El equi­po que de­ja sin alien­to cual­quier le­sión de­por­ti­va

EN EL NUE­VO CEN­TRO MÉ­DI­CO RUBER IN­TER­NA­CIO­NAL DE PA­SEO DE LA HA­BA­NA Cuen­ta con ex­per­tos trau­ma­tó­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de ca­da ar­ti­cu­la­ción

ABC - Salud - - SALUD -

Se ha caí­do de la bi­ci­cle­ta. Des­de el ac­ci­den­te, su hom­bro no res­pon­de con nor­ma­li­dad. El pa­so de los días no ha­ce sino au­men­tar más el pro­ble­ma. Ne­ce­si­ta del diag­nós­ti­co de un trau­ma­tó­lo­go es­pe­cia­li­za­do en le­sio­nes de­por­ti­vas pa­ra con­fir­mar si hay le­sión. De­be­rá so­me­ter­se a un tra­ta­mien­to con o sin ci­ru­gía pa­ra cu­rar su hom­bro y de un fi­sio­te­ra­peu­ta pa­ra re­cu­pe­rar, con en­tre­na­mien­to y tra­ba­jo fí­si­co, la mus­cu­la­tu­ra y la mo­vi­li­dad nor­mal del hom­bro.

Es­te es uno de los ser­vi­cios del nue­vo Cen­tro Mé­di­co Ruber In­ter­na­cio­nal de Pa­seo de la Ha­ba­na. Dis­po­ne de un equi­po de ex­per­tos trau­ma­tó­lo­gos, ca­da uno es­pe­cia­li­za­do en una zo­na cor­po­ral. Así, la doc­to­ra In­ma­cu­la­da Gó­mez Arra­yás tra­ta la ro­di­lla y ca­de­ra, el doctor Pablo de la Cua­dra el hom­bro, mien­tras que el doctor Ig­na­cio Ro­ger de Oña se en­fo­ca en la mano y co­do. Diag­nos­ti­can el ti­po de le­sión me­dian­te la ex­plo­ra­ción clí­ni­ca y di­fe­ren­tes prue­bas de ima­gen (ra­dio­gra­fías, re­so­nan­cias, eco­gra­fías...) pa­ra es­ta­ble­cer el ti­po de tra­ta­mien­to. Hay dos op­cio­nes: un tra­ta­mien­to con­ser­va­dor en el que se de­ri­va di­rec­ta­men­te al fi­sio­te­ra­peu­ta o uno qui­rúr­gi­co en el Hos­pi­tal Ruber In­ter­na­cio­nal, don­de se rea­li­za una ci­ru­gía an­tes de tras­la­dar­lo a la Uni­dad de Reha­bi­li­ta­ción de Pa­seo de la Ha­ba­na, di­ri­gi­da por el fi­sio­te­ra­peu­ta Jai­me Be­ni­to, va­lo­ra­do co­mo uno de los me­jo­res de Es­pa­ña.

Pe­ro no tie­ne por qué ser siem­pre así. «Hay pa­to­lo­gías -se­gún ex­pli­ca el doctor de la Cua­dra- que no tie­nen una in­di­ca­ción 100% qui­rúr­gi­ca. En ese ca­so, siem­pre bus­ca­mos el tra­ta­mien­to me­nos agre­si­vo, in­ten­ta­mos el tra­ta­mien­to por par­te del fi­sio­te­ra­peu­ta». Si, pa­sa­do un tiem­po (tres-seis me­ses), no se lo­gran los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, se plan­tea­ría en­ton­ces la ci­ru­gía. Exis­ten otras vías co­mo las in­fil­tra­cio­nes eco­guia­das con factores de cre­ci­mien­to pla­que­ta­rios, las or­te­sis, ven­da­jes fun­cio­na­les…

En bue­nas ma­nos

Pa­ra el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de cual­quier po­si­ble trau­ma­tis­mo, el cen­tro de Pa­seo de la Ha­ba­na ha­bi­li­ta con­sul­tas ex­ter­nas de to­das las es­pe­cia­li­da­des, con un ser­vi­cio de ra­dio­lo­gía (las prue­bas se rea­li­zan en el mo­men­to de la con­sul­ta, con re­sul­ta­dos in­me­dia­tos). «En bre­ve con­ta­rá -in­di­ca la doc­to­ra Gó­mez Arra­yás- con un equi­po de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, en la ac­tua­li­dad con ci­tas en el Hos­pi­tal Ruber In­ter­na­cio­nal de for­ma pre­fe­ren­te (se rea­li­za en­tre 24 y 48 ho­ras te­nien­do los re­sul­ta­dos en ese pla­zo). Po­drá ser aten­di­do de nue­vo en con­sul­ta en cuan­to es­tén los re­sul­ta­dos y co­men­zar su tra­ta­mien­to». Ade­más, dis­po­ne de un la­bo­ra­to­rio pa­ra ana­lí­ti­cas y pa­ra la rea­li­za­ción del pro­ce­so de ex­trac­ción de factores pla- que­ta­rios, po­dó­lo­go pa­ra es­tu­dio de la mar­cha y plan­ti­llas, etc.

