«La mon­ta­ña es el cán­cer, hay que ir po­co a po­co»

Chadia Chaouch pa­só por su pri­mer cán­cer de ma­ma cuan­do te­nía 36 años. En­gor­dó 40 ki­los por los tra­ta­mien­tos, de­ci­dió em­pe­zar a an­dar y ter­mi­nó es­ca­lan­do 4.163 me­tros

ABC - Salud - - SALUD - ELE­NA CAL­VO

Las se­cue­las del tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma fue­ron las que ani­ma­ron a Chadia Chaouch, fran­co-tu­ne­ci­na residente en Es­pa­ña des­de ha­ce 25 años, a em­pe­zar a sa­lir a co­rrer. Tras pa­sar dos ve­ces por la en­fer­me­dad y en­gor­dar 40 ki­los, de­ci­dió po­ner­se las za­pa­ti­llas de de­por­te y cam­biar su vi­da. Lo que pri­me­ro eran pa­seos an­dan­do, se con­vir­tie­ron en tro­te, has­ta que fi­nal­men­te em­pe­zó a co­rrer, al­go que le ayu­dó a su­pe­rar ese es­trés que in­va­dió su men­te des­de el pri­mer mo­men­to en el que su­po que te­nía cán­cer.

Cin­co ope­ra­cio­nes, una mas­tec­to­mía y mu­chos efec­tos de­ri­va­dos del tra­ta­mien­to pa­ra su­pe­rar la en­fer­me­dad no im­pi­die­ron que la ac­ti­tud de Chadia fue­ra po­si­ti­va. Em­pe­zó co­rrien­do cin­co ki­ló­me­tros dia­rios, que lue­go subió a diez, quin­ce y vein­te has­ta que, fi­nal­men­te, se ani­mó a co­rrer una ma­ra­tón. Su úl­ti­ma ha­za­ña va más allá, ya que el pa­sa­do sep­tiem­bre es­ta mu­jer de 46 años, jun­to a pa­cien­tes de otros paí­ses que tam­bién ha­bían pa­sa­do por cán­cer de ma­ma, es­ca­ló una mon­ta­ña sui­za de 4.163 me­tros de al­tu­ra, el Breit­horn, re­pre­sen­tan­do a Es­pa­ña en el re­to «Spi­rit of So­li­da­rity».

La sen­sa­ción al lle­gar a la ci­ma, cuen­ta, es si­mi­lar a la que in­va­de a las mu­je­res cuan­do fi­na­li­zan los tra­ta­mien­tos. «Es una sen­sa­cion de mu­cha ple­ni­tud, de mu­cho bie­nes­tar. Te das cuen­ta de que pue­des en­fren­tar eso y tie­nes fuer­za pa­ra po­der se­guir el ca­mino», ex­pli­ca. Com­pa­ra la subida a es­ta mon­ta­ña con la en­fer­me­dad por la que ha pa­sa­do: «La mon­ta­ña es el cán­cer en sí. Te­ne­mos que ir su­bien­do po­co a po­co, con mu­cha pa­cien­cia, pa­so a pa­so y con cui­da­do. A ve­ces nos va­mos a en­con­trar con obs­tácu­los, pe­ro que po­co a po­co se van su­peran­do».

El apo­yo que se die­ron unas a otras mien­tras subían has­ta la ci­ma es otra de las co­sas que con­si­de­ra que ayu­dó a que com­ple­ta­ran la aven­tu­ra. En es­te as­pec­to tam­bién en­cuen­tra si­mi­li­tu­des con la en­fer­me­dad, pues pien­sa que el res­pal­do que re­ci­be una mu­jer cuan­do pa­sa por la en­fer­me­dad tan­to por par­te de sus fa­mi­lia­res, ami­gos y de los pro­fe­sio­na­les que la atien­den es uno de los as­pec­tos bá­si­cos pa­ra po­der afron­tar la si­tua­ción con el me­jor áni­mo.

Mien­tras su­pe­ra­ba el cán­cer, Chadia plas­ma­ba sus vi­ven­cias en unos es­cri­tos, que con el tiem­po de­ri­va­ron en li­bro, «Corredora de la vi­da». Aho­ra, prepara ya el se­gun­do. Pe­ro tam­bién se de­di­ca a im­par­tir char­las en hos­pi­ta­les, des­ti­na­das so­bre to­do a sa­ni­ta­rios, pa­ra que en­tien­dan la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra el pa­cien­te la co­mu­ni­ca­ción en es­tos ca­sos. «La ma­ne­ra en la que me lo di­jo mi mé­di­co me ayu­dó y me tran­qui­li­zó mu­chí­si­mo. Cuan­do a un pa­cien­te se le di­ce de for­ma se­re­na, y no brus­ca, se ad­he­ri­rá me­jor al tra­ta­mien­to. Es una per­so­na que pi­de que se le es­cu­che y en­tien­da y se le ayu­de».

Chadia Chaouch, el pa­sa­do sep­tiem­bre, tras lle­gar a la ci­ma del Breit­horn

«Lle­gara la ci­ma esco­mo aca­bar eltra­ta­mien­to, unasen­sa­ción deple­ni­tud»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.