«El peor mo­men­to es el de la RE­CAÍ­DA»

Ma­ría Die Trill lle­va años tra­tan­do psi­co­ló­gi­ca­men­te a pa­cien­tes que han su­fri­do la en­fer­me­dad. Co­no­ce bien «la an­gus­tia y los mie­dos que to­da mu­jer con cán­cer de ma­ma sien­te»

ABC - Salud - - SALUD - ELE­NA CAL­VO MA­RÍA DIE TRILL PSI­COON­CÓ­LO­GA

La psi­coon­co­lo­gía es una de las par­tes fun­da­men­ta­les en el tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma. Cuan­do a una mu­jer le de­tec­tan la en­fer­me­dad, ne­ce­si­ta que al­guien que en­tien­da por lo que es­tá pa­san­do la es­cu­che y le ayu­de a ges­tio­nar to­do lo que sien­te, que sue­le ser in­cre­du­li­dad, in­cer­ti­dum­bre y, so­bre to­do, mu­cho mie­do. Así lo ex­pli­ca Ma­ría Die Trill, pre­si­den­ta de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Psi­coon­co­lo­gía, que de­fi­ne el pro­ce­so en el que se en­tra una vez se ha diag­nos­ti­ca­do el cán­cer de ma­ma co­mo «una mon­ta­ña ru­sa»: «Hay ve­ces en las que se va a es­tar en lo más al­to, y otras en las que se va a es­tar en lo más ba­jo. Ge­ne­ral­men­te cuan­do hay sín­to­mas fí­si­cos va a ha­ber un ba­jón aními­co y más tris­te­za, an­sie­dad y te­mor; y cuan­do es­tos sín­to­mas fí­si­cos re­mi­ten se es­ta­rá mu­cho más fuer­te y es­pe­ran­za­da».

Los peo­res mo­men­tos, cuen­ta es­ta especialista, sue­len dar­se tras el diag­nós­ti­co, en el ini­cio del tra­ta­mien­to, y tam­bién, aun­que no lo pa­rez­ca, al fi­nal del mis­mo, pues la mu­jer pa­sa a un es­ta­do de in­se­gu­ri­dad, ya que has­ta el mo­men­to el se­gui­mien­to mé­di­co ha si­do prác­ti­ca­men­te con­ti­nuo. «Pe­ro uno de los mo­men­tos más du­ros es sin du­da el de la re­caí­da, so­bre to­do des­pués de ha­ber es­ta­do un tiem­po li­bre de en­fer­me­dad», re­la­ta.

La muer­te es una de las pri­me­ras ideas que pa­sa por la ca­be­za de las mu­je­res que tie­nen cán­cer de ma­ma, ase­gu­ra es­ta doc­to­ra. «Las preo­cu­pa­cio­nes cam­bian com­ple­ta­men­te, pe­ro es al­go que tie­ne que ocu­rrir, por­que el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co es du­ro y lar­go», ex­pli­ca. Así, la prio­ri­dad des­de el mo­men­to en el que se le co­mu­ni­ca la en­fer­me­dad es úni­ca­men­te la de po­ner­se bien. Y es­te es uno de los mo­ti­vos por los que Die Trill con­si­de­ra que el cán­cer es «una en­fer­me­dad fa­mi­liar», ya que afec­ta a to­dos los miem­bros del ho­gar: «Si ella no es­tá bien, no se pue­de preo­cu­par por sus hi­jos, pa­re­ja o ami­gos... In­flu­ye en to­do el en­torno».

Una «car­ga in­ne­ce­sa­ria»

Pre­ci­sa­men­te es­te es uno de los pun­tos en los que más hin­ca­pié ha­ce la psi­coon­co­lo­gía, pues Die Trill tra­ba­ja mu­cho las se­sio­nes de gru­pos pa­ra in­ci­dir en la co­mu­ni­ca­ción en el cán­cer de ma­ma. Con­tar­lo o no, di­ce, de­pen­de de ca­da mu­jer, «aun­que es­tá do­cu­men­ta­do que las fa­mi­lias en las que la si­tua­ción se ha­bla abier­ta­men­te se adap­tan me­jor a to­do el pro­ce­so y ayu­dan más a la pa­cien­te», ase­gu­ra. La con­fian­za es cla­ve pa­ra ello, así co­mo el apo­yo que re­ci­ba por par­te del en­torno, pe­ro lo que es­ta ex­per­ta con­si­de­ra que no de­be ha­cer nin­gu­na mu­jer con cán­cer de ma­ma es man­te­ner­lo en se­cre­to. «Es una car­ga in­ne­ce­sa­ria», afir­ma.

Por su ex­pe­rien­cia, la doc­to­ra Die Trill con­si­de­ra que, aun­que la ac­ti­tud no in­flu­ye en la pro­gre­sión del cán­cer –uno de los mi­tos más ex­ten­di­dos so­bre la en­fer­me­dad– sí in­flu­ye en la adap­ta­ción a to­do el tra­ta­mien­to. Así, una mu­jer que tie­ne en men­te que de­be es­tar ani­ma­da pa­ra lle­gar a cu­rar­se ten­drá más es­pe­ran­zas y más ener­gía pa­ra so­me­ter­se a to­do el pro­ce­so..

La psi­coon­co­lo­gía de­be­ría es­tar pre­sen­te, a su jui­cio, in­clu­so en los ca­sos en los que las mu­je­res tie­nen una res­pues­ta po­si­ti­va al tra­ta­mien­to y tras mu­cho tiem­po, re­ci­ben la no­ti­cia de que es­tán cu­ra­das, ya que du­ran­te la en­fer­me­dad las prio­ri­da­des vi­ta­les sue­len cam­biar. «Se pro­du­ce un caos in­terno por­que la mu­jer se plan­tea co­sas que nun­ca an­tes se ha­bía plan­tea­do. Cam­bian sus prio­ri­da­des, su sis­te­ma de va­lo­res», ex­pli­ca. Y por tan­to, ese apo­yo que ha re­ci­bi­do en el pro­ce­so si­gue pa­ra ayu­dar­la a apren­der a vi­vir de una for­ma dis­tin­ta que le re­sul­te «vá­li­da y va­lio­sa», con­clu­ye.

«Las preo­cu­pa­cio­nes de una mu­jer cuan­do tie­ne cán­cer de ma­ma cam­bian por com­ple­to»

Se tra­ta de una en­fer­me­dad fa­mi­liar, es de­cir, tie­ne im­pac­to en

to­dos los miem­bros del

ho­gar

«El cán­cer pro­vo­ca un caos in­terno, pues la mu­jer se plan­tea co­sas que nun­ca se ha­bía plan­tea­do»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.