LAS BA­RRE­RAS por su­pe­rar

Un ni­vel de in­for­ma­ción óp­ti­mo pa­ra es­co­ger li­bre­men­te dón­de y por quién ser tra­ta­do. Así co­mo el ac­ce­so li­bre de me­di­ca­men­tos sin tra­bas bu­ro­crá­ti­cas son al­gu­nas de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los en el tra­ta­mien­to

ABC - Salud - - SALUD - JOAQUÍN SO­TO ME­DI­NA

Un pa­cien­te diag­nos­ti­ca­do de cán­cer de ma­ma tie­ne mu­cha du­das. Ne­ce­si­ta la in­for­ma­ción y el apo­yo psi­co­ló­gi­co su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­se las pre­gun­tas ade­cua­das. Co­mo cuá­les son los pro­fe­sio­na­les, cen­tros y tra­ta­mien­tos más óp­ti­mos de acuer­do al ti­po par­ti­cu­lar de car­ci­no­ma que pa­de­ce. No es pa­ra me­nos. Es­te tu­mor re­pre­sen­ta la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad por cual­quier en­fer­me­dad on­co­ló­gi­ca en­tre las mu­je­res es­pa­ño­las. En­con­trar las res­pues­tas no se­rá fá­cil y aún exis­ten una se­rie de ba­rre­ras con las que li­diar, co­mo las bu­ro­crá­ti­cas. se­gún ex­pu­sie­ron ex­per­tos en unas jor­na­das de de­ba­te que or­ga­ni­zó ABC Sa­lud en co­la­bo­ra­ción con la com­pa­ñía Ro­che.

Es­tas ba­rre­ras que pue­den de­ter­mi­nar el ac­ce­so más o me­nos rá­pi­do a los fár­ma­cos, se­gún la co­mu­ni­dad en la que se re­si­da. Una vez que un me­di­ca­men­to ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia en pa­cien­tes en su­ce­si­vos en­sa­yos clí­ni­cos y tras ha­ber si­do apro­ba­do por la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to (EMA). Su uso en Es­pa­ña de­pen­de de la au­to­ri­za­ción, fi­nan­cia­ción y fi­ja­ción de pre­cios por par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud y de di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes au­to­nó­mi­cas. El pa­so si­guien­te de­be­ría ser su com­ple­ta dis­po­ni­bi­li­dad. Sin em­bar­go, es­te pro­ce­so cons­ta de más fa­ses. Pa­ra ga­ran­ti­zar la má­xi­ma ob­je­ti­vi­dad en la fi­ja­ción de pre­cios, se tie­nen en cuen­ta los in­for­mes so­bre uti­li­dad te­ra­péu­ti­ca que ela­bo­ra la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­to con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Es­to es, los In­for­mes de Po­si­cio­na­mien­to Te­ra­péu­ti­co o IPT. Y aún hay más. Al­gu­nas co­mu­ni­da­des rea­li­zan sus pro­pias re­eva­lua­cio­nes an­tes de au­to­ri­zar su ac­ce­so.

Con la ley en la mano, no ten­dría que su­ce­der es­to. De acuer­do al di­rec­tor Corporate Af­fairs de la em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca Ro­che, Fe­de­ri­co Pla­za, «en la úl­ti­ma mo­di­fi­ca­ción que se hi­zo de la Ley de Ga­ran­tías y Uso Ra­cio­nal de los Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios. Ya se es­ta­ble­ció que el IPT era el po­si­cio­na­mien­to de pro­duc­tos a es­ca­la na­cio­nal. La ley in­clu­so aña­de un pá­rra­fo don­de es­ta­ble­ce que el in­for­me ten­drá ca­rác­ter vin­cu­lan­te pa­ra to­das las co­mu­ni­da­des». Co­mo se en­car­ga de re­cor­dar el on­có­lo­go de la Uni­dad de Cán­cer de Ma­ma del Hos­pi­tal Clí­ni­co, Jo­sé Ángel Gar­cía, la con­se­cuen­cia de es­tas tra­bas bu­ro­crá­ti­cas es que «des­de la apro­ba­ción de un fár­ma­co por la EMA has­ta que lo pue­des pres­cri­bir a una pa­cien­te pa­san va­rios me­ses, a ve­ces cer­ca de un año». Es­te pro­ble­ma pue­de ge­ne­rar aún más ba­rre­ras y de­sigual­da­des, se­gún la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de ca­da pa­cien­te. Así lo in­di­ca Eva Ci­rue­los, coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Ma­ma del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre y de la del Cen­tro In­te­gral On­co­ló­gi­co Cla­ra Cam­pal HM CIOCC: «Hay ase­gu­ra­do­ras pri­va­das que cu­bren to­do aque­llo que es­tá en fi­cha téc­ni­ca. Sin em­bar­go, en mis pa­cien­tes de la Sa­ni­dad pú­bli­ca aún no pue­do uti­li­zar­los por­que es­tán su­je­tos a esa eva­lua­ción pen­dien­te del mi­nis­te­rio pa­ra fi­jar un pre­cio».