Ca­da ar­ti­cu­la­ción tie­ne sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des. Una le­sión diag­nos­ti­ca­da en la mano o el co­do pue­de ser prin­ci­pal­men­te trau­má­ti­ca (pro­duc­to de la caí­da de una bi­ci, que sue­le con­lle­var una frac­tu­ra) o por so­bre­uso. Ya sea por en­tre­nar de­ma­sia­do o por una ma­la téc­ni­ca. Ade­más exis­ten las le­sio­nes ner­vio­sas, aque­llas en las que, de acuer­do al doctor Ig­na­cio Ro­ger de Oña, «se com­pri­men ner­vios por po­si­cio­nes man­te­ni­das du­ran­te mu­cho tiem­po». Los gol­fis­tas y los te­nis­tas son los que más su­fren le­sio­nes en es­tas ar­ti­cu­la­cio­nes.

Por otro la­do, las le­sio­nes de ca­de­ra en el de­por­tis­ta son más in­fre­cuen­tes que las de ro­di­lla. Sin em­bar­go, «cuan­do ocu­rren pue­den ser im­por­tan­tes y so­bre to­do muy frus­tran­tes pa­ra el atle­ta que quie­re vol­ver cuan­to an­tes a su de­por­te ha­bi­tual». Mien­tras que las de ro­di­lla (li­ga­men­tos cru­za­dos, es­guin­ces, etc.) ocu­rren en la ma­yo­ría de de­por­tes. Es una ar­ti­cu­la­ción com­ple­ja que so­por­ta mu­cho pe­so. «En am­bas ar­ti­cu­la­cio­nes, la cau­sa más co­mún de le­sio­nes es un en­tre­na­mien­to de­fi­cien­te» ase­ve­ra la doc­to­ra Gó­mez Arra­yás.

Res­pec­to al hom­bro, in­di­ca el doctor de la Cua­dra, «las es­truc­tu­ras que con más fre­cuen­cia se le­sio­nan en el de­por­te son los ten­do­nes y los li­ga­men­tos, que son los que su­je­tan y man­tie­nen en su po­si­ción el bra­zo. Los de­por­tis­tas de lan­za­mien­to, los ju­ga­do­res de ba­lon­mano y los te­nis­tas, su­fren más es­te ti­po de pro­ble­mas». En cuan­to al ti­po de tra­ta­mien­to, cuan­do se tra­ta un ten­dón o un li­ga­men­to en el hom­bro que pre­ci­sa tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co se sue­le in­mo­vi­li­zar a los pa­cien­tes con un ca­bes­tri­llo en el post­ope­ra­to­rio. «Su­je­tan­do el bra­zo du­ran­te unas tres se­ma­nas -ex­pli­ca de la Cua­dra- pa­ra man­te­ner una po­si­ción ade­cua­da en la que ci­ca­tri­ce co­rrec­ta­men­te lo que he­mos re­pa­ra­do. A par­tir de esa fe­cha co­men­za­ría el pe­rio­do de reha­bi­li­ta­ción».

Nue­vos tra­ta­mien­tos

Gra­cias a téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas co­mo la ar­tros­co­pia, los pa­cien­tes no tie­nen que dor­mir en el hos­pi­tal nor­mal­men­te. Pa­ra el doctor de la Cua­dra, «co­mo mu­cho se que­dan una no­che. Po­de­mos ha­cer la in­ter­ven­ción de for­ma am­bu­la­to­ria: vie­nen y se mar­chan pa­ra ca­sa en el día». Cuan­do se tra­ta de una frac­tu­ra, con­se­guir una bue­na es­ta­bi­li­dad en el hue­so es cla­ve.

El tra­ta­mien­to y diag­nós­ti­co de le­sio­nes de ca­de­ra con ar­tros­co­pia ha ex­pe­ri­men­ta­do un gran avan­ce en los úl­ti­mos años. A su vez, «se es­tá tra­ba­jan­do mu­cho en la pre­ven­ción de di­chas le­sio­nes con un diag­nós­ti­co más pre­coz de po­si­bles mal­for­ma­cio­nes de la ar­ti­cu­la­ción, pa­ra adap­tar los en­tre­na­mien­tos y de­por­tes y así evi­tar el da­ño fu­tu­ro», in­di­ca la doc­to­ra Gó­mez Arra­yás.

Las téc­ni­cas per­cu­tá­neas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas han si­do fun­da­men­ta­les pa­ra tra­tar le­sio­nes de mano, con­cre­ta­men­te en los hue­sos de la mu­ñe­ca. «Has­ta ha­ce po­co -ex­pli­ca el doctor Ig­na­cio Ro­ger de Oña-, a una per­so­na con frac­tu­ra de es­ca­foi­des (hue­so pe­que­ño de la mu­ñe­ca) se le po­nía una es­ca­yo­la y po­día es­tar con ella has­ta tres me­ses. Aho­ra no se ne­ce­si­ta, ya que ha­ce­mos téc­ni­cas per­cu­tá­neas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas de fi­ja­cio­nes, don­de po­nes un tor­ni­llo en ese hue­so a tra­vés de una fi­ja­ción muy pe­que­ñi­ta».

Los trau­ma­tó­lo­gos Pablo de la Cua­dra, In­ma­cu­la­da Gó­mez Arra­yás y Ro­ger de Oña

Car­los Cres­po, coor­di­na­dor de la Uni­dad de Reha­bi­li­ta­ción del Cen­tro Mé­di­co Ruber In­ter­na­cio­nal de Pº de la Ha­ba­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.