El es­cán­da­lo del ase­sor mal­tra­ta­dor aco­rra­la al je­fe de ga­bi­ne­te de Trump

La ver­sión da­da por el FBI su­gie­re que el ge­ne­ral John Kelly man­tu­vo a Rob Por­ter pe­se a co­no­cer las denuncias pre­sen­ta­das por sus dos ex­mu­je­res

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - MA­NUEL ERICE CORRESPONSAL EN WAS­HING­TON

Los peo­res fan­tas­mas vuel­ven al en­torno de Trump en la Ca­sa Blan­ca, si es que en al­gún mo­men­to ha­bían lle­ga­do a aban­do­nar­lo del to­do. John Kelly, el dis­ci­pli­na­do y ve­te­rano ge­ne­ral que in­ten­tó or­de­nar con más o me­nos éxi­to des­de el pa­sa­do verano el caó­ti­co equi­po que ro­dea­ba al pre­si­den­te, se ha con­ver­ti­do en víc­ti­ma del des­or­den que com­ba­tía. Des­de que es­ta­lla­ra ha­ce ocho días, al pu­bli­car­se las denuncias de mal­tra­tos de las dos ex­mu­je­res del se­cre­ta­rio de ga­bi­ne­te, Rob Por­ter, in­ves­ti­ga­do por el FBI, el es­cán­da­lo ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te. La de­cla­ra­ción del di­rec­tor de la ofi­ci­na fe­de­ral, Ch­ris­top­her Wray, an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, que con­tra­di­ce el ca­len­da­rio de re­cep­ción de in­for­ma­ción so­bre las pes­qui­sas que ser­vía de coar­ta­da a la Ca­sa Blan­ca, sitúa al atri­bu­la­do ge­ne­ral en una si­tua­ción lí­mi­te. En es­pe­cial, por­que su su­bor­di­na­do Por­ter con­tó du­ran­te más de me­dio año con un per­mi­so pro­vi­sio­nal de ac­ce­so a in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, des­pués de que el FBI avi­sa­ra de que su tru­cu­len­ta vi­da pri­va­da com­pro­me­tía la obli­ga­da in­ves­ti­ga­ción que de­be afron­tar to­do al­to car­go.

Aun­que la su­ce­sión de fe­chas y de he­chos sal­pi­can tam­bién a otros ase­so­res de al­to ran­go, lo que deja abier­tas otras po­si­bles me­di­das pa­ra fre­nar el es­cán­da­lo. Fren­te a la pri­me­ra ver­sión ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca, que sos­te­nía que has­ta enero no ha­bía lle­ga­do la pri­me­ra in­for­ma­ción a ma­nos del je­fe de ga­bi­ne­te, el di­rec­tor del FBI pre­ci­só que la in­ves­ti­ga­ción a Por­ter por mal­tra­to se com­ple­tó en ju­lio, cuan­do el in­for­me fue re­mi­ti­do al 1.600 de Pennsyl­va­nia Ave­nue. A ello aña­dió Wray que, a re­que­ri­mien­to de la pro­pia Ca­sa Blan­ca, la ofi­ci­na fe­de­ral am­plió y com­ple­tó los tra­ba­jos, que fue­ron en­via­dos en no­viem­bre. El pri­me­ro de los in­for­mes in­cluía las de­cla­ra­cio­nes de las dos ex­mu­je­res, pe­ro no la de­cla­ra­ción del acu­sa­do ne­gan­do los he­chos, que se­ría ob­je­to de un in­te­rro­ga­to­rio pos­te­rior. Eso sig­ni­fi­ca que du­ran­te más de me­dio año, el ge­ne­ral Kelly ha­bría es­ta­do al tan­to de la in­ves­ti­ga­ción, del con­te­ni­do y la gra­ve­dad de las denuncias y de las di­fi­cul­ta­des pa­ra un acu­sa­do de mal­tra­to pu­die­ra se­guir en su car­go.

Pe­se a ello, cuan­do «The Daily Mail» pu­bli­có las de­cla­ra­cio­nes de las ex­mu­je­res de Por­ter el 7 de fe­bre­ro, la se­cre­ta­ria de pren­sa, Sa­rah San­ders, ase­gu­ró que la Ca­sa Blan­ca ofi­cial­men­te pen­sa­ba que la in­ves­ti­ga­ción se­guía abier­ta, ra­zón por la que Por­ter «man­te­nía el per­mi­so pro­vi­sio­nal de ac­ce­so de in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da». En­to­nes, la pri­me­ra reac­ción de Kelly fue sa­lir en su de­fen­sa. Ayer mis­mo, en de­cla­ra­cio­nes a «The Wall Street Jour­nal», el ge­ne­ral in­sis­tía en que la ges­tión del asun­to ha­bía si­do «la co­rrec­ta».