La fal­ta de in­for­ma­ción del pa­cien­te so­bre los di­fe­ren­tes op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas es otra de las ba­rre­ras a su­pe­rar. Pe­se a que exis­te la ba­se nor­ma­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra es­co­ger li­bre­men­te dón­de y có­mo ser tra­ta­do, la prác­ti­ca es otra. Tal y co­mo ex­pli­ca Cris­ti­na Gon­zá­lez, miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va de la

Aso­cia­ción de Ayu­da a Mu­je­res con Cán­cer de Ma­ma (Amuccam) y de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Cán­cer de Ma­ma (Fecma). «Las si­tua­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas com­pli­can esa to­ma de de­ci­sio­nes. Con una con­sul­ta en cual­quie­ra de nues­tras aso­cia­cio­nes en Es­pa­ña, ex­pli­ca­mos cuá­les son los re­cur­sos dis­po­ni­bles». Las aso­cia­cio­nes tam­bién ofre­cen un apo­yo psi­co­ló­gi­co pre­coz que per­mi­te cen­trar a la mu­jer en sus po­si­bi­li­da­des y qué pre­gun­tas desea dar res­pues­ta.

Los pa­cien­tes en­tien­den por qué se les ofre­ce cam­biar de mé­di­co. «Lo ven co­mo una opor­tu­ni­dad y fun­cio­na», ase­ve­ra la doc­to­ra Eva Ci­rue­los. «El pa­cien­te tie­ne to­do el de­re­cho a pe­dir li­bre elec­ción de especialista y me cons­ta que en tres o cua­tro días es­to se re­suel­ve. Hay que tra­ba­jar más a ni­vel na­cio­nal y evi­tar esas ba­rre­ras in­ter­co­mu­ni­ta­rias que pue­den obs­ta­cu­la­ri­zar un po­co es­te tras­la­do de pa­cien­tes».

En­tre las di­fe­ren­tes lí­neas de tra­ta­mien­to a es­co­ger, la in­mu­no­te­ra­pia es una de las más es­pe­ran­za­do­ras. Sin em­bar­go, es­te ti­po de tra­ta­mien­to que es­ti­mu­la las de­fen­sas na­tu­ra­les del cuer­po a fin de com­ba­tir el cán­cer aún no ha da­do to­dos sus fru­tos. El pro­ble­ma de la in­mu­no­te­ra­pia -ex­pli­ca la doc­to­ra Eva Ci­rue­los- es que el cán­cer de ma­ma es una en­fer­me­dad muy he­te­ro­gé­nea. La di­vi­di­mos en tres gru­pos, pe­ro la po­dría­mos di­vi­dir en 3.000. Ca­da pa­cien­te es un gru­po en sí mis­mo». Es­to di­fi­cul­ta la in­ves­ti­ga­ción. «Si no he­mos vis­to na­da muy cla­ro es por- que he­mos abor­da­do con in­mu­no­te­ra­pia pa­cien­tes en gru­pos muy he­te­ro­gé­neos, co­mo si fue­ran de qui­mio­te­ra­pia. No he­mos sa­bi­do se­lec­cio­nar bio­ló­gi­ca­men­te qué per­fil bio­ló­gi­co de tu­mor pue­de te­ner más po­si­bi­li­da­des de res­pon­der al tra­ta­mien­to».

Más bue­nas no­ti­cias

Sin em­bar­go, la in­mu­no­te­ra­pia em­pie­za a mos­trar su efi­ca­cia en el cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo. Uno de los tres sub­ti­pos tu­mo­ra­les prin­ci­pa­les, jun­to con los tu­mo­res con re­cep­to­res hor­mo­na­les o aque­llos con ex­ce­so de re­cep­to­res o pro­teí­nas HER2. «Va­mos a te­ner-afir­ma Eva Ci­rue­los- muy bue­nas no­ti­cias en es­te año en el cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo, re­pre­sen­tan­te del 15% de los diag­nós­ti­cos». El re­to ac­tual, co­mo afir­ma el di­rec­tor Corporate Af­fairs de Ro­che, Fe­de­ri­co Pla­za, es «te­ner bio­mar­ca­do­res y po­der per­so­na­li­zar los tra­ta­mien­tos o es­tra­ti­fi­car­los pa­ra iden­ti­fi­car en ca­da si­tua­ción a qué pa­cien­tes le va a fun­cio­nar el pro­duc­to. Hay más de 2.000 en­sa­yos clí­ni­cos de com­bi­na­cio­nes de in­mu­no­te­ra­pia».

