe­se a la sos­pe­cha ini­cial son be­nig­nas- y to­da la an­sie­dad y du­das que ge­ne­ra a las pa­cien­tes.

¿A QUÉ EDAD HAY QUE EM­PE­ZAR?. Es­te es el eterno di­le­ma. Las cam­pa­ñas de la ma-

yo­ría de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­ta­ble­cen los pro­gra­mas en­tre los 50 y los 70 años, pe­ro en la sa­ni­dad pri­va­da se acon­se­ja em­pe­zar con ma­mo­gra­fías anua­les a los 40 años. «En cuan­to a re­sul­ta­dos de su­per­vi­ven­cia es un de­ba­te cien­tí­fi­co que aún no tie­ne res­pues­ta. Lo cier­to es que he­mos ob­ser­va­do un au­men­to de la in­ci­den­cia del cán­cer en mu­je­res jó­ve­nes en­tre 40 y 50 años que an­tes ca­si no exis­tía. Ade­más el ti­po de cán­cer a es­ta edad sue­le ser más agre­si­vo, con ma­yor cre­ci­mien­to en me­nor tiem­po».

¿ES ÚTIL LA AU­TO­EX­PLO­RA­CIÓN? «Nun­ca vie­ne mal, aun­que real­men­te es po­co ren­ta­ble» , re­co­no­ce es­ta ra­dió­lo­ga. El ob­je­ti­vo de las ma­mo­gra­fías y de las cam­pa­ñas de de­tec­ción pre­coz es de­tec­tar las le­sio­nes an­tes de que sean pal­pa­bles, «aun­que en al­gu­nos ca­sos hay pa­cien­tes que co­no­cen sus ma­mas a la per­fec­ción y son ca­pa­ces de no­tar­se bul­ti­tos real­men­te pe­que­ños». Por otro la­do, las mu­je­res con ma­mas den­sas pue­den no­tar­se con­ti­nua­men­te «bul­ti­tos» en los que no se dis­tin­gue si son nue­vos o no , ge­ne­rán­do­les úni­ca­men­te si­tua­cio­nes de an­gus­tia. «La ex­plo­ra­ción clí­ni­ca lle­va­da a ca­bo por el especialista es mu­cho más pre­ci­sa y se­lec­ti­va», ase­gu­ra. Es­ta especialista sí acon­se­ja a las mu­je­res es­tar aten­tas a es­tos cam­bios en sus pe­chos: la in­ver­sión re­pen­ti­na del pe­zón, la se­cre­ción san­gui­no­len­ta o la apa­ri­ción de un ho­yue­lo nue­vo en la piel o bul­to que no des­apa­re­ce tras la mens­trua­ción. To­dos es­tos sig­nos son se­ña­les de alar­ma que de­ben con­sul­tar­se con un especialista, ha­ya o no bul­to sos­pe­cho­so.

TRA­TAR AN­TES DE QUE MALIGNICE La ra­dio­lo­gía asis­te a un cam­bio de pa­ra­dig­ma. «Con la tec­no­lo­gía ac­tual po­de­mos de­tec­tar le­sio­nes pre­ma­lig­nas, al­gu­nas nun­ca da­rán pro­ble­mas pe­ro otras pue­den evo­lu­cio­nar a un cán­cer más agre­si­vo que pon­ga en peligro la vi­da de es­tas mu­je­res. Los ra­dió­lo­gos po­de­mos extirparlas las le­sio­nes de for­ma per­cu­tá­nea y sin ci­ru­gía.

ABC

La den­si­dad de la ma­ma de­ter­mi­na la prueba de ima­gen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.