LOS GENEROSOS

No hay país que ha­ya si­do más da­di­vo­so con sus enemi­gos

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

HOY lo sa­be­mos. Con una te­na­ci­dad dig­na de la ho­mé­ri­ca Pe­né­lo­pe, Jor­di Pu­jol de­di­có su lar­guí­si­mo man­da­to a te­jer pa­cien­te­men­te las es­truc­tu­ras pa­ra un fu­tu­ro Es­ta­do ca­ta­lán. El plan era sen­ci­llo: te­ner to­do el tin­gla­do ar­ma­do por si al­gún día Es­pa­ña fla­quea­ba y era po­si­ble lan­zar el gran en­vi­te. Ese ins­tan­te de zo­zo­bra es­pa­ño­la lle­gó con la tre­me­bun­da cri­sis de 2008. El ma­les­tar por la de­vas­ta­ción eco­nó­mi­ca su­pu­so el abono per­fec­to pa­ra que los po­pu­lis­mos pu­die­sen sem­brar sus se­mi­llas. Ciu­da­da­nos gol­pea­dos por la cri­sis bus­ca­ban desaho­gar­se po­lí­ti­ca­men­te dan­do una pa­ta­da en la es­pi­ni­lla al sis­te­ma. Hu­bo dos mo­vi­mien­tos que lo en­ten­die­ron y echa­ron que­ro­seno al fue­go: el po­pu­lis­mo separatista, que ini­ció su es­ca­la­da jus­to cuan­do Es­pa­ña li­dia­ba con pri­mas de ries­go de 500 pun­tos; y el po­pu­lis­mo ra­di­cal de iz­quier­das de Po­de­mos, lan­za­do por el tán­dem te­le­vi­si­vo Roures-Igle­sias.

El nues­tro es un país sin­gu­lar. No exis­te otro en el or­be más ge­ne­ro­so con sus enemi­gos. Mien­tras se apli­ca­ba con as­tu­cia a ir de­mo­lien­do Es­pa­ña, Pu­jol era sa­lu­da­do por cro­nis­tas y po­lí­ti­cos de la Vi­lla y Corte co­mo «un hom­bre de Es­ta­do». El «ho­no­ra­ble» re­ci­bía ho­me­na­jes en Madrid y has­ta lo con­de­co­ra­ban. En lo que hoy pa­re­ce un san­gran­te sar­cas­mo, lle­gó a ser dis­tin­gui­do con la Or­den del Mé­ri­to Cons­ti­tu­cio­nal. El «es­ta­blish­ment» que ti­ra de un país –su cla­se po­lí­ti­ca, su in­te­lec­tua­li­dad y sus em­pre­sa­rios– no ha sa­bi­do de­fen­der a la na­ción. Unos fla­quea­ron con si­len­cios omi­no­sos. Otros di­rec­ta­men­te le ten­die­ron la al­fom­bra ro­ja al enemi­go. Due­le evo­car que has­ta an­te­ayer mis­mo en TVE, la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la, se le ha­cían ama­bles en­tre­vis­tas al gol­pis­ta Jun­que­ras, con son­ri­sas y pre­gun­tas abier­tas, pa­ra que die­se su mi­tin sin ré­pli­ca.

El tra­to que re­ci­bió Jau­me Roures es un ejem­plo más de lo que un cas­ti­zo lla­ma­ría «un Es­ta­do ton­to­la­ba». En 2005, con un de­da­zo sec­ta­rio y ar­bi­tra­rio, Za­pa­te­ro otor­gó a Roures, co­no­ci­do por sus fi­lias co­mu­nis­tas, la úl­ti­ma con­ce­sión de un ca­nal analó­gi­co en abier­to. Pos­te­rior­men­te, en ju­lio de 2012, el Go­bierno de Ra­joy fle­xi­bi­li­zó las con­di­cio­nes que ha­bía fi­ja­do Com­pe­ten­cia y fa­ci­li­tó la fu­sión de La Sex­ta y An­te­na 3, es­ta­ble­cien­do así uno de los dos pi­la­res del oli­go­po­lio te­le­vi­si­vo es­pa­ñol, una ano­ma­lía europea. Con esas dá­di­vas, Roures se hi­zo mul­ti­mi­llo­na­rio (sien­do tros­kis­ta). Se con­vir­tió en el rey del fút­bol de pa­go en Es­pa­ña (sien­do pro­se­pa­ra­tis­ta). Un mes an­tes del 1-O, ejer­ció de an­fi­trión en su do­mi­ci­lio de una ce­na cons­pi­ra­to­ria con Jun­que­ras e Igle­sias. Mien­tras re­ma­ba en el nú­cleo du­ro del gol­pe separatista, tal y co­mo des­ta­pó ayer la Guardia Ci­vil, ja­más re­ci­bió un so­lo re­pro­che al­to y cla­ro de PP, PSOE o Ciu­da­da­nos, por­que los po­lí­ti­cos te­men a esas te­le­vi­sio­nes.

Te­rri­ble pie­za de nues­tra his­to­ria re­cien­te. El úni­co Es­ta­do del mun­do que ha­ce mul­ti­mi­llo­na­rios a sus enemi­gos. Y el PP, el úni­co par­ti­do del pla­ne­ta que ha da­do alas a la te­le­vi­sión que lo ma­cha­ca. Pe­ro no se preo­cu­pen. Ra­joy y San­ta­ma­ría ya an­dan vi­gi­lan­tes: han de­nun­cia­do a ABC, pe­li­gro­so enemi­go de Es­pa­ña, por po­ner en una por­ta­da a Inés Arri­ma­das, co­no­ci­da agen­te separatista. Va­lle-In­clán igual se que­dó cor­to…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.