La in­mu­no­te­ra­pia no vie­ne pa­ra sus­ti­tuir a otros tra­ta­mien­tos, sino pa­ra su­mar. Has­ta el pun­to de que, co­mo ase­ve­ra el on­có­lo­go Jo­sé Ángel Gar­cía, re­sis­ten­cias a tra­ta­mien­tos clá­si­cos se es­tán re­vir­tien­do con la in­mu­no­te­ra­pia. «Va­mos a con­se­guir -in­di­ca el doctor- que las pa­cien­tes no so­lo ten­gan ma­yor su­per­vi­ven­cia sino que las re­mi­sio­nes sean man­te­ni­das en el tiem­po».

Las re­caí­das en es­te tu­mor no son ex­cep­cio­na­les: sucede en el 25% de los ca­sos. Y eso es un han­di­cap pa­ra la efec­ti­vi­dad del tra­ta­mien­to. «Los pa­cien­tes que tie­nen me­tás­ta­sis por­que han re­caí­do-ex­pli­ca la doc­to­ra Eva Ci­rue­los- evo­lu­cio­nan peor que aque­llos que tie­nen me­tás­ta­sis por­que se pre­sen­ta o de­bu­tan con ello». To­da­vía que­dan mu­chas du­das por re­sol­ver. Se ne­ce­si­ta fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca pa­ra con­tes­tar a mu­chas pre­gun­tas.

El ca­mino a se­guir es la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da. «Has­ta aho­ra he­mos te­ni­do me­di­ci­na es­tra­ti­fi­ca­da, se­gún afir­ma el di­rec­tor Corporate Af­fairs de Ro­che, Fe­de­ri­co Pla­za­pa­ra un gru­po de pa­cien­tes. Aho­ra po­de­mos co­no­cer el per­fil mu­ta­cio­nal del pa­cien­te y da­tos de su vi­da real, ver otras ano­ma­lías que po­dían in­ci­dir en la en­fer­me­dad...».

Exis­ten ba­rre­ras co­mo las geo­grá­fi­cas o las que im­po­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la en­fer­me­dad e im­pi­den ser el can­di­da­to idó­neo de un ensayo clí­ni­co. Ba­rre­ras que se tra­du­cen en que, co­mo ase­ve­ra la doc­to­ra Eva Ci­rue­los, no más del 10% de to­dos los pa­cien­tes eva­lua­bles ha con­se­gui­do el fár­ma­co ade­cua­do o el es­tu­dio clí­ni­co que su re­sul­ta­do del aná­li­sis ge­né­ti­co in­du­cía. Pa­ra su­pe­rar­las, se­gún in­for­ma Fe­de­ri­co Pla­za, «el Mi­nis­te­rio, a tra­vés del Con­se­jo Te­rri­to­rial y el Se­na­do es­tá tra­ba­jan­do en ha­cer una es­tra­te­gia a me­dio pla­zo pa­ra so­lu­cio­nar to­dos es­tos asun­tos a ni­vel de me­di­ci­na per­so­na­li­za­da en Es­pa­ña».

Eva Ci­rue­los

ON­CÓ­LO­GA DO­CE DE OC­TU­BRE «El cán­cer de ma­ma lo di­vi­di­mos en tres gru­pos pe­ro po­drían ser 3.000. Es una en­fer­me­dad muy he­te­ro­gé­nea. Ca­da pa­cien­te es un gru­po en sí mis­mo» Cris­ti­na Gon­zá­lez

ASOC. AYU­DA A MU­JE­RES CON CÁN­CER «Los efec­tos se­cun­da­rios de la en­fer­me­dad es uno de los cam­pos de ba­ta­lla, al igual que la aten­ción psi­co­ló­gi­ca du­ran­te el tra­ta­mien­to» Jo­sé Ángel Gar­cía

ON­CÓ­LO­GO HOS­PI­TAL CLÍ­NI­CO «Va­mos a con­se­guir, no so­lo, que las pa­cien­tes ten­gan ma­yor su­per­vi­ven­cia sino que las re­mi­sio­nes de la en­fer­me­dad se man­ten­gan en el tiem­po» Fe­de­ri­co Pla­za

DTOR. CORPORATE AF­FAIRS RO­CHE «De­be­mos dar el sal­to de la me­di­ci­na es­tra­ti­fi­ca­da ac­tual a la per­so­na­li­za­da, don­de es­tá la cla­ve pa­ra lle­gar a to­dos los pa­cien­tes»

VIER­NES, 19 DE OC­TU­BRE DE 2018 abc.es/sa­lud

ER­NES­TO AGU­DO

Un mo­men­to del en­cuen­tro en la se­de de ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.