Sin em­bar­go, no hay du­da de que en el mes de ju­lio, cuan­do la Ca­sa Blan­ca re­ci­bió el in­for­me ofi­cial del FBI, que fue a pa­rar a la Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad Per­so­nal, que abor­da to­dos los asun­tos re­la­cio­na­dos con los per­mi­sos, ba­jo la di­rec­ción de Joe Ha­gin. Las ver­sio­nes son con­tra­dic­to­rias so­bre quién más re­ci­bió la in­for­ma­ción. Al­gu­nos se­ña­lan a Don McGhan, con­se­je­ro de la Ca­sa Blan­ca y asis­ten­te de Trump, ex­tre­mo que no ha lle­ga­do a ser con­fir­ma­do. Tam­po­co exis­te la cer­te­za de que Ha­gin hi­cie­se lle­gar el in­for­me a Kelly. Pe­se a ello, dos de­ta­lles con­fir­ma­dos com­pro­me­ten al je­fe de ga­bi­ne­te del pre­si­den­te: que en no­viem­bre re­ci­bió una lla­ma­da de otra ex­pa­re­ja de Por­ter, Sa­mant­ha Da­vis, aler­tán­do­le de la gra­ve­dad de las denuncias de sus dos ex­po­sas, y que el pro­pio acu­sa­do ad­vir­tió in­for­mal­men­te me­ses an­tes a Kelly de que te­nía ese «pro­ble­ma» so­bre sus es­pal­das.

La pri­me­ra de sus es­po­sas, Col­bie Hol­der­ness, más dis­cre­ta en los me­dios, se ha li­mi­ta­do a de­cir que «era ver­bal, emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te agre­si­vo. Por eso le de­jé». La se­gun­da, Jen­ni­fer Wi­lloughby, que ha apor­ta­do fotos del pu­ñe­ta­zo en un ojo que ha­bría re­ci­bi­do de su ma­ri­do ya en la lu­na de miel, re­la­ta con de­ta­lle ade­más to­da una se­rie de in­sul­tos y de des­pre­cios du­ran­te los dos años que du­ró su ma­tri­mo­nio. Por si fal­ta­ra al­go al vo­de­vil en que se en­cuen­tra in­mer­sa la Ca­sa Blan­ca, Por­ter man­tie­ne una re­la­ción sen­ti­men­tal con su di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción, Ho­pe Hicks. Una de las per-

Di­mi­sión El se­cre­ta­rio del ga­bi­ne­te di­mi­tió al pu­bli­car­se las acu­sa­cio­nes de abu­so de sus dos exes­po­sas

so­nas de ma­yor con­fian­za de Trump y que, se­gún di­ver­sas fuen­tes, ha­bría co­la­bo­ra­do con Kelly en la pri­me­ra no­ta ofi­cial emi­ti­da tras es­ta­llar el es­cán­da­lo. Has­ta aho­ra, el pre­si­den­te se ha li­mi­ta­do a en­sal­zar las vir­tu­des pro­fe­sio­na­les de Por­ter y a ase­gu­rar que tie­ne «una gran ca­rre­ra por de­lan­te».

Ma­la ges­tión

Pe­ro las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas del es­cán­da­lo no se de­tie­nen. Una se­rie de exa­se­so­res y ex je­fes de ga­bi­ne­te ha cues­tio­na­do la ges­tión de Kelly, al­gu­nos de ellos pi­dien­do se ca­be­za. Y no só­lo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­mó­cra­tas de Bill Clin­ton y de Ba­rack Oba­ma. Ayer se su­mó a la exi­gen­cia quien fue­ra du­ran­te diez días di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, el con­tro­ver­ti­do Ant­hony Sca­ra­muc­ci: «Es inex­cu­sa­ble. De­be di­mi­tir».

El asun­to tam­bién ha lle­ga­do a las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas, don­de una do­ce­na de con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas pre­sen­ta­ron un es­cri­to en el que exi­gen la com­pa­re­cen­cia ofi­cial de Kelly pa­ra acla­rar su ges­tión. Pre­gun­ta­do por la pos­tu­ra re­pu­bli­ca­na, el pre­si­den­te del Con­gre­so, Paul Ryan, man­dó su par­ti­cu­lar re­ca­do a la Ca­sa Blan­ca: «Cla­ra­men­te, el sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción no ha fun­cio­na­do, y de­ben arre­glar­lo». En otra de las nu­me­ro­sas com­pa­re­cen­cias en las que se obli­ga­do a sa­lir al pa­so de los con­tro­ver­ti­dos epi­so­dios que ro­dean a Trump, el lí­der republicano ase­ve­ró su «ro­tun­da con­de­na a cual­quier ti­po de vio­len­cia do­més­ti­ca».

